Las ocho aspiraciones: “el compromiso”

4,febrero 2007

Esta semana nos adentramos en el sector suroeste, que según el Feng Shui representa la aspiración del compromiso, del matrimonio. Desde mi punto de vista profesional, la aspiración más difícil de gestionar no solo por ser la que más emociones y sentimientos implica, sino también porque en el fondo cada pareja es un enigma y ¿quién tiene la formula mágica?.

Leyendo un artículo en El Jardín Cerrado encontré un ejemplo sobre la subjetividad que rodea a esta cuestión de la relación de pareja.  En “El simple arte de escribir” de Raymond Chandler,  se publicaba una recopilación de cartas personales dedicadas a su mujer, ya desaparecida: “Durante treinta años, diez meses y dos días fue la luz de mi vida, mi única ambición. Fue la música oída apenas en el borde del sonido. Fue el latido de mi corazón. Todo lo demás que hice fue calentar el fuego en el que ella pudiera calentarse las manos…”

Rosa Montero escribió un articulo que titulaba “Un par de reflexiones sobre la vida a dos”, en el que comentaba este libro y decía: “… Estoy segura que no estuvieron comiendo perdices todo el tiempo. Seguro que se enfadaron, que discutieron, que se hirieron. Quizá incluso se enamoraron de otros y probablemente hubo momentos en los que se odiaron (…). La convivencia es así. Una larga travesía llena de accidentes. Tal vez sea precisamente esa travesía la que termine uniendo a las personas. Es la construcción de un pasado común, de una vida a dos. Es el recuerdo de los instantes dulces, pero también, y quizá sobre todo, la superación de los malos momentos (…). Uno sigue amando si insiste en amar, si decide seguir queriendo al otro, si persevera en ello pese a todo…” 

Personalmente me llama mucho la atención las dos visiones tan distintas de un mismo amor, la primera tan romántica frente al pragmatismo de la segunda. Pero supongo que todos imprimimos nuestro carácter, nuestras experiencias y lamentablemente nuestros miedos, cuando amamos. Os invito a utilizar la técnica de feng shui para ir un poco más allá, simplemente con el ánimo de mejorar aunque solo sea un poquito, en la aspiración que hoy nos ocupa. En este sentido, intentemos representar nuestros deseos, aquello a lo que aspiramos más que lo que tenemos (creo que las propuestas del artículo “El Buen Amor” pueden ser útiles).

Asimismo, a aquellos que tienen la suerte de vivir una situación extraordinaria en este sentido, ¡les invito a que no toquen nada!

El elemento que representa esta aspiración del compromiso, no parece casualidad, es la tierra, que se asocia entre otras cosas al número dos. En el mundo empresarial esta aspiración se traduce en los socios y clientes.

La manera más habitual de representarla es a través de un elemento decorativo doble o de una pareja, que nos sugiera de alguna manera esos atributos que para nosotros son importantes. Ejemplos: una escultura de una pareja, dos esculturas independientes, un cuadro con una pareja, una pareja de cuadros… Podemos ver algunos ejemplos gráficos, aunque en un tono algo jocoso, en estos dos artículos publicados:

Para terminar una pequeña anécdota, en el sector suroeste de las estancias del Emperador se representaba esta aspiración a través de numerosos objetos dobles, como forma de representar el mayor número posible de concubinas que su rango requería…

Para ver la escena de la película “El Secreto” en la que se explica como representar esta aspiración, pulsar aquí  

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la vida”

Acceso directo a otros artículos:

Artículos Feng Shui

feng shui