Deseos…

22,marzo 2009

deseos

El emperador salía del palacio para dar un paseo matutino, cuando se encuentra con un mendigo en la puerta.

Suponiendo que le pediría una limosna, le preguntó:

- ¿Qué quieres?

El mendigo lo miró y le dijo:

- Me preguntas de una manera… como si tú pudieras satisfacer mi deseo.

El emperador le respondió:

- Por supuesto que puedo satisfacer tu deseo… ¿Cuál es?

Y el mendigo mirándole a los ojos contestó:

- Piensa dos veces antes de prometer.

El emperador, comenzando a molestarse, pero insistió:

- Te daré cualquier cosa que pidas. Soy una persona muy poderosa, y extremadamente rica… ¿qué puedes tú desear que yo no pueda darte?

El mendigo sonrió:

- Se trata de un deseo muy simple… ¿ves esta bolsa que llevo conmigo?… ¿puedes llenarla con algo valioso?

- Por supuesto – dijo el emperador. Llamó a uno de sus sirvientes y le ordeno que llenara de dinero la bolsa.

El sirviente así lo hizo, pero según echaba el dinero en la bolsa, este desaparecía. Así que echó más y más y todo iba desapareciendo al instante. Es decir, que la bolsa del mendigo siempre permanecía vacía.

El rumor de esta escena corrió rápidamente por toda la ciudad y entonces una gran multitud se reunió en el lugar, poniendo en juego el prestigio del emperador.

  • - Estoy dispuesto a perder mi reino entero, pero este mendigo no se va a salir con la suya, ya que me dejará en ridículo frente al pueblo.

Diamantes, perlas, esmeraldas… uno a uno, todos los tesoros del emperador iban desapareciendo en la bolsa, la cual no parecía tener fondo. Todo lo que se colocaba en ella desaparecía inmediatamente.

Era el atardecer y habiendo quedado el emperador ya sin ninguna cosa que colocar en la bolsa del mendigo (habiendo llegado incluso a desprenderse de joyas que habían pertenecido a su familia por siglos), se tiró a los pies del mendigo y, admitiendo su derrota, le dijo:

- Has ganado tú, pero antes que te vayas, satisface mi curiosidad: ¿cuál es el secreto de tu bolsa?

El mendigo contestó:

- ¿El secreto? Simplemente está hecha de deseos humanos.

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


El sueño azul

7,enero 2009

bosque encantado

Un día, viajando por un bosque luminoso, el viajero se detuvo.

Se encendió una hoguerita, se preparaba una taza de té y reclinándose contra un árbol, se fumó una pipa.

En alguna distancia se oía el murmullo de un arroyo y una brisa, suave como un aliento, movió las hojas de los árboles. El viajero sonrió.

- “Bien”, pensaba “hasta aquí hemos llegado. Bonito paraje…”

Y mientras fumó su pipa, reflexionó un poco sobre sus viajes anteriores. Había atravesado infiernos y desiertos de vastas extensiones, se había refrescado en oasis y disfrutado de bellas orillas, había volado alto en los cielos y buceado profundo en los mares, respirando oxígeno líquido. Había amado y había odiado, se había reído y llorado y así una larga, larga lista de vivencias y experiencias a las que siempre encontraba su opuesto.

- “Y bien”, pensaba “¿ahora qué? ¿Adónde puedo ir donde no he estado ya? ¿Qué puedo hacer que no he hecho ya? No hay nada más que vivir que quedarme aquí sentado!” Y tal fue el impacto de su descubrimiento que una lágrima brotó de su ojo.

Desde el suelo, donde había caído la lágrima, brotó una flor blanca de extraordinaria belleza y una fragancia exquisita. Con gracia dobló su largo tallo para darle un suave beso en la mejilla y le susurró:

  • - “Duerme, hermano mío, sueña, no hay nada que hacer”

El viajero la contempló, maravillado y reconfortado y con una profunda exhalación cerró sus ojos. Y soñó. Soñó que escuchaba al Gran Silencio, al susurro del viento en los árboles, al sol que iluminaba cada hoja, a cada hierba que estaba brillando en luz plateada. Y cuanto más quietamente escuchaba, más se asemejaban el Gran Silencio y el silencio en su corazón y en su silencio no dejaban de murmurar

- “Amor, Amor, Amor”.

Quizás habían pasado minutos o quizás eones cuando apareció un delfín hecho de pura luz, nadando graciosamente en el aire. Le sonrió al viajero:

  • - “Ven, hermano mío, el viaje no se acaba aquí, seguiremos nadando por el océano infinito.”

El viajero se inclinó profundamente ante el delfín, se salió de su vieja piel porque era demasiado pesada y brillando como su hermano, se alejaron dos delfines, chapoteando entre los arbustos.

La hoguera se extinguió y la hierba creció sobre la pipa pero los árboles y los arroyos recuerdan y siguen murmurando la Gran Verdad a todo quien quiere escuchar.

