Soy especial…

“Originalidad es volver al origen”

Antoni Gaudí 

Me llaman de la garita de seguridad para confirmar si dejan pasar a un señor en una moto amarilla que pregunta por mí. Pensé que se trataba de la visita que esperaba, dije que sí. Aunque la referencia al color de la moto me hizo dudar, quizá sea el cartero. No obstante, salí a recibir a mi visita. Cuando vi la moto entendí que el señor de seguridad hiciera referencia al color, no era para menos. Y, como un mazazo vino a mi mente el color de mi coche.

- Señora, ¿está usted segura?, me preguntaba angustiado el comercial del concesionario. Le aseguro que nunca en los más de 25 años de vida de esta tienda hemos pedido un coche de esta marca en ese color.
- Pues más a mi favor, pensaba yo. ¡Voy a tener un coche especial!

Mi visita baja de la moto, viste impoluto, cazadora, casco… Otra de las mías, ante cualquier nueva actividad, lo primero el atuendo adecuado… Me rio de mi misma, lo que en el exterior se toma como una simpática y cálida bienvenida que yo intento aprovechar para recolocarme. Vaya espejo me acaba de llegar, esta reunión promete, dos seductores frente a frente.

Los que nos sentimos especiales somos grandes seductores. Nos gusta gustar. Solemos tener una personalidad magnética, necesitamos absorber el reconocimiento externo. Todo lo que nos sucede es especial, o lo vivimos y lo contamos como si lo fuera. Por eso siempre intentamos destacar, tanto en lo que hacemos, en lo que nos parece importante  o en lo que, muchas veces de manera inconsciente, nos haga sentir que somos especiales. Encontramos nuestro valor en lo que nos reflejan de nosotros los demás.

Eso de que todos somos iguales, aún no es comprendido por los seductores.  Aunque precisamente aquí esté la clave de nuestro aprendizaje, el paso de seductor a amante. El amante no se cree especial, se sabe igual a los demás y a la vez único e irrepetible. No necesita destacar ni absober, directamente da.

Como el caso Nick Vujicic, al que hemos hecho referencia en más de una ocasión en este blog. Hoy lo he encontrado participando en este delicioso corto, “El Circo de la Mariposa”, realizado con gente especial, seductores y por fin, amantes…

 

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui

About these ads

4 respuestas a Soy especial…

  1. gaspar dice:

    Esta película me ha emocionado profundamente, no he parado de llorar de emoción y de reir …gracias.Muy buena película.

  2. Estoy contigo, Maru. El salto es pasar de querer gustar a querer amar.

    Un abrazo.

    P.D. Me ha gustado mucho el planteamiento de esta entrada: la moto amarilla, la elegante visita, el castillo para gente “especial”…

    • Maru Canales dice:

      Hola Concha,

      Si yo querer, quiero, pero…
      Esto me recuerda a lo de yo no soy mi cuerpo, me lo digo todos los días, pero sigue doliendo… :-)

      No sé si sabes que soy santanderina. La foto ha sido un guiño a mi tierruca y a la frase de Gaudí. Se trata de “El Capricho”, la casita de muñecas que el Marqués de Comillas encargó construir a Gaudí para su hija en los jardines del Palacio. Este, al de la moto amarilla y a mi nos deja de aprendices!!!

      Un abrazo,

  3. Ja, ja, ja… Te comprendo perfectamente…

    No sabía que eres de esa zona tan preciosa. Gracias por la explicación del Capricho. Ya le encontraba yo una magia…

    Y lo de decirle eso a tu cuerpo, sigue, sigue… hasta que te escuche y te haga caso ;-)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 52 seguidores

%d personas les gusta esto: