Feng Shui e infidelidad

Como hemos visto en los artículos relacionados con la práctica de Feng Shui, cada uno de nosotros representa en su entorno aquello a lo que aspira, sus anhelos e intenciones. De ahí, que podamos entender que el profesional de Feng Shui, a través de lo que ve y analiza, pueda interpretar nuestras aspiraciones, entre ellas la infidelidad.

Entiendo que la infidelidad es la ruptura de cualquier compromiso que hayamos tomado libremente y, la forma más eficaz de acabar con ella, aunque no siempre lo hacemos, es comunicar el “no compromiso”. Como consecuencia, la infidelidad la practicamos primero con nosotros mismos y ese malestar que nos causa lo reflejamos en nuestro entorno, antes se suele notar también en nuestro carácter.

La infidelidad no es espontánea, es decir, surge como consecuencia de las carencias existentes en nuestra relación de pareja. Aunque se basa en muchas cuestiones, entre ellas la falta de respeto en la comunicación, devaluar a nuestra pareja…, solemos centrarnos en las relaciones sexuales. En este sentido, hay que tener mucho cuidado con lo que leemos en los libros de Feng Shui. Al igual que en el caso del amor en el que nos recomiendan colocar peonías, sobre la infidelidad se suele hablar del color azul en los dormitorios. Tranquilos, ¡no es una cuestión de colores!

Personalmente, cuando hago un proyecto no me gusta interpretar ni comentar mis primeras impresiones sobre un espacio, la experiencia me ha enseñado que hasta que no se ha realizado el análisis global, hasta que no acabas  de encajar todas las piezas del puzzle, es difícil entender las situaciones.

Entendiendo que la infidelidad es una consecuencia de un cúmulo de circunstancias, en el análisis de Feng Shui de un lugar aparece de la misma forma y nunca es certero en cuanto a la infidelidad sexual. Me explico, yo siempre lo comparo con la caza, cuando se abre la veda, no significa que todos seamos cazadores, que vayamos a cazar, que aparezca la pieza y que además acertemos en el blanco…

Recuerdo un proyecto en el que la primera vez que visité la casa me llamó la atención la cantidad de señales que apuntaban en este sentido. Ya al final de la visita, la señora no pudo más y me pregunto directamente si yo creía que su marido le era infiel. Teniendo en cuenta que ella había sido la encargada de decorar la casa, la conteste con total sinceridad: no tengo ni idea y no lo puedo saber; lo que si sé es que tú piensas que si lo es, por los problemas de pareja que se reflejan en la vivienda.

En este sentido, hay dos zonas que cobran especial importancia, no solo en la decoración sino también en la distribución. Es muy diferente una esposa representada en la cocina a la representada en el salón; en cuanto al marido nunca puede representarse en la cocina, es un tabú del Feng Shui.

Un dato curioso, el Feng Shui tradicional no plantea la posibilidad de análisis de la infidelidad femenina, quizá se deba a qué los antiguos Maestros de Feng Shui pensaban como apunta Diego Armario en su libro La Segunda Virginidad:

“Una mujer si habla contigo por teléfono y alguien que no debe la está escuchando, te puede llamar Encarna, aunque te llames Pepe, y mantener una charla sobre temas femeninos sin que le tiemble la voz. Es más, puede incluso hablar con su pareja mientras que está contigo, sin que trascienda, por su tono ni por su ritmo, que ha estado o está al borde de un orgasmo. Hay quienes al reflexionar sobre esta cualidad femenina (la naturalidad con la que actúan en situaciones de crisis), deducen que no se trata de una actitud cínica, sino más bien de un comportamiento propio de alguien que sabe controlar el momento, o que los italianos llaman il tempo…”

… Por aquello de la famosa paridad, mencionaré la célebre frase de Sharon Stone, “Las mujeres son capaces de fingir un orgasmo, pero los hombres pueden fingir una relación entera”.

Personalmente discrepo con ambos, creo que la capacidad de fingir no está determinada por el sexo al que perteneces. En fin, cuestiones innecesarias en la sociedad actual que nos permite actuar con total libertad, tanto a hombres como a mujeres, simplemente hemos de decidir si mantenemos o no el contrato y negociar en que condiciones.

Maru Canales

Otros artículos relacionados:

logo-octo-xs.jpg

Anuncios

11 Responses to Feng Shui e infidelidad

  1. juanarmas dice:

    Coincido contigo en ese punto: generalizar, aunque sea en cuestión de sexos, siempre lleva al error. Más que hombres o mujeres, creo que es una cuestión de cada persona como individuo: de su ambiente familiar, de sus valores, de sus genes… Peliagudo tema éste, cargado de prejuicios tome uno la dirección que tome.

