Prólogo del libro “Feng Shui en la vida”

9,enero 2010

 

“Parece claro que el principal Feng Shui que uno realiza en su vida tiene lugar dentro de su propia persona.”

José María Doria

Como ya sabeis, la técnica de Feng Shui tiene mucho que ver con el poder del lenguaje simbólico y, a mí me apasiona. De ahí, que en mis libros trate de contar con aquellas personas que han tenido algo que ver en el proceso. En esta ocasión, hemos tenido el privilegio de contar con el prólogo de mi maestro José María Doria, os dejo disfrutarlo:

“Cuando en México en los años 70, realicé mi primera práctica de meditación Zen, un personaje de voz grave y aspecto de maestro, pronunció varias veces una palabra que durante más de 30 años no he cesado de explorar.

Aquella voz que surgía de su poderosa garganta, rompiendo el silencio del dojo en el que respirábamos inmóviles, decía:

 vacío  …  vacío  …

Durante aquellas primeras prácticas de meditación, uno sentía que eso de “Vacío” evocaba una no agradable sensación de ausencia, y en realidad, aunque la intuición quería revelar posibilidades insospechadas, la mente ruidosa de aquel principiante en la meditación no se encontraba precisamente muy a gusto con una propuesta de vacío, tan aparentemente desértica y muerta.

Los años han ido pasando y con ellos se ha expandido la consciencia. Aquella amenaza de perder lo lleno y soltar lo que uno tiene aunque sea en la cabeza, ha dejado de amenazar a éste y a otros peregrinos de la consciencia. Aquel temor al vacío que recuerda los tiempos del Barroco (horror al vacío), han dejado paso al anhelo de espacios desde donde se manifiesta esa serenidad y paz profunda que late tras la corriente de ideas.

En realidad uno observa que el espacio vacío se hace cada día más presente para aquella mente suficientemente observada, sobre todo cuando éste aparece nítido y silencioso “entre pensamiento y pensamiento” de tantas neuronas permanentemente atestiguadas. Y sucede que conforme la capacidad de observación se hace más amplia, uno siente que el espacio vacío es precisamente el más fértil y radiante de las hondas moradas de la conciencia. Uno no tarda en sentir la certeza de que lo Nuevo tan solo brota del vacío, un vacío que se vivencia más allá de la mente pensante, el mundo del tiempo y el peso de las memorias.

Pues bien, sucedió que conforme cultivaba el silencio y observaba con mayor nitidez la caída sucesiva de las capas mentales de cebolla, también se vaciaba mi propia casa. Día a día salían furgones con cuadros, muebles y cosas acumuladas en aquella morada tan grande como apretada. De pronto, un día descubrí que los suelos vacíos y las grandes paredes blancas pacificaban la atmósfera y otorgaban al nuevo espacio la cualidad que sin duda el camino recorrido ya demandaba.

Y desde este punto de radiante vacuidad leo la obra de Maru Canales, una obra que atraviesa los pliegues más sutiles de la vida cotidiana, un tratamiento del espacio que su brillante autora señala con precisión y claridad tanto hacia el dentro como hacia el fuera de la propia persona.

El lector se encuentra ante un libro que puede abrir puertas y ventanas no solo de su propia casa, sino también hacia el sentido último de su íntima trayectoria. Y tal vez ocurra que buscando un libro de Feng Shui acerca de cómo crear espacios en donde dejar fluir la energía del cielo y de la tierra, encontrará un algo más tan sencillo como radiante, un algo más que activará intuiciones y aportará ese toque intangible que distingue a las atmósferas sagradas.

Seguir leyendo…

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la vida”

Enlaces relacionados:

feng shui


Cuando cambié el ibuprofeno por una palabra

1,noviembre 2009

“Todo lo que sucede en tu vida y en tu cuerpo

comienza por algo que sucede en tu conciencia”

Vanesa Saavedra

ibuprofeno

Cuando me casé, empecé a tener hijos y dejé de trabajar fuera de casa. Mi vida cambió 360º, de la noche a la mañana me convertí en ama de casa, mamá y esposa. Poco a poco, aprendí a gestionar mis nuevas tareas y pude encontrar el tiempo para dedicarme a muchos hobbies que tenía pendientes. En aquella época, huía de todo aquello que pudiera sonar a cambio.  Tenía la sensación de que si el cambio tendría que venir lo haría, la vida me avisaría. Así fue.

