Demasiado pensar…

23,mayo 2010

“Apártate de todo pensamiento,

y no habrá lugar al que no puedas ir”

Seng-Ts’an

Todo pensamiento crea una causa e inmediatamente su efecto.

El pensamiento basado en el pasado nos recuerda  la culpabilidad y la verguenza, no dejándonos vivir el presente en libertad.

El pensamiento basado en el futuro nos pone en estado de alerta, creándonos una tensión que no nos deja vivir el presente en libertad.

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la vida”

Artículos relacionados:

feng shui


Agradecimientos

15,mayo 2010

 

“El mundo es un escenario;

nosotros somos sus actores.”

William Shakespeare

Si bien en un principio el Feng Shui captó de inmediato mi curiosidad, he de reconocer que lo nuestro no fue un idilio a primera vista. Más bien sucedió al contrario. Mientras iba profundizando en el conocimiento de la técnica mis resistencias a poner en duda mi racionalidad aparecían. Sin embargo, hubo momentos clave en los que pareciera que el Feng Shui me perseguía, incluso me acosaba. Ante tanta insistencia cedí, traspasando mis resistencias logré abrirme a mi intuición y a mi creatividad, lo que inmediatamente produjo una amplitud de perspectiva que ha cambiado mi vida para siempre.

Agradecimiento infinito es lo que siento por esta técnica que me ha servido de guía en este camino de apertura. Que día a día sigue guiándome, personal y profesionalmente, dándome la gran satisfacción de poder acompañar a otros y ser testigo de su desarrollo. Caminar y trabajar día a día por ser uno mismo, creo que es la mayor empresa que un ser humano puede realizar, por él mismo, por los que le rodean y por el mundo en el que vive. Si queremos conseguir un mundo mejor, tendremos que mejorar nosotros, uno a uno. El cambio mundial es la suma de cada cambio individual y todos sumamos.

Así me he dado cuenta de lo importante que es el escenario, para facilitarnos la actuación. Hay cuestiones del decorado que son fácilmente perceptibles por su visibilidad, son tangibles. Pero otras, como hemos ido analizando a lo largo de estas páginas son intangibles. Sin embargo, todo lo que se manifiesta en el exterior es reflejo de lo que nos sucede en el interior. Lo mismo sucede al escribir un libro, uno firma su autoría pero hay todo un equipo de gente detrás que facilita su ejecución.

Mi agradecimiento a José María Doria por prologar este libro, pero sobre todo por su ejemplo. Como alumna suya he tenido el privilegio de disfrutar en primera persona y aprender de un especialista en la preparación de escenarios. No me refiero solo al escenario físico, sino especialmente a los aspectos más intangibles, esos que hacen posible que lo que tenga que suceder, sea lo que sea, suceda. Este libro es fruto de esos escenarios, que además he compartido con un grupo de personas, que muchas veces sin saberlo, han participado en su elaboración. Mi sincero agradecimiento a todos ellos: Yanis, Susana, Sonia, Socorro, Raul H., Raúl G., Patricia, Paloma, Olga, Oscar, Miriam, Marisol, Marisa, Mari Luz, Maria José, Mariangeles, Maite, Kerstin, Julieta, José Hilario, José Antonio, Itziar, Helena, Gloria, Gemma, Gaztelu, Félix, Elena, Dora, Cristina, Beatriz, Antonio, Ana y Adriana.

Gracias a Txell, Vanesa y Patricia que con paciencia me han leído y releído, comentado, propuesto y sugerido siempre que lo he requerido. Gracias a Angel Lafuente por trasmitirme su amor a la palabra. Gracias a María Baamonde por diseñarme con tanto acierto los gráficos. Gracias a Thais que siempre está dispuesta a compartir su creatividad. Y, gracias a Nuria, mi nueva editora, su propuesta de portada mejora y mucho, la mía.

Asimismo, hay dos personas que han aceptado testimoniar este libro. No ha sido casualidad, son dos autores a los que conozco y admiro,  mi agradecimiento sincero a Jorge Lomar y a Jesús Vega.

Este año me propuse mejorar la relación entre mi vida familiar y profesional. Algo ha debido de suceder en el proceso de este libro, anoche les comentaba a mis hijos que estaba acabando y me dijeron: pero, ¿cuándo lo has escrito?. Gracias, Eduardo y Alfredo, estar con vosotros es tan fascinante que habéis conseguido que mi reto fuera fácilmente alcanzable.

Escribir este libro ha sido un gran placer para mí. Tanto que ya estoy pensando en el siguiente, “Casos Prácticos de Feng Shui”. Espero que leerlo, al fin y al cabo es una forma de escribirlo de nuevo, lo haya sido para ti, lector. Gracias por leerlo y darle vida.

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la vida”

Enlaces relacionados:

feng shui


Zanahoria, huevo o café

5,mayo 2010

Cuando aparece la necesidad,
¿qué prefieres ser…
zanahoria, huevo o café?

Las circunstancias son las que son, nosotros decidimos como interpretarlas y como comportarnos ante ellas.

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la vida”

Artículos relacionados:

Despertares

La disciplina

Coaching Aspiracional

Relación de artículos publicados en este blog

feng shui


Se me cayó el pelo

25,abril 2010

“Cuando veas un dedo señalando a la luna,

si eres sabio mirarás la luna,

no el dedo”

Proverbio Zen

- Se te va a caer el pelo, me cuenta mi oncóloga.

- ¿En sentido figurado o el de la cabeza?, contesto yo.

Ella sonrie, – el de la cabeza.

- Ah!, bueno, digo riendo…

Y así ha sido. Siento como mi personaje se ha ido diluyendo poco a poco en estos meses. Han cambiado las circunstancias, se ha ido ampliando la perspectiva y unas personas se han ido, mientras otras han venido. Mi vida está en pleno cambio. Y, en mitad del mismo, se me cae el pelo.

Siento liberación. Este proceso me parece todo un simbolo, me recuerda a la práctica de Feng Shui. Todo cambio exterior va precedido de un cambio interior, o viceversa. Algo se va, dejando sitio a lo que ha de venir…

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la vida”

Artículos relacionados:

logo-octo-xs.jpg


Hooponopono

31,enero 2010

“No existe nada en el universo si no existe en tu pensamiento”

La primera vez que oí hablar de Hooponopono me contaron la historia del Dr. Len. Se trata de un psicólogo hawaiano que consiguió vaciar una planta entera de enfermos mentales de un psiquiátrico en Hawai, usando esta técnica milenaria. Pero aún más, es interesante saber que sanó a todos ellos sin ni siquiera llegar a verlos, utilizó la técnica con sus expedientes médicos. Me pareció tan sorprendente que simplemente no le hice ni caso.

Cuando supe que tenía cáncer, una amiga me envió el enlace a un video en el que se explicaba detalladamente lo que es esta técnica y como se aplica, el mismo video que hoy os propongo. En esta ocasión lo escuché con máximo interés. E incluso mientras lo hacía, de vez en cuando tenía que parar la conferencia porque el proceso de sanación comenzó, mi inconsciente empezó a aflorar.

El método es revolucionario, cada uno de nosotros somos los creadores de lo que vemos fuera, de nuestra realidad. Es decir, tenemos la capacidad de sanarnos a nosotros mismos. Porque no existe nada en el universo si no existe en nuestro pensamiento.

La puesta en práctica es más sencilla de lo que pudiera parecer, solo hay que entender el proceso. Y, da igual que lo creas o no. Desde entonces, podría contar miles de anécdotas de cómo ha funcionado conmigo, algunas en procesos profundos y complicados de explicar, pero también en algunos más sencillos.

Recuerdo que la mañana siguiente, después de haberme trabajado este video tenía una prueba en el hospital. Me acompañaba una amiga, las dos comentamos como estaban ese día los ánimos entre los pacientes de la sala de espera y los trabajadores, el retraso de algunos de ellos superaba las dos horas. Una de las enfermeras había tenido un fuerte enfrentamiento con algunos de ellos, al poco tiempo es la misma que me llama a mí para mi prueba. A mi amiga y a mí nos entró la risa, vaya suerte la mía…

Inmediatamente me concentré en lo que había aprendido el día anterior. Acepté que si yo era capaz de ver a aquella persona tan enfadada, era porque en mí también había enfado: no existe nada que no sea una proyección propia. Me perdoné por estar tan enfadada, acepté el 100% de responsabilidad y pedí ayuda a mi niña interior. Mi sorpresa fue como esta mujer tan enfadada iba calmándose por segundos, incluso me sentí tratada con muchísimo cariño y amabilidad. Este método lo he seguido aplicando en todas las pruebas que me han hecho, hoy creo que el personal que trabaja en los hospitales es encantador, esta es mi experiencia. Fijaros que en la última prueba dolorosa que me hicieron me derrumbé, apareció la doctora un poco nerviosa por el tiempo, la expliqué como me sentía y me dio un abrazo, de esos en los que te quedarías a vivir…

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la vida”

Artículos relacionados:

Despertares

La disciplina

Coaching Aspiracional

Cuando cambié el ibuprofeno por una palabra

Relación de artículos publicados en este blog

feng shui


Bienvenido 2010

2,enero 2010

“Sólo sé, que no sé nada”

Sócrates

(yo, a veces, no me doy cuenta ni de eso: que no sé nada

Maru Canales)

Son tantas las cosas que me han pasado este año y tan profundas las que estoy atravesando en la actualidad que ahora mismo no sabría que pedirle al 2010, además de adquirir mayor nivel de conciencia. En mis cuarenta y un años de experiencia en este viaje, me doy cuenta que nada me ha aportado mayores beneficios ni mayor bienestar personal que adquirir conciencia.

Por no irme muy atrás en el tiempo, os contaré que hace un par de años me divorcié. Fue una situación que tomó su tiempo y una prueba difícil, creo que quizá mi primera experiencia importante en este camino hacia el despertar. Mi matrimonio no podría mantenerse, pero tenía claro que el divorcio era una nueva construcción para el futuro y el bienestar de todos los miembros de la familia. Tuve que hacer frente a muchas creencias anquilosadas, a muchos apegos en todos los aspectos de mi vida (o como diría el Feng Shui en todas y cada una de mis aspiraciones). Pero lo que más recuerdo fue hacer frente a la incertidumbre, cuánto cuesta y cuantas herramientas me faltaban. Aún así, lo superé, lo superamos y, a juzgar por la situación actual,  con bastante éxito. Aunque en realidad, este es un proceso que no acaba, que sigue vivo (este si que es hasta que la muerte nos separé…)

Sin embargo, el 2009 me preparó una prueba más difícil o sobre todo mucho más profunda, un tumor cancerígeno en el cuello del útero en un estado muy avanzado. Guau, esto es empezar por el principio, vuelta a la mortalidad, existe. Y, la vida te pega un giro de 360º, enfoque directo a lo esencial, fuera máscaras y personajes. Por un lado, aparece un proceso médico que no deja lugar a las incertidumbres y al que me entrego por completo, todo me lo dan hecho. Pero hay otra parte que me pertenece, si quiero, bucear en mi interior, ¿qué pasa, para qué…? Este es un maestro de lujo que no pienso desaprovechar… y, aquí estoy.

Intento sanar mi mente, a través del dolor físico, dándome cuenta que yo no soy mi dolor, yo no soy mi cuerpo, aunque tenga uno y, aunque duela. Yo no soy mis pensamientos, aunque tenga millones. Y, tampoco soy mis sentimientos, aunque también los tenga y afloren. Soy el observador de todo ello, un puro centro de percepción consciente, que me ayuda a limpiar creencias anquilosadas, a sanar. He aprendido que no estoy sola, cuando tengo miedo, dolor y pena, aparece esa parte de mí que observa, que nunca sucumbe y me abraza, esa soy yo. Esto es lo que me está enseñando este proceso, a vislumbrar el amor que soy, me ha abierto las puertas a la sala del amor y allí encuentro el perdón, la comprensión, la paz, el agradecimiento, el goce del vivir…

Pero además de tener vuestro apoyo, el de mi familia y amigos y haber seguido desarrollando herramientas de autoconocimiento estos años, he aceptado que necesitaba ayuda. Así, hice de nuevo lo que hago y predico con mis clientes, convertirme en uno de ellos y contar con la guía y el acompañamiento de un terapeuta, Jorge Lomar. Os lo cuento porque realmente he podido comprobar como me ha facilitado el camino. Y, porque además quiero aprovechar este artículo y compartir con vosotros el “Nuevo Cuento de Navidad” que él ha escrito para felicitar este año las fiestas desde la Asociación Conciencia, la cual preside. Por cierto, todo un acierto de coherencia al que tanto hacemos referencia en este blog, entre la estrategia de la Asociación y el mensaje. (Asimismo, os facilito el enlace de la Asociación para que podais comprobar las interesantes actividades que se llevan a cabo, algunas de ellas en mi gran proyecto para el 2010, Espacio OCTO, pulsando aquí.)

Espero 2010 que me invites a seguir adelante, a quedarme en esa sala del amor y pueda seguir conociendo todos sus instrumentos. Y mucha salud, que tengo muchas cosas que hacer y que contar. También os lo deseo a todos y cada uno de vosotros.