    Como siempre, ha sido un placer leer tu artículo, por cuando nos haces conocer esos detalles del Feng Shui y tus valoraciones.

    Saludos.

  2. Maru Canales dice:

    Hola Juan,

    Bienvenido, ya se te echaba de menos por aquí, supongo que has tenido un buen camino y que nos lo contarás en tu blog, estaré pendiente.

    Cuando queremos hacer FS en el ambito privado, las relaciones cobran gran importancia, de ahí que este nuevo “curso” este estudiando este tema y dedicandole más espacio, (tengo muchas cosas que aprender …)

    Un abrazo

  3. Alex dice:

    También es cierto que en la Ciudad Prohibida, las mujeres (concubinas) estaban rodeadas de eunucos, con lo cual no había posibilidades. En este libro que mencionas el autor habla de un nuevo fenómeno que está ocurriendo en nuestra sociedad, creo recordar que dice algo así:
    “Hay hombres que mueren virgenes, sin enterarse. La mujer puede perder la virginidad en dos ocasiones, una con la rotura del himen, la segunda con la perdida de la mala conciencia. ”
    Me gusta tu blog, saludos

  4. sofia dice:

    Al hilo de la comprometedora carta que le pillaron a Sarkozy, publicaban hoy un articulo en un semanal dando datos sobre la infidelidad en España, un 37% de los hombres y un 35% de las mujeres. Además de lo que se revelo hace poco sobre lo cotillas que somos los españoles, especialmente los hombres, más de la mitad acepta que lee a escondidas los mensajes de moviles de sus perejas

  5. julio dice:

    ¡parece que la paridad ha calado hondo!

  6. Eréndira dice:

    Maru, una forma muy creativa de enfocar la cuestión. Hace unos días leía una entrevista a Angeles Mastretta, famosa escritora mexicana que acaba de publicar un libro “Maridos” , me dejó atónita el siguiente comentario “hay mujeres que se casan con hombres con los que no estarían ni cinco minutos”
    Supongo que dicha afirmación sería extrapolable a los hombres y también a otras relaciones, como las amistades. Y desde luego, es para reflexionar sobre nuestros apegos emocionales

  7. Maru Canales dice:

    Hola Eréndira,

    Parece que ultimamente todo el mundo me habla de esta novela, incluso una amiga ha tenido el cariñoso detalle de enviármela por correo, esta claro que la leeré. La frase es tan dura como cierta…, al menos me reconozco en ella, entablando relaciones que sabes desde los primeros minutos que no tienen ningún sentido. Entiendo que formará parte de nuestro aprendizaje y de confiar más en nuestra intuición.

    Saludos,

  8. PINA dice:

    Hola,
    Es primera vez que participo en este Blog, de hecho creo que en cualquiera, me gustaria saber
    Cuales pueden ser las señales en una casa de infidelidad, no entendí lo del color azul…

  9. Maru Canales dice:

    Hola Pina,

    Bienvenida al blog y gracias por participar.
    Lo del color azul es algo que suele comentarse en la mayoría de los libros de Feng Shui. Como digo en el artículo, en mi experiencia profesional he podido comprobar que no es tan sencillo como una cuestión de colores. No obstante, tiene una base lógica, se entiende que el elemento agua (al que representa el color azul) mal localizado es un indicativo de problemas en las relaciones.

    Un abrazo,

  10. diegoarmario dice:

    Hola Maru.
    He descubierto tu blog y la cita que haces de mi libro “La segunda virginidad”. Aunque haya pasado tiempo, nnca es tarde para agradecerte la cita, aunque menifiestes algún desacuerdo con mi tesis.
    La fidelidad o tiene que ver con el género, pero si con el sexo, que es una forma de entender las relaciones seas hombre o mujer.

  11. Maru Canales dice:

    Hola Diego,

    Pues me alegra mucho la coincidencia y tu comentario que me da la oportunidad de felicitarte por el libro. Lo cierto es que me encantó, también me hizo reir y entender que no soy la única que pasa por ciertas circunstancias. Aunque mi experiencia personal no coincida plenamente con todo lo que comentas. Y, además es un placer que un hombre se dediqué a escribir sobre nosotras, eso es que le gustamos.

    Un abrazo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: