Dinero: energía en movimiento

30,agosto 2009

“El dinero no se acaba,
cambia de manos”
Olga Palacio

dinero

Es agosto, una pequeña ciudad de la costa española, en plena temporada. Cae una lluvia torrencial desde hace varios días, la ciudad parece desierta.
Todos tienen deudas y viven a base de créditos. Por fortuna, llega un ruso y entra en un pequeño hotel con encanto. Pide una habitación.
Pone un billete de 500€ en la mesa de la recepcionista y se va a ver las habitaciones.

El jefe del hotel agarra el billete y sale corriendo a pagar sus deudas con el carnicero. Este coge el billete y va a pagar su deuda con el criador de cerdos. A su turno, éste se da prisa para pagar lo que le debe al proveedor de pienso para animales.

El del pienso coge el billete al vuelo y corre a liquidar su deuda con la prostituta a la que hace tiempo que no paga. En tiempos de crisis, hasta ella ofrece servicios a crédito.

La prostituta coge el billete y sale para el pequeño hotel donde había traído a sus clientes las últimas veces y al que todavía no había pagado y lo pone encima de la mesa del recepcionista.

En ese momento baja el ruso, que acaba de echar un vistazo a las habitaciones, dice que no le convence ninguna, coge el billete y se va de la ciudad.

Nadie ha pagado ni un Euro, pero ahora toda la ciudad vive sin deudas y mira al futuro con confianza.

Fuente: “Vivir en la luz”

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


La crisis ninja

21,junio 2009

“Una crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir

y lo nuevo no acaba de nacer”

Bertolt Brecht

Todo en el universo es energía y la energía se materializa. Así conceptos que pueden parecer tan abstractos e intangibles como los valores, son energías que se materializan. Por ejemplo, cuando un número de personas colocadas en los lugares oportunos en tiempos de globalización y cuyos valores simplemente se basan en la consecución del lucro a costa de los demás, se materializa, y así hemos llegado a una crisis económica mundial. Teniendo en cuenta que lo creado es de la misma energía que el creador y que además el ladrón se cree que todos son de su condición, llegamos a esta crisis de desconfianza actual.

Dice Leopoldo Abadía, autor del libro, “La crisis ninja”, que él no entiende de economía, seguro que esta es la razón por la que lo explica tan bien, vamos, para que se entienda. Como podréis comprobar en el siguiente video: 

Pero, una vez descubiertas las causas y el origen de esta crisis, vayamos a lo interesante, las posibles salidas. Y, Leopoldo Abadía también habla de la responsabilidad individual. No me extraña, teniendo en cuenta que lo social no es más que la suma de lo individual. 

Los lectores habituales de este blog sabéis que llevo tiempo intentando descubrir y entender como funciona esta energía. Hasta hoy, me he dado cuenta que nuestra relación con el dinero no es muy diferente a nuestra forma de actuar ante otras cuestiones de la vida. De ahí, que nuestra inversión en auto descubrir como funcionamos o nos relacionamos con la vida sea de gran rentabilidad, no solo económica. 

Entendiendo que cada cual es un canal, todos tenemos la capacidad de posibilitar (o no) el flujo  de esta energía. He descubierto y experimentado con buenos resultados las siguientes cuestiones:

Aprender a recibir,

Nadie nace con dinero. Puede ser que nazcamos en una familia de dinero, pero hasta en ese caso tendremos que recibirlo. Para ello, hay que trabajarse la generalizada “conciencia de escasez”. Esta se refiere a “me acomodo” a las circunstancias, si tengo dinero me lo gasto y si no lo tengo  me quedo en casa. La solución no es gastar siempre, sino descubrir lo que queremos para pedírselo a la vida y obtenerlo.

Aquí podemos encontrar la gran piedra que nos obstaculiza el camino, en qué cambiaría nuestra vida si tuviéramos dinero. En esta respuesta suelen estar encerradas nuestras resistencias personales a la obtención de dinero.

