Miedo y deseo

25,febrero 2009

“El miedo te dice: quiero darte seguridad.
El amor te dice: estás seguro.”

Pat Rodegast

miedo-y-deseo1

“…Hablaba con un grupo cuando un amigo me coge del brazo para llamar mi atención y me dice que quiere presentarme a alguien. Me giro hacia ellos, escucho la presentación y el recién presentado comienza a hablar, mientras le miro empiezo a sentir como todo mi cuerpo va paralizándose poco a poco…, me quedo absorta en la sensación…, a la vez que oigo como sus palabras se repiten en mi cabeza…, me pregunto que me está pasando… De nuevo vuelvo a notar el brazo de mi amigo y le oigo que me invita a hablar…“

Miedo y deseo, dos caras de la misma moneda, igualmente paralizadoras. Solo tenemos miedo de lo que hemos conocido igual que solo deseamos algo ya conocido. Se trata de dos proyecciones del pasado hacía el futuro. Cuando una experiencia nos ha resultado desfavorable tememos que pueda repetirse. Sin embargo, cuando la experiencia resultó favorable deseamos una repetición en el futuro.

La cuestión es qué hacemos o dejamos de hacer para que la experiencia no se repita o si lo haga…

Para combatir el miedo y el deseo necesitamos de la determinación, aquella que reside en la confianza de que nada puede pasar. Por ejemplo, cuando entendemos que la vida es un cúmulo de experiencias que forman parte de un aprendizaje, podemos transformar miedo y deseo en reto y en fuente de inspiración.

¿Te atreves?

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Feng Shui: in & out

22,febrero 2009

feng shui in-out

 

Que el entorno nos influye es un hecho demostrable, tanto el exterior, la geografía o la climatología por ejemplo, como desde el interior, a través de la distribución y la decoración.

 

Me acuerdo de un proyecto de Feng Shui que realice en una vivienda en la que cada hijo tenía su propia habitación individual y en cada una de ellas había una televisión, máquinas de juego y ordenador. La madre se quejaba de la poca vida familiar que realizaban…

 

Hoy en día es habitual que los hijos tengan su propia habitación, podemos decidir si es compartida o no con otros hermanos dependiendo de nuestro objetivo a alcanzar, así como la incorporación de ciertos elementos provocará la forma en que la utilicen y el tiempo que permanezcan en ella. Es decir, el entorno nos influye, de la misma manera que nosotros podemos influir en él, solo depende de nosotros que lo haga de forma favorable o desfavorable en el camino a conseguir nuestros objetivos.

 

Todos tenemos nuestras casas o lugares de trabajo decorados. Antes de conocer o aplicar la técnica de Feng Shui realizamos dicha decoración con mayor o menor conciencia en la elección de materiales, colores, texturas, distribución y objetos.

 

Una vez que tomamos contacto con la técnica de Feng Shui, la decoración se torna consciente, elegiremos todos los aspectos de la misma asegurándonos que nos apoyen en nuestros propósitos, en la realización  de la actividad que queramos llevar a cabo en el espacio concreto a decorar.

 

La única manera que se me ocurre para reflejar nuestros propósitos de manera consciente es tomar conciencia de lo que realmente queremos realizar o conseguir, entiendo que para obtener la respuesta tendremos que viajar a nuestro interior.

 

 

El Feng Shui es un gran instrumento que nos ayuda a reflejar nuestros anhelos y hacer que el entorno se convierta en un elemento motivador. Si a ello le añadimos la técnica de coaching y la de desarrollo transpersonal obtendremos una magnifica guía de viaje, a mi me gusta llamarlo “Coching Aspiracional”.

Maru Canales
 

Artículos relacionados:

feng shui

 

 

 

 


Namasté

19,febrero 2009

maru canales

Yo honro el lugar dentro de ti donde el Universo entero reside.

Yo honro el lugar dentro de ti de amor y luz, de verdad y paz.

Y sé que cuando tu estás en ese lugar dentro de ti y yo estoy en ese lugar dentro de mí, tú y yo somos sólo Uno.

¡Gracias por estar aquí!

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Tus hijos

15,febrero 2009

Me ha hecho mucha gracia recibir este escrito de Khalil Gibran sobre los hijos, he recordado cuando tenía 13 años y me compré un póster con él, que acabo colgado durante años en mi habitación, reconozco que se trataba de una indirecta para mis padres.

Lo cierto es que, aunque no dejen de sorprenderme, a mis sutilezas ya estoy bastante acostumbrada. Lo que de verdad me ha hecho gracia es que desde la infancia apuntase maneras con esto del Feng Shui…

hijos

Tus hijos no son tus hijos

son hijos e hijas de la vida

deseosa de sí misma.

