Hooponopono

31,enero 2010

“No existe nada en el universo si no existe en tu pensamiento”

La primera vez que oí hablar de Hooponopono me contaron la historia del Dr. Len. Se trata de un psicólogo hawaiano que consiguió vaciar una planta entera de enfermos mentales de un psiquiátrico en Hawai, usando esta técnica milenaria. Pero aún más, es interesante saber que sanó a todos ellos sin ni siquiera llegar a verlos, utilizó la técnica con sus expedientes médicos. Me pareció tan sorprendente que simplemente no le hice ni caso.

Cuando supe que tenía cáncer, una amiga me envió el enlace a un video en el que se explicaba detalladamente lo que es esta técnica y como se aplica, el mismo video que hoy os propongo. En esta ocasión lo escuché con máximo interés. E incluso mientras lo hacía, de vez en cuando tenía que parar la conferencia porque el proceso de sanación comenzó, mi inconsciente empezó a aflorar.

El método es revolucionario, cada uno de nosotros somos los creadores de lo que vemos fuera, de nuestra realidad. Es decir, tenemos la capacidad de sanarnos a nosotros mismos. Porque no existe nada en el universo si no existe en nuestro pensamiento.

La puesta en práctica es más sencilla de lo que pudiera parecer, solo hay que entender el proceso. Y, da igual que lo creas o no. Desde entonces, podría contar miles de anécdotas de cómo ha funcionado conmigo, algunas en procesos profundos y complicados de explicar, pero también en algunos más sencillos.

Recuerdo que la mañana siguiente, después de haberme trabajado este video tenía una prueba en el hospital. Me acompañaba una amiga, las dos comentamos como estaban ese día los ánimos entre los pacientes de la sala de espera y los trabajadores, el retraso de algunos de ellos superaba las dos horas. Una de las enfermeras había tenido un fuerte enfrentamiento con algunos de ellos, al poco tiempo es la misma que me llama a mí para mi prueba. A mi amiga y a mí nos entró la risa, vaya suerte la mía…

Inmediatamente me concentré en lo que había aprendido el día anterior. Acepté que si yo era capaz de ver a aquella persona tan enfadada, era porque en mí también había enfado: no existe nada que no sea una proyección propia. Me perdoné por estar tan enfadada, acepté el 100% de responsabilidad y pedí ayuda a mi niña interior. Mi sorpresa fue como esta mujer tan enfadada iba calmándose por segundos, incluso me sentí tratada con muchísimo cariño y amabilidad. Este método lo he seguido aplicando en todas las pruebas que me han hecho, hoy creo que el personal que trabaja en los hospitales es encantador, esta es mi experiencia. Fijaros que en la última prueba dolorosa que me hicieron me derrumbé, apareció la doctora un poco nerviosa por el tiempo, la expliqué como me sentía y me dio un abrazo, de esos en los que te quedarías a vivir…

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la vida”

Artículos relacionados:

Despertares

La disciplina

Coaching Aspiracional

Cuando cambié el ibuprofeno por una palabra

Relación de artículos publicados en este blog

feng shui


La invitación

20,diciembre 2009

“Cada poema es único.

En cada obra late, con mayor o menor grado, toda la poesía.

Cada lector busca algo en el poema

y no es insólito que lo encuentre: ya lo llevaba dentro.”

Octavio Paz

No me interesa lo que haces para ganarte la vida.
Quiero saber lo que ansías,
y si te atreves a soñar en satisfacer el deseo de tu corazón.

No me interesa tu edad.
Quiero saber si te arriesgarías a parecer como un tonto
por amor, por tus sueños, por la aventura de estar vivo.

No me interesa cuáles planetas están en armonía con tu luna.
Quiero saber si has tocado el centro de tu pesadumbre,
si las traiciones de la vida te han abierto,
o si te has marchitado y cerrado por el miedo al dolor futuro.
Quiero saber si puedes sentarte con el dolor,
el mío o el tuyo,
sin intentar esconderlo, desvanecerlo o arreglarlo.
Quiero saber si puedes estar con la alegría,
la mía o la tuya,
si puedes bailar con locura y permitir que el éxtasis te llene
hasta la punta de los dedos,
sin advertirnos que seamos cuidadosos, que seamos realistas,
o que recordemos las limitaciones de los seres humanos.