Habían pasado ocho años. Era una tarde de domingo cualquiera. Salí con mis hijos a buscar una película. Estaba lloviendo, así que corrimos al salir del coche. Dos metros antes de llegar al establecimiento me resbalé y caí. Me fracturé el coxis. El aviso acababa de llegar, el recreo había terminado. Durante dos meses tuve que estar en reposo, tiempo en el que intenté descubrir a qué podría dedicarme, qué me estaba tratando de decir la vida. Curiosamente, mientras tanto, también me dediqué a estudiar Feng Shui. Hacía ya unos diez años que había descubierto esta técnica y siempre que viajaba y tenía oportunidad me compraba un libro. Algunos, los había dejado por su complejidad en espera de tener el tiempo suficiente para profundizar y entenderlos, ahora lo tenía.

Con el tiempo me recuperé de la lesión y empecé a dedicarme al Feng Shui de manera profesional. De vez en cuando, el coxis me dolía, especialmente cuando iba a cambiar el tiempo, o eso creía yo…

Tenía el teléfono de Vanesa Saavedra en mi móvil guardado desde hacía más de tres años. Me lo había dado una amiga mía, era clienta de ella y la gustaba tanto su trabajo que de vez en cuando me insistía en que la llamara. Os podéis imaginar que en esta época la insistencia fue en aumento. Ahora, si la llamé, el cambio ya no era un problema para mí, había llegado y cualquier ayuda era bienvenida.

Vanesa me explicó su trabajo, como a través del cuerpo podía conocerme mejor, aprender a interpretar esos mensajes que yo intuía que la vida me daba. Y, lo que me pareció más interesante, asegurarme que mi cuerpo no me limitaría, sino que me apoyase en la consecución de mis sueños, de mis objetivos en la vida. Acabó diciéndome, es como el Feng Shui aplicado al cuerpo. Desde entonces trabajo mi cuerpo con la guía de Vanesa.

Entiendo cada nuevo proyecto, cada nuevo objetivo como una nueva melodía a tocar. Lo comento con Vanesa, cual es la melodía, como me gustaría que sonase y ella me guía en como afinar mi instrumento y como mantenerlo. Lo cierto es que durante todo este tiempo de trabajo había un asunto que salía de forma recurrente, el dolor de coxis. Con su ayuda descubrí que no tenía nada que ver con el cambio de tiempo meteorológico, sino con mi miedo a no ser capaz de conseguir lo que me proponía. Así, cuando el coxis me llamaba la atención empecé a hablar con él y decirle con determinación, sé que tengo miedo pero soy capaz de conseguirlo. Ya no recuerdo cuando fue la última vez que tome ibuprofeno para este dolor.

Son muchas las anécdotas que os podría contar de mi trabajo con Vanesa durante estos años, esta de hoy es una de ellas. Además, estoy segura que son mucho mejores las que podríais contar cada uno de vosotros sobre vuestro cuerpo. Por eso, os invito a la Conferencia que Vanesa dará en Espacio OCTO este próximo jueves, podéis ver la información pulsando aquí.

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la vida”

Artículos relacionados:

feng shui


Sonidos para sanar

23,octubre 2008

“La voz humana es el más bello instrumento,

pero el más difícil de tocar”

R. Strauss

La voz es el instrumento principal del ser humano que expresa, de alguna manera, quiénes somos. Nos puede ayudar a sanarnos, nuestro tono tiene la capacidad de reconectarnos con nuestra esencia porque al sonar nos fundimos con toda la existencia.

