La invitación

20,diciembre 2009

“Cada poema es único.

En cada obra late, con mayor o menor grado, toda la poesía.

Cada lector busca algo en el poema

y no es insólito que lo encuentre: ya lo llevaba dentro.”

Octavio Paz

No me interesa lo que haces para ganarte la vida.
Quiero saber lo que ansías,
y si te atreves a soñar en satisfacer el deseo de tu corazón.

No me interesa tu edad.
Quiero saber si te arriesgarías a parecer como un tonto
por amor, por tus sueños, por la aventura de estar vivo.

No me interesa cuáles planetas están en armonía con tu luna.
Quiero saber si has tocado el centro de tu pesadumbre,
si las traiciones de la vida te han abierto,
o si te has marchitado y cerrado por el miedo al dolor futuro.
Quiero saber si puedes sentarte con el dolor,
el mío o el tuyo,
sin intentar esconderlo, desvanecerlo o arreglarlo.
Quiero saber si puedes estar con la alegría,
la mía o la tuya,
si puedes bailar con locura y permitir que el éxtasis te llene
hasta la punta de los dedos,
sin advertirnos que seamos cuidadosos, que seamos realistas,
o que recordemos las limitaciones de los seres humanos.

No me interesa si la historia que me cuentas es verdadera.
Quiero saber si decepcionas a otros para serte fiel a ti mismo,
si puedes soportar la acusación sin traicionar a tu propia alma.
Quiero saber si puedes ser fiel, y por lo tanto ser confiable.
Quiero saber si puedes ver la belleza,
aún cuando no sea bella todos los días,
y si puedes originar tu vida desde su presencia.
Quiero saber si puedes vivir con el fracaso,
el tuyo o el mío,
y no obstante pararte a la orilla del lago y gritarle a la luna “¡Sí!”

No me interesa saber en dónde vives o cuánto dinero tienes.
Quiero saber si puedes levantarte después de una noche de pesar y desesperación,
cansado y golpeado hasta los huesos,
y hacer lo que se tiene que hacer por los niños.

No me interesa quién eres o cómo llegaste a estar aquí.
Quiero saber si te pararás en el centro del fuego conmigo sin rehuir.

No me interesa en dónde o qué o con quién has estudiado.
Quiero saber qué es lo que te sustenta desde adentro
cuando todo lo demás desaparece.
Quiero saber si puedes estar solo contigo mismo,
y si verdaderamente te agrada la compañía que buscas en los momentos vacíos.

Oriah Mountain Dreamer, 

“Dreams of Desire” (1995)

Esta poesía, “La invitación”, es la favorita de una de mis amigas favoritas, Marisol.  Yo, hoy se la quiero dedicar para que mañana tenga un feliz y dulce sueño y un Gran Despertar… (yo soy tú).

Maru Canales 

Artículos relacionados:

feng shui


amar y querer…

30,enero 2008

El español es uno de los pocos idiomas que hace una distinción entre los verbos amar y querer. Pero, ¿cual es la verdadera diferencia entre ambos términos?  El diccionario de la Real Academía Española no nos ayuda mucho a clarificarlo, ambos significan desear e incluso querer es amar…

Pero todos sabemos que existe una diferencia, aunque sútil, importante entre amar y querer. Me pregunto si el hecho de que ni siquiera nuestra Real Academia se aclare en el significado de los conceptos, es reflejo de que nosostros tampoco lo hagamos…

Quizá, a través de la sensibilidad especial de los artistas nos podamos aclarar un poco. En este sentido se me ocurren dos propuestas:

  • “Las condiciones del Buen Amor”, libro de Sergio Sinay que hemos comentado en un artículo, para acceder pulsar aquí
  • “Amar y querer” es el título de la canción que escribió Manuel Alejandro y popularizó José José:

 

Casi todos sabemos querer
pero pocos sabemos amar
y es que amar y querer no es igual
amar es sufrir, querer es gozar.

El que ama pretende servir
el que ama su vida la da
y el que quiere pretende vivir
y nunca sufrir y nunca sufrir

El que ama no puede pensar
todo lo da, todo lo da
el que quiere pretende olvidar
y nunca llorar y nunca llorar
el querer pronto puede acabar
el amor no conoce el final.
Casi todos sabemos querer,
pero pocos sabemos amar.

El amor es el cielo y la luz
el amar es total plenitud
es el mar que no tiene final
es la gloria y la paz,
es la gloria y la paz.

El querer es el fuego y la flor
es buscar el obscuro rincón
es morder, arañar y besar
es deseo fugaz,
es deseo fugaz.

¡Pero todos podemos aprender!

“El querer busca y el amar encuentra. El que quiere busca amarse y el que ama ya se encontró”

Vanesa Saavedra

Maru Canales

Artículos relacionados:

logo-octo-x.jpg


Sólo son palabras

13,enero 2008

palabras.jpg 

¿Por qué nos duelen tanto las palabras?,
dejamos que entren en nosotros,
apenas ya hayan sido escuchadas,
provengan de donde provengan nos afectan,
se clavan en nuestra cabeza como un eco,
que se expande y no para de darnos vueltas,
que murmulla y retumba a sus anchas,
hasta que cansado y victorioso se aleja,
dejando tras de sí los rastros de su presencia,
desmantelando el poco orden ya habituado,
a deshacerse con cada nueva esporádica tormenta.

Las cogemos y parece que ya no podemos soltarlas,
sobre todo a las que nos hieren,
a esas no nos basta con aceptarlas,
tenemos que repetírnoslas hasta que nos sangran,
siempre ajenas e insospechadas,
las que menos piensas son las que más te calan.

No hay porqué defenderse contra estas estacas,
la mayoría de las veces se alardea más de su dureza,
que de la profundidad y sentido con la que están hechas,
a través de ellas conocemos a quien las expresa,
sino sabe tratarlas ese es su problema,
insultos, desquites, rabias, ofensas,
nuestros oídos con éstas tienen que estar llenos de cera,
no han de merecer ni la más mínima respuesta.

Porque… y si en el fondo no fuesen más que nada,
impresiones, las escogemos o las ignoramos,
depende de nosotros que sean invitadas bienvenidas,
o huéspedes intrusos que pasean por nuestra morada,
y es que casi siempre parece que acaban por olvidarse,
ya sean promesas irrompibles juradas con el alma,
sueños soñados sedientos de un futuro que no se alcanza,
ilusiones alimentadas llenas de la mejor esperanza,
se quedan en humo si al final la acción no las acompaña,
si todo esto sólo existe tras coartadas de palabras.

Por eso prevalecerá un solo abrazo sobre un “te deseo”,
una sincera compañía sobre un “qué tal el día”,
un compartido silencio sobre historias vacías,
una simple caricia sobre miles de frases repetidas.

Alfredo Cuervo Barrero ©

Esta es una pesía que conocí en el blog de Alfredo Cuervo, Centro y Contorno, que amablemente me ha permitido traerla a mi blog, para que la podamos disfrutar.  

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Estar enamorado

2,diciembre 2007
 

2007020868restos_pareja_neolitico_t_g.jpeg

Estar enamorado, amigos, es encontrar
el nombre justo a la vida.
Es dar al fin con las palabras que para hacer
frente a la muerte se precisa.
Es recobrar la llave oculta que abre la cárcel
en que el alma está cautiva.
Es levantarse de la tierra con una fuerza que
reclama desde arriba.
Es respirar el ancho viento que por encima de
la carne respira.
Es contemplar, desde la cumbre de la persona,
la razón de las heridas.
Es advertir en unos ojos una mirada verdadera
que nos mira.
Es escuchar en una boca la propia voz
profundamente repetida.
Es sorprender en unas manos ese calor de la
perfecta compañía.
Es sospechar que, para siempre, la soledad
de nuestra sombra está vencida.
 
Estar enamorado amigos, es descubrir dónde
se juntan cuerpo y alma.
Es percibir en el desierto la cristalina voz de
un río que nos llama.
Es ver el mar desde la torre donde ha quedado
prisionera nuestra infancia.
Es apoyar los ojos tristes en un paisaje de
cigüeñas y campanas.
Es ocupar un territorio donde conviven los
perfumes y las armas.
Es dar la ley a cada rosa y al mismo tiempo
recibirla de su espada.
Es confundir el sentimiento con una hoguera
que del pecho se levanta.
Es gobernar la luz del fuego y al mismo tiempo
ser esclavo de la llama.
Es entender la pensativa conversación del
corazón y la distancia.
Es encontrar el derrotero que lleva al reino de
la música sin tasa.
 
Estar enamorado, amigos, es adueñarse de
las noches y los días.
Es olvidar entre los dedos emocionados la
cabeza distraída.
Es recordar a Garcilazo cuando se siente la
canción de una herrería.
Es ir leyendo lo que escriben en el espacio las
primeras golondrinas.
Es ver la estrella de la tarde por la ventana de
una casa campesina.
Es contemplar un tren que pasa por la montaña
con las luces encendidas.
Es comprender perfectamente que no hay
fronteras entre el sueño y la vigilia.
Es ignorar en qué consiste la diferencia entre
la pena y la alegría.
Es escuchar a medianoche la vagabunda
confesión de la llovizna.
Es divisar en las tinieblas del corazón una
pequeña lucecita.
 
Estar enamorado, amigos, es padecer espacio
y tiempo con dulzura.
Es despertarse una mañana con el secreto de
las flores y las frutas.
Es libertarse de sí mismo y estar unido con
las otras criaturas.
Es no saber si son ajenas o son propias las
lejanas amarguras.
Es remontar hasta la fuente las aguas turbias
del torrente de la angustia.
Es compartir la luz del mundo y al mismo
tiempo compartir su noche obscura.
Es asombrarse y alegrarse de que la luna
todavía sea luna.
Es comprobar en cuerpo y alma que la tarea
de ser hombre es menos dura.
Es empezar a decir siempre, y en adelante no
volver a decir nunca.
Y es, además, amigos míos, estar seguro de
tener las manos puras.
Francisco Luis Bernárdez
Hace algunos días publicaba sobre el poder de la palabra y el efecto
que éstas tienen en nosotros. Creo que la poesía es una forma artística
de expresión en la que la palabra alcanza una vibración especial. 
En este caso, además del contenido…
Me gustaría decir que la foto que he elegido para ilustrar este artículo
es cierta, son unos restos arqueólogicos de hace 7.000 años 
encontrados en Italia el año pasado, ... no volver a decir nunca...

Maru Canales

Artículos relacionados:

logo-octo-xs.jpg

Bienvenida al Otoño

20,septiembre 2007

… la poesía también es considerada por muchos autores como una realidad espiritual más allá del arte …

(* Fotos de xanonblues y drinkingcamparis

POEMA DEL OTOÑO 

Rubén Darío, 1908

Tú, que estás la barba en la mano
meditabundo,
¿has dejado pasar, hermano,
la flor del mundo?

Te lamentas de los ayeres
con quejas vanas:
¡aún hay promesas de placeres
en los mañanas!

Aún puedes casar la olorosa
rosa y el lis,
y hay mirtos para tu orgullosa
cabeza gris.

El alma ahíta cruel inmola
lo que la alegra,
como Zingua, reina de Angola,
lúbrica negra.

Tú has gozado de la hora amable,
y oyes después
la imprecación del formidable
Eclesiastés.

El domingo de amor te hechiza;
mas mira cómo
llega el miércoles de ceniza;
Memento, homo…

Por eso hacia el florido monte
las almas van,
y se explican Anacreonte
y Omar Kayam.

Huyendo del mal, de improviso
se entra en el mal,
por la puerta del paraíso
artificial.

Y no obstante la vida es bella,
por poseer
la perla, la rosa, la estrella
y la mujer.

Lucifer brilla. Canta el ronco
mar. Y se pierde
Silvano, oculto tras el tronco
del haya verde.

Y sentimos la vida pura,
clara, real,
cuando la envuelve la dulzura
primaveral.

¿Para qué las envidias viles
y las injurias,
cuando retuercen sus reptiles
pálidas furias?

¿Para qué los odios funestos
de los ingratos?
¿Para qué los lívidos gestos
de los Pilatos?

¡Si lo terreno acaba, en suma,
cielo e infierno,
y nuestras vidas son la espuma
de un mar eterno!

Lavemos bien de nuestra veste
la amarga prosa;
soñemos en una celeste
mística rosa.

Cojamos la flor del instante;
¡la melodía
de la mágica alondra cante
la miel del día!

Amor a su fiesta convida
y nos corona.
Todos tenemos en la vida
nuestra Verona.

Aun en la hora crepuscular
canta una voz:
«Ruth, risueña, viene a espigar
para Booz!»

Mas coged la flor del instante,
cuando en Oriente
nace el alba para el fragante
adolescente.

¡Oh! Niño que con Eros juegas,
niños lozanos,
danzad como las ninfas griegas
y los silvanos.

El viejo tiempo todo roe
y va de prisa;
sabed vencerle, Cintia, Cloe
y Cidalisa.

Trocad por rosas azahares,
que suena el son
de aquel Cantar de los Cantares
de Salomón.

Príapo vela en los jardines
que Cipris huella;
Hécate hace aullar a los mastines;
mas Diana es bella;

y apenas envuelta en los velos
de la ilusión,
baja a los bosques de los cielos
por Endimión.

¡Adolescencia! Amor te dora
con su virtud;
goza del beso de la aurora,
¡oh juventud!

¡Desventurado el que ha cogido
tarde la flor!
Y ¡ay de aquel que nunca ha sabido
lo que es amor!

Yo he visto en tierra tropical
la sangre arder,
como en un cáliz de cristal,
en la mujer

Y en todas partes la que ama
y se consume
como una flor hecha de llama
y de perfume.

Abrasaos en esa llama
y respirad
ese perfume que embalsama
la Humanidad.

Gozad de la carne, ese bien
que hoy nos hechiza,
y después se tornará en
polvo y ceniza.

Gozad del sol, de la pagana
luz de sus fuegos;
gozad del sol, porque mañana
estaréis ciegos.

Gozad de la dulce armonía
que a Apolo invoca;
gozad del canto, porque un día
no tendréis boca.

Gozad de la tierra que un
bien cierto encierra;
gozad, porque no estáis aún
bajo la tierra.

Apartad el temor que os hiela
y que os restringe;
la paloma de Venus vuela
sobre la Esfinge.

Aún vencen muerte, tiempo y hado
las amorosas;
en las tumbas se han encontrado
mirtos y rosas.

Aún Anadiódema en sus lidias
nos da su ayuda;
aún resurge en la obra de Fidias
Friné desnuda.

Vive el bíblico Adán robusto,
de sangre humana,
y aún siente nuestra lengua el gusto
de la manzana.

Y hace de este globo viviente
fuerza y acción
la universal y omnipotente
fecundación.

El corazón del cielo late
por la victoria
de este vivir, que es un combate
y es una gloria.

Pues aunque hay pena y nos agravia
el sino adverso,
en nosotros corre la savia
del universo.

Nuestro cráneo guarda el vibrar
de tierra y sol,
como el ruido de la mar
el caracol.

La sal del mar en nuestras venas
va a borbotones;
tenemos sangre de sirenas
y de tritones.

A nosotros encinas, lauros,
frondas espesas;
tenemos carne de centauros
y satiresas.

En nosotros la vida vierte
fuerza y calor.
¡Vamos al reino de la Muerte
por el camino del Amor!

Relación de artículos publicados en este blog

logo-octo-xs.jpg


Atrévete

8,marzo 2007

Atrévete a abrir la ventana, deja fluir el aire de las hojas y frutos del sol. Allí está el horizonte, no dentro. Inspira el aire, para eso está.

A veces, uno no se ATREVE a abrir la ventana e inspirar el aire que fluye. Guardamos miedos, no nos atrevemos, ni siquiera nos atrevemos a vivir … Lo más cómodo es no lanzarse al vasto y conformarse con lo habitual, con lo prescrito, con lo formal y lo estipulado.

“Y a la verdad habrá tiempo

Tiempo  para ti y tiempo para mí;

y tiempo aún para cien indecisiones

y para cien visiones y revisiones

antes de que tomemos una tostada y té

¿Me atrevo a perturbar el Universo?

En un minuto hay tiempo

para decisiones y revisiones que un minuto trastocará.

Y a la verdad habrá tiempo

para preguntarse, “¿me atrevo?” y “¿me atrevo?”

Tiempo para volverse atrás y bajar la escalera”

T. S. Eliot

Mucha gente ni siquiera llega a pensar en alcanzar la felicidad. Se queda estancada pero, a lo mejor, algún día, se atreve a asomarse por la ventana o por la puerta de su vida y, a lo mejor, dar un paso. Sin saberlo, ese paso probablemente sea un paso hacia la felicidad!

Maru Canales

Artículos relacionados:

logo-octo-xs.jpg


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54 seguidores