Yo soy tú,

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Soy especial…

13,diciembre 2009

“Originalidad es volver al origen”

Antoni Gaudí 

Me llaman de la garita de seguridad para confirmar si dejan pasar a un señor en una moto amarilla que pregunta por mí. Pensé que se trataba de la visita que esperaba, dije que sí. Aunque la referencia al color de la moto me hizo dudar, quizá sea el cartero. No obstante, salí a recibir a mi visita. Cuando vi la moto entendí que el señor de seguridad hiciera referencia al color, no era para menos. Y, como un mazazo vino a mi mente el color de mi coche.

- Señora, ¿está usted segura?, me preguntaba angustiado el comercial del concesionario. Le aseguro que nunca en los más de 25 años de vida de esta tienda hemos pedido un coche de esta marca en ese color.
– Pues más a mi favor, pensaba yo. ¡Voy a tener un coche especial!

Mi visita baja de la moto, viste impoluto, cazadora, casco… Otra de las mías, ante cualquier nueva actividad, lo primero el atuendo adecuado… Me rio de mi misma, lo que en el exterior se toma como una simpática y cálida bienvenida que yo intento aprovechar para recolocarme. Vaya espejo me acaba de llegar, esta reunión promete, dos seductores frente a frente.

Los que nos sentimos especiales somos grandes seductores. Nos gusta gustar. Solemos tener una personalidad magnética, necesitamos absorber el reconocimiento externo. Todo lo que nos sucede es especial, o lo vivimos y lo contamos como si lo fuera. Por eso siempre intentamos destacar, tanto en lo que hacemos, en lo que nos parece importante  o en lo que, muchas veces de manera inconsciente, nos haga sentir que somos especiales. Encontramos nuestro valor en lo que nos reflejan de nosotros los demás.

Eso de que todos somos iguales, aún no es comprendido por los seductores.  Aunque precisamente aquí esté la clave de nuestro aprendizaje, el paso de seductor a amante. El amante no se cree especial, se sabe igual a los demás y a la vez único e irrepetible. No necesita destacar ni absober, directamente da.

Como el caso Nick Vujicic, al que hemos hecho referencia en más de una ocasión en este blog. Hoy lo he encontrado participando en este delicioso corto, “El Circo de la Mariposa”, realizado con gente especial, seductores y por fin, amantes…

 

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Despertares

29,noviembre 2009

“No puedes vivir en el reino de Dios por mucho tiempo.

No hay restaurantes ni lavabos”

Suzuki Roshi

Los despertares son esos instantes en los que te das cuenta de algo. Pueden suceder en instantes, en cualquier momento. A raíz de una conversación, una simple palabra, en una meditación… en cualquier momento. No son voluntarios, simplemente suceden. Sucede que te das cuenta de algo, sencillamente lo ves, lo entiendes, lo sabes. Son regalos de conocimiento, de conciencia.

Permitidme que os cuente uno de los más importantes que me han sucedido últimamente, mientras meditaba. Aunque fue como un fogonazo, un instante, puedo describirlo un poco más extenso. Estaba en un lugar que no era un lugar, no me limitaba la piel, era ligera… infinita… segura… Alguien me pregunta:

- ¿De nuevo a la tierra?

- Aún no lo sé, contesto, me acaban de llamar.

Inmediatamente hablo con alguien que me explica la oportunidad de venir a la tierra.

- Te cuento, se trata de lo habitual, una madre que no espera tu llegada y no se la tomará muy bien, tiene una serie de problemas que ya irás descubriendo. Sin embargo, aprenderás mucho sobre las emociones, es una gran chantajista y manipuladora emocional por lo que además te pasará inadvertido en cierto sentido la falta de amor. En cuanto al padre, como es lógico está cabreado, es su especialidad, la manera que ha encontrado de expresar su malestar.

- ¡Genial!, contestó yo, estoy deseando ir.

- Un momento, te vas ahora mismo, pero antes me gustaría darte algo muy especial, un despertador. Ya sabemos que desde aquí se ve todo muy fácil. Luego en la tierra todo cambia, a lo mejor te crees todo lo que te pasa… Por si acaso, te voy a programar un tumor, sobre los 40 años, más o menos la mitad de tu viaje. Así, si te duermes y te despistas por lo menos podrás disfrutar con mayor conciencia de la otra mitad…

- ¡¡¡Muchísimas gracias!!! , contesté mientras me iba corriendo…

Creo que no me había reído más en toda mi vida.

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Cuando ronda la muerte…

21,noviembre 2009

“La muerte es el principal agente de cambio de la vida,

retira lo viejo para dejar sitio a lo nuevo.

Si vives cada día como si fuera el último,

algún día tendrás razón”

Steve Jobs

Cuando era pequeña iba a un colegio de monjas, en él había un convento. Cada vez que una de ellas moría, todas las niñas íbamos en procesión a despedirla. Recuerdo que colocaban el féretro en el centro de una gran sala, las vestían con un hábito blanco. En más de una ocasión repetí  visita, me llamaban muchísimo la atención sus caras relajadas, su piel de cera, la sensación de sus cuerpos vacíos, muertos… ¿Dónde estaban ellas?

Más adelante viví la muerte de mis dos abuelos.  Últimamente me he acordado mucho de la de mi abuelo Paulino. Pasó dos años en casa enfermo, tenía cáncer, esperando la muerte. Todas las tardes, después del colegio le visitaba. El me esperaba con mis dulces favoritos. Siempre tenía visita, su tertulia de amigos se había trasladado al salón de su casa. Yo, me sentaba en alguna esquina del salón y simplemente le observaba. Sabía que se iba a morir, aunque mis padres me lo negasen. Hoy, después de casi treinta años, descubro que era aquello que me llamaba la atención y observaba en él, vivía el momento presente, disfrutaba de los pequeños grandes placeres de la vida. Me doy cuenta que fue mi gran aprendizaje para vivir mi circunstancia actual.

Incluso en mi época adolescente volví a tener la oportunidad de convivir de nuevo y muy de cerca con una enferma terminal, una de mis tías en Madrid tenía una enfermedad degenerativa. Allí estaba yo, todos los domingos puntual a mi cita. Me fascinaba su actitud, la interesaba mi vida universitaria, mis líos de adolescentes… la economía, la política, la actualidad. Era una gran lectora y una gran conversadora, sus recomendaciones literarias eran fabulosas. Pero, se iba a morir, ¿era consciente?

Toda esta admiración hacía la muerte se acabo para mí de un plumazo, el día que fui madre.  Empecé a sentir un miedo atroz a morir, a dejar a mis hijos solos… Y, de alguna manera morí. Me alimentaba de mi papel de madre, al resto morí, me dormí. Deje de hacer todo aquello que me gustaba pero podía tener un riesgo…  Todo aquello que pudiera sonar a cambio me producía un enorme rechazo. Estaba más muerta que mi abuelo o mi tía esperando la muerte física y cercana. Había momentos fugaces en los que me daba cuenta, pero mi mente me ayudaba a esquivarlos. Hasta que un día, llegó el despertador en forma de coxis roto, se había acabado el recreo, vuelta a la vida, comienza el despertar…

Ahora, haberme acercado a la posibilidad de mi muerte física me ayuda a aceptar mi muerte a cada instante. Lo que curiosamente me lleva a aprender a sentir la vida. Así, se convierte en una experiencia de gran intensidad, me ayuda a descubrir como quiero vivirla, lo que de verdad me importa. Ya no me preocupa morir y dejar a mis hijos, me ocupa trasmitirles lo que he descubierto, seguir aprendiendo con ellos. Y, se me ocurre que éste sea el secreto de la vida, aprender. ¿En qué cuerpo?: es lo de menos…, ¿en cuanto tiempo?: no importa, el tiempo no existe.

Maru Canales

Aprendiz

Artículos relacionados:

feng shui


Ticket espiritual…

23,octubre 2009

“Las decisiones de Dios son misteriosas,

pero siempre a nuestro favor”

Paolo Coelho

Tickets
 

Actualmente somos muchos los que nos hemos involucrado en el camino espiritual. No sé sabe muy bien cuáles son las razones que hacen que unos empiecen a recorrer este camino y otros no, se trata de una decisión personal, que se toma en nuestra profundidad. Normalmente viene acompañada de algún suceso trágico para nosotros, de insatisfacción generalizada y cada vez más de una simple y gran inquietud.

En cualquier caso el camino ofrece en un principio grandes liberaciones, grandes expectativas. Solemos notar una gran liberación a la vez que empezamos a ampliar nuestra perspectiva, lo que sin duda conlleva inmediatamente una mejora en el bienestar personal. Pero este es un camino que no acaba nunca y, aunque ofrece grandes mejoras, siempre es a través de grandes aceptaciones, que hay que atreverse a mirar y traspasar.

En mi caso personal, tenía la sensación de que esta inquietud de alguna manera había nacido conmigo, siempre tuve una gran curiosidad por entender la vida. Y, si me fijo, veo que en la actualidad el camino espiritual está inmerso en todos los ámbitos, personal y profesional… Sin embargo, me quedó atónita ante los acontecimientos de los últimos días y, me descubro intentando trampear al destino, a la realidad.

Hace seis meses me cambié de casa. Os podéis imaginar la dificultad que podía suponer para mí elegir una casa sabiendo Feng Shui, la casa perfecta no existe… Decidí utilizar mi intuición y aceptar el mensaje, el reto que la vida me ofreciese. La encontré y, efectivamente no sé si la hubiese aceptado sin esta actitud. Pero, otro día hablaremos de mi casa. Hoy solo os quiero comentar un detalle que está directamente relacionado con mi situación actual.

Al llegar a decorar mi habitación me doy cuenta de los retos que me plantea, en una pared el armario empotrado, en otra una ventana. Me quedan dos paredes para colocar la cama. La natural en la que se han dejado enchufes e interruptores de luz, mi dirección de “pérdida” y, los pies de la cama mirando a la puerta. La otra opción, una buena dirección para mí, pero sin lógica en la decoración. Yo, que a veces me paso no sé si de atrevida o de lista, decido dormir en mi dirección de “pérdida” y, me convenzo de que estoy haciendo una prueba, hay que investigar lo que se dice y se escribe… Pues se acabó la investigación, resultado tumor cancerígeno. Por supuesto, he cambiado la posición de mi cama y, curiosamente, la habitación ha quedado más acogedora, ahora no puedo poner mesitas de noche a los lados de la cama (lo cierto es que nunca las usé) pero me ha quedado un rincón libre bastante amplio que he decorado como a mí me gusta, por fin tengo mi rincón de meditación en mi propia casa, algo que siempre quise.

Lo reconozco, ¡como a mí que soy maestra de Feng Shui me va a afectar una orientación!. No, no se trata de que te afecte o no, se trata de un aviso, de un mensaje que no quisiste escuchar. Lo mismo que hice con las consecuencias físicas evidentes que me estaban sucediendo… todas mis amigas diciéndome, yo iría al médico. Pues yo no, porque no estoy enferma, todo forma parte de mi proceso… (yo cuando me pongo soy muy, pero que muy inconsciente).

Como estos, hubo muchos otros mensajes que no escuché, hoy los veo. Una de las grandes características de mi programa es “ocultar”. Aunque funciona en cualquier ámbito, en ese momento lo empezaba a descubrir, ahora veo que era otro mensaje. En este fue claro, si no vas al médico y no te dicen que tienes cáncer, no lo tienes… Es más, fui un par de veces a urgencias y no me vieron nada, por supuesto se lo hice saber a todas mis amigas.

Creí que tenía acumulación de tickets espirituales, como esos que te dan en el súper y vas canjeando por regalos. Estoy estudiando en la Escuela de Desarrollo Transpersonal, en donde nos dedicamos a autodescubrirnos a nosotros mismos como paso previo para guiar a otros en sus procesos, mis resistencias tampoco las vi. Entonces, mi casa me avisa, ya sabe la vida que es una buena manera, me dedico a ello, ni lo huelo. Los últimos libros que he leído, por ejemplo El Silencio, empiezo a leerlo, una chica que medita y tiene cáncer, antes de acabarlo se lo dejo a una amiga, creo que lo necesita más que yo… (mi amiga no tiene cáncer, yo si).

Pero hay más, el médico me habla de su diagnóstico y solo me faltó sacar la cartera y buscar uno de esos tickets… Este no sabe lo que dice, yo, yo que medito, me busco… (jajaja y no me encuentro…). Me receta mil pruebas para la semana siguiente y, yo sigo pensando en mis tickets, va a alucinar cuando vea que no hay nada, comienza mi carrera por todas las técnicas que conozco que me puedan liberar de esta situación…

Llegan los resultados, empiezo a leer el informe y es tal el bofetón que no puedo acabarlo. Maru, no nos queda otra que aceptar. No hay tickets de cambio, pero hay un conocimiento y una experiencia que poner en práctica y que me guiará. Mi cuerpo está hablando, me callo y empiezo a escuchar. Y, de repente sucede, es mucho lo que teníamos que hablar… Gracias a la vida que me da tantas oportunidades y avisos. Ahora veo el camino, he de cambiar el rumbo de mi fuerza (lo burra que puedo ser) y de mi energía hacía donde se ve y se escucha, donde se crece y se sana.

Paradojas de la vida, el camino espiritual es mucho más que un simple ticket, es el viaje completo al despertar.

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


La inteligencia del Amor

11,octubre 2009

“El Amor crea valor al cambiar la percepción.

Y para conocer tienes que elegir amar.”

Jorge Lomar

Desde que tengo uso de razón no paro de oir que el amor es la energía que mueve el mundo. Seguramente lo oía en casa, en el colegio religioso al que asistía… pero claro, una cosa era lo que los adultos decían y otra muy distinta lo que hacían. Ahora también lo oigo muy a menudo en los circulos espirituales, declaraciones de amor con mayúsculas… que no suelen significar más de lo que llamo “rollito amor universal” , palabras muy bien estructuradas carentes de contenido.

Hasta que un día, conocí a alguien que parecía saber de que se trataba. Lo intuí no solo por lo que decía, sino como lo hacía, su ejemplo, su saber estar, su escucha… Entendí que acceder a esta energía era posible y que mejor manera que a través de su propia obra, el libro “La Inteligencia del Amor”, un viaje del temor al Amor.

Ya en las primeras páginas, Jorge Lomar, nos ofrece la llave de entrada a esta energía, a través de la inteligencia. Como él dice inteligencia es la capacidad de ver la verdad y, el amor es la verdad. La capacidad de ver la verdad es comprender profundamente. Es decir, el proceso mental para acceder a la verdad es la comprensión.

Comprender es algo tan sencillo como ponerse en el lugar del otro. Lo que inmediatamente nos amplia la perspectiva. Me recuerda a un juego que me enseñó una amiga, sentados en una mesa alrededor de una taza de café, determinar a qué lado está el asa de la taza… Podremos discutir si el asa está a la izquierda o a la derecha hasta el infinito con la persona que está enfrente, o hasta que se nos ocurra ponernos en su lugar y entender que ella lo está viendo desde su posición. Este pequeño ejercicio es un buen calentamiento para otras cuestiones más importantes que surgen en el día a día.

Os recomiendo este libro y os deseo que sea tan fructífera su lectura como lo ha sido para mí. No es difícil que suceda, conociendo la obra y a su autor. Aprovecho para deciros, que Espacio OCTO tendrá el honor de inaugurar su ciclo de conferencias, clases prácticas y talleres de trabajo con Jorge Lomar. Ha sido profesor mío y, os aseguro que simplemente escucharle es un placer para el alma. (Más detalles sobre la Conferencia pulsando aquí)

También os dejo con un enlace a su página donde, además de conocerle mejor, podreis leer extractos del libro, pulsando aquí.

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Levántate y anda…

3,octubre 2009

“Aprender es vivir”

Krishnamurti

En este blog hablamos constantemente de la importancia de asegurarnos que el entorno nos apoye en nuestra vida cotidiana. Es decir, lo que la técnica de Feng Shui predica. De ahí, que hagamos muchas veces referencia a la importancia de las imágenes como elementos de motivación y apoyo. Pero claro, para elegir una imagen hemos de descubrir primero que es lo que ésta queremos que nos comunique. Para elegir un objeto, que apoyo necesitamos.

Por eso, también en muchas ocasiones publicamos artículos que intentan ayudarnos a descubrir aquello que anhelamos o incluso fórmulas para conseguirlo. Porque una imagen vale más que mil palabras y una acción, más que mil imágenes…

¿Quien ha dicho que si necesitamos apoyarnos en cualquier elemento del entorno para levantarnos  no lo hagamos? Sólo hay que asegurarse que esté a nuestra disposición.

Nick es un ejemplo del coraje de vivir y además un maestro en la utilización del entorno a su favor, pudimos verlo en otro artículo al que se accede pulsando aquí.

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Feng Shui en “mi” empresa

19,septiembre 2009

Hace unos meses os comentaba como había nacido mi nuevo proyecto “Espacio OCTO”, hoy me gustaría presentaros el resultado tras la aplicación de la técnica de Feng Shui.

Espacio OCTO

Este es el logo y la estrategía de la empresa: crear escenarios para el bienestar. A lo largo de mi experiencia, personal y profesional acompañando a otros, he descubierto la importancia del escenario en la vida.

Al igual que cuando contemplamos una obra de arte hay aspectos tangibles (el lienzo, las medidas, los colores…) existen también aspectos intangibles que son los que realmente aportan el valor a la obra. Pero ambos son imprescindibles.

En nuestros espacios sucede lo mismo. Los aspectos tangibles hacen referncia a la localización, el estilo, la disposición o la distribución… Sin embargo, los aspectos intangibles se refieren al ambiente que podemos evocar en ellos.

Así, ha surgido el Espacio OCTO, con la finalidad de hacer posible escenarios que nos motiven al proceso de “darnos cuenta”. Es la adquisición de mayores niveles de conciencia la mejor inversión que podemos hacer para conseguir un mayor nivel de bienestar personal.

  

Bienvenida al Espacio OCTO

Bienvenida Espacio OCTO

En este rincón nos da la bienvenida un pequeño jardín de piedra que nos sugiere las dos fuerzas fundamentales del Universo. La base de pequeñas piedras simboliza el agua en este tipo de jardines, al fondo surge una piedra montaña (conocida en oriente como “Suiseki”).

El agua representa las características del yin (vacía, líquida, húmeda, fría, misteriosa, sensitiva, receptiva…). La piedra montaña representa las características del yang (dura, sólida, resistente, seca, caliente, poderosa, penetrante…). La dualidad, nuestro principal instrumento de trabajo en la tierra:

“Sólo hay un bien: el conocimiento. Sólo hay un mal: la ignorancia.” Sócrates

  

El jardín del Espacio OCTO

Exterior Espacio OCTO

El jardín constituye las vistas de todo el Espacio, siendo una exstensión que amplia el interior, en donde también hemos creado rincones de encuentro y trabajo. Ya sabemos que la belleza influye en nuestras relaciones, las personas con un alcance estético amplio tienen una mayor capacidad para entender a los demás, tienden más a la empatía. Objetivos prioritarios para todos los que trabajamos en OCTO.

Para aquellos que os gusta la aplicación de la técnica, el edificio que se ve al fondo está situado al Noreste, donde se representan los Nuevos Proyectos, ¡¡vaya representación!!

 

El porche del Espacio OCTO

Porche Espacio OCTO

Hay retos a los que no me resisto, averiguar probando una receta de un plato que me ha gustado en un restaurante, conseguir que una planta no autóctona florezca (como estas hortensias en Madrid típicas en mi tierruca) y conseguir todos los rincones preferidos posibles en un mismo lugar (este es mágico, ¿os imaginais una sesión de coaching aquí…?).

 

Detalle de la Entrada

Marina Entrada

Me gusta el mar como metáfora de la vida… cuando permanecemos en la orilla las olas nos perturban… cuando nos adentramos alcanzamos la paz… Como las circunstancias de la vida, cuando permanecemos en la orilla nos preocupan, cuando profundizamos, nos ocupan y podemos resolverlas… Este es el mensaje que esta marina de Carmen Diez se encarga de anunciar a todos los que llegan a Espacio OCTO.

Para aquellos que os gustan los detalles técnicos de Feng Shui, he pintado un gran marco rojo en la pared, para incluir el elemento fuego. Se trata de la orientación Sur, propia del elemento fuego pero para ensalzar la energía de las estrellas voladoras necesitaba agua. Agua y fuego es una combinación que me fascina, el fuego calienta el agua transformándola en vapor, una energía capaz de crear movimiento. Veréis otras marinas de la misma colección con marcos en la pared de otros colores, es un truco que me gusta aplicar para ensalzar o incorporar elementos.

 

Sala de Juntas

Sala de Juntas
La pared principal de la Sala de Reuniones (pintada de negro) se ve desde muchos de los ángulos del Espacio. Por su orientación, en ella se representa nuestro compromiso con los clientes, hemos elegido una frase de William Shakespeare para que el mensaje sea claro y directo, además engloba a la perfección nuestro compromiso:

“Sabemos lo que somos pero no lo que podemos llegar a ser…”

En este lugar es donde nos reunimos para decidir nuestras acciones, empleados y colaboradores creemos que todo es posible y, otra marina de Carmen Diez nos lo recuerda:

Nuestros límites son como la línea del horizonte en el mar, cada vez que intentamos acercarnos a ella… se aleja. ¡¡Cada vez que superamos un límite, surgen nuevos retos que alcanzar!!

También es el lugar en el que viven los peces de OCTO, nuestro estado de animo es importante, nuestro acuario nos ayuda:

“La visión de la naturaleza eleva los niveles de las sensaciones positivas, agrado, calma y mejora el humor; y reduce las emociones negativas tales como miedo, cólera y tristeza.”

En el centro de la mesa un ikebana, otro de mis hobbies. Se trata de una vasija japonesa para las flores, normalmente se coloca una que nos recuerda la atención por los detalles.

 

Salón de Actividades

Salón Espacio OCTO (2)

El Salón de Actividades es un espacio amplio y diáfano, de esta forma podemos adecuarlo a las necesidades del grupo. Unas veces, como escuela se llenará de mesas y sillas, en las conferencias colocamos asientos, en sesiones de meditación futones…

La visión de la naturaleza es la protagonista, acompañada de numerosas orquideas que reflejan la belleza de forma extraordinaria. En las paredes dos objetos decorativos, una escultura y una obra de arte abstracto.

“Contemplando la naturaleza, en tan solo cinco minutos, se producen cambios psicológicos, emocionales y fisiológicos…”

La escultura nos habla del alfa y el omega, del equilibrio y nos recuerda que la belleza puede estar en cualquier variedad de madera… El cuadro “Conciencia Colectiva” de Takeshi Motomiya emana paz.

 

Sala de Relajación

Sala de relajación

Esta Sala, aunque también da al jardín, necesita de privacidad. Por ello, hemos colocado un panel que cubre toda una pared. Las investigaciones clínicas han demostrado que la visión de la naturaleza puede producir una mejora significativa en la presión arterial, en el ritmo y actividad del corazón, la tensión del músculo y la actividad eléctrica del cerebro. Cuestiones muy importantes para emprender un viaje a nuestro interior y autodescubrirnos con la liberalización que ello supone.

Este es otro de los rincones en el que hacemos sesiones de Coaching Aspiracional y Coaching Corporal (autoconocimiento a través del cuerpo).

 

Mi despacho

Despacho Feng Shui

¿Quien dudaría que iba a faltar el mar…?

En el centro de la librería podeis ver mi Lou Pan, mi instrumento de trabajo. Se trata de una brújula especial para la práctica profesional de Feng Shui. Es tan bonita, que aunque la uso a diario, cuando llego al despacho la coloco como una obra de arte… No es la única que tengo.

Lou Pan Maru

Se trata de un Lou Pan antiguo, es la brújula que utilizamos los Maestros de Feng Shui. Me la regalaron Rafa y Maria, la encontraron en un anticuario de Madrid. ¿Cómo pudo llegar hasta aquí…? Esta es una auténtica obra de arte, funciona y está en chino…

 

Espacio OCTO ya ha abierto sus puertas y está a vuestra disposición. Hemos creado un blog en el que iremos informando de todas nuestras actividades, os invito a visitarlo, pulsando aquí

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la empresa”

Artículos relacionados:

feng shui


Coraje

13,septiembre 2009

“Nuestro temor más profundo no es que seamos insuficientes,

es que somos poderosos más allá de la medida”

Jessica Cox

 

Superar el miedo

Esta joven que aparece en la fotografía se llama Jessica Cox, nació sin brazos. Pero nada la ha impedido luchar por superarse a si misma. A sus 25 años ya ha conseguido varios de sus sueños, es licenciada en Psicología, cinturón negro de taekwondo y piloto de aviones ligeros… Pero sobre todo supera su miedo a conseguir lo que se propone, a descubrir que todo es posible.

Me identifico con las declaraciones de Jessica porque, en mi búsqueda personal de la superación del miedo, he descubierto que tengo más miedo a conseguir mis anhelos que a no hacerlo.

Ir alcanzando mis sueños me ha demostrado algunas de mis capacidades y además ha roto muchas de mis limitaciones, aquellas que me hacían sentir segura. Entonces creía que la seguridad estaba en no tener que cambiar nada, aunque la tristeza de este esfuerzo me superó. La ruptura de límites ha echado por tierra muchas de mis excusas, enfrentándome a mi propia responsabilidad. Todo un cambio de paradigma de la cultura victimista en la que nos hemos educado. Sin embargo, merece la pena.

Saberse responsable de todo lo que le sucede a uno mismo es el paso imprescindible para poder cambiar las situaciones, aportandonos seguridad. Y, puestos a cambiar, es probable que tengamos la opción de mejorarlas.

Y tú, ¿has descubierto tus excusas?, ¿qué te hace falta para conseguir tus sueños?

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Divorcio e hijos

6,septiembre 2009

“Hay miles de estudios que demuestran que

la atmósfera de infelicidad dentro de la familia

 es más nociva para los niños que una ruptura franca,

que les enseña, por lo menos,

que el hombre es capaz de poner fin  a una situación intolerable

por medio de una decisión valiente”

El Arte de Amar, Erich Fromm

Divorcio- hijos

- Estoy realmente preocupada por ti, ¿estás segura que la única solución es el divorcio?

- Se trata de una decisión muy meditada. Las estadisticas dicen que tardamos una media de siete años en divorciarnos, desde que lo empezamos a pensar hasta que lo ejecutamos. Te aseguro que yo estoy por encima de la media.

- Bueno, pero es una decisión muy importante, se trata de romper una familia…

- Perdona, no te entiendo.

- Dejareis de vivir juntos, los niños tendrán que compartir diferentes casas…

- Si pensara que la familia es compartir un espacio físico, estaría de acuerdo contigo. Pero, creo que la familia trata de muchas otras cuestiones, mucho más importantes y profundas que compartir casa. Por ejemplo, el ambiente que se respira en el hogar. Por otro lado, vivimos en un cambio constante, creo que el gran reto de los padres en la actualidad es enseñar a nuestros hijos a enfrentarse a dichos cambios. Los modelos de una vida una empresa o una vida una pareja no parece que sean probables en su experiencia. 

- Pero tus hijos son tan pequeños…

- Hace algún tiempo pensaba que no debería divorciarme hasta que mis hijos fueran mayores. Entonces me dí cuenta que mi manera de actuar en la vida, mi ejemplo, era mi verdadera enseñanaza. Aprendemos a amar en casa, lo que me enfrentaba a mi responsabilidad, tenía que dicidir que quería trasmitirles. Y, ví las siguientes opciones:

  • Cuando tomes una decisión en la vida, aguanta hasta el final. Aunque un día descubras que fue equivocada o simplemente llegue el día en que deje de ser adecuada para ti. La vida no permite un margen de error.
  • Cuando nos equivocamos o simplemente las situaciones dejan de ser las adecuadas, siempre podemos cambiar. Cuando nuestro matrimonio deja de funcionar hay solución, solo depende de nosotros llevarla a cabo. 

- Nunca lo había visto así… Me estoy dando cuenta que incluso los hijos pueden ser una gran excusa para no tomar las riendas de nuestra vida, en lo referente a los problemas de pareja…

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Valoraciones

23,agosto 2009

“Lo importante es la acción, no es el resultado de la acción.

Debes hacer lo correcto, tal vez no esté dentro de tu capacidad,

tal vez no esté dentro de tu tiempo que haya algún resultado.”

Gandhi

fama y reconocimiento

Si nosotros no somos capaces de valorar nuestras acciones, buscamos el reconocimiento en los demás. Cuando así lo hacemos, implícitamente estamos reconociendo el valor de la opinión de otros, que quizá tampoco sepan reconocerse a sí mismos, por lo que difícilmente podrán valorarnos a nosotros.

Me recuerda a la historia de la Madre Teresa. Estaba tan convencida de lo que quería hacer y de cómo hacerlo, que se enfrentó a su congragación, que no sólo no reconocía su labor, sino que no la aprobaba e intentó en más de una ocasión frenarla enfrentándola a Roma. Fue su convencimiento personal, el valor que ella supo dar a sus acciones, lo que la llevó a conseguir que no sólo no la excomulgaran, sino que finalmente la permitieran crear una nueva congregación.

El reconocimiento social y la fama vinieron después, como consecuencia de su labor, aunque esto no fuera importante para ella porque sabía que no cambiaba en absoluto su valor, su entrega. Entonces parece que lo importante es el valor que nosotros damos a nuestras acciones: ¿cómo queremos actuar? 

Feng Shui en la empresa

Maru Canales

Artículos relacionados:

libro feng shui
conferencias feng shui

feng shui


Tomando café…

2,agosto 2009

“Ama al prójimo,

como a ti mismo”

Jesús de Nazaret

 cafe

Siempre había valorado levantarse por la mañana tras el olor del café recién hecho. En realidad, lo que más la gustaba es que alguien se hubiera ocupado de hacer el café. O mejor dicho, no tener que esperar a que este se hiciera y, así poder disfrutar enseguida del primer placer  del día.

Hoy nadie hizo café para ella. Sintió una terrible desgana ante la evidencia de tener que  preparárselo. Estaba saliendo de la cocina cuando un pensamiento  la hizo volver.  ¿Te vas a privar a ti misma del placer de una taza de café porque lo tengas que hacer tú? ¿Cuántos cafés has preparado para otros sin sentir esta desgana?

Ya con su taza de café en la mano, disfrutando su olor,  su gusto, su calor… quiso descubrir por qué sentía esa desgana a hacer cosas para ella misma. ¿Cómo era posible que no la sintiese cuando lo hacía para alguien? Era madre, esposa y profesional, estaba muy acostumbrada a hacer cosas para otros, pero no para ella. ¿Por qué?

Es cierto que  cuando los demás la  agradecen lo que hace se siente bien,  le gusta ser reconocida. Cuando no es así, se enfada,  se siente una víctima de la situación. Entonces, ¿lo que busco en realidad es la aprobación de los demás? Esto la sonó a algo que había leído hace unos días, como de niños aprendemos el papel del complaciente, si hago las cosas bien me quieren… , si demuestro mi capacidad de sacrificio me convertiré en una buena madre, esposa y profesional.  Y, oyó el eco de su madre en la cabeza, ¡yo que siempre me sacrifiqué por vosotros…!

Sorbo a sorbo, aquel café siguió inspirándola en el análisis de su actitud. Cuando era pequeña buscaba un beso, una caricia, un abrazo… Sin embargo,  aprendió a contentarse con un ¡qué buena eres, qué bien lo haces! Ella hubiera cambiado un buen café por un beso cariñoso, su plato preferido por un abrazo… ¿Mis hijos, mi marido, mis amigos, mis clientes… se sentirán igual?, ¿quizá me he centrado en el  “buen hacer” para escudarme y no tener que demostrar mis sentimientos?

¡Qué sutiles podemos llegar a ser!, una sonrisa triste invadió su cara. Me creía “Doña Sacrificada” y resulta que soy “Doña Exigencias”, culpando a los demás de mis carencias emocionales, obligándoles a un reconocimiento por mi obsesión de hacer, por mi obsesión de dar, eso si, a cambio de un reconocimiento. ¡Si ni yo misma valoro hacer café para mí, ¿por qué lo han de valorar los demás, por qué les exigo que lo hagan…? !

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


El progreso

19,julio 2009

“Existen tres tipos de personas:

las que miran las cosas que pasan

las que se preguntan que pasó

 las que hacen que las cosas sucedan.”

Nicholas M. Butler

progresar

La clave del progreso está en el cambio que obligatoriamente implica acción, la cual solo se puede impulsar desde dentro. Aquí radica la verdadera libertad, solo podemos actuar si nosotros así lo deseamos, los demás podrán incitarnos o motivarnos a pulsar la llave de encendido, pero el único que puede pulsarla es uno mismo. Cuando decidimos actuar nosotros, lo hacemos a nuestra manera. Cuando esperamos a que la vida solucione nuestra situación, lo hace a su manera y no suele coincidir con la forma que más nos hubiera gustado.

Así, el Feng Shui, como supongo que el resto de las técnicas o ciencias que decidamos utilizar no hacen nada por nosotros que no hagamos nosotros primero.  Son guías o instrumentos que pueden proporcionarnos otra perspectiva de nuestra situación, ayudándonos de esta manera a comprenderla y, a partir de ahí, podremos resolverla más fácilmente. Es como si estuviésemos perdidos en el centro de un bosque y alguien o algo nos elevara por encima del mismo para que pudiéramos ver la totalidad del bosque, ahora ya sabríamos cual es la salida, la hemos visto. Pero para salir, el que tiene que dar los pasos es el que está dentro del bosque.