Próximamente estará en Madrid Jacomina Kistemaker, pionera en la investigación del uso del sonido para sanar y el crecimiento personal. Es una psicóloga holandesa dedicada a la búsqueda de la transformación y el desarrollo personal con el sonido y la escucha como principales herramientas de trabajo. Sus enseñanzas están basadas en una integración de sus conocimientos de técnicas occidentales y orientales. En sus conciertos y terapias utiliza, además de la voz, los cuencos tibetanos antiguos, gongs orientales y tingshas:

Los cuencos tibetanos, se hacen a mano en la región del Himalaya con una aleación de siete metales preciosos. Producen un sonido repleto de tonos armónicos y todos son diferentes, dependiendo su tamaño y sus vibraciones específicas. Facilitan la entrada en estados de paz y de relajación profunda y ayudan a llegar a una visión de la vida desde nuevas perspectivas.

Los gongs orientales son instrumentos muy poderosos, fabricados sobre la base de una antigua tradición oriental. Son utilizados para el diagnóstico, para la limpieza de espacios y personas y, para acompañar procesos de transformación y sanación.

Los tingshas son muy prácticos por su tamaño. Producen sonidos penetrantes y agudos, muy útiles para desbloquear sutilmente cualquier parte del cuerpo.

Pero, nada mejor que escucharlo…

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Mi experiencia en Feng Shui Corporal

9,marzo 2008
 
 
 

 

lou-pan-06.jpg

El año pasado una web americana me pidió permiso para publicar algunos de mis artículos y hace unos días contactaron conmigo para pedirme que chequeara las nuevas publicaciones. Al entrar en su página y ver esta foto mía me quedé impresionada, “no parecía yo”. Se trata de la primera foto que me hizo Luis Gaspar para utilizar profesionalmente, en Noviembre de 2005, es la misma que sigue colgada en la página de Lillian Too.

cara2007.jpgComo comenté en otros artículos hablando sobre el Feng Shui Corporal, yo lo practico con la guía de Vanesa Saavedra . Después de un año trabajando con ella y mejorada la asimetría de la cara, decidí hacerme unas fotos nuevas que reflejasen mejor como me sentía y quien era. Las nuevas fotos fueron hechas de nuevo por el mismo fotógrafo, Luis Gaspar, en Abril del 2007, un año y medio después de las anteriores.

En mi experiencia personal es cierto que el cambio personal va acompañado de un cambio corporal o como dice Alejandro Jodorowsky: “Para tener una finalidad y alcanzarla, hay que tener un cuerpo acorde”

He encontrado mi finalidad, solo quiero asegurarme que nada me limite en el camino a alcanzarla, ni siquiera mi cuerpo

“Vivir la vida con amor y humor, de forma natural y, compartirla”

Por cierto, Vanesa nos contará su técnica próximamente en Espacio OCTO a través de una conferencia. Además, estará disponible para enseñarnos como mejorar tanto en grupo, en talleres de trabajo como en sesiones privadas de Coaching Corporal. Para obtener más información podeis visitar la página de Espacio OCTO, pulsando aquí

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Feng Shui corporal

27,enero 2008

“Todo cambio real de la personalidad viene acompañado de un cambio corporal y viceversa”

Vanesa Saavedra

anatomical-travelogue8.jpg

El cuerpo es el mapa físico de nuestra conciencia, es decir, es un fiel reflejo de cómo funcionamos en las distintas áreas de la vida.

Podemos hablar de 7 zonas corporales y cada una de ellas está relacionada con un área de la vida:

  • Cuello y garganta,

Nuestra forma de comunicarnos y expresarnos

  • Pecho y caja torácica,

Habla de nuestra manera de relacionarnos y sentir las emociones

  • Abdomen,

Tiene que ver con nuestra creatividad, no sólo desde el punto de vista artístico, si no con ser creativos al afrontar las situaciones diarias

  • Piernas,

Tiene que ver con la seguridad en uno mismo y la capacidad de caminar en la vida hacia los objetivos

  • Brazos,

Están relacionados con la capacidad de demostrar y recibir afecto, así como de concretar nuestros planes y metas

  • Espalda,

Refleja la solidez de nuestros cimientos, como nos hemos ido construyendo

  • Cabeza y mente,

Esta conformada por nuestros pensamientos pudiendo ser una mente repetitiva o creativa

Cualquier síntoma físico es una oportunidad para hacernos conscientes  de que hay un área en nuestra vida que necesita atención. Así, el trabajo corporal nos ayuda a tomar conciencia de nuestra realidad y nos proporciona una alternativa para llegar al bienestar.