Aprender a dar,

Para poder disfrutar de las cosas que cuestan dinero, primero tengo que tenerlo. Una vez en mis manos, saber como quiero contribuir, como me lo quiero gastar, tanto en mi, como quizá en los demás. Estamos hablando desde el punto de vista del flujo de energía, en este sentido se me ocurre que apalancar el dinero es cortar la fluidez necesaria. Ya hemos visto en otras cuestiones que “soltar” es esencial (una crisis aparece cuando lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer…).

Entonces, enfoquémonos en como gastar o invertir el dinero. Recordemos que lo creado es de la misma energía que el creador. Siguiendo con el ejemplo de esta crisis, no es lo mismo comprar un piso, para venderlo con una gran plusvalía dentro de unos años, contribuyendo al incremento de los precios de la vivienda (por cierto, un bien esencial). Que invertir en el tejido empresarial de la sociedad aportando nuestro grano de arena en la generación de riqueza. Y, esta decisión, que depende de nuestros valores, solo puede ser tomada de manera individual.

Empiezo a sospechar que aquellos primeros Maestros que elaboraron la técnica de Feng Shui descubrieron el sentido del humor de la vida. No deja de ser curioso que los objetos más representativos en la generación de riqueza sean una fuente de agua o una planta, ambas necesitan de la entrada de agua para poder subsistir. Para ayudarnos a descubrir nuestros retos en ambas cuestiones y conseguir que el entorno nos apoye a superarlos practicando Feng Shui, os facilito el enlace a los artículos escritos sobre este asunto, pulsando aquí. 

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la empresa”

Artículos relacionados:

feng shui


Feng Shui y dinero

5,abril 2009

“Si abres las manos, podrás recibirlo todo”

Proverbio Zen 

manos

 

La aspiración de la riqueza es una de las que más interés suscita a aquellos que se acercan a la técnica de Feng Shui. Quizá creamos que poniendo un objeto concreto en un lugar determinado nuestros problemas económicos desaparecerán. Sin embargo, comprobaremos que no funciona así. Necesitamos primero entender que es el dinero, como funciona esta energía, cuales son nuestros objetivos y que retos tendremos que aprender para conseguirlos.

A través de los siguientes enlaces, se accede directamente a todos los artículos que se han publicado en este blog sobre el asunto:

 

  • Ganar dinero
  • Dinero, una energía
  • La crisis “ninja”
  • Feng Shui para la crisis
  • Distribución de la riqueza
  • Una lección de prosperidad
  • Dinero: energía en movimiento
  • El hombre que tenia mala suerte
  • Practicando Feng Shui: la aspiración del éxito y la prosperidad
  • Desde el punto de vista empresarial también hemos visto como la aplicación de la técnica de Feng Shui incide en la efectividad:

    Maru Canales

    Autora del libro “Feng Shui en la empresa”

    feng shui

     

     

     

     

     


    Dinero, una energía

    25,enero 2009

    “Si el dinero no te da felicidad, devuélvelo”

    Jules Renard

    euros1

    El dinero como todo lo material es un símbolo de una energía sagrada, responde a un propósito más elevado. 

    Nosotros hemos creado el dinero y, éste está respaldado por las riquezas de la madre tierra: petróleo, oro, piedras preciosas…, el dinero es por tanto una energía nutriente. 

    Debemos aceptar el dinero puesto que forma parte de la sociedad en que vivimos y nosotros hemos decidido formar parte de ella. 

    Si necesitamos el dinero para vivir, para nutrirnos, para experimentar placer y comodidad, debemos honrarlo: 

    • Honrar su presencia y los medios que nos proporciona para adquirir lo que queremos. 
    • Liberarnos del apego porque el apego es lo que hace que lo temamos y lo rechacemos o que nos obsesione y siempre queramos más temiendo que se acabe; tener libertad económica, es decir, no depender de la cantidad que llegue a nosotros ni de la forma en que llegue. 
    • Asegurarnos nuestra conexión con la tierra, la energía nutriente, ¿sentimos nuestros pies bien anclados en la tierra? ¿Confiamos en nuestra fuente de abastecimiento? Entonces, podemos elegir experimentar el amor y la confianza a través del dinero. 

