Divorcio e hijos

6,septiembre 2009

“Hay miles de estudios que demuestran que

la atmósfera de infelicidad dentro de la familia

 es más nociva para los niños que una ruptura franca,

que les enseña, por lo menos,

que el hombre es capaz de poner fin  a una situación intolerable

por medio de una decisión valiente”

El Arte de Amar, Erich Fromm

Divorcio- hijos

- Estoy realmente preocupada por ti, ¿estás segura que la única solución es el divorcio?

- Se trata de una decisión muy meditada. Las estadisticas dicen que tardamos una media de siete años en divorciarnos, desde que lo empezamos a pensar hasta que lo ejecutamos. Te aseguro que yo estoy por encima de la media.

- Bueno, pero es una decisión muy importante, se trata de romper una familia…

- Perdona, no te entiendo.

- Dejareis de vivir juntos, los niños tendrán que compartir diferentes casas…

- Si pensara que la familia es compartir un espacio físico, estaría de acuerdo contigo. Pero, creo que la familia trata de muchas otras cuestiones, mucho más importantes y profundas que compartir casa. Por ejemplo, el ambiente que se respira en el hogar. Por otro lado, vivimos en un cambio constante, creo que el gran reto de los padres en la actualidad es enseñar a nuestros hijos a enfrentarse a dichos cambios. Los modelos de una vida una empresa o una vida una pareja no parece que sean probables en su experiencia. 

- Pero tus hijos son tan pequeños…

- Hace algún tiempo pensaba que no debería divorciarme hasta que mis hijos fueran mayores. Entonces me dí cuenta que mi manera de actuar en la vida, mi ejemplo, era mi verdadera enseñanaza. Aprendemos a amar en casa, lo que me enfrentaba a mi responsabilidad, tenía que dicidir que quería trasmitirles. Y, ví las siguientes opciones:

  • Cuando tomes una decisión en la vida, aguanta hasta el final. Aunque un día descubras que fue equivocada o simplemente llegue el día en que deje de ser adecuada para ti. La vida no permite un margen de error.
  • Cuando nos equivocamos o simplemente las situaciones dejan de ser las adecuadas, siempre podemos cambiar. Cuando nuestro matrimonio deja de funcionar hay solución, solo depende de nosotros llevarla a cabo. 

- Nunca lo había visto así… Me estoy dando cuenta que incluso los hijos pueden ser una gran excusa para no tomar las riendas de nuestra vida, en lo referente a los problemas de pareja…

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


En amor ar se

16,agosto 2009

enamorados

- ¿Recuerdas lo que hacias casi todas las noches cuando eras pequeña, bueno, hasta que te caías de sueño?

- Leía bajo las mantas con una linterna.

- ¿Por qué no encendías la lámpara de tu habitación?

- Para que pensarás que dormía, cuando en realidad leía a escondidas…

- ¿Nunca te preguntaste si tu linterna era mágica?

- No, ¿por qué debería habérmelo preguntado?

- ¿Se apagó una sola vez durante todos esos años?

- No – contestó Julia confusa.

- Y, sin embargo, nunca le cambiaste las pilas… Julia mía, ¿qué sabes del amor tú que sólo has amado siempre a quienes te devolvían una imagen hermosa de ti misma?

[...] ¿Serias capaz durante siete años de entregarte a alguien sin reservas, de darlo todo, sin límites, sin dudas ni temores, sabiendo que esa persona a la que quieres más que a nada en el mundo olvidará casi todo lo que habréis vivido juntos? ¿Aceptarías que tus atenciones, tus gestos de amor se borraran de su memoria y la naturaleza llenara un día esa amnesia con reproches y anhelos no cumplidos? 

“Las cosas que no nos dijimos”

Marc Levy

Este párrafo pertenece a la novela que acabo de leer. Entre sus líneas se descubren reflexiones interesantes sobre las relaciones, entre un padre y una hija, entre parejas que fueron y otras que se quedaron en proyecto… Como decía Fromm aprendemos a amar en casa y la relación “con” y “entre” nuestros padres es el primer ejemplo que conocemos y, probablemente sobre el que construiremos nuestro modelo (al menos hasta que nos demos cuenta y nos atrevamos a reinventarnos como amantes). 

En general, los padres proyectan una imagen hermosa de sus hijos, lo que nos facilita el proceso de enamorarnos en el futuro. Y, nuestra cultura nos ha enseñado que enamorarse es importante, me pregunto: ¿de quien nos enamoramos, de nosotros mismos (a través de la imagen que nos proyectan) o del otro…?, ¿es suficiente enamorarse…?

Hay un dato muy curioso, dejamos de estar enamorados por las mismas razones que nos enamoramos. Un día valoramos lo sociable que es nuestra pareja, es muy divertido. Con el tiempo nos horroriza, parece que los de “fuera” le importan más que los de “dentro”. Un día valoramos su romanticismo, el mismo que años más tarde nos agobia, es un pesado, siempre está encima mío, controlando lo que hago… Esto me sugiere que nos enamoramos de quien proyecta como anhelamos ser, nos des-enamoramos cuando no lo conseguimos. Quizá no es que el otro cambie, sino que uno mismo no lo ha hecho, no he cambiado = no he progresado. Y, me molesta que la actitud de mi pareja me lo recuerde constantemente… (como cuando practicando Feng Shui represento mis aspiraciones, reflejo en el entorno mis anhelos y cuando no hago nada para conseguirlos mi casa me molesta, me incomoda…).

Como se comenta en la novela, los expertos dicen que el periodo de enamoramiento dura aproximadamente siete años. Se me ocurre que quizá se deba a que enamorarse no es más que un primer paso para amarse, a través del espejo del otro. Algo así como un entrenamiento para llegar al objetivo de amar al otro y sentir el amor, lo que somos.

