Zanahoria, huevo o café

5,mayo 2010

Cuando aparece la necesidad,
¿qué prefieres ser…
zanahoria, huevo o café?

Las circunstancias son las que son, nosotros decidimos como interpretarlas y como comportarnos ante ellas.

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la vida”

Artículos relacionados:

Despertares

La disciplina

Coaching Aspiracional

Relación de artículos publicados en este blog

feng shui


Hooponopono

31,enero 2010

“No existe nada en el universo si no existe en tu pensamiento”

La primera vez que oí hablar de Hooponopono me contaron la historia del Dr. Len. Se trata de un psicólogo hawaiano que consiguió vaciar una planta entera de enfermos mentales de un psiquiátrico en Hawai, usando esta técnica milenaria. Pero aún más, es interesante saber que sanó a todos ellos sin ni siquiera llegar a verlos, utilizó la técnica con sus expedientes médicos. Me pareció tan sorprendente que simplemente no le hice ni caso.

Cuando supe que tenía cáncer, una amiga me envió el enlace a un video en el que se explicaba detalladamente lo que es esta técnica y como se aplica, el mismo video que hoy os propongo. En esta ocasión lo escuché con máximo interés. E incluso mientras lo hacía, de vez en cuando tenía que parar la conferencia porque el proceso de sanación comenzó, mi inconsciente empezó a aflorar.

El método es revolucionario, cada uno de nosotros somos los creadores de lo que vemos fuera, de nuestra realidad. Es decir, tenemos la capacidad de sanarnos a nosotros mismos. Porque no existe nada en el universo si no existe en nuestro pensamiento.

La puesta en práctica es más sencilla de lo que pudiera parecer, solo hay que entender el proceso. Y, da igual que lo creas o no. Desde entonces, podría contar miles de anécdotas de cómo ha funcionado conmigo, algunas en procesos profundos y complicados de explicar, pero también en algunos más sencillos.

Recuerdo que la mañana siguiente, después de haberme trabajado este video tenía una prueba en el hospital. Me acompañaba una amiga, las dos comentamos como estaban ese día los ánimos entre los pacientes de la sala de espera y los trabajadores, el retraso de algunos de ellos superaba las dos horas. Una de las enfermeras había tenido un fuerte enfrentamiento con algunos de ellos, al poco tiempo es la misma que me llama a mí para mi prueba. A mi amiga y a mí nos entró la risa, vaya suerte la mía…

Inmediatamente me concentré en lo que había aprendido el día anterior. Acepté que si yo era capaz de ver a aquella persona tan enfadada, era porque en mí también había enfado: no existe nada que no sea una proyección propia. Me perdoné por estar tan enfadada, acepté el 100% de responsabilidad y pedí ayuda a mi niña interior. Mi sorpresa fue como esta mujer tan enfadada iba calmándose por segundos, incluso me sentí tratada con muchísimo cariño y amabilidad. Este método lo he seguido aplicando en todas las pruebas que me han hecho, hoy creo que el personal que trabaja en los hospitales es encantador, esta es mi experiencia. Fijaros que en la última prueba dolorosa que me hicieron me derrumbé, apareció la doctora un poco nerviosa por el tiempo, la expliqué como me sentía y me dio un abrazo, de esos en los que te quedarías a vivir…

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la vida”

Artículos relacionados:

Despertares

La disciplina

Coaching Aspiracional

Cuando cambié el ibuprofeno por una palabra

Relación de artículos publicados en este blog

feng shui


La inteligencia del Amor

11,octubre 2009

“El Amor crea valor al cambiar la percepción.

Y para conocer tienes que elegir amar.”

Jorge Lomar

Desde que tengo uso de razón no paro de oir que el amor es la energía que mueve el mundo. Seguramente lo oía en casa, en el colegio religioso al que asistía… pero claro, una cosa era lo que los adultos decían y otra muy distinta lo que hacían. Ahora también lo oigo muy a menudo en los circulos espirituales, declaraciones de amor con mayúsculas… que no suelen significar más de lo que llamo “rollito amor universal” , palabras muy bien estructuradas carentes de contenido.

Hasta que un día, conocí a alguien que parecía saber de que se trataba. Lo intuí no solo por lo que decía, sino como lo hacía, su ejemplo, su saber estar, su escucha… Entendí que acceder a esta energía era posible y que mejor manera que a través de su propia obra, el libro “La Inteligencia del Amor”, un viaje del temor al Amor.

Ya en las primeras páginas, Jorge Lomar, nos ofrece la llave de entrada a esta energía, a través de la inteligencia. Como él dice inteligencia es la capacidad de ver la verdad y, el amor es la verdad. La capacidad de ver la verdad es comprender profundamente. Es decir, el proceso mental para acceder a la verdad es la comprensión.

