Primeras impresiones

14,noviembre 2009

“Para cambiar un cuadro de sitio,

primero hay que verlo”

Dicen que la primera impresión es la que cuenta. Yo creo que no, una cosa es la intuición y otra la impresión. Que duda cabe que para mirar algo primero hay que verlo, “darse cuenta”.

El acto de mirar es muy parecido al acto de escuchar, dejamos que aquello observado nos hable, se manifieste en toda su extensión. Si no escuchamos, nos podemos perder su mensaje…

Como siempre, nosotros somos libres de decidir a qué nivel de profundidad vivir, quedarnos en la superficie de las cosas, las primeras impresiones o pasar a lo esencial.

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Cómo nos comunicamos…

26,septiembre 2009

La raza humana, lejos de extinguirse, cada día es más numerosa en el Planeta Tierra. Aún tratándose de una raza eminentemente social, el sentimiento de soledad del ser humano aumenta. Hemos vivido la mayor revolución tecnológica en las comunicaciones. Sin embargo, cada vez nos resulta más difícil comunicarnos…

Quizá nos hemos acostumbrado a utilizar algún tipo de instrumento (teléfono, ordenador…) tras el cual escudarnos y evitar así la comunicación cara a cara, en la distancia corta. Teniendo en cuenta que lo más importante en comunicación es lo que no se dice, parece que nos perdemos lo más interesante.

He encontrado este video que refleja muy bien y con mucho sentido del humor nuestras carencias actuales:

Desde el punto de vista de Feng Shui me ha llamado la atención la casa del protagonista, las paredes vacías, ni un cuadro, ni una imagen. No hay comunicación con el entorno inmediato, quizá por ello tampoco con las personas cercanas. Es curioso, cuando empieza la relación y según ésta se va desarrollando cómo el protagonista toma partido en la decoración de su casa, aunque sea en la nevera… Y, así se refuerza en su anhelo de establecer mayor contacto con la chica, aunque sea de manera inconsciente.

Pero, en este caso, el orden de factores si altera el producto. Al revés funcionaría aún más. La diferencia radica en que lo haríamos de una forma consciente, lo cual es doblemente poderoso. Podemos reforzar nuestros anhelos y motivarnos en el camino a conseguirlos a través de mensajes en el espacio que habitamos.

En ambos casos, aparecerán nuestros retos a superar. Todo anhelo suele llegar acompañado de uno o varios retos. Descubrirlos y reflejarlos en el entorno también ayuda a superarlos. ¿Por qué nos dará tanto miedo acercarnos a alguien? ¿Y si me rechaza…? ¿Y, si no me acerco que dejo de vivir, qué experiencia me perderé…?

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Coraje

13,septiembre 2009

“Nuestro temor más profundo no es que seamos insuficientes,

es que somos poderosos más allá de la medida”

Jessica Cox

 

Superar el miedo

Esta joven que aparece en la fotografía se llama Jessica Cox, nació sin brazos. Pero nada la ha impedido luchar por superarse a si misma. A sus 25 años ya ha conseguido varios de sus sueños, es licenciada en Psicología, cinturón negro de taekwondo y piloto de aviones ligeros… Pero sobre todo supera su miedo a conseguir lo que se propone, a descubrir que todo es posible.

Me identifico con las declaraciones de Jessica porque, en mi búsqueda personal de la superación del miedo, he descubierto que tengo más miedo a conseguir mis anhelos que a no hacerlo.

Ir alcanzando mis sueños me ha demostrado algunas de mis capacidades y además ha roto muchas de mis limitaciones, aquellas que me hacían sentir segura. Entonces creía que la seguridad estaba en no tener que cambiar nada, aunque la tristeza de este esfuerzo me superó. La ruptura de límites ha echado por tierra muchas de mis excusas, enfrentándome a mi propia responsabilidad. Todo un cambio de paradigma de la cultura victimista en la que nos hemos educado. Sin embargo, merece la pena.