¿Qué es el amor…, un pensamiento, un sentimiento, una sensación, un gesto, una palabra, estar enamorado, perdonar, comprender, mimar, cuidar, proteger…? ¿He amado alguna vez a alguien que no proyectará una imagen hermosa de mi? ¿He amado alguna vez sin esperar nada a cambio…?

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la vida”

Artículos relacionados:

feng shui


Deseos…

22,marzo 2009

deseos

El emperador salía del palacio para dar un paseo matutino, cuando se encuentra con un mendigo en la puerta.

Suponiendo que le pediría una limosna, le preguntó:

- ¿Qué quieres?

El mendigo lo miró y le dijo:

- Me preguntas de una manera… como si tú pudieras satisfacer mi deseo.

El emperador le respondió:

- Por supuesto que puedo satisfacer tu deseo… ¿Cuál es?

Y el mendigo mirándole a los ojos contestó:

- Piensa dos veces antes de prometer.

El emperador, comenzando a molestarse, pero insistió:

- Te daré cualquier cosa que pidas. Soy una persona muy poderosa, y extremadamente rica… ¿qué puedes tú desear que yo no pueda darte?

El mendigo sonrió:

- Se trata de un deseo muy simple… ¿ves esta bolsa que llevo conmigo?… ¿puedes llenarla con algo valioso?

- Por supuesto – dijo el emperador. Llamó a uno de sus sirvientes y le ordeno que llenara de dinero la bolsa.

El sirviente así lo hizo, pero según echaba el dinero en la bolsa, este desaparecía. Así que echó más y más y todo iba desapareciendo al instante. Es decir, que la bolsa del mendigo siempre permanecía vacía.

El rumor de esta escena corrió rápidamente por toda la ciudad y entonces una gran multitud se reunió en el lugar, poniendo en juego el prestigio del emperador.

  • - Estoy dispuesto a perder mi reino entero, pero este mendigo no se va a salir con la suya, ya que me dejará en ridículo frente al pueblo.

Diamantes, perlas, esmeraldas… uno a uno, todos los tesoros del emperador iban desapareciendo en la bolsa, la cual no parecía tener fondo. Todo lo que se colocaba en ella desaparecía inmediatamente.

Era el atardecer y habiendo quedado el emperador ya sin ninguna cosa que colocar en la bolsa del mendigo (habiendo llegado incluso a desprenderse de joyas que habían pertenecido a su familia por siglos), se tiró a los pies del mendigo y, admitiendo su derrota, le dijo:

- Has ganado tú, pero antes que te vayas, satisface mi curiosidad: ¿cuál es el secreto de tu bolsa?

El mendigo contestó:

- ¿El secreto? Simplemente está hecha de deseos humanos.

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Tus hijos

15,febrero 2009

Me ha hecho mucha gracia recibir este escrito de Khalil Gibran sobre los hijos, he recordado cuando tenía 13 años y me compré un póster con él, que acabo colgado durante años en mi habitación, reconozco que se trataba de una indirecta para mis padres.

Lo cierto es que, aunque no dejen de sorprenderme, a mis sutilezas ya estoy bastante acostumbrada. Lo que de verdad me ha hecho gracia es que desde la infancia apuntase maneras con esto del Feng Shui…

hijos

Tus hijos no son tus hijos

son hijos e hijas de la vida

deseosa de sí misma.

No vienen de ti, sino a través de ti

y aunque estén contigo

no te pertenecen.

Puedes darles tu amor,

pero no tus pensamientos, pues,

ellos tienen sus propios pensamientos.

Puedes abrigar sus cuerpos, pero no sus almas,

porque ellas, viven en la casa del mañana,

que no pueden visitar ni siquiera en sueños.

Puedes esforzarte en ser como ellos,

pero no procures hacerlos semejantes a ti

porque la vida no retrocede, ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual, tus hijos como flechas vivas son lanzados.

Deja que la inclinación en tu mano de arquero

sea para la felicidad.  

Khalil Gibran

Como madre, aunque a veces me cueste o no sepa exactamente cual es el punto de tensión que he de mantener en el arco, si sé que lo intento con todo mí ser. Recordar este escrito me ha ayudado en momentos difíciles. Por ello, lo cuelgo en el blog, para compartirlo y tenerlo a mano asegurándome que no se me olvide y dejando que me inspire en la representación de esta aspiración en mi casa.

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


El sueño azul

7,enero 2009

bosque encantado

Un día, viajando por un bosque luminoso, el viajero se detuvo.

Se encendió una hoguerita, se preparaba una taza de té y reclinándose contra un árbol, se fumó una pipa.

En alguna distancia se oía el murmullo de un arroyo y una brisa, suave como un aliento, movió las hojas de los árboles. El viajero sonrió.

- “Bien”, pensaba “hasta aquí hemos llegado. Bonito paraje…”

Y mientras fumó su pipa, reflexionó un poco sobre sus viajes anteriores. Había atravesado infiernos y desiertos de vastas extensiones, se había refrescado en oasis y disfrutado de bellas orillas, había volado alto en los cielos y buceado profundo en los mares, respirando oxígeno líquido. Había amado y había odiado, se había reído y llorado y así una larga, larga lista de vivencias y experiencias a las que siempre encontraba su opuesto.

- “Y bien”, pensaba “¿ahora qué? ¿Adónde puedo ir donde no he estado ya? ¿Qué puedo hacer que no he hecho ya? No hay nada más que vivir que quedarme aquí sentado!” Y tal fue el impacto de su descubrimiento que una lágrima brotó de su ojo.

