Cuando aplicar Feng Shui

9,abril 2007

lou-pan-8.jpgSe puede aplicar siempre que se tenga la inquietud de aprovechar las ventajas que aporta, a las personas o a los negocios, la mejora de la relación con su entorno inmediato.

La aplicación de la práctica de Feng Shui es técnica, siendo necesaria la utilización de formulas matemáticas complejas para su ejecución pudiéndose aplicar en cualquier espacio, en cualquiera de las fases de construcción, una vez acabado e incluso una vez habitado:

  • Buscando la mejor localización para la construcción que queremos realizar

Cuando tenemos la oportunidad de empezar un proyecto desde el principio de la construcción, tenemos en cuenta el terreno (sus inclinaciones, orientaciones, clima, alrededores…) para determinar el mejor asentamiento y localización del Edificio. Por ejemplo, muy de actualidad después de las lluvias que hemos tenido, no se debe construir en un antiguo cauce de agua…

  • Dentro de la parcela, decidiendo cuál es la mejor orientación de la construcción

En este caso también hay que tener en cuenta el entorno, no tiene las mismas implicaciones una fachada Norte en Santander que en Sevilla. Todas las orientaciones son, en principio igual de favorables, depende enormemente de muchos factores: quién habita, la distribución interior, la actividad que se llevará a cabo, la localización exterior respecto a los espacios vecinos…

  • Optimizando el espacio interior a través de la distribución

Con el objetivo de hacer llegar la prosperidad a cada rincón del edificio. Por ejemplo, todos sabemos que en un Centro Comercial el éxito de los negocios es desigual, primero necesitamos hacer que los clientes entren al Centro y después que conozcan todos los locales.

Las acciones en estos casos no sólo se basan en la decoración sino que además están estrechamente ligadas a la estrategia de marketing del Centro, la estrategia del negocio, la arquitectura o la decoración, por lo que es imprescindible trabajar estrechamente con otros profesionales. El éxito de un Centro Comercial está íntimamente ligado a la prosperidad de todos los locales.

  • Equilibrando cada estancia a través de la decoración

Colores,  materiales y objetos decorativos. Comporta también el análisis de la imagen del espacio en cuanto a la manera en que nos refleja y/o afecta.  Por ejemplo, si visitamos un despacho de abogados no nos sorprenderá encontrar una decoración clásica y sobria, que probablemente nos haga confiar en que hemos dado con los profesionales adecuados. Sin embargo, si lo que buscamos es una empresa de publicidad,  no esperaremos encontrar un despacho de las mismas características que el anterior, sino un espacio donde la creatividad se demuestre en cada rincón.

De la misma manera, la imagen global afecta a los trabajadores de la empresa, a través de la decoración, del orden,  de la cantidad de espacio a ocupar, de la existencia o no de ventanas (y del paisaje que se puede ver), de la luz natural, de los mensajes explícitos o implícitos en la decoración ….

El objetivo del Feng Shui es la búsqueda del equilibrio entre las personas y su entorno, tanto de los lugares comunes (ciudades, parques, las empresas…) como de los más privados (la casa, el despacho…). 

La clave se encuentra en el equilibrio entre los cinco elementos: agua, madera, fuego, tierra y metal, que se encuentran en todo lo que nos rodea, los colores, los materiales… Todos los elementos y materiales son válidos, el Feng Shui nos ayuda a determinar cuales utilizar en cada momento para conseguir el equilibrio.

La técnica es el resultado de la investigación y observación de la naturaleza, de cómo se relacionan los cinco elementos y los efectos que provocan.  

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la empresa”

Acceso directo a otros artículos relacionados:

feng shui

Anuncios