… La única clave es la acción.

Feng Shui en la empresa

Maru Canales

Artículos relacionados:

libro feng shui
conferencias feng shui

feng shui


Me “han” despedido

12,julio 2009

ejecutivaDespedirse de un trabajo me recuerda a cuando “me suspendían” algún examen, yo nunca lo hacía… Siempre había un profesor dispuesto a hacerlo por mí. En el trabajo no fue diferente, sino había un jefe dispuesto a cargar con la responsabilidad, había una situación económica complicada, una reestructuración de plantilla, un embarazo… cualquier excusa es válida para despedirse y que parezca que lo hacen otros por mí. 

Ya dice la sabiduría popular que “siempre se mata al mensajero”. Es decir, utilizamos al mensajero de nuestro propósito como verdugo, así podemos colocarnos cómodamente en el lado de las víctimas. Sin embargo, el papel de víctima a mí nunca me ha dado resultado, no me ha aportado nada aparte de sufrimiento.

Aceptar la responsabilidad de todo lo que me sucede si me ha dado buenos resultados. Aceptar que me “he despedido” y descubrir para qué ha sucedido es lo que realmente me ha ayudado en el desarrollo de mi profesión. Mi primer trabajo “serio” fue en una multinacional, American Express. Todo iba bien hasta que decidí compaginarlo con unos estudios de postgrado. Entonces, mi jefe me advirtió su disconformidad amenazándome con consecuencias desagradables. Supongo que mi inconsciente me explicaría que mi finalidad en la vida no estaba encorsetada a una empresa concreta. Por supuesto, realicé mis estudios y no me renovaron el contrato. Recuerdo que la sensación no fue agradable, sentía que había sido despedida y me invadió cierto sentimiento de fracaso (quizá orgullo herido) unido a un vacío de futuro.

Las dudas se despejaron rápidamente al encontrar un nuevo trabajo, en DHL, del que años más tarde también volvería a sentirme despedida. En esta ocasión me quedé embarazada y no hacía falta más que echar un vistazo alrededor (al caso de otras compañeras) para saber lo que me jugaba. Supongo que de nuevo, mis objetivos en la vida volvían a entrar en contradicción con el mercado laboral. Aunque me enfadó muchísimo la situación, con el tiempo he entendido las oportunidades que me brindó, entre ellas poder dedicarme y disfrutar de mi bebé una buena temporada.

Es cierto que mi experiencia se desarrolla en la juventud, momento en el que todavía no solemos estar tan apegados a las cosas, es decir, nuestra cuenta de gastos no es tan extensa como en la madurez cuando además tenemos hijos a nuestro cargo. Aunque por otro lado, era un momento en el que la carrera profesional era uno de los aspectos a los que más importancia daba. En todo caso, mis despidos han sido una gran enseñanza para el momento actual en mi papel de empresaria.

Ahora ya no tengo un jefe al que poder echarle la culpa de mis resultados. Bueno, me queda la situación económica actual (aunque ya ni yo misma me crea mis excusas). Lo que si he aprendido es que cuando la vida me para de alguna manera me está invitando a mirar hacia dentro, a bucear en mí. Y, siempre que lo he hecho me ha dado buenos resultados, descubriendo nuevas oportunidades. De hecho, mi dedicación a la consultoría de Feng Shui nace durante la recuperación de mi cóccix roto.

Hace unos días, haciendo un proyecto de Feng Shui en una casa, me di un golpe en la cabeza con un techo aguardillado, perdí el equilibrio y caí. Para no rodar por toda la escalera, solté la brújula, que rodó por mí. El resultado ha sido un hueso (nada grave) y mi brújula rota. Podría pensar que la casa en la que estaba tenía su “aquel”, pero no me aportaría nada porque la que se cayó fui yo. Por eso, prefiero mirar hacia dentro y replantearme de nuevo todo, cuestiones que no se me habrían ocurrido días atrás. Después del desconcierto inicial, poco a poco, voy vislumbrando nuevas oportunidades que tampoco había visto hasta ahora.

Escribiendo este artículo, me acabo de dar cuenta que estoy haciendo lo que he representado en la aspiración de la carrera profesional en mi despacho, a través de una marina que para mí significa “sabemos lo que somos pero no lo que podemos llegar a ser… “. ¡Qué burra puedo ser!, lo tenía delante de mis narices y he tenido que romperme un hueso y la brújula para darme cuenta… La verdad es que entiendo a mi inconsciente, a veces, o me da un golpe y me inmoviliza o no me entero…  

Maru Canales

Autora del libro, “Feng Shui en la empresa”

Artículos relacionados:

feng shui


Entre hacer y ser…

28,junio 2009

En la película “Cómo cocinar tu vida”,  Edward Brown, cuenta su experiencia:   

”Cuando era joven quería ser famoso, amado e incluso venerado.

Me hice cocinero y a la gente parecía gustarle especialmente mi comida. Sin embargo, este aprecio no se transfería a mi persona. Decían que era arrogante, mandón, malhumorado y sabelotodo.

Aunque me llevó un tiempo, llegó el momento en que pude reconocer que necesitaba reflexionar sobre mi forma de trabajar y mi manera de ser.

A lo largo de los años, cuando preguntaba a otros cocineros cual era la parte más difícil de su trabajo, casi invariablemente respondían:

- La gente, tener que trabajar con otras personas, tener que trabajar contigo mismo. La comida se cuida sola…”

Esta reflexión me ha recordado la cantidad de veces que he buscado mis propios valores en el exterior. Ocasiones en las que he creído que el “hacer” podría suplir el “ser”. Quizá se trate de la fórmula del complaciente que aprendí en la infancia, “comete toda la cena como una buena niña”, “no molestes, se buena”. Y, ahora me pregunto si mi bondad tendría algo que ver con no molestar en un momento dado al adulto de turno, al mismo que también me explicaba “que quien bien te quiere, te hará llorar…”

Se me ocurre que quizá la solución esté en ser yo misma, en hacer las cosas como las siento. No dudo que la comida de Edward fuera buena, pero estoy segura que cuando aprendió a cocinar sin malhumor fue mucho mejor. Ya sabemos que lo creado es de la misma energía del creador.

En definitiva, trabajar por ser como quiero ser reconocida. El reconocimiento de los demás vendrá después, será una consecuencia, que en todo caso, siempre estará sujeta a la interpretación del otro.

Maru Canales

Autora del libro, “Feng Shui en la empresa”

Artículos relacionados:

feng shui


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 52 seguidores