No me interesa si la historia que me cuentas es verdadera.
Quiero saber si decepcionas a otros para serte fiel a ti mismo,
si puedes soportar la acusación sin traicionar a tu propia alma.
Quiero saber si puedes ser fiel, y por lo tanto ser confiable.
Quiero saber si puedes ver la belleza,
aún cuando no sea bella todos los días,
y si puedes originar tu vida desde su presencia.
Quiero saber si puedes vivir con el fracaso,
el tuyo o el mío,
y no obstante pararte a la orilla del lago y gritarle a la luna “¡Sí!”

No me interesa saber en dónde vives o cuánto dinero tienes.
Quiero saber si puedes levantarte después de una noche de pesar y desesperación,
cansado y golpeado hasta los huesos,
y hacer lo que se tiene que hacer por los niños.

No me interesa quién eres o cómo llegaste a estar aquí.
Quiero saber si te pararás en el centro del fuego conmigo sin rehuir.

No me interesa en dónde o qué o con quién has estudiado.
Quiero saber qué es lo que te sustenta desde adentro
cuando todo lo demás desaparece.
Quiero saber si puedes estar solo contigo mismo,
y si verdaderamente te agrada la compañía que buscas en los momentos vacíos.

Oriah Mountain Dreamer, 

“Dreams of Desire” (1995)

Esta poesía, “La invitación”, es la favorita de una de mis amigas favoritas, Marisol.  Yo, hoy se la quiero dedicar para que mañana tenga un feliz y dulce sueño y un Gran Despertar… (yo soy tú).

Maru Canales 

Artículos relacionados:

feng shui


Valoraciones

23,agosto 2009

“Lo importante es la acción, no es el resultado de la acción.

Debes hacer lo correcto, tal vez no esté dentro de tu capacidad,

tal vez no esté dentro de tu tiempo que haya algún resultado.”

Gandhi

fama y reconocimiento

Si nosotros no somos capaces de valorar nuestras acciones, buscamos el reconocimiento en los demás. Cuando así lo hacemos, implícitamente estamos reconociendo el valor de la opinión de otros, que quizá tampoco sepan reconocerse a sí mismos, por lo que difícilmente podrán valorarnos a nosotros.

Me recuerda a la historia de la Madre Teresa. Estaba tan convencida de lo que quería hacer y de cómo hacerlo, que se enfrentó a su congragación, que no sólo no reconocía su labor, sino que no la aprobaba e intentó en más de una ocasión frenarla enfrentándola a Roma. Fue su convencimiento personal, el valor que ella supo dar a sus acciones, lo que la llevó a conseguir que no sólo no la excomulgaran, sino que finalmente la permitieran crear una nueva congregación.

El reconocimiento social y la fama vinieron después, como consecuencia de su labor, aunque esto no fuera importante para ella porque sabía que no cambiaba en absoluto su valor, su entrega. Entonces parece que lo importante es el valor que nosotros damos a nuestras acciones: ¿cómo queremos actuar? 

Feng Shui en la empresa

Maru Canales

Artículos relacionados:

libro feng shui
conferencias feng shui

feng shui


En amor ar se

16,agosto 2009

enamorados

- ¿Recuerdas lo que hacias casi todas las noches cuando eras pequeña, bueno, hasta que te caías de sueño?

- Leía bajo las mantas con una linterna.

- ¿Por qué no encendías la lámpara de tu habitación?

- Para que pensarás que dormía, cuando en realidad leía a escondidas…

- ¿Nunca te preguntaste si tu linterna era mágica?

- No, ¿por qué debería habérmelo preguntado?

- ¿Se apagó una sola vez durante todos esos años?

- No – contestó Julia confusa.

- Y, sin embargo, nunca le cambiaste las pilas… Julia mía, ¿qué sabes del amor tú que sólo has amado siempre a quienes te devolvían una imagen hermosa de ti misma?

[…] ¿Serias capaz durante siete años de entregarte a alguien sin reservas, de darlo todo, sin límites, sin dudas ni temores, sabiendo que esa persona a la que quieres más que a nada en el mundo olvidará casi todo lo que habréis vivido juntos? ¿Aceptarías que tus atenciones, tus gestos de amor se borraran de su memoria y la naturaleza llenara un día esa amnesia con reproches y anhelos no cumplidos? 