No vienen de ti, sino a través de ti

y aunque estén contigo

no te pertenecen.

Puedes darles tu amor,

pero no tus pensamientos, pues,

ellos tienen sus propios pensamientos.

Puedes abrigar sus cuerpos, pero no sus almas,

porque ellas, viven en la casa del mañana,

que no pueden visitar ni siquiera en sueños.

Puedes esforzarte en ser como ellos,

pero no procures hacerlos semejantes a ti

porque la vida no retrocede, ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual, tus hijos como flechas vivas son lanzados.

Deja que la inclinación en tu mano de arquero

sea para la felicidad.  

Khalil Gibran

Como madre, aunque a veces me cueste o no sepa exactamente cual es el punto de tensión que he de mantener en el arco, si sé que lo intento con todo mí ser. Recordar este escrito me ha ayudado en momentos difíciles. Por ello, lo cuelgo en el blog, para compartirlo y tenerlo a mano asegurándome que no se me olvide y dejando que me inspire en la representación de esta aspiración en mi casa.

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Vuelve San Valentin

11,febrero 2009

corazón

“¿La gran aventura emocional

o,  la búsqueda de la pareja perfecta?”

Nasrudín conversaba con sus amigos en la casa de té y les contaba como había emprendido un largo viaje para encontrar a la mujer perfecta con quién casarse.

- Viajé a Bagdad, después de un tiempo encontré a una mujer formidable, atenta, inteligente, culta de una gran personalidad.
– ¿Por qué no te casaste con ella?
– No era completa, respondió Nasrudín. Después fui a El Cairo, allí conocí a otra mujer ciertamente fabulosa, era hermosa, sensible, delicada, cariñosa.
– ¿Por qué no te casaste con ella?, le volvieron a preguntar los amigos.
– Tampoco era completa, respondió nuevamente Nasrudín. Entonces me fui a Samarcanda allí por fin encontré a las mujer de mis sueños, era ingeniosa y creativa, hermosa e inteligente, sensible, culta, delicada y espiritual.
– ¿Por qué no te casaste con ella?, insistieron sus amigos.
– Por que ella, también buscaba a un hombre perfecto.

Reconozco que la magia de San Valentin es de mis preferidas, junto a la de los Reyes Magos, por eso todos los años aprovecho para enviarle una carta. Aviso, en mi experiencia San Valentín se toma muy en serio su trabajo, en nosotros está aprender de los retos que nos propone o, seguir esperando a la pareja perfecta…

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Sensualidad en la empresa

8,febrero 2009

“En la actualidad no son las empresas manejadas desde el intelecto las que tienen un mayor éxito, sino las que son manejadas desde las emociones, la pasión y los sentimientos”

Jesús Vega
empresas-feng-shui

Es cierto que ya nadie pretende que su vida laboral transcurra en una sola empresa, entre otras cosas, ni estas son capaces de permanecer en el tiempo, ningún éxito cosechado en el pasado es una garantía. La duración media de un ejecutivo en la misma empresa es de 4,6 años, la de una empresa en el mercado actual no supera los 20 años. Los datos sobre nuestro grado de satisfacción en el trabajo son alarmantes (fuente Gallup Polls):

  • El 64% de los empleados dicen estar deprimidos, ansiosos y deseando poder trabajar en cualquier otro sitio
  • El 74% de los trabajadores están desconectados, pendientes del reloj esperando la hora de volver a casa
  • El 87% de los trabajadores creen que su trabajo no tiene mayor sentido que la nómina que les pagan

¿Qué nos está pasando, qué estamos haciendo mal, cómo podemos mejorar?

Existen empresas en donde la rotación de empleados es mínima y cuya esperanza de vida es muy superior a la media. Jesús Vega, con una amplia experiencia en el mundo empresarial como Director de Recursos Humanos, a través de un profundo análisis de cuatro de las empresas actuales con más éxito en el mercado, nos desvela el secreto: incorporar a nuestras empresas la sensualidad.

“Hablamos de un nuevo poder, el de aquellas empresas que hacen valer su atractivo, que han sabido ser interesantes y parecerlo, a través de acciones muy diferentes, pero con un factor en común: el ejercicio de la seducción, como estrategia empresarial. Su éxito las avala.”

  •  ¿Qué tiene Zara para que millones de personas salgan a la calle cada día con sus prendas?
  • ¿Qué ofrece Google para que decenas de miles de personas respondan a un proceso de selección?
  • ¿Cómo ha conseguido Apple, que estuvo a punto de desaparecer, volver a escena y competir de tú a tú con Microsoft?
  • ¿Cuál es el secreto de Starbucks, cómo ha conseguido introducirse con éxito en Europa, un continente con gran tradición en cafeterías?