Kerstin Müller

Artículos relacionados:

feng shui


El Carpintero

21,mayo 2008

 

Un carpintero, ya entrado en años, comunicó a su jefe su decisión de dejar de trabajar para descansar y disfrutar de su familia.
El jefe que lamentaba perder a su hombre de confianza, le pidió que hiciese una sola casa más, como un favor personal.
El carpintero accedió aunque su desgana se reflejaba en su labor, ya no ponía el corazón en lo que hacía, los materiales que utilizaba eran de poca calidad y su trabajo era deficiente. Parecía una desafortunada forma de terminar su carrera profesional.
Cuando acabó el trabajo, el jefe fue con él a ver la casa y le entregó las llaves de la puerta principal diciéndole:

  • La casa es tuya, es mi forma de agradecerte todos los años de dedicación y esfuerzo a mi lado.

Cuento anónimo

“Las causas son grandes en la medida en que es grande el corazón de aquel o aquellos que trabajan para ellas. Pueden ser empresas, proyectos, retos, cambios, inciativas, pero en todas las causas debe haber integridad, excelencia y voluntad de servicio.”

Alex Rovira, Los Siete Poderes

 

Artículos relacionados:

 

feng shui


Cuéntame un cuento…

25,abril 2008

“Los cuentos me han ayudado a calmar mi hambre y mi sed. Son siempre mitades que nos transporta la tradición oral. Las otras mitades habitan en nuestra alma. Al unirse cada cuento con su interpretación, experimentamos una pequeña saciedad.”  

Alejandro Jodorowsky

Acceso directo a los cuentos publicados en este blog, pulsando encima de cada titulo:

 

Alcanzando la Iluminación

 

Buena suerte, mala suerte

 

Corazón

Cuando morimos

 

Delante de mis narices

Deseos…

Determinación

Dinero; energía en movimiento

 

El carpintero

El caballero de la armadura oxidada

El encargo

El hombre que tenia mala suerte

El Maestro de Feng Shui

El milagro

El papel de regalo

El paseo de Angela

El sueño azul

El vendedor de churros zen

Esperando a Dios

 

Implicación

Interpretando…

 

La humildad

La pareja perfecta

 

Maestra, ¿Qué es el amor?

 

Tomando café…

 

Viento, agua… vida

Zanahoria, huevo o café

 

Maru Canales

Autora: “Feng Shui en la empresa”

feng shui


Buena suerte, mala suerte…

6,abril 2008

Había una vez un hombre que vivía con su hijo en una casita del campo. Se dedicaba a trabajar la tierra y tenía un caballo para la labranza y para cargar los productos de la cosecha, era su bien más preciado. Un día el caballo se escapó saltando por encima de las bardas que hacían de cuadra.

El vecino que se percató de este hecho corrió a la casa del hombre para avisarle:

-Tu caballo se escapó, ¿que harás ahora para trabajar el campo sin él? Se te avecina un invierno muy duro, ¡qué mala suerte has tenido!

El hombre lo miró y le dijo:

-Buena suerte, mala suerte, ¿quien sabe?

Pasó algún tiempo y el caballo volvió a su redil con diez caballos salvajes más. El vecino al observar esto, otra vez llamó al hombre y le dijo:

-No solo recuperaste tu caballo, sino que ahora tienes diez caballos más, podrás vender y criar, ¡qué buena suerte has tenido!

El hombre lo miró y le dijo:

-Buena suerte, mala suerte, ¿quien sabe?

Unos días más tarde el hijo montaba uno de los caballos salvajes para domarlo y calló al suelo partiéndose una pierna. Otra vez el vecino fue a decirle:

-¡Qué mala suerte has tenido!, tras el accidente tu hijo no podrá ayudarte, tu eres ya viejo y sin su ayuda tendrás muchos problemas para realizar todos los trabajos.

El hombre, otra vez lo miró y dijo:

-Buena suerte, mala suerte, ¿quien sabe?

Pasó el tiempo y estalló la guerra con el país vecino de manera que el ejército empezó a reclutar jóvenes para llevarlos al campo de batalla. Al hijo del vecino se lo llevaron por estar sano y al accidentado se le declaró no apto. Nuevamente el vecino corrió diciendo:

-Se llevaron a mi hijo por estar sano y al tuyo lo rechazaron por su pierna rota. ¡Qué buena suerte has tenido!

Otra vez el hombre lo miró diciendo:

-Buena suerte, mala suerte, ¿quien sabe?

Este cuento sufí me parece una joya que nos aporta numerosas lecturas, además de la facilidad con la que emitimos nuestros juicios (aunque juzgar enferma, como explicamos en El lenguaje de la salud)  nos recuerda que la suerte no siempre llega de la forma esperada, sobre todo cuando dejamos que no dependa de nosotros.

