Ticket espiritual…

23,octubre 2009

“Las decisiones de Dios son misteriosas,

pero siempre a nuestro favor”

Paolo Coelho

Tickets
 

Actualmente somos muchos los que nos hemos involucrado en el camino espiritual. No sé sabe muy bien cuáles son las razones que hacen que unos empiecen a recorrer este camino y otros no, se trata de una decisión personal, que se toma en nuestra profundidad. Normalmente viene acompañada de algún suceso trágico para nosotros, de insatisfacción generalizada y cada vez más de una simple y gran inquietud.

En cualquier caso el camino ofrece en un principio grandes liberaciones, grandes expectativas. Solemos notar una gran liberación a la vez que empezamos a ampliar nuestra perspectiva, lo que sin duda conlleva inmediatamente una mejora en el bienestar personal. Pero este es un camino que no acaba nunca y, aunque ofrece grandes mejoras, siempre es a través de grandes aceptaciones, que hay que atreverse a mirar y traspasar.

En mi caso personal, tenía la sensación de que esta inquietud de alguna manera había nacido conmigo, siempre tuve una gran curiosidad por entender la vida. Y, si me fijo, veo que en la actualidad el camino espiritual está inmerso en todos los ámbitos, personal y profesional… Sin embargo, me quedó atónita ante los acontecimientos de los últimos días y, me descubro intentando trampear al destino, a la realidad.

Hace seis meses me cambié de casa. Os podéis imaginar la dificultad que podía suponer para mí elegir una casa sabiendo Feng Shui, la casa perfecta no existe… Decidí utilizar mi intuición y aceptar el mensaje, el reto que la vida me ofreciese. La encontré y, efectivamente no sé si la hubiese aceptado sin esta actitud. Pero, otro día hablaremos de mi casa. Hoy solo os quiero comentar un detalle que está directamente relacionado con mi situación actual.

Al llegar a decorar mi habitación me doy cuenta de los retos que me plantea, en una pared el armario empotrado, en otra una ventana. Me quedan dos paredes para colocar la cama. La natural en la que se han dejado enchufes e interruptores de luz, mi dirección de “pérdida” y, los pies de la cama mirando a la puerta. La otra opción, una buena dirección para mí, pero sin lógica en la decoración. Yo, que a veces me paso no sé si de atrevida o de lista, decido dormir en mi dirección de “pérdida” y, me convenzo de que estoy haciendo una prueba, hay que investigar lo que se dice y se escribe… Pues se acabó la investigación, resultado tumor cancerígeno. Por supuesto, he cambiado la posición de mi cama y, curiosamente, la habitación ha quedado más acogedora, ahora no puedo poner mesitas de noche a los lados de la cama (lo cierto es que nunca las usé) pero me ha quedado un rincón libre bastante amplio que he decorado como a mí me gusta, por fin tengo mi rincón de meditación en mi propia casa, algo que siempre quise.

Lo reconozco, ¡como a mí que soy maestra de Feng Shui me va a afectar una orientación!. No, no se trata de que te afecte o no, se trata de un aviso, de un mensaje que no quisiste escuchar. Lo mismo que hice con las consecuencias físicas evidentes que me estaban sucediendo… todas mis amigas diciéndome, yo iría al médico. Pues yo no, porque no estoy enferma, todo forma parte de mi proceso… (yo cuando me pongo soy muy, pero que muy inconsciente).

Como estos, hubo muchos otros mensajes que no escuché, hoy los veo. Una de las grandes características de mi programa es “ocultar”. Aunque funciona en cualquier ámbito, en ese momento lo empezaba a descubrir, ahora veo que era otro mensaje. En este fue claro, si no vas al médico y no te dicen que tienes cáncer, no lo tienes… Es más, fui un par de veces a urgencias y no me vieron nada, por supuesto se lo hice saber a todas mis amigas.

Creí que tenía acumulación de tickets espirituales, como esos que te dan en el súper y vas canjeando por regalos. Estoy estudiando en la Escuela de Desarrollo Transpersonal, en donde nos dedicamos a autodescubrirnos a nosotros mismos como paso previo para guiar a otros en sus procesos, mis resistencias tampoco las vi. Entonces, mi casa me avisa, ya sabe la vida que es una buena manera, me dedico a ello, ni lo huelo. Los últimos libros que he leído, por ejemplo El Silencio, empiezo a leerlo, una chica que medita y tiene cáncer, antes de acabarlo se lo dejo a una amiga, creo que lo necesita más que yo… (mi amiga no tiene cáncer, yo si).

Pero hay más, el médico me habla de su diagnóstico y solo me faltó sacar la cartera y buscar uno de esos tickets… Este no sabe lo que dice, yo, yo que medito, me busco… (jajaja y no me encuentro…). Me receta mil pruebas para la semana siguiente y, yo sigo pensando en mis tickets, va a alucinar cuando vea que no hay nada, comienza mi carrera por todas las técnicas que conozco que me puedan liberar de esta situación…

Llegan los resultados, empiezo a leer el informe y es tal el bofetón que no puedo acabarlo. Maru, no nos queda otra que aceptar. No hay tickets de cambio, pero hay un conocimiento y una experiencia que poner en práctica y que me guiará. Mi cuerpo está hablando, me callo y empiezo a escuchar. Y, de repente sucede, es mucho lo que teníamos que hablar… Gracias a la vida que me da tantas oportunidades y avisos. Ahora veo el camino, he de cambiar el rumbo de mi fuerza (lo burra que puedo ser) y de mi energía hacía donde se ve y se escucha, donde se crece y se sana.

Paradojas de la vida, el camino espiritual es mucho más que un simple ticket, es el viaje completo al despertar.

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


A mi niña…

17,octubre 2009

Maru peque
Hace unas semanas, perdida en un aeropuerto me compré la novela titulada El Silencio, me sonaba porque Pilar la había recomendado en su blog. El argumento me enganchó desde la primera página. Los protagonistas, una mujer dormida enferma con un cáncer terminal y un amigo que la habla intentando sanarla. Ella es profesora de meditación, de origen oriental, vino a España tras una larga estancia en un Monasterio Zen. Quería aprender el poder del ahora, vivir en el momento presente.

La semana pasada tumbada enfrente de  mi ginecóloga empiezo a notar como el rostro la va cambiando, su preocupación y nervisiosismo van en ascenso, al tiempo que me concentro en mi respiración e intento calmarme. Siento una gran paz, me encuentro bien y ella me habla de cáncer… Me sorprendo, mi primer pensamiento es que eso es imposible, yo medito… Entonces vuelvo a respirar y recuerdo a la protagonista y su risa al oir su noticia, esto si que es “aquí y ahora”.

Salgo de la consulta atónita, llena de papeles para pedir pruebas y más pruebas y nuevas citas. En la cola, empiezo a procesar todo lo que me han dicho en la consulta, no contengo mi llanto. Mis vecinas de espera se dan cuenta y acuden inmediatamente en mi auxilio con todo tipo de pañuelos. Pero para entonces, yo ya he determinado que quiero vivir cada momento que este proceso me ofrezca. Sigo llorando, sintiendo como cada una de mis lágrimas ruedan por mi rostro, empiezo a sentir como me liberan de una tristeza profunda, serena, mía. Así, surge una gran pregunta ¿para qué vivo este proceso, qué me está queriendo enseñar mi cuerpo? De momento, me contesto ¡Atención, atención, atención!

A día de hoy he encontrado a mi niña interior, está triste, dolorida, enfadada… sólo quiero estar contigo y decirte que no puedo vivir sin ti…

Lo siento, perdóname, te amo, gracias

 Maru Canales

Artículos relacionados:

 

feng shui


La inteligencia del Amor

11,octubre 2009

“El Amor crea valor al cambiar la percepción.

Y para conocer tienes que elegir amar.”

Jorge Lomar

Desde que tengo uso de razón no paro de oir que el amor es la energía que mueve el mundo. Seguramente lo oía en casa, en el colegio religioso al que asistía… pero claro, una cosa era lo que los adultos decían y otra muy distinta lo que hacían. Ahora también lo oigo muy a menudo en los circulos espirituales, declaraciones de amor con mayúsculas… que no suelen significar más de lo que llamo “rollito amor universal” , palabras muy bien estructuradas carentes de contenido.

Hasta que un día, conocí a alguien que parecía saber de que se trataba. Lo intuí no solo por lo que decía, sino como lo hacía, su ejemplo, su saber estar, su escucha… Entendí que acceder a esta energía era posible y que mejor manera que a través de su propia obra, el libro “La Inteligencia del Amor”, un viaje del temor al Amor.

Ya en las primeras páginas, Jorge Lomar, nos ofrece la llave de entrada a esta energía, a través de la inteligencia. Como él dice inteligencia es la capacidad de ver la verdad y, el amor es la verdad. La capacidad de ver la verdad es comprender profundamente. Es decir, el proceso mental para acceder a la verdad es la comprensión.

Comprender es algo tan sencillo como ponerse en el lugar del otro. Lo que inmediatamente nos amplia la perspectiva. Me recuerda a un juego que me enseñó una amiga, sentados en una mesa alrededor de una taza de café, determinar a qué lado está el asa de la taza… Podremos discutir si el asa está a la izquierda o a la derecha hasta el infinito con la persona que está enfrente, o hasta que se nos ocurra ponernos en su lugar y entender que ella lo está viendo desde su posición. Este pequeño ejercicio es un buen calentamiento para otras cuestiones más importantes que surgen en el día a día.

Os recomiendo este libro y os deseo que sea tan fructífera su lectura como lo ha sido para mí. No es difícil que suceda, conociendo la obra y a su autor. Aprovecho para deciros, que Espacio OCTO tendrá el honor de inaugurar su ciclo de conferencias, clases prácticas y talleres de trabajo con Jorge Lomar. Ha sido profesor mío y, os aseguro que simplemente escucharle es un placer para el alma. (Más detalles sobre la Conferencia pulsando aquí)

También os dejo con un enlace a su página donde, además de conocerle mejor, podreis leer extractos del libro, pulsando aquí.

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Levántate y anda…

3,octubre 2009

“Aprender es vivir”

Krishnamurti

En este blog hablamos constantemente de la importancia de asegurarnos que el entorno nos apoye en nuestra vida cotidiana. Es decir, lo que la técnica de Feng Shui predica. De ahí, que hagamos muchas veces referencia a la importancia de las imágenes como elementos de motivación y apoyo. Pero claro, para elegir una imagen hemos de descubrir primero que es lo que ésta queremos que nos comunique. Para elegir un objeto, que apoyo necesitamos.

Por eso, también en muchas ocasiones publicamos artículos que intentan ayudarnos a descubrir aquello que anhelamos o incluso fórmulas para conseguirlo. Porque una imagen vale más que mil palabras y una acción, más que mil imágenes…

¿Quien ha dicho que si necesitamos apoyarnos en cualquier elemento del entorno para levantarnos  no lo hagamos? Sólo hay que asegurarse que esté a nuestra disposición.

Nick es un ejemplo del coraje de vivir y además un maestro en la utilización del entorno a su favor, pudimos verlo en otro artículo al que se accede pulsando aquí.

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 52 seguidores