“Las cosas que no nos dijimos”

Marc Levy

Este párrafo pertenece a la novela que acabo de leer. Entre sus líneas se descubren reflexiones interesantes sobre las relaciones, entre un padre y una hija, entre parejas que fueron y otras que se quedaron en proyecto… Como decía Fromm aprendemos a amar en casa y la relación “con” y “entre” nuestros padres es el primer ejemplo que conocemos y, probablemente sobre el que construiremos nuestro modelo (al menos hasta que nos demos cuenta y nos atrevamos a reinventarnos como amantes). 

En general, los padres proyectan una imagen hermosa de sus hijos, lo que nos facilita el proceso de enamorarnos en el futuro. Y, nuestra cultura nos ha enseñado que enamorarse es importante, me pregunto: ¿de quien nos enamoramos, de nosotros mismos (a través de la imagen que nos proyectan) o del otro…?, ¿es suficiente enamorarse…?

Hay un dato muy curioso, dejamos de estar enamorados por las mismas razones que nos enamoramos. Un día valoramos lo sociable que es nuestra pareja, es muy divertido. Con el tiempo nos horroriza, parece que los de “fuera” le importan más que los de “dentro”. Un día valoramos su romanticismo, el mismo que años más tarde nos agobia, es un pesado, siempre está encima mío, controlando lo que hago… Esto me sugiere que nos enamoramos de quien proyecta como anhelamos ser, nos des-enamoramos cuando no lo conseguimos. Quizá no es que el otro cambie, sino que uno mismo no lo ha hecho, no he cambiado = no he progresado. Y, me molesta que la actitud de mi pareja me lo recuerde constantemente… (como cuando practicando Feng Shui represento mis aspiraciones, reflejo en el entorno mis anhelos y cuando no hago nada para conseguirlos mi casa me molesta, me incomoda…).

Como se comenta en la novela, los expertos dicen que el periodo de enamoramiento dura aproximadamente siete años. Se me ocurre que quizá se deba a que enamorarse no es más que un primer paso para amarse, a través del espejo del otro. Algo así como un entrenamiento para llegar al objetivo de amar al otro y sentir el amor, lo que somos.

¿Qué es el amor…, un pensamiento, un sentimiento, una sensación, un gesto, una palabra, estar enamorado, perdonar, comprender, mimar, cuidar, proteger…? ¿He amado alguna vez a alguien que no proyectará una imagen hermosa de mi? ¿He amado alguna vez sin esperar nada a cambio…?

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la vida”

Artículos relacionados:

feng shui


Así me siento…

13,abril 2008

La vida no deja de sorprenderme, de emocionarme…

¿como trasmitirlo en un blog?

me gustaría poder hacerlo con mi propia voz…

mientras tanto …

¡GRACIAS!

Maru Canales


Entre padres e hijos

19,marzo 2008

“Las personas no se alteran por los hechos,

sino por lo que piensan acerca de los hechos”

Epíteto

Quizá esta sea una de las razones por las cuales cada hermano podemos vivir la relación con nuestros padres de forma diferente. En algunos artículos hemos ido comentando la relación entre padres e hijos, una de las cuestiones que más nos interesan al hacer Feng Shui en el hogar, a través de los títulos de los artículos os facilito el enlace:

Padres e hijos

Los niños nos imitan

El ejemplo de un padre excelente

En busca de la felicidad

La felicidad aplazada

Divorcio e hijos

A la hora de llevar a la práctica el Feng Shui en nuestra casa, hemos de recordar que al padre se le representa en el Noroeste de un espacio, a la madre en el Suroeste y a los hijos en el Oeste:

Practicando Feng Shui

La aspiración de los hijos y la creatividad

La aspiración del liderazgo y el patriarca 

La aspiración del compromiso y la matriarca

Feng Shui en la decoración infantil

Además os invito a contarles un cuento

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la vida”

Feng Shui y comunicación

Descubre los secretos del Feng Shui

feng shui


Afrontar el miedo, II

27,febrero 2008

Esta es la continuación del artículo “Afrontar el miedo, I”,  he enlazado los temas tratados en cada video con artículos publicados anteriormente en el blog tratando las mismas cuestiones. 

  • Parte 5

El perdón, conseguimos perdonar a los demás cuando nos perdonamos a nosotros mismos.

  • Parte 6

Todo sucede por algo…

  • Parte 7

El miedo a ser uno mismo

  • Parte 8

Las posesiones, los celos

  • Parte 9

El amor es la respuesta

Para acceder a los capítulos anteriores, pulsar aquí

Para continuar con los siguientes, aquí

Maru Canales

Aprende a practicar Feng Shui

Relación de artículos publicados en este blog

feng shui


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54 seguidores