A través del trabajo corporal nos preparamos para afrontar las diferentes situaciones de la vida con garantía. 

Vanesa Saavedra

La técnica de Feng Shui estudia como nos reflejamos en el entorno físico en el que habitamos. Pero de igual manera, lo que pensamos, creemos o somos lo reflejamos en nuestro entorno más inmediato: nuestro cuerpo. Como comentamos en el artículo “El lenguaje de la salud” el cuerpo es un instrumento de comunicación clave para el aprendizaje en el desarrollo personal de cada uno.

“El cuerpo se crea como es mirado. Primero, responde a la mirada familiar y después, a la mirada social”

Alejandro Jodorowsky

Esta afirmación de Alejandro nos invita a creer que hay un cuerpo ideal en cada uno de nosotros que, modificamos en base a lo que percibimos de nosotros, a través del otro. Entonces, como indica Vanesa, tiene mucho sentido pensar que podemos modificar nuestro cuerpo en base a lo que realmente somos, según lo vamos descubriendo. He invitado a Vanesa a participar en el próximo curso de Feng Shui para que nos desvele alguna de las claves del Feng Shui Corporal, seguro que será interesante.  

Maru Canales

Artículos relacionados:  

logo-octo-xs.jpg       

                          


El lenguaje de la salud

20,enero 2008

 ¿Es posible que exista una relación entre el sistema de creencias de una persona y sus problemas físicos?

¿Es posible que aspectos de la vida de una persona que no funcionan estén relacionados con la creación de sus dolencias físicas?

 La vida nos habla en susurros; si no somos conscientes de su mensaje, nos habla más alto; si aún no sabemos entender o no hacemos caso, nos sigue hablando más y más alto hasta que nos da un grito. Ese grito es el dolor, la enfermedad o el accidente.

La enfermedad no es lo más importante aunque es lo que más nos llama la atención. Para descubrir su mensaje, tienen más importancia el lugar en el cuerpo donde se han producido los síntomas y los órganos relacionados con ellos que la intensidad de los síntomas”

Eric Rolf

La Medicina del Alma entiende el cuerpo como una extensión de nuestro interior que se comunica a través de un código secreto, que intenta descifrar.  Por ello, se enfoca en el órgano o la parte del cuerpo afectada y no en la propia enfermedad.

Se trata de una medicina de contexto, es la base psicosomática detrás de la enfermedad, antes de que aparezcan los síntomas. La zona del cuerpo en la que aparecen los síntomas nos puede decir de manera específica la naturaleza y el sentido del mensaje. En cuanto a la intensidad, un catarro es como un susurro y un cáncer un grito muy fuerte.

Según la Medicina del Alma hay doce enfermedades originales, desde las que pueden desarrollarse otras, y que corresponden a la metáfora de los cuatro elementos.

Es curioso el paralelismo que existe entre la Medicina del Alma y el Feng Shui, yo la llamo el Feng Shui corporal, en ambas se cree que nuestras creencias y actitudes se reflejan en el exterior, una estudia el cuerpo físico y la otra nuestro entorno. Yo practico “feng shui corporal” con una fisotorapeuta  especialista en autoconocimiento a través del cuerpo, Vanesa Saavedra, a quien he invitado al próximo curso de Feng Shui para que nos explique como funciona.

Cada enfermedad es falta de belleza”

Alejandro Jodorowsky

 

 Las doce enfermedades originales son:

  • Elemento fuego,
    • La seriedad
    • La culpabilidad
    • El controlar
  • Elemento aire,
    • El apego
    • El juzgar
    • El pensar
  • Elemento tierra,
    • Resistencia al cambio
    • La soledad
    • Materialismo
  • Elemento agua,
    • La depresión
    • Lástima/Importancia personal
    • Inconsciencia

“Cada uno crea su propia experiencia de realidad a todos los niveles”

Eric Rolf

Os recomiendo el libro “La Medicina del Alma”, en él Eric Rolf nos explica el significado de cada dolencia a través de un análisis concreto de cada zona del cuerpo. Este es uno de mis libros de mesita de noche, me ayuda a interpretar el lenguaje que utiliza la vida para comunicarse conmigo. El reto es desarrollar la intuición para captar los mensajes desde el susurro, antes incluso de que lleguen al cuerpo.