Comprender es algo tan sencillo como ponerse en el lugar del otro. Lo que inmediatamente nos amplia la perspectiva. Me recuerda a un juego que me enseñó una amiga, sentados en una mesa alrededor de una taza de café, determinar a qué lado está el asa de la taza… Podremos discutir si el asa está a la izquierda o a la derecha hasta el infinito con la persona que está enfrente, o hasta que se nos ocurra ponernos en su lugar y entender que ella lo está viendo desde su posición. Este pequeño ejercicio es un buen calentamiento para otras cuestiones más importantes que surgen en el día a día.

Os recomiendo este libro y os deseo que sea tan fructífera su lectura como lo ha sido para mí. No es difícil que suceda, conociendo la obra y a su autor. Aprovecho para deciros, que Espacio OCTO tendrá el honor de inaugurar su ciclo de conferencias, clases prácticas y talleres de trabajo con Jorge Lomar. Ha sido profesor mío y, os aseguro que simplemente escucharle es un placer para el alma. (Más detalles sobre la Conferencia pulsando aquí)

También os dejo con un enlace a su página donde, además de conocerle mejor, podreis leer extractos del libro, pulsando aquí.

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Coraje

13,septiembre 2009

“Nuestro temor más profundo no es que seamos insuficientes,

es que somos poderosos más allá de la medida”

Jessica Cox

 

Superar el miedo

Esta joven que aparece en la fotografía se llama Jessica Cox, nació sin brazos. Pero nada la ha impedido luchar por superarse a si misma. A sus 25 años ya ha conseguido varios de sus sueños, es licenciada en Psicología, cinturón negro de taekwondo y piloto de aviones ligeros… Pero sobre todo supera su miedo a conseguir lo que se propone, a descubrir que todo es posible.

Me identifico con las declaraciones de Jessica porque, en mi búsqueda personal de la superación del miedo, he descubierto que tengo más miedo a conseguir mis anhelos que a no hacerlo.

Ir alcanzando mis sueños me ha demostrado algunas de mis capacidades y además ha roto muchas de mis limitaciones, aquellas que me hacían sentir segura. Entonces creía que la seguridad estaba en no tener que cambiar nada, aunque la tristeza de este esfuerzo me superó. La ruptura de límites ha echado por tierra muchas de mis excusas, enfrentándome a mi propia responsabilidad. Todo un cambio de paradigma de la cultura victimista en la que nos hemos educado. Sin embargo, merece la pena.

Saberse responsable de todo lo que le sucede a uno mismo es el paso imprescindible para poder cambiar las situaciones, aportandonos seguridad. Y, puestos a cambiar, es probable que tengamos la opción de mejorarlas.

Y tú, ¿has descubierto tus excusas?, ¿qué te hace falta para conseguir tus sueños?

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


A mi miedo

14,junio 2009

Valentia

Han sido varios los artículos escritos en este blog haciendo referencia al miedo, desde hace dos años. Es curioso como funciona la ley de la sincronicidad, no era una casualidad, el miedo era uno de mis temas a afrontar, una de mis grandes sombras pendientes de abrazar.

En casa de mis padres todavía se conservan en el salón mis fotos con un gato, montada a caballo, esquiando…  Mi aprendizaje sobre el miedo comienza en la infancia entorno a los deportes y a los animales. Mi casa era un buen escenario, convivíamos con todo tipo de animales. Aunque la raza felina era la que se llevaba la palma, un gato en el jardín era suficiente para que no saliera de casa, llegó un momento que no me atrevía ni a ahuyentarlo.

Asimismo, una de las prioridades de mis padres era inculcarnos el amor por el deporte. Por ello, llegué a dedicarme a algunos deportes con bastante intensidad, lo que hizo que mis amistades también estuvieran en ese entorno y no quisiera abandonarlo. No obstante, vivía la práctica del deporte como una autentica  pesadilla, era el caldo de cultivo que hacía a mi miedo aparecer.  

Así me gané en mi entorno la etiqueta de miedosa. Hacía tantos años que la llevaba puesta que me identifiqué plenamente con ella. Ya adulta, la extendí desde el mundo animal y deportivo a otras áreas de mi vida. Pero, llegó un momento que sus límites parecían ahogarme, hasta que por fin, ahondando en conocerme, descubrí que ese miedo había surgido como un aliado. Especialmente en los momentos que ha sido tan intenso que ha conseguido paralizarme. Gracias al pánico que he llegado a sentir se ha despertado un resorte que estaba en mi interior, mi valentía, lo único que ha sido capaz de sacarme de esas situaciones. Es decir, gracias al miedo he conocido el poder de mi valentía.

Hasta que un día, realizaba un profundo ejercicio de autodescubrimiento y aceptación de las sombras. Me emocioné pensando que ya había llegado al origen, pero el ejercicio continuaba. Llegué a sentir el miedo a la muerte, conseguí traspasarlo. Entonces, me encontré con el mayor miedo que jamás hubiera sospechado, el miedo a mi misma. Miedo a lo que opino de mi, miedo a mi propia crítica, miedo a perderme en el otro, miedo a volverme a dormir durante años guiándome por lo “establecido” o lo supuestamente “correcto”, miedo a no permitirme ser yo misma. Ese es el origen de mi miedo, un sentimiento aterrador, porque acaba con mis excusas del exterior. Me enfrenta a la realidad, si no soy yo misma es porque yo no lo permito, nadie más tiene ese poder, esa capacidad de hacerlo posible. Todo está en mí, ambas conviven, la que quiere ser ella misma y el juez implacable que me puede boicotear.

Recordé que en el blog había publicado la experiencia de Donald Walsch, volví a verla  “la respuesta correcta siempre es el amor: ¿qué haría el amor ante esta situación?”.  Además, este planteamiento coincidía con lo que proponían los egipcios en el Templo de Osiris, el camino del miedo al amor.  Todo ello me reconfortó, sentí que había encontrado un camino. Pensé en cómo podría ayudarme a traspasar este nuevo reto y puse en practica lo que el Feng Shui me ha enseñado. En la esquina Noroeste de mi despacho, donde se representa el liderazgo, decidí escribir un mensaje claro, directo y conciso a mi inconsciente, “SOY CAPAZ”. Cuantas veces lo he leído y que bien me he sentido.

Así, llega mi reconciliación con mi miedo, empiezo por el mundo animal y deportivo, los instrumentos que yo misma elegí desde la infancia para facilitarme este aprendizaje. Por primera vez en mi vida, este invierno pude disfrutar de la práctica del esquí sin sentir miedo, afrontando mi miedo a la muerte. Pude coger un gato en brazos en lugar de cruzar de acera porque había uno, aceptando el miedo a ser libre e incontrolable para mi mente. Pequeños grandes detalles que me ayudan a “resetear” mis creencias, a darme cuenta de que no necesito llegar a situaciones límite para saber que puedo salir de ellas. Ahora, poco a poco, lo voy trasladando a otras áreas de mi vida.

Todo mi respeto y agradecimiento a mi miedo, ahora sé que cuando apareces tienes algo importante que contarme. Lo descubrí cuando deje de preguntarme por qué y empecé a preguntarme para qué estabas ahí. Gracias por iniciarme y prepararme para un nuevo camino a recorrer, el camino del amor.

Maru Canales

Autora del libro, “Feng Shui en la empresa”

Artículos relacionados:

feng shui


El espiralismo

23,abril 2009

“Métete en tu propia espiral. La felicidad no te la puede dar la gente, tiene que partir de ti hacia la gente.”
Teresa Perales

Miquel Barber

Este vocablo, “espiralidad” es de Teresa Perales, una de nuestras campeonas paralimpicas. De ahí surgió la idea para el titulo que Mabel Lozano ha utilizado en su ultimo corto, “La teoría del espiralismo”. En él habla de cinco mujeres, de cinco deportistas de elite, paralimpicas. Este corto viene a demostrarnos una paradoja, las personas que más dificultades tienen en la vida suelen ser las más positivas.

Como dice Mabel, gracias a este documental he conocido a mucha gente que está en silla de ruedas y veo su discapacidad. Sin embargo, la discapacidad de mucha gente no se ve, y la tienen. La gente es mezquina, miente, no es generosa, te montas en un ascensor y no saludan, no sonríen, entras en una panadería y nadie sonríe. Eso, en serio, es una discapacidad, pero no se ve.

Se trata de un trabajo extraordinario, es un placer disfrutar del ejemplo de estas cinco mujeres líderes, demostrando sus múltiples capacidades. Son cinco espejos maravillosos donde todos nos podemos mirar. Si ellas pueden, los demás también podemos.

Por muy cómodo que resulte encontrar excusas y culpables, la llave del cambio y del desarrollo de nuestras capacidades está en uno mismo. Podremos ayudarnos de herramientas, como la técnica de Feng Shui que nos propone asegurarnos que el entorno, el espacio físico en el que nos movemos, nos apoya. Pero estos instrumentos no sustituyen nunca nuestra acción. 

Maru Canales

Artículos relacionados:

 

feng shui


Feng Shui: despedirse del pasado

28,diciembre 2008

“Todo lo que consigues en la vida, antes o después, tienes que soltarlo, de forma gradual o de repente

Ruben Solsona

maletas

Tras haber realizado muchas maletas a lo largo de mi vida, he cogido la costumbre de no llenarlas, me he dado cuenta que así siempre tengo sitio para aquello nuevo que encuentro y quiero traerme.

 

A punto de reventar mis maletas del 2008 voy a hacer una limpieza de todo aquello que ya no me sirva, para viajar al 2009 lo más ligera de equipaje posible y dejar espacio para todo aquello interesante que este nuevo año me aportará.

 

También me he dado cuenta que la vida me da la opción de actuar a mi manera y a mi ritmo. Así que me voy a adelantar escribiendo una carta de agradecimiento por todo lo que este año 2008 me ha aportado, perdonándome por lo fallos que he cometido, expresando mis sentimientos pendientes y, para hacer de la despedida algo positivo deseándome un buen futuro.

 

Después quemaré mi carta en la chimenea y brindaré por la llegada del año nuevo.

 

¡Feliz 2009!

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la empresa”

Artículos relacionados:

feng shui


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54 seguidores