Saberse responsable de todo lo que le sucede a uno mismo es el paso imprescindible para poder cambiar las situaciones, aportandonos seguridad. Y, puestos a cambiar, es probable que tengamos la opción de mejorarlas.

Y tú, ¿has descubierto tus excusas?, ¿qué te hace falta para conseguir tus sueños?

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Valoraciones

23,agosto 2009

“Lo importante es la acción, no es el resultado de la acción.

Debes hacer lo correcto, tal vez no esté dentro de tu capacidad,

tal vez no esté dentro de tu tiempo que haya algún resultado.”

Gandhi

fama y reconocimiento

Si nosotros no somos capaces de valorar nuestras acciones, buscamos el reconocimiento en los demás. Cuando así lo hacemos, implícitamente estamos reconociendo el valor de la opinión de otros, que quizá tampoco sepan reconocerse a sí mismos, por lo que difícilmente podrán valorarnos a nosotros.

Me recuerda a la historia de la Madre Teresa. Estaba tan convencida de lo que quería hacer y de cómo hacerlo, que se enfrentó a su congragación, que no sólo no reconocía su labor, sino que no la aprobaba e intentó en más de una ocasión frenarla enfrentándola a Roma. Fue su convencimiento personal, el valor que ella supo dar a sus acciones, lo que la llevó a conseguir que no sólo no la excomulgaran, sino que finalmente la permitieran crear una nueva congregación.

El reconocimiento social y la fama vinieron después, como consecuencia de su labor, aunque esto no fuera importante para ella porque sabía que no cambiaba en absoluto su valor, su entrega. Entonces parece que lo importante es el valor que nosotros damos a nuestras acciones: ¿cómo queremos actuar? 

Feng Shui en la empresa

Maru Canales

Artículos relacionados:

libro feng shui
conferencias feng shui

feng shui


Nuestro cuerpo

26,julio 2009

“El cuerpo se crea como es mirado.

Primero, responde a la mirada familiar y después a la mirada social.”

Alejandro Jodorowsky

cuerpos

Esta afirmación de Alejandro nos invita a creer que hay un cuerpo ideal en cada uno de nosotros, que modificamos en función de lo que percibimos de nosotros, a través del otro. Entonces, tiene mucho sentido pensar que podemos modificar nuestro cuerpo a partir de lo que realmente somos, según lo vamos descubriendo.

[…] Hay otra serie de factores que inciden en nuestra salud y, que en términos Feng Shui identificaríamos como el resto de las aspiraciones: cuando nuestra situación económica es favorable, nos va bien en el trabajo, en las  relaciones con los compañeros, jefes, familia y amistades nos es más fácil mantener una actitud positiva y, por ello, solemos tener menos problemas de salud. En el fondo, estamos hablando de la parte psicosomática que parece incidir directamente en la curación o mejora de algunas enfermedades.

Feng Shui en la empresa

Maru Canales

Artículos relacionados:

libro feng shui
conferencias feng shui

feng shui


La crisis ninja

21,junio 2009

“Una crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir

y lo nuevo no acaba de nacer”

Bertolt Brecht

Todo en el universo es energía y la energía se materializa. Así conceptos que pueden parecer tan abstractos e intangibles como los valores, son energías que se materializan. Por ejemplo, cuando un número de personas colocadas en los lugares oportunos en tiempos de globalización y cuyos valores simplemente se basan en la consecución del lucro a costa de los demás, se materializa, y así hemos llegado a una crisis económica mundial. Teniendo en cuenta que lo creado es de la misma energía que el creador y que además el ladrón se cree que todos son de su condición, llegamos a esta crisis de desconfianza actual.

Dice Leopoldo Abadía, autor del libro, “La crisis ninja”, que él no entiende de economía, seguro que esta es la razón por la que lo explica tan bien, vamos, para que se entienda. Como podréis comprobar en el siguiente video: 

Pero, una vez descubiertas las causas y el origen de esta crisis, vayamos a lo interesante, las posibles salidas. Y, Leopoldo Abadía también habla de la responsabilidad individual. No me extraña, teniendo en cuenta que lo social no es más que la suma de lo individual. 