    El dinero también es una herramienta de trabajo personal, analizando nuestra relación con el dinero y nuestras reacciones podemos saber si nos valoramos, si nos creemos merecedores, si aceptamos apoyos, si confiamos y tenemos seguridad en el proceso de la vida y en nuestra capacidad creativa. 

    Si le damos el poder al dinero creeremos que se acaba, que cuesta ganarlo, que nunca hay suficiente y dejaremos de vivir nuestros sueños, culpando al dinero tras el que corremos sin descanso. 

    Si nos da miedo tener poder nos negaremos la entrada de dinero, derrocharemos o nos veremos sumergidos en deudas, necesitando de los demás, reclamando inconscientemente atención, cuidados, buscando que otros nos amen y nos nutran. 

    Cuando recuperamos el poder personal vemos el dinero en su valor real, no como algo limitante, sino como una energía, una herramienta necesaria y  la usamos creativamente, sabiendo que el valor está en nosotros que somos los artífices de aceptar y crear abundancia. 

    A través del dinero experimentamos el amor personal y colectivo, la ley de dar y recibir siempre presente: para poder recibir dependemos de que haya alguien dispuesto a dar aquello que necesitamos y para dar, dependemos de que haya alguien dispuesto a recibir precisamente lo que tenemos. 

    Gracias al dinero hemos conseguido que el trueque o intercambio sea más cómodo y rápido, pero somos interdependientes. 

    Con el dinero que generamos individualmente nos abastecemos nosotros, a nuestras familias y a la sociedad: hay una parte destinada al grupo, a convivir y generar comodidad y progreso colectivo. El amor individual y el amor de tribu. 

    Revisemos nuestras creencias sobre el dinero, la forma en que hablamos de él, nos indica nuestros sentimientos hacia él y, valorémosle. ¿Cuántas veces hemos despreciado alguna moneda de céntimos? Y sin embargo, a la hora de comprar algo no podemos si nos faltan céntimos. Si lo despreciamos el universo entiende que no le damos importancia y desvía su llegada. 

    No es el dinero el que corrompe a las personas, es la actitud de las personas hacia el dinero la que hace que se corrompan. 

    El dinero no se acaba, el dinero cambia de manos, se transforma en materia, el dinero está ahí fuera ¡circulando por el mundo! 

    No es el dinero el que nos impide conseguir nuestros sueños, son nuestros miedos y nuestra limitada visión los que nos alejan de nuestros objetivos. 

    En los billetes de euro hay dibujos de puertas y ventanas que simbolizan una actitud abierta al mundo y, puentes como metáfora de cooperación y comunicación. 

    Quizá si dejamos de despreciar el sueldo porque nos parece bajo, cambiamos los “sablazos” de pagar las facturas y pagamos con amor y agradeciendo el servicio recibido y buscamos el precio justo para nosotros en vez de etiquetar de caro el valor que alguien adjudica a su mercancía, podamos abrir la puerta a la abundancia y cruzar más puentes dispuestos a compartir la confianza y la seguridad a través del dinero.

    Olga Palacio Fernández

    La aspiración de la riqueza es una de las que más interés suscita a aquellos que se acercan a la técnica de Feng Shui. Quizá creamos que poniendo un objeto concreto en un lugar determinado nuestros problemas económicos desaparecerán. Sin embargo, comprobaremos que no funciona así. Necesitamos primero entender que es el dinero, como funciona esta energía, cuales son nuestros objetivos  y que retos tendremos que aprender para conseguirlos.

    Personalmente este escrito que Olga ha tenido la amabilidad de compartir con nosotros me ha ayudado a entender esta energía, una de las más complicadas por la cultura en la que vivimos.   