Desde el suelo, donde había caído la lágrima, brotó una flor blanca de extraordinaria belleza y una fragancia exquisita. Con gracia dobló su largo tallo para darle un suave beso en la mejilla y le susurró:

  • - “Duerme, hermano mío, sueña, no hay nada que hacer”

El viajero la contempló, maravillado y reconfortado y con una profunda exhalación cerró sus ojos. Y soñó. Soñó que escuchaba al Gran Silencio, al susurro del viento en los árboles, al sol que iluminaba cada hoja, a cada hierba que estaba brillando en luz plateada. Y cuanto más quietamente escuchaba, más se asemejaban el Gran Silencio y el silencio en su corazón y en su silencio no dejaban de murmurar

- “Amor, Amor, Amor”.

Quizás habían pasado minutos o quizás eones cuando apareció un delfín hecho de pura luz, nadando graciosamente en el aire. Le sonrió al viajero:

  • - “Ven, hermano mío, el viaje no se acaba aquí, seguiremos nadando por el océano infinito.”

El viajero se inclinó profundamente ante el delfín, se salió de su vieja piel porque era demasiado pesada y brillando como su hermano, se alejaron dos delfines, chapoteando entre los arbustos.

La hoguera se extinguió y la hierba creció sobre la pipa pero los árboles y los arroyos recuerdan y siguen murmurando la Gran Verdad a todo quien quiere escuchar.

Kerstin Müller

Artículos relacionados:

feng shui


El Carpintero

21,mayo 2008

 

Un carpintero, ya entrado en años, comunicó a su jefe su decisión de dejar de trabajar para descansar y disfrutar de su familia.
El jefe que lamentaba perder a su hombre de confianza, le pidió que hiciese una sola casa más, como un favor personal.
El carpintero accedió aunque su desgana se reflejaba en su labor, ya no ponía el corazón en lo que hacía, los materiales que utilizaba eran de poca calidad y su trabajo era deficiente. Parecía una desafortunada forma de terminar su carrera profesional.
Cuando acabó el trabajo, el jefe fue con él a ver la casa y le entregó las llaves de la puerta principal diciéndole:

  • La casa es tuya, es mi forma de agradecerte todos los años de dedicación y esfuerzo a mi lado.

Cuento anónimo

“Las causas son grandes en la medida en que es grande el corazón de aquel o aquellos que trabajan para ellas. Pueden ser empresas, proyectos, retos, cambios, inciativas, pero en todas las causas debe haber integridad, excelencia y voluntad de servicio.”

Alex Rovira, Los Siete Poderes

 

Artículos relacionados:

 

feng shui


Cuéntame un cuento…

25,abril 2008

“Los cuentos me han ayudado a calmar mi hambre y mi sed. Son siempre mitades que nos transporta la tradición oral. Las otras mitades habitan en nuestra alma. Al unirse cada cuento con su interpretación, experimentamos una pequeña saciedad.”  

Alejandro Jodorowsky

Acceso directo a los cuentos publicados en este blog, pulsando encima de cada titulo:

 

Alcanzando la Iluminación

 

Buena suerte, mala suerte

 

Corazón

Cuando morimos

 

Delante de mis narices

Deseos…

Determinación

Dinero; energía en movimiento

 

El carpintero

El caballero de la armadura oxidada

El encargo

El hombre que tenia mala suerte

El Maestro de Feng Shui

El milagro

El papel de regalo

El paseo de Angela

El sueño azul

El vendedor de churros zen

Esperando a Dios

 

Implicación

Interpretando…

 

La humildad

La pareja perfecta

 

Maestra, ¿Qué es el amor?

 

Tomando café…

 

Viento, agua… vida

Zanahoria, huevo o café

 

Maru Canales

Autora: “Feng Shui en la empresa”

feng shui


Buena suerte, mala suerte…

6,abril 2008

Había una vez un hombre que vivía con su hijo en una casita del campo. Se dedicaba a trabajar la tierra y tenía un caballo para la labranza y para cargar los productos de la cosecha, era su bien más preciado. Un día el caballo se escapó saltando por encima de las bardas que hacían de cuadra.

El vecino que se percató de este hecho corrió a la casa del hombre para avisarle:

-Tu caballo se escapó, ¿que harás ahora para trabajar el campo sin él? Se te avecina un invierno muy duro, ¡qué mala suerte has tenido!

El hombre lo miró y le dijo:

-Buena suerte, mala suerte, ¿quien sabe?

Pasó algún tiempo y el caballo volvió a su redil con diez caballos salvajes más. El vecino al observar esto, otra vez llamó al hombre y le dijo:

-No solo recuperaste tu caballo, sino que ahora tienes diez caballos más, podrás vender y criar, ¡qué buena suerte has tenido!

El hombre lo miró y le dijo:

-Buena suerte, mala suerte, ¿quien sabe?

Unos días más tarde el hijo montaba uno de los caballos salvajes para domarlo y calló al suelo partiéndose una pierna. Otra vez el vecino fue a decirle:

-¡Qué mala suerte has tenido!, tras el accidente tu hijo no podrá ayudarte, tu eres ya viejo y sin su ayuda tendrás muchos problemas para realizar todos los trabajos.

El hombre, otra vez lo miró y dijo:

-Buena suerte, mala suerte, ¿quien sabe?

Pasó el tiempo y estalló la guerra con el país vecino de manera que el ejército empezó a reclutar jóvenes para llevarlos al campo de batalla. Al hijo del vecino se lo llevaron por estar sano y al accidentado se le declaró no apto. Nuevamente el vecino corrió diciendo:

-Se llevaron a mi hijo por estar sano y al tuyo lo rechazaron por su pierna rota. ¡Qué buena suerte has tenido!

Otra vez el hombre lo miró diciendo:

-Buena suerte, mala suerte, ¿quien sabe?

Este cuento sufí me parece una joya que nos aporta numerosas lecturas, además de la facilidad con la que emitimos nuestros juicios (aunque juzgar enferma, como explicamos en El lenguaje de la salud)  nos recuerda que la suerte no siempre llega de la forma esperada, sobre todo cuando dejamos que no dependa de nosotros.

Por otro lado, existe una creencia bastante generalizada sobre la técnica de Feng Shui y su relación con la suerte, pero como comentamos en el artículo Feng Shui: la formula mágica, dudo que la efectividad de practicar Feng Shui se deba a la suerte.

Maru Canales

Otros cuentos publicados:

Feng Shui


Entre padres e hijos

19,marzo 2008

“Las personas no se alteran por los hechos,

sino por lo que piensan acerca de los hechos”

Epíteto

Quizá esta sea una de las razones por las cuales cada hermano podemos vivir la relación con nuestros padres de forma diferente. En algunos artículos hemos ido comentando la relación entre padres e hijos, una de las cuestiones que más nos interesan al hacer Feng Shui en el hogar, a través de los títulos de los artículos os facilito el enlace:

Padres e hijos

Los niños nos imitan

El ejemplo de un padre excelente

En busca de la felicidad

La felicidad aplazada

Divorcio e hijos

A la hora de llevar a la práctica el Feng Shui en nuestra casa, hemos de recordar que al padre se le representa en el Noroeste de un espacio, a la madre en el Suroeste y a los hijos en el Oeste:

Practicando Feng Shui

La aspiración de los hijos y la creatividad

La aspiración del liderazgo y el patriarca 

La aspiración del compromiso y la matriarca

Feng Shui en la decoración infantil

Además os invito a contarles un cuento

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la vida”

Feng Shui y comunicación

Descubre los secretos del Feng Shui

feng shui


Corazón

8,enero 2008

corazones-xs.jpg

Jorge se había quedado en casa porque llevaba unos días enfermo. Estaba muy aburrido de estar solo en su habitación y que nadie le hiciese caso. Su madre trabajaba en casa, pero esos días tenía que terminar un gran proyecto y el tiempo se la echaba encima.

Después de intentar durante toda la mañana que mamá le hiciese caso sin éxito, a Jorge se le ocurrió poner un anuncio en la puerta de su habitación:

Busco una mamá que me quiera,

Me mime

Me de besitos

Juegue conmigo…

Firmado: Jorge (nadie me quiere)

Cuando su mamá lo vio, llamó a la puerta:

- Buenos días, vengo a presentarme al puesto de mamá que está usted buscando…

- Muy bien señora, ¿sabe usted amar?, preguntó Jorge

- ¿Sabes tú entender el lenguaje del amor?, le contestó la mamá

- No sé, ¿a qué te refieres?

- Jorge, si yo te hablase en alemán tú no me entenderías, ¿verdad?

- No, ya sabes que no hablo alemán…

- Y, ¿sabes amar?

- Supongo que sí, yo te quiero mucho… ¿pero como puede saberse?

- A través del corazón. Amamos con el corazón, por eso cada uno tenemos el nuestro y cada latido de nuestro corazón es un impulso de amor hacía nosotros mismos y hacía los demás. Fíjate, cuando una mujer se queda embarazada la primera señal que aparece es el latido del nuevo corazón, como un impulso eléctrico de amor que nos ayuda en nuestro desarrollo.

- Mamá, también es lo ultimo que deja de funcionar cuando morimos, ¿verdad?

- Así es, el latido es previo a la formación del corazón, este empezará a formarse a las cuatro o cinco semanas y hasta la doceava semana de gestación no estará totalmente formado. De la misma manera, la muerte no se certificará hasta que el corazón deje de latir.

- Entonces, si mi corazón late yo sé amar…

- Efectivamente, mientras que tu corazón sea capaz de latir, también será capaz de amar. Pero para ser consciente de tu capacidad de amar debes primero ser consciente de tu amor, de tu corazón.

- Y, ¿todo el mundo puede hacerlo?

- Todos tenemos la capacidad de amar, Jorge. La fuerza del corazón es inmensa, es el órgano más fuerte del organismo. ¿Sabes que el cáncer, por ejemplo, no puede con el corazón?

- ¿Cómo se hace, mamá?

- Bien, cierra los ojos y respira tres veces profundamente. Ahora, vete a visitar a tú corazón, intenta sentirlo, intenta sentir el latido de tu propio corazón… y, simplemente acompáñalo, observa como late… Siente como cada latido es un impulso de vida, de amor… y, al primero que llega es a ti…

- ¡Mamá es emocionante!, lo he sentido…

- Lo has hecho muy bien Jorge, a los mayores nos cuesta un poco más llegar a nuestro corazón, tenemos que derribar todas las “corazas” que hemos ido construyendo a lo largo de la vida (frustraciones, desencuentros, fracasos amorosos…). Ahora es muy importante que no olvides visitarlo regularmente y así cada vez que alguien te ame podrás sentirlo…, entenderás el lenguaje del corazón, el lenguaje del amor…

corazones-xs.jpg- Como en la foto mamá, todos tenemos corazón pero pocos nos preocupamos de sentirlo

- Te voy a regalar esta foto para que la puedas tener en tu habitación y cada noche cuando te acuestes recuerdes lo importante que es activar tu corazón

Los dos se fundieron en un abrazo cálido y lleno de amor, después la mamá preguntó:

- Por cierto señor, ¿he conseguido el puesto de mamá?