Los lectores habituales de este blog sabéis que llevo tiempo intentando descubrir y entender como funciona esta energía. Hasta hoy, me he dado cuenta que nuestra relación con el dinero no es muy diferente a nuestra forma de actuar ante otras cuestiones de la vida. De ahí, que nuestra inversión en auto descubrir como funcionamos o nos relacionamos con la vida sea de gran rentabilidad, no solo económica. 

Entendiendo que cada cual es un canal, todos tenemos la capacidad de posibilitar (o no) el flujo  de esta energía. He descubierto y experimentado con buenos resultados las siguientes cuestiones:

Aprender a recibir,

Nadie nace con dinero. Puede ser que nazcamos en una familia de dinero, pero hasta en ese caso tendremos que recibirlo. Para ello, hay que trabajarse la generalizada “conciencia de escasez”. Esta se refiere a “me acomodo” a las circunstancias, si tengo dinero me lo gasto y si no lo tengo  me quedo en casa. La solución no es gastar siempre, sino descubrir lo que queremos para pedírselo a la vida y obtenerlo.

Aquí podemos encontrar la gran piedra que nos obstaculiza el camino, en qué cambiaría nuestra vida si tuviéramos dinero. En esta respuesta suelen estar encerradas nuestras resistencias personales a la obtención de dinero.

Aprender a dar,

Para poder disfrutar de las cosas que cuestan dinero, primero tengo que tenerlo. Una vez en mis manos, saber como quiero contribuir, como me lo quiero gastar, tanto en mi, como quizá en los demás. Estamos hablando desde el punto de vista del flujo de energía, en este sentido se me ocurre que apalancar el dinero es cortar la fluidez necesaria. Ya hemos visto en otras cuestiones que “soltar” es esencial (una crisis aparece cuando lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer…).

Entonces, enfoquémonos en como gastar o invertir el dinero. Recordemos que lo creado es de la misma energía que el creador. Siguiendo con el ejemplo de esta crisis, no es lo mismo comprar un piso, para venderlo con una gran plusvalía dentro de unos años, contribuyendo al incremento de los precios de la vivienda (por cierto, un bien esencial). Que invertir en el tejido empresarial de la sociedad aportando nuestro grano de arena en la generación de riqueza. Y, esta decisión, que depende de nuestros valores, solo puede ser tomada de manera individual.

Empiezo a sospechar que aquellos primeros Maestros que elaboraron la técnica de Feng Shui descubrieron el sentido del humor de la vida. No deja de ser curioso que los objetos más representativos en la generación de riqueza sean una fuente de agua o una planta, ambas necesitan de la entrada de agua para poder subsistir. Para ayudarnos a descubrir nuestros retos en ambas cuestiones y conseguir que el entorno nos apoye a superarlos practicando Feng Shui, os facilito el enlace a los artículos escritos sobre este asunto, pulsando aquí. 

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la empresa”

Artículos relacionados:

feng shui


Dinero, una energía

25,enero 2009

“Si el dinero no te da felicidad, devuélvelo”

Jules Renard

euros1

El dinero como todo lo material es un símbolo de una energía sagrada, responde a un propósito más elevado. 

Nosotros hemos creado el dinero y, éste está respaldado por las riquezas de la madre tierra: petróleo, oro, piedras preciosas…, el dinero es por tanto una energía nutriente. 

Debemos aceptar el dinero puesto que forma parte de la sociedad en que vivimos y nosotros hemos decidido formar parte de ella. 

Si necesitamos el dinero para vivir, para nutrirnos, para experimentar placer y comodidad, debemos honrarlo: 

  • Honrar su presencia y los medios que nos proporciona para adquirir lo que queremos. 
  • Liberarnos del apego porque el apego es lo que hace que lo temamos y lo rechacemos o que nos obsesione y siempre queramos más temiendo que se acabe; tener libertad económica, es decir, no depender de la cantidad que llegue a nosotros ni de la forma en que llegue. 
  • Asegurarnos nuestra conexión con la tierra, la energía nutriente, ¿sentimos nuestros pies bien anclados en la tierra? ¿Confiamos en nuestra fuente de abastecimiento? Entonces, podemos elegir experimentar el amor y la confianza a través del dinero. 