    Maru Canales

    Artículos relacionados:

    feng shui


    Feng Shui, día a día

    22,enero 2009

    te deseo

    La técnica de Feng Shui es una invitación a conocernos un poco mejor a nosotros mismos. Descubriendo nuestros anhelos, en las diferentes áreas de la vida (amor, amistades, trabajo, dinero…) podemos asegurarnos que el entorno nos apoya en su consecución, día a día. Me gusta como lo explica esta poesía:

    Te deseo primero que ames,
    y que amando, también seas amado.
    Y que, de no ser así, seas breve en olvidar
    y que después de olvidar, no guardes rencores.
    Deseo, pues, que no sea así, pero que sí es,
    sepas ser sin desesperar.

    Te deseo también que tengas amigos,
    y que, incluso malos e inconsecuentes
    sean valientes y fieles, y que por lo menos
    haya uno en quien confiar sin dudar.

    Y porque la vida es así,
    te deseo también que tengas enemigos.
    Ni muchos ni pocos, en la medida exacta,
    para que, algunas veces, te cuestiones
    tus propias certezas. Y que entre ellos,
    haya por lo menos uno que sea justo,
    para que no te sientas demasiado seguro.

    Te deseo además que seas útil,
    más no insustituible.
    Y que en los momentos malos,
    cuando no quede más nada,
    esa utilidad sea suficiente
    para mantenerte en pie.

    Igualmente, te deseo que seas tolerante,
    no con los que se equivocan poco,
    porque eso es fácil, sino con los que
    se equivocan mucho e irremediablemente,
    y que haciendo buen uso de esa tolerancia,
    sirvas de ejemplo a otros.

    Te deseo que siendo joven no
    madures demasiado de prisa,
    y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer,
    y que siendo viejo no te dediques al desespero.

    Porque cada edad tiene su placer
    y su dolor y es necesario dejar
    que fluyan entre nosotros.

    Te deseo de paso que seas triste.
    No todo el año, sino apenas un día.
    Pero que en ese día descubras
    que la risa diaria es buena, que la risa
    habitual es sosa y la risa constante es malsana.

    Te deseo que descubras,
    con urgencia máxima, por encima
    y a pesar de todo, que existen,
    y que te rodean, seres oprimidos,
    tratados con injusticia y personas infelices.

    Te deseo que acaricies un perro,
    alimentes a un pájaro y oigas a un jilguero
    erguir triunfante su canto matinal,
    porque de esta manera,
    sentirás bien por nada.

    Deseo también que plantes una semilla,
    por más minúscula que sea, y la
    acompañes en su crecimiento,
    para que descubras de cuantas vidas
    está hecho un árbol.

    Te deseo, además, que tengas dinero,
    porque es necesario ser práctico,
    Y que por lo menos una vez
    por año pongas algo de ese dinero frente a ti y digas:

    “Esto es mío”.
    Sólo para que quede claro
    quién es el dueño de quién.

    Te deseo también que ninguno
    de tus defectos muera, pero que si
    muere alguno, puedas llorar
    sin lamentarte y sufrir sin sentirte culpable.

    Te deseo por fin que, siendo hombre,
    tengas una buena mujer, y que siendo
    mujer, tengas un buen hombre,
    mañana y al día siguiente, y que cuando
    estén exhaustos y sonrientes,
    hablen sobre amor para recomenzar.

    Si todas estas cosas llegaran a pasar,
    no tengo más nada que desearte.

    Victor Hugo

    Maru Canales

    Autora del libro: “Feng Shui en la empresa”

    Artículos relacionados:

    feng shui


    Distribución de la riqueza

    12,julio 2008

    “Todo lo que se come sin necesidad se roba del estómago de los pobres”

    Mahatma Gandhi

    Estoy trabajando en mi aspiración de la riqueza para practicar Feng Shui, analizando mi concepción del dinero descubrí cierto sentimiento de culpabilidad cuando lo obtengo. Creo que tiene mucho que ver con trabajar en algo que personalmente me apasiona y no me hace considerar mi trabajo como un esfuerzo. Así, se me ha ocurrido investigar un poco sobre la distribución de la riqueza en el mundo, ¿en manos de quien está el dinero?