En el libro, La empresa sensual, el autor nos explica el secreto del éxito para conseguir que nuestras empresas sean deseadas por clientes, empleados e inversores. En mi opinión, la propuesta de introducir valores humanos en la empresa no solo tiene todo el sentido, es irremediable. Al fin y al cabo, las empresas están creadas por nosotros y no son más que el reflejo de quien las dirige y trabaja en ellas.

Reconozco que el libro me ha seducido, incluso hay una parte que me ha enamorado, la importancia del entorno físico en estas empresas. El autor entra a fondo en estas cuestiones, muchas de las cuales hablamos habitualmente en este blog. De ahí, que en próximos artículos me propongo analizar como son las oficinas y/o los puntos de venta de estas cuatro empresas de éxito reconocido: ¿qué tendrán en común con la técnica Feng Shui?

 Maru Canales

Libro recomendado: La empresa sensual, Jesús Vega

Artículos relacionados:

feng shui

 

 


Determinación

4,febrero 2009

determinacion

 

Un río, desde sus orígenes en lejanas montañas, después de pasar a través de toda clase y trazado de campiñas, al fin alcanzó las arenas del desierto. Del mismo modo que había sorteado otros obstáculos, el río trató de atravesar este último, pero se dio cuenta de que sus aguas desaparecían en las arenas tan pronto llegaba a éstas.

No obstante, estaba convencido de que su destino era cruzar el desierto y sin embargo, no encontraba la manera de hacerlo. Entonces una recóndita voz, que procedía del mismo desierto  le susurró:

- El Viento cruza el desierto y así puede hacerlo el río

El río objetó que se estaba estrellando contra las arenas y solamente conseguía ser absorbido, que el viento podía volar y ésa era la razón por la cual podía cruzar el desierto.

- Arrojándote con violencia como lo vienes haciendo no lograrás cruzarlo. Desaparecerás o te convertirás en un pantano. Debes permitir que el viento te lleve hacia tu destino.

-¿Pero cómo podría suceder esto?

- Consintiendo en ser absorbido por el viento.

Esta idea no era aceptable para el río. Después de todo, él nunca había sido absorbido antes. No quería perder su individualidad. ¿Y, una vez perdida ésta, cómo puede uno saber si podrá recuperarla alguna vez?

- El viento, dijeron las arenas, cumple esa función. Eleva el agua, la transporta sobre el desierto y luego la deja caer. Cayendo como lluvia, el agua nuevamente se vuelve río.

-¿Cómo puedo saber que lo que me cuentas es verdad?

- Así es, y si tú no lo crees, no te volverás más que un pantano y aún eso tomaría muchos, pero muchos años; y un pantano, ciertamente, no es la misma cosa que un río.

-¿Pero no puedo seguir siendo el mismo río que ahora soy?

- Tú no puedes en ningún caso permanecer así, continuó la voz. Tu parte esencial es transportada y forma un río nuevamente. Eres llamado así, porque no sabes qué parte tuya es la esencial.

Cuando oyó esto, ciertos ecos comenzaron a resonar en los pensamientos del río. Vagamente, recordó un estado en el cual él, o una parte de él ¿cuál sería?, había sido transportado en los brazos del viento. También recordó –¿o le pareció?– que eso era lo que realmente debía hacer, aún cuando no fuera lo más obvio. Y el río elevó sus vapores en los acogedores brazos del viento, que gentil y fácilmente lo llevó hacia arriba y a lo lejos, dejándolo caer suavemente tan pronto hubieron alcanzado la cima de una montaña, muchas pero muchas millas más lejos. Y porque había tenido sus dudas, el río pudo recordar y registrar más firmemente en su mente, los detalles de la experiencia.

- Sí, ahora conozco mi verdadera identidad.

El río estaba aprendiendo pero las arenas susurraron:

- Nosotras conocemos, porque vemos suceder esto día tras día, y porque nosotras las arenas, nos extendemos por todo el camino que va desde las orillas del río hasta la montaña.

Y es por eso que se dice que el camino en el cual el Río de la Vida ha de continuar su travesía está escrito en las Arenas.

Awad Afifi

Este cuento es uno de los tesoros que encontré en el blog “La mariposa cardui” y lo he traído aquí porque creo que explica muy bien uno de los valores necesarios para la práctica de Feng Shui.

La técnica milenaria de Feng Shui es un válido instrumento de apoyo en la consecución de nuestros anhelos y proyectos, como las arenas ha conocido a lo largo de muchas historias la posibilidad de la transformación y para ello recomienda la determinación, el valor y la firmeza necesarias para llevar a cabo la acción. Se me ocurre que la determinación pueda ser un ingrediente esencial para la “pócima mágica” que nos haga invencibles…

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54 seguidores