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


El sendero del mago, IV

29,diciembre 2007

Si necesitas escuchar los capítulos anteriores, pulsa aquí 

Los siete pasos de la alquimia 

  • Lección 9: El momento presente

La confianza, la inteligencia y la creatividad

Primer paso de la alquimia: la inocencia

  • Segundo paso: la dualidad, la separación
  • Tercer paso: la necesidad de recibir
  • Cuarto paso: la necesidad de dar
  • Quinta etapa: el nacimiento del buscador
  • Sexto: el nacimiento del que ve

  • Septimo paso: El espíritu puro

El sendero del mago

  • Para empezar a ver el audio libro desde el principio, pulsa aquí
  • Para acceder a los capítulos sobre como practicar la meditación, pulsa aquí

Maru Canales

Artículos Feng Shui

Relación de todos los artículos publicados en este blog

feng shui


El sendero del mago, III

29,diciembre 2007

 Si necesitas escuchar los capítulos anteriores, pulsa aquí

  • Lección 6: la muerte y el desapego

El poder de la incertidumbre

  • Lección 7: El continuo espacio tiempo

Aquí y ahora

  • Lección 8: Los deseos

Todo deseo posee un poder espiritual

  • Para acceder a los artículos anteriores, pulsar aquí 
  • Para continuar viendo los ultimos capítulos, pulsar aquí

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


El sendero del mago, II

26,diciembre 2007

Si necesitas escuchar los capítulos anteriores, pulsa aquí

  •  Lección 3: La conciencia universal

“El poder del mago es el poder del amor”

  • Lección 4: La intención y la aceptación

“El poder de la palabra”

  • Lección 5: La transformación

El orden y el caos 

  • Para escuchar los capítulos anteriores, pulsar aquí
  • Para continuar escuchando los siguientes capítulos, pulsar aquí

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


El sendero del mago, I

23,diciembre 2007

 “Se considera que mago es principalmente el que profesa el arte de la alquimia y convierte el vil metal en oro. La alquimia significa transformar los seres humanos en oro, transformar cosas infames como el miedo, la ignorancia, el odio y la vergüenza en lo más precioso que hay: el amor y la realización. Por lo tanto, un maestro que te pueda enseñar a convertirte en una persona libre y amorosa es, por definición, un mago y un alquimista… y siempre lo ha sido”

Deepak Chopra

A través de la relación entre Merlín y el joven Arturo en la cueva de cristal, Deepak Chopra nos invita a un ejercicio de transformación, a descubrir el mago que habita en cada uno de nosotros. En “El Sendero del Mago” nos presenta la cueva de cristal como un lugar privilegiado dentro del corazón humano: el refugio que ofrece seguridad, donde una voz sabia no conoce el miedo, donde el tumulto del mundo exterior no puede entrar.

Para mí este audio libro ha sido todo un descubrimiento y lo quiero compartir con vosotros, creo que a través de él podemos aprender como poner en práctica muchos de los temas que habitualmente abordamos en este blog, ayudándonos a conseguir una mejora personal, a encontrar nuestro propio yo.

El audio libro consta de 12 videos que se organizan en diferentes lecciones que se relatan desde el punto de vista del mago. Finalmente, a través de “los siete pasos de la alquimia” nos explica las etapas por las cuales el mago guía al discípulo hacía la transformación total, es decir, a encontrarse a sí mismo.

En la cueva de cristal, siempre ha habido un mago y siempre lo habrá… lo único que tienes que hacer es entrar y escuchar:  

  • Introducción:

“Dentro de cada uno de nosotros existe un mago. La esencia del mago es la transformación”

  • Lección 1: Si miras con inocencia das vida

“La magia solo puede existir cuando recuperamos la inocencia”

  •  Lección 2: No representar un papel

El peso del pasado, la noción del tiempo y el miedo a la muerte

Como decía anteriormente este audio libro continúa en un total de 12 capítulos, para evitar exceso de peso los he dividido en cuatro artículos que iré publicando estas vacaciones. Para seguir desarrollando las ideas del audio libro, os invito a leer de nuevo los artículos relacionados.

  • Para seguir oyendo el audio libro, pulsar aquí

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Tú puedes cambiar el mundo

25,noviembre 2007

“Todo lo que hice en mi vida es solamente una gota en el océano, pero me consuela pensar que si yo no lo hubiera hecho, al océano le faltaría mi gota”

Madre Teresa de Calcuta

globo-1.jpgSi una sola persona es capaz de cambiar el mundo, imaginaos que pasaría si lo intentásemos algunos más. Así pues, debemos de dejar de quejarnos y empezar a actuar en las pequeñas cosas cotidianas que sin darnos cuenta van repercutiendo en el cambio, como si de una cadena se tratase.

En el nuevo libro de Alex Rovira y Francesc Miralles, “El laberinto de la Felicidad”, explican muy bien nuestro poder personal de cambio a través de una anécdota, el secreto del camarero:

“Ariadna contempló expectante las tres tazas vacías mientras el hombre se ponía bien el chaleco antes de iniciar, feliz y sonriente, su explicación:

- He calculado que el contacto de un camarero con cada cliente que pide un café no supera de media un minuto escaso. Es el tiempo que suman el saludo y la pregunta “¿Qué desea tomar?”, lo que te pide el cliente, cuando pones la taza sobre la mesa, la hora de pasar la cuenta y la despedida cuando se marcha. Son muchos momentos diferentes, pero el verdadero contacto entre el camarero y el cliente no supera el minuto.

- ¿Y qué significa eso?

- ¡Significa que es una oportunidad! Independientemente de la calidad del café, que es lo de menos, en ese minuto el camarero tiene ante sí tres opciones, o mejor dicho tres posibles resultados que dependen de su actitud.

Tras decir eso, el camarero hizo una breve pausa para buscar las palabras más adecuadas. Luego explicó:

- En ese minuto puedes conseguir que la persona se marche peor de lo que ha llegado, si eres grosero. O bien puede irse igual que ha venido, si la tratas con indiferencia. Pero también tienes la oportunidad de que esa persona salga del café mejor de lo que ha entrado, si le regalas un poco de amabilidad”

Esto demuestra que todos los trabajos que realizamos son importantes, porque lo que importan son las personas y la capacidad que tenemos cada uno de nosotros de ser los agentes de cambio del mundo en el que vivimos. Como escribí en el artículo “Management Espiritual”, solo tenemos que utilizar el alma en el trabajo, o en cualquier actividad que llevemos a cabo.

…saber que puede, querer que se pueda, quitarse los miedos…

¡El mundo cambia cuando yo cambio!