Por otro lado, existe una creencia bastante generalizada sobre la técnica de Feng Shui y su relación con la suerte, pero como comentamos en el artículo Feng Shui: la formula mágica, dudo que la efectividad de practicar Feng Shui se deba a la suerte.

Maru Canales

Otros cuentos publicados:

Feng Shui


Corazón

8,enero 2008

corazones-xs.jpg

Jorge se había quedado en casa porque llevaba unos días enfermo. Estaba muy aburrido de estar solo en su habitación y que nadie le hiciese caso. Su madre trabajaba en casa, pero esos días tenía que terminar un gran proyecto y el tiempo se la echaba encima.

Después de intentar durante toda la mañana que mamá le hiciese caso sin éxito, a Jorge se le ocurrió poner un anuncio en la puerta de su habitación:

Busco una mamá que me quiera,

Me mime

Me de besitos

Juegue conmigo…

Firmado: Jorge (nadie me quiere)

Cuando su mamá lo vio, llamó a la puerta:

- Buenos días, vengo a presentarme al puesto de mamá que está usted buscando…

- Muy bien señora, ¿sabe usted amar?, preguntó Jorge

- ¿Sabes tú entender el lenguaje del amor?, le contestó la mamá

- No sé, ¿a qué te refieres?

- Jorge, si yo te hablase en alemán tú no me entenderías, ¿verdad?

- No, ya sabes que no hablo alemán…

- Y, ¿sabes amar?

- Supongo que sí, yo te quiero mucho… ¿pero como puede saberse?

- A través del corazón. Amamos con el corazón, por eso cada uno tenemos el nuestro y cada latido de nuestro corazón es un impulso de amor hacía nosotros mismos y hacía los demás. Fíjate, cuando una mujer se queda embarazada la primera señal que aparece es el latido del nuevo corazón, como un impulso eléctrico de amor que nos ayuda en nuestro desarrollo.

- Mamá, también es lo ultimo que deja de funcionar cuando morimos, ¿verdad?

- Así es, el latido es previo a la formación del corazón, este empezará a formarse a las cuatro o cinco semanas y hasta la doceava semana de gestación no estará totalmente formado. De la misma manera, la muerte no se certificará hasta que el corazón deje de latir.

- Entonces, si mi corazón late yo sé amar…

- Efectivamente, mientras que tu corazón sea capaz de latir, también será capaz de amar. Pero para ser consciente de tu capacidad de amar debes primero ser consciente de tu amor, de tu corazón.

- Y, ¿todo el mundo puede hacerlo?

- Todos tenemos la capacidad de amar, Jorge. La fuerza del corazón es inmensa, es el órgano más fuerte del organismo. ¿Sabes que el cáncer, por ejemplo, no puede con el corazón?

- ¿Cómo se hace, mamá?

- Bien, cierra los ojos y respira tres veces profundamente. Ahora, vete a visitar a tú corazón, intenta sentirlo, intenta sentir el latido de tu propio corazón… y, simplemente acompáñalo, observa como late… Siente como cada latido es un impulso de vida, de amor… y, al primero que llega es a ti…

- ¡Mamá es emocionante!, lo he sentido…

- Lo has hecho muy bien Jorge, a los mayores nos cuesta un poco más llegar a nuestro corazón, tenemos que derribar todas las “corazas” que hemos ido construyendo a lo largo de la vida (frustraciones, desencuentros, fracasos amorosos…). Ahora es muy importante que no olvides visitarlo regularmente y así cada vez que alguien te ame podrás sentirlo…, entenderás el lenguaje del corazón, el lenguaje del amor…

corazones-xs.jpg- Como en la foto mamá, todos tenemos corazón pero pocos nos preocupamos de sentirlo

- Te voy a regalar esta foto para que la puedas tener en tu habitación y cada noche cuando te acuestes recuerdes lo importante que es activar tu corazón

Los dos se fundieron en un abrazo cálido y lleno de amor, después la mamá preguntó:

- Por cierto señor, ¿he conseguido el puesto de mamá?

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


El sendero del mago, IV

29,diciembre 2007

Si necesitas escuchar los capítulos anteriores, pulsa aquí 

Los siete pasos de la alquimia 

  • Lección 9: El momento presente

La confianza, la inteligencia y la creatividad

Primer paso de la alquimia: la inocencia

  • Segundo paso: la dualidad, la separación
  • Tercer paso: la necesidad de recibir
  • Cuarto paso: la necesidad de dar
  • Quinta etapa: el nacimiento del buscador
  • Sexto: el nacimiento del que ve

  • Septimo paso: El espíritu puro

El sendero del mago

  • Para empezar a ver el audio libro desde el principio, pulsa aquí
  • Para acceder a los capítulos sobre como practicar la meditación, pulsa aquí

Maru Canales

Artículos Feng Shui

Relación de todos los artículos publicados en este blog

feng shui


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54 seguidores