Flores y Creatividad

12,septiembre 2007

¿Por qué existen las flores?, ¿qué utilidad tienen?

Quizá “alguien” quiso recordarnos el placer de la contemplación de las cosas bellas, sin ningún objetivo más allá del disfrute de su belleza.

Decía Einstein que la creatividad está más allá del pensamiento, que el conocimiento es limitado, que la mente racional es un fiel sirviente y, el verdadero regalo es la intuición y la imaginación.

Pero no sólo es importante en el mundo científico, si hay alguna cualidad indispensable para los empresarios y empresas, esa es la creatividad. La capacidad de generar ideas, susceptibles de convertirse en oportunidades puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso empresarial. 

Lo mismo sucede en nuestra vida privada, en nuestras relaciones de pareja, con amigos, con nuestros hijos… todos sabemos la importancia de ser creativos. Pero, ¿cómo se consigue?, ¿cómo ir más allá de nuestro pensamiento?

Uno de los caminos posibles es a través de la contemplación de las cosas bellas, de la quietud y el silencio que la observación nos brinda. Esto es lo que en la cultura asiática se entiende como meditación y Ellen Langer, una sociopsicóloga de Harvard, llama “cultura de la atención”:

“Deternerse en el día a día, a mirar, escuchar, sentir, oler, saborear con detenmiento y de forma consciente. Hay que tomarse el tiempo necesario para ver como las nubes cambian de forma. Cerrar los ojos y percibir uno tras otro, los mil sonidos que se pueden escuchar… Meterse en la boca un trozo de chocolate y no tragarlo de golpe, sino dejar que se deshaga lentamente, captando los matices del sabor… ¡La atención es el arte de captar las diferencias más pequeñas!”

En “El monje que vendió su Ferrari”, Robin Sharma nos propone un ejercicio diario muy valioso para llegar a dominar la mente, contemplar una rosa cada mañana:

“Lo único que se requiere para este ejercicio es una rosa fresca y un lugar silencioso.

Empieza mirando el centro de la rosa, a su corazón.

Una rosa es muy parecida a la vida: encontrarás espinas por el camino, pero si tienes fe y crees en tus sueños acabarás cruzando las espinas para llegar al corazón de la flor.

Sigue mirando la rosa. Fíjate en su color, textura y diseño. Saborea su fragancia y piensa únicamente en el objeto que tienes ante ti.

Al principio notarás que otros pensamientos te distraen. Es el síntoma de una mente mal entrenada. Pero no te apures, porque la cosa mejorará enseguida.

Vuelve tu atención al objeto en que estas fijándote; tu mente no tardará en volverse fuerte y disciplinada. Al principio cuesta porque no estamos acostumbrados al silencio y la quietud de nuestra mente, pero merece la pena insistir por los beneficios que aporta. Practícalo a diario y recuerda:

“Decir que no tienes tiempo para mejorar tus pensamientos es como decir  que  no tienes tiempo para echar gasolina porque estás demasiado ocupado conduciendo”

rosa11.jpg

Para realizar este ejercicio necesitamos un poco de tiempo, voluntad y decidir que contemplar. De nuevo, lo que nos rodea, nuestro entorno cobra importancia en nuestro desarrollo, tengámoslo en cuenta a la hora de decorarlo. 

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54 seguidores