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Corazón

8,enero 2008

corazones-xs.jpg

Jorge se había quedado en casa porque llevaba unos días enfermo. Estaba muy aburrido de estar solo en su habitación y que nadie le hiciese caso. Su madre trabajaba en casa, pero esos días tenía que terminar un gran proyecto y el tiempo se la echaba encima.

Después de intentar durante toda la mañana que mamá le hiciese caso sin éxito, a Jorge se le ocurrió poner un anuncio en la puerta de su habitación:

Busco una mamá que me quiera,

Me mime

Me de besitos

Juegue conmigo…

Firmado: Jorge (nadie me quiere)

Cuando su mamá lo vio, llamó a la puerta:

- Buenos días, vengo a presentarme al puesto de mamá que está usted buscando…

- Muy bien señora, ¿sabe usted amar?, preguntó Jorge

- ¿Sabes tú entender el lenguaje del amor?, le contestó la mamá

- No sé, ¿a qué te refieres?

- Jorge, si yo te hablase en alemán tú no me entenderías, ¿verdad?

- No, ya sabes que no hablo alemán…

- Y, ¿sabes amar?

- Supongo que sí, yo te quiero mucho… ¿pero como puede saberse?

- A través del corazón. Amamos con el corazón, por eso cada uno tenemos el nuestro y cada latido de nuestro corazón es un impulso de amor hacía nosotros mismos y hacía los demás. Fíjate, cuando una mujer se queda embarazada la primera señal que aparece es el latido del nuevo corazón, como un impulso eléctrico de amor que nos ayuda en nuestro desarrollo.

- Mamá, también es lo ultimo que deja de funcionar cuando morimos, ¿verdad?

- Así es, el latido es previo a la formación del corazón, este empezará a formarse a las cuatro o cinco semanas y hasta la doceava semana de gestación no estará totalmente formado. De la misma manera, la muerte no se certificará hasta que el corazón deje de latir.

- Entonces, si mi corazón late yo sé amar…

- Efectivamente, mientras que tu corazón sea capaz de latir, también será capaz de amar. Pero para ser consciente de tu capacidad de amar debes primero ser consciente de tu amor, de tu corazón.

- Y, ¿todo el mundo puede hacerlo?

- Todos tenemos la capacidad de amar, Jorge. La fuerza del corazón es inmensa, es el órgano más fuerte del organismo. ¿Sabes que el cáncer, por ejemplo, no puede con el corazón?

- ¿Cómo se hace, mamá?

- Bien, cierra los ojos y respira tres veces profundamente. Ahora, vete a visitar a tú corazón, intenta sentirlo, intenta sentir el latido de tu propio corazón… y, simplemente acompáñalo, observa como late… Siente como cada latido es un impulso de vida, de amor… y, al primero que llega es a ti…

- ¡Mamá es emocionante!, lo he sentido…

- Lo has hecho muy bien Jorge, a los mayores nos cuesta un poco más llegar a nuestro corazón, tenemos que derribar todas las “corazas” que hemos ido construyendo a lo largo de la vida (frustraciones, desencuentros, fracasos amorosos…). Ahora es muy importante que no olvides visitarlo regularmente y así cada vez que alguien te ame podrás sentirlo…, entenderás el lenguaje del corazón, el lenguaje del amor…

corazones-xs.jpg- Como en la foto mamá, todos tenemos corazón pero pocos nos preocupamos de sentirlo

- Te voy a regalar esta foto para que la puedas tener en tu habitación y cada noche cuando te acuestes recuerdes lo importante que es activar tu corazón

Los dos se fundieron en un abrazo cálido y lleno de amor, después la mamá preguntó:

- Por cierto señor, ¿he conseguido el puesto de mamá?

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54 seguidores