Maru Canales

Libro recomendado: “El laberinto de la felicidad”

Artículos relacionados:

logo-octo-x.jpg


Sobre la humildad

16,noviembre 2007

Caminaba con mi padre, cuando él se detuvo en una curva y después de un pequeño silencio me preguntó:

- Además del cantar de los pájaros, ¿escuchas alguna cosa más?

Agudicé mis oídos y algunos segundos después le respondí:

- Estoy escuchando el ruido de una carreta…

- Eso es -dijo mi padre- es una carreta vacía.

Pregunté a mi padre:

- ¿Cómo sabes que es una carreta vacía si aún no la vemos?

Entonces mi padre respondió:

- Es muy fácil saber cuándo una carreta está vacía, por causa del ruido. Cuánto más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace.

Me convertí en adulto y hasta hoy, cuando noto a una persona hablando demasiado, interrumpiendo la conversación de todos, siendo inoportuna, presumiendo de lo que tiene, sintiéndose prepotente y haciendo de menos a la gente, tengo la impresión de oír la voz de mi padre diciendo:

“Cuanto más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace”

La humildad consiste en callar nuestras virtudes y permitirle a los demás descubrirlas. Nadie está más vacío, que aquel que esta lleno de “yo mismo”.

Anónimo

Maru Canales

Artículos relacionados:

logo-octo-xs.jpg


En busca de la felicidad

8,noviembre 2007

Es el título de la película de Gabriele Muccino, protagonizada  por el famoso Will Smith. Esta película te deja con la sensación de que todo es posible, solo hay que confiar, creer en uno mismo. Hay dos momentos que me gustan especialmente:

  • El cuento que el niño narra a su padre:

Un señor se está ahogando en el mar. Pasa un barco y le quiere salvar, pero el hombre lo rechaza: -muchas gracias pero no es necesario que me socorran. Dios vendrá a salvarme.

Al cabo de un rato, el hombre sigue ahogandose y pasa otro barco que también quiere socorrerlo. Pero el hombre vuelve a contestar que no es necesario, que él es creyente y que está esperando a Dios, El vendrá a salvarlo.

Finalmente el hombre se ahoga. Cuando llega al cielo y se encuentra con Dios le pregunta: – Dios, yo he sido un gran creyente y te rogue que me salvases, ¿por qué no lo hiciste?

A lo que Dios le contestó: Te mande dos barcos…

  • El momento en que el protagonista le pide perdón a su hijo, le acaba de romper su sueño… , así empieza el trailer. Me recuerda a lo que nos proponia Cury en Padres e Hijos:

“si no pedimos disculpas no podremos enseñar como no ser arrogantes…”

Realmente la actitud ante la vida del protagonista recuerda a lo que comentamos en el artículo Feng Shui en “El Secreto”, sobre la práctica de la ley de atracción.

Maru Canales

Artículos relacionados:


Un padre excelente: Dick Hoyt

24,octubre 2007

Creo que esta es la historia más emocionante de todas las que he escrito desde que inauguré este blog, se trata de un autentico padre coraje, se llama Dick Hoyt. Su hijo, Rick nació con el cordón umbilical alrededor del cuello, de tal forma que su cerebro se quedó sin oxigeno un momento. Los médicos le comunican que no habría posibilidades de desarrollo para el bebe.

Pero cuando Rick cumplía cinco años, sus padres ya se habían convencido que él era tan inteligente como el resto de sus hermanos. Así decidieron hacer que su vida fuera lo más normal posible y empezó la lucha por conseguir un colegio que lo admitiese.

“Todo el mundo debe ser incluido en la vida cotidiana”

Dick Hoyt

Gracias a la tecnología, Rick pudo empezar a comunicarse y trasmitir su amor hacia el deporte. Al cabo de unos años, le pide a su padre participar en una carrera benéfica para minusválidos. Después de la carrera Rick comenta que cuando estaba corriendo (su padre corría empujando su silla de ruedas) no se sentía un minusválido sino un competidor.

Aquí comienza la carrera de competiciones de este equipo, el Team Hoyt, formado por padre e hijo, participando en maratones y triatlones, que podemos ver en el siguiente video. No os lo perdáis, todo lo que este video es capaz de despartarnos, positivismo, emoción, fuerza, amor…, está dentro de cada uno de nosotros, solo hay que atreverse a vivirlo.  

Rick Hoyt se graduó en la Universidad de Boston en 1993 en educación especial, actualmente trabaja en el laboratorio de ordenadores de dicha Universidad, ayudando a desarrollar sistemas informáticos que ayuden a gente como él a comunicarse.

“Mi padre es uno de mis modelos a imitar. Una vez que ha decidido hacer algo, lucha hasta el final, hasta que lo consigue”

¿Os imagináis en una de estas competiciones con 65 años, corriendo 26 millas empujando una silla, 116 kilómetros de bicicleta con el peso extra de un adulto y para terminar nadando 2,5 km arrastrando una balsa?  A la energía necesaria para hacer todo esto se la conoce como “la fuerza del amor”, se trata de la energía más poderosa del universo. Todos nacemos con esta energía que no se encuentra en el entorno, sino dentro de nosotros mismos, solo tenemos que ejercitarla…

Después de ver las imágenes, ¿no tienes la sensación de esa fuerza, de que serias capaz de hacer lo que te propongas?

Dick, ¡GRACIAS POR TU EJEMPLO!

Maru Canales

Artículos relacionados:

logo-octo-xs.jpg


El hombre que tenía mala suerte

16,octubre 2007

Decíamos en el artículo titulado Padres e Hijos que “los contadores de historias son vendedores de sueños”. Buscando cuentos para contar a mis hijos, he encontrado (en el Blog de Gallaecus) este que ha tenido un gran éxito con ellos y me gustaría compartir con vosotros.