    Una de las primeras sorpresas ha aparecido en el siguiente dato: el 74% de la riqueza mundial está en manos del 20% de la población. En la otra cara de la moneda aparece un 20% de la población a la que solamente le llega el 2% de la riqueza; el 60% restante de la población se reparte el 24% restante de los ingresos.

    Se me ocurre que la crisis económica de la que tanto se habla en estos tiempos afectará especialmente a los que poseen la riqueza, es decir, a ese 20% que posee dicho 74%, porque el que no lo tiene, dificilmente lo va a perder…

    Asimismo, me he encontrado esta presentación fotográfica sobre la distribución de la riqueza en base a los alimentos que consume una familia media en una semana, llenando de contenido la famosa frase que dice que “una imagen vale más que mil palabras”  

    Alemania 544,31 $

    ”distribucion riqueza”

    Estados Unidos 341,98 $

    ”distribucion riqueza”

    Japón 317,25 $

    ”distribucion riqueza”

    Italia 310 $

    ”distribucion riqueza”

    Inglaterra 253 $

    ”distribucion riqueza”

    Kuwait 222 $

    ”distribucion riqueza”

    México 189 $

    ”distribucion riqueza”

    China 155 $

    ”distribucion riqueza”

    Polonia 151 $

    ”distribucion riqueza”

    Egipto 68,53 $

    ”distribucion riqueza”

    Mongolia 40 $

    ”distribucion riqueza”

    Ecuador 31,55 $

    ”distribucion riqueza”

    Bután 5,03 $

    ”distribucion riqueza”

    Chad 1,23 $

    ”distribucion riqueza”

    * Imágenes de Peter Menzel y Faith Aluisio para el libro “Hungry Planet: What the world eats” 

    Que la distribución de la riqueza en el mundo es injusta es evidente, para poderla distribuir bien primero hay que tenerla en nuestras manos y, seguramente para conseguirla hay que conocer nuestro objetivo. Si así fuera, ¿cómo distribuiría yo mi propia riqueza?

    Maru Canales

    Artículos relacionados:

    feng shui


    Ganar dinero

    4,junio 2008

    “Quienes creen que el dinero lo hace todo,

    terminan haciendo todo por dinero”

    Voltaire

    Casi todos queremos ganar más dinero, pero ¿sabemos para qué?

    ¡Vaya semanita! Mi hijo pequeño me ha contado que el dinero lo compra todo, el mayor no entiende que mi regalo de cumpleaños sea pagarle una fiesta con sus amigos (no viene envuelto), un cliente me confiesa desesperado que acaba de descubrir que su mujer está con él por interés aunque no la puede dejar porque es la madre de sus hijos, una clienta me explica que aunque su marido rico la maltrate psicologicamente no puede divorciarse porque no viviría igual de bien…, una escritora me cuenta que lo suyo es vocacional escribe para ganar dinero…

    Entro directamente a las  estadísticas del blog, “Las ocho aspiraciones: riqueza y prosperidad” es el quinto artículo más visitado. ¿Por qué es tan importante el dinero? ¿Cómo afrontamos la consecución de dinero como un objetivo en nuestra vida o como una consecuencia por el desarrollo de nuestro objetivo?

    Quizás nos venga bien analizar para que sirve el dinero y para que no sirve:

    • Con dinero podemos comprar una casa, pero no un hogar
    • Con dinero podemos comprar un reloj, pero no el tiempo
    • Con dinero podemos comprar una cama, pero no los sueños
    • Con dinero podemos comprar libros, pero no conocimiento
    • Con dinero podremos comprar una posición, pero no el respeto
    • Con dinero podremos comprar sexo, pero no amor
    • Puede que al tener dinero estemos rodeados, pero no obligatoriamente de amigos

    ¿Me ayudaríais a completar la lista?

    Maru Canales

    Autora del libro: “Feng Shui en la empresa”

    Artículos relacionados:

    feng shui


    Seguir

    Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

    Únete a otros 53 seguidores