Las ocho aspiraciones: “el éxito y la prosperidad”

22,enero 2007

“La confianza en uno mismo es el secreto del éxito” 

Según la filosofía china, la suerte de una persona se divide en tres: la suerte divina (hay quien nace con estrella), la suerte del entorno (en la que trabaja directamente el feng shui) y la suerte del hombre, nuestras capacidades. Es, sin duda, la suerte de uno mismo la más importante de las tres y estoy segura que es también la que mayor influencia tiene en nuestras vidas, sin desarrollar nuestras capacidades difícilmente podremos acceder a las otras suertes.

Por fin hemos llegado al sector sureste, probablemente uno de los más esperados, porque es aquí donde se representa la aspiración de la riqueza, el éxito y la prosperidad. Paradójicamente, es el elemento madera a través del cual se representa la prosperidad que en su forma más yang, como dirían los chinos, o en su expresión viva es un elemento que puede crecer, que también nos sugiere evolución.

En este sentido me gustaría comentar las claves que para conseguir el éxito o la buena suerte proponen Trías de Bes y Rovira en su libro La Buena Suerte: “Si ahora no tienes buena suerte tal vez sea porque las circunstancias son las de siempre. Para que la buena suerte llegue, es conveniente crear nuevas circunstancias; por ello la buena suerte solamente depende de ti”. De nuevo, vuelve a salir el cambio en una aspiración como forma de progreso y en este caso de éxito.

Uno de los aspectos que más me apasionan de la técnica del feng shui es la aplicación de la misma como vehículo ideal para iniciar una dinámica positiva de cambio. No en vano, el primer libro de Feng Shui del que se tiene constancia es el “I Ching” cuya traducción literal es “El Cambio”. Como decíamos en el análisis de la aspiración de la carrera profesional, cuanta más aversión existe al cambio, menos oportunidades se presentan.

feng shuiPues bien, la forma de ensalzar la suerte de la prosperidad y éxito en un espacio es reflejando la riqueza en la decoración de la estancia o de la esquina sureste del salón o del despacho. Esta es la zona en la que colocamos lo más valioso, el mejor cuadro de la casa, la mejor escultura, el mejor jarrón… Os voy a dar mi truco personal sobre esta aspiración: no solo utilizo el elemento propio de la zona, la madera, también añado el elemento que le alimenta, el agua. De esta forma, si quiero poner un cuadro busco uno que tenga campo (madera) y un río (agua), un jarrón con flores…

Para ayudarnos a decidir el objeto a colocar, os recomiendo los artículos escritos sobre la obtención de dinero, a los que podéis acceder pulsando aquí

(Para volver al artículo sobre la practica de Feng Shui, pulsar aquí)

Maru Canales

Acceso directo a otros artículos relacionados:

feng shui