El dinero también es una herramienta de trabajo personal, analizando nuestra relación con el dinero y nuestras reacciones podemos saber si nos valoramos, si nos creemos merecedores, si aceptamos apoyos, si confiamos y tenemos seguridad en el proceso de la vida y en nuestra capacidad creativa. 

Si le damos el poder al dinero creeremos que se acaba, que cuesta ganarlo, que nunca hay suficiente y dejaremos de vivir nuestros sueños, culpando al dinero tras el que corremos sin descanso. 

Si nos da miedo tener poder nos negaremos la entrada de dinero, derrocharemos o nos veremos sumergidos en deudas, necesitando de los demás, reclamando inconscientemente atención, cuidados, buscando que otros nos amen y nos nutran. 

Cuando recuperamos el poder personal vemos el dinero en su valor real, no como algo limitante, sino como una energía, una herramienta necesaria y  la usamos creativamente, sabiendo que el valor está en nosotros que somos los artífices de aceptar y crear abundancia. 

A través del dinero experimentamos el amor personal y colectivo, la ley de dar y recibir siempre presente: para poder recibir dependemos de que haya alguien dispuesto a dar aquello que necesitamos y para dar, dependemos de que haya alguien dispuesto a recibir precisamente lo que tenemos. 

Gracias al dinero hemos conseguido que el trueque o intercambio sea más cómodo y rápido, pero somos interdependientes. 

Con el dinero que generamos individualmente nos abastecemos nosotros, a nuestras familias y a la sociedad: hay una parte destinada al grupo, a convivir y generar comodidad y progreso colectivo. El amor individual y el amor de tribu. 

Revisemos nuestras creencias sobre el dinero, la forma en que hablamos de él, nos indica nuestros sentimientos hacia él y, valorémosle. ¿Cuántas veces hemos despreciado alguna moneda de céntimos? Y sin embargo, a la hora de comprar algo no podemos si nos faltan céntimos. Si lo despreciamos el universo entiende que no le damos importancia y desvía su llegada. 

No es el dinero el que corrompe a las personas, es la actitud de las personas hacia el dinero la que hace que se corrompan. 

El dinero no se acaba, el dinero cambia de manos, se transforma en materia, el dinero está ahí fuera ¡circulando por el mundo! 

No es el dinero el que nos impide conseguir nuestros sueños, son nuestros miedos y nuestra limitada visión los que nos alejan de nuestros objetivos. 

En los billetes de euro hay dibujos de puertas y ventanas que simbolizan una actitud abierta al mundo y, puentes como metáfora de cooperación y comunicación. 

Quizá si dejamos de despreciar el sueldo porque nos parece bajo, cambiamos los “sablazos” de pagar las facturas y pagamos con amor y agradeciendo el servicio recibido y buscamos el precio justo para nosotros en vez de etiquetar de caro el valor que alguien adjudica a su mercancía, podamos abrir la puerta a la abundancia y cruzar más puentes dispuestos a compartir la confianza y la seguridad a través del dinero.

Olga Palacio Fernández

La aspiración de la riqueza es una de las que más interés suscita a aquellos que se acercan a la técnica de Feng Shui. Quizá creamos que poniendo un objeto concreto en un lugar determinado nuestros problemas económicos desaparecerán. Sin embargo, comprobaremos que no funciona así. Necesitamos primero entender que es el dinero, como funciona esta energía, cuales son nuestros objetivos  y que retos tendremos que aprender para conseguirlos.

Personalmente este escrito que Olga ha tenido la amabilidad de compartir con nosotros me ha ayudado a entender esta energía, una de las más complicadas por la cultura en la que vivimos.   

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54 seguidores