Aprovecho para ilustrar el cuento con la obra de Magritte “False Mirror” (Espejo Falso), no solo porque me encanta, sino porque además creo que refleja muy bien la moraleja del cuento. 

 

Érase una vez un hombre que siempre tenía mala suerte. Los años iban pasando y aunque se esforzaba mucho, todo era en vano, seguía teniendo mala suerte. Después de darle muchas vueltas, llegó a la conclusión de que necesitaba ayuda. ¿Y…, quién era más indicado para prestársela que Dios?

Así que el hombre decidió ir a ver a Dios para pedirle que le cambiara su mala suerte. A la mañana siguiente se puso en marcha. Caminó durante mucho tiempo, hasta que al cabo de algunos días llegó a la selva y abriéndose paso entre la maleza, escuchó de repente una voz estridente:

- “¡Oooooooh….oooooooohh!”

Asombrado buscó el origen de esa voz pensando que a lo mejor alguien podía estar necesitando su ayuda. Encontró un lobo raquítico, se le podían contar las costillas y el pelo se le caía a mechones.

- ¿Qué te pasa lobo?, le preguntó.

- Estoy mal, de un tiempo a esta parte todo me va mal. No tienes más que observar mi aspecto…, contestó el lobo.

- No hace falta que me cuentes nada más, yo también tengo mala suerte. Por eso voy a ver a Dios, a pedirle que me cambie la suerte.

- Por favor, pídele también un consejo para mí, le rogó el lobo

El Hombre le dijo al lobo que así lo haría y siguió su camino hasta llegar a un árbol en cuya sombra pensó en descansar. Se recostó y en cuanto cerró los ojos oyó una voz:

- ¡Oooooooohh! ¡Ooooooooohh!

Aunque el hombre abrió los ojos pero no pudo ver a nadie a su alrededor. Al cabo de un rato volvió a escuchar el quejido y así sucedió una y otra vez, hasta que por fin se le ocurrió preguntar al árbol si era él.

- Sí, yo soy. Contestó el árbol. Últimamente todo me va mal, mira mis ramas torcidas y mis hojas marchitas

- ¡No sigas! Ya sé de qué me estás hablando. Yo también tengo mala suerte, por eso voy a pedirle a Dios que me la cambie.

- Por favor, pídele también un consejo para mí. Le pidió el árbol.

Y prometiéndole al árbol que así lo haría siguió su camino durante días hasta llegar a un precioso valle, en donde descubrió una casa muy acogedora. Al acercarse vio que delante de la casa estaba una mujer muy hermosa que parecía esperarle.

- Ven, viajero, ven a descansar. Le insistió la mujer.

Con el cansancio acumulado de tantos días de viaje, el hombre aceptó de buen grado. Pasaron una velada muy especial, disfrutó de una buena comida y de una agradable charla en la que la mujer le contó lo triste y sola que se sentía. Cuando el la contó el motivo de su viaje, ésta también le pidió que un consejo para ella.

A la mañana siguiente el hombre emprendió de nuevo su viaje, caminó días hasta que llegó al Fin del Mundo. Se asomó, miró hacia abajo, a la derecha, a la izquierda y hacia arriba, pero no pudo ver nada que no fueran estrellas. De repente se formó una nube enfrente de él que fue tomando la forma de la cara de un hombre.

- ¿Eres Dios?, preguntó tímidamente

- Sí, yo soy, le contestó una voz procedente de la nube.

- Las cosas me van mal y he venido para pedirte que cambies mi suerte, siguió el hombre.

De acuerdo, te daré la clave que te cambiará la suerte, tienes que estar muy atento y buscar tu buena suerte

El hombre entusiasmado por haber recibido la clave de su suerte emprendió rápidamente el camino de vuelta a casa, quería llegar cuanto antes y comprobar que su suerte había cambiado. Al pasar por delante de la casa del valle, la mujer le preguntó cual era el consejo para ella, a lo que él contestó:

- Me dijo que lo que te faltaba era un hombre, un compañero que compartiera la vida contigo aquí en este valle.

La mujer se emocionó pensando que ahí mismo tenia a su hombre, pero este salió corriendo y gritando: he visto a Dios y me ha prometido que me va a cambiar la suerte, sólo me pidió que estuviera atento, ahora tengo que irme, he de buscarla.

Siguió corriendo hasta llegar a donde estaba el árbol quien también le preguntó por su consejo y así le explicó que debajo de tus raíces había un enorme tesoro que le impedía crecer.

El árbol le pidió que sacase el tesoro de sus raíces y que por supuesto se lo podría llevar. Pero el hombre disculpándose empezó a correr, tenía prisa por llegar a casa y ver si habría cambiado su suerte realmente.

Finalmente se encontró de nuevo con el lobo y le explicó todo lo que había pasado hasta entonces. Cuando acabó su relato e l lobo le preguntó:

- ¿Y para mí…., para mí no te dio un consejo?

¡Ah, si!, me dijo que para ponerte de nuevo fuerte sólo tenías que hacer una cosa, comerte a la criatura más estúpida de la tierra, entonces te irá todo bien.

Así el lobo hizo un gran esfuerzo por levantarse, se abalanzó sobre el hombre y lo devoró.

Maru Canales

Artículos relacionados:


Padres e hijos

17,septiembre 2007

“Los hijos no necesitan padres impresionantes, sino seres humanos que hablan su lenguaje y sean capaces de penetrar en su corazón”

Anualmente archivamos millones de experiencias, negativas o positivas, involuntariamente. El aprendizaje depende del registro diario de miles de estímulos externos (visuales, auditivos, táctiles) e internos (pensamientos y emociones).

Así como en los ordenadores podemos decidir que guardar, en la memoria humana se registra todo involuntariamente, lo que captamos queda registrado automáticamente.
feng shui hijos

Como los medios de comunicación saben muy bien, todas las experiencias que contienen un alto tono emocional originan un almacenamiento privilegiado en nuestra memoria. De ahí, que el amor o el odio, la alegría o la angustia provoquen un registro intenso.

Nuestros hijos fotografían cada momento y todo aquello que han registrado ya no puede borrarse, como mucho puede ser reeditado por nuevas experiencias basadas en las viejas. Por ello, es muy importante que pensemos en la educación que queremos darles, en que nuestras palabras y acciones diarias sean coherentes. Además, si lo creemos oportuno, podremos reflejarlo en nuestra vivienda a través de la técnica de Feng Shui (la aspiración de los hijos se representa en el mismo lugar que la creatividad).

Este es el planteamiento del famoso psiquiatra Augusto Cury en el libro “Padres brillantes, maestros fascinantes”, que nos propone siete hábitos de ayuda:

  • Los buenos padres dan regalos, los padres brillantes ofrecen su propio ser

Dar a nuestros hijos aquello que no se puede comprar con dinero: nuestro ser, nuestra historia, nuestras experiencias, nuestro tiempo… Dejemos que nuestros hijos compartan nuestra vida, ninguna técnica psicológica funcionará si el amor no funciona

  • Los buenos padres nutren el cuerpo, los padres brillantes nutren la personalidad

Todo lo que toca la emocionalidad afecta drásticamente a la memoria y constituirá la personalidad. Nuestros hijos están en contacto diario con miles de estímulos seductores que tratan su memoria como un cubo de basura. Así encontramos jóvenes angustiados por sus resultados escolares, su aspecto físico, su falta de afectividad… toda una serie de condicionantes que reflejan su falta de autoestima y como resultado su falta de alegría

“Prepara a tus hijos para ser, el mundo los preparará para tener”

Actualmente ser unos padres inteligentes, de éxito y sanos no es garantía para que nuestros hijos desarrollen una personalidad sana.

  • Los buenos padres corrigen errores, los padres brillantes enseñan a pensar

Insistimos en educar a nuestros hijos como si fueran aparatos lógicos que solo necesitan seguir un manual de reglas: nosotros nos pasamos años diciendo lo mismo y ellos repitiendo los mismos fallos.

“Educar no es repetir palabras, es crear ideas, es encantar”

Necesitamos utilizar la creatividad y la sinceridad para llegar a sus emociones, para superar sus expectativas.

“Si educas la inteligencia emocional de tus hijos con elogios cuando esperan un enfado, con aliento cuando esperan una reacción agresiva, con una actitud afectuosa cuando esperan un ataque de rabia, se quedarán encantados y verán en ti a una persona con grandeza. Los padres se vuelven así agentes de cambio.”

Inteligencia Emocional, Goleman

  • Los buenos padres preparan a sus hijos para los aplausos, los padres brillantes preparan a los hijos para los fracasos

Si los padres no sabemos aceptar nuestros errores no podremos enseñar a nuestros hijos a aceptar los suyos y crecer con ellos. Si no pedimos disculpas no podremos enseñar como no ser arrogantes, si no admitimos nuestra inseguridad no podremos enseñarlos a trascender en sus fracasos…

“La capacidad de quejarse es el abono de la miseria emocional, y la capacidad de agradecer, el combustible de la felicidad”

Tenemos que enseñar a nuestros hijos que la felicidad no es casualidad, que se puede perseguir y que se encuentra en las pequeñas grandes cosas de la vida, en las flores, en la luna, en los abrazos amigos, en las sonrisas…

  • Los buenos padres conversan, los padres brillantes dialogan como amigos

Muchos padres e hijos conviven en el mismo techo pero viven en mundos lejanos, el condimento indispensable para unir esos dos mundos y construir una relación sana es el diálogo.

“Conversar es hablar sobre el mundo que nos rodea, dialogar es hablar sobre el mundo que somos”

“Dialogar es contar experiencias, es hablar de lo que está oculto en el corazón, es penetrar más allá de la cortina de los comportamientos, es desarrollar inteligencia interpersonal”

Inteligencias múltiples: La teoría en la práctica, Gardner

  • Los buenos padres dan información, los padres brillantes cuentan historias

El Maestro de los maestros fue un excelente educador porque era un narrador de parábolas. Todas las que contó hace dos mil años eran ricas historias que abrían el abanico de la inteligencia, destruían prejuicios y estimulaban el pensamiento. Ese es uno de los secretos por los cuales vivía rodeado de jóvenes.

Todos necesitamos un sueño por el que vivir, los contadores de historias son vendedores de sueños…

  • Los buenos padres dan oportunidades, los padres brillantes nunca desisten

Este punto recuerda a la parábola del hijo pródigo. A veces, los padres somos los únicos que podemos ver el potencial escondido de nuestros hijos. Sembramos semillas con la esperanza de que algún día estas germinarán. Mientras esto sucede sufrimos por ellos y necesitamos cargarnos de una gran dosis de paciencia que nos aporta el gran amor que sentimos por ellos.

Lamentablemente no existen escuelas para que los padres aprendamos a educar con total garantía de éxito. La situación actual es bastante complicada, nunca en la historia habíamos visto a niños y jóvenes dominando de tal manera a los adultos. Hemos de aprender a decir no sin miedo, a no ceder a sus chantajes, a poner límites… Si no lo hacemos nosotros como podrán afrontar la vida en la sociedad actual…

Educar requiere tiempo de dedicación y esfuerzo por nuestra parte, aunque seguramente pocas actividades sean tan gratificantes. Enchufar a los niños a la televisión es cómodo, pero no es rentable a medio-largo plazo, nos aporta demasiados problemas.

Espero que esta información nos ayude a ser padres excelentes:

“Un educador excelente no es un ser humano perfecto, sino alguien que tiene serenidad para darse y sensibilidad para aprender”

Maru Canales

Artículos relacionados:

  logo-octo-xs.jpg

 

 


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 52 seguidores