El hombre que tenía mala suerte

Decíamos en el artículo titulado Padres e Hijos que “los contadores de historias son vendedores de sueños”. Buscando cuentos para contar a mis hijos, he encontrado (en el Blog de Gallaecus) este que ha tenido un gran éxito con ellos y me gustaría compartir con vosotros.

Aprovecho para ilustrar el cuento con la obra de Magritte “False Mirror” (Espejo Falso), no solo porque me encanta, sino porque además creo que refleja muy bien la moraleja del cuento. 

 

Érase una vez un hombre que siempre tenía mala suerte. Los años iban pasando y aunque se esforzaba mucho, todo era en vano, seguía teniendo mala suerte. Después de darle muchas vueltas, llegó a la conclusión de que necesitaba ayuda. ¿Y…, quién era más indicado para prestársela que Dios?

Así que el hombre decidió ir a ver a Dios para pedirle que le cambiara su mala suerte. A la mañana siguiente se puso en marcha. Caminó durante mucho tiempo, hasta que al cabo de algunos días llegó a la selva y abriéndose paso entre la maleza, escuchó de repente una voz estridente:

– “¡Oooooooh….oooooooohh!”

Asombrado buscó el origen de esa voz pensando que a lo mejor alguien podía estar necesitando su ayuda. Encontró un lobo raquítico, se le podían contar las costillas y el pelo se le caía a mechones.

– ¿Qué te pasa lobo?, le preguntó.

– Estoy mal, de un tiempo a esta parte todo me va mal. No tienes más que observar mi aspecto…, contestó el lobo.

– No hace falta que me cuentes nada más, yo también tengo mala suerte. Por eso voy a ver a Dios, a pedirle que me cambie la suerte.

– Por favor, pídele también un consejo para mí, le rogó el lobo

El Hombre le dijo al lobo que así lo haría y siguió su camino hasta llegar a un árbol en cuya sombra pensó en descansar. Se recostó y en cuanto cerró los ojos oyó una voz:

– ¡Oooooooohh! ¡Ooooooooohh!

Aunque el hombre abrió los ojos pero no pudo ver a nadie a su alrededor. Al cabo de un rato volvió a escuchar el quejido y así sucedió una y otra vez, hasta que por fin se le ocurrió preguntar al árbol si era él.

– Sí, yo soy. Contestó el árbol. Últimamente todo me va mal, mira mis ramas torcidas y mis hojas marchitas

– ¡No sigas! Ya sé de qué me estás hablando. Yo también tengo mala suerte, por eso voy a pedirle a Dios que me la cambie.

– Por favor, pídele también un consejo para mí. Le pidió el árbol.

Y prometiéndole al árbol que así lo haría siguió su camino durante días hasta llegar a un precioso valle, en donde descubrió una casa muy acogedora. Al acercarse vio que delante de la casa estaba una mujer muy hermosa que parecía esperarle.

– Ven, viajero, ven a descansar. Le insistió la mujer.

Con el cansancio acumulado de tantos días de viaje, el hombre aceptó de buen grado. Pasaron una velada muy especial, disfrutó de una buena comida y de una agradable charla en la que la mujer le contó lo triste y sola que se sentía. Cuando el la contó el motivo de su viaje, ésta también le pidió que un consejo para ella.

A la mañana siguiente el hombre emprendió de nuevo su viaje, caminó días hasta que llegó al Fin del Mundo. Se asomó, miró hacia abajo, a la derecha, a la izquierda y hacia arriba, pero no pudo ver nada que no fueran estrellas. De repente se formó una nube enfrente de él que fue tomando la forma de la cara de un hombre.

– ¿Eres Dios?, preguntó tímidamente

– Sí, yo soy, le contestó una voz procedente de la nube.

– Las cosas me van mal y he venido para pedirte que cambies mi suerte, siguió el hombre.

De acuerdo, te daré la clave que te cambiará la suerte, tienes que estar muy atento y buscar tu buena suerte

El hombre entusiasmado por haber recibido la clave de su suerte emprendió rápidamente el camino de vuelta a casa, quería llegar cuanto antes y comprobar que su suerte había cambiado. Al pasar por delante de la casa del valle, la mujer le preguntó cual era el consejo para ella, a lo que él contestó:

– Me dijo que lo que te faltaba era un hombre, un compañero que compartiera la vida contigo aquí en este valle.

La mujer se emocionó pensando que ahí mismo tenia a su hombre, pero este salió corriendo y gritando: he visto a Dios y me ha prometido que me va a cambiar la suerte, sólo me pidió que estuviera atento, ahora tengo que irme, he de buscarla.

Siguió corriendo hasta llegar a donde estaba el árbol quien también le preguntó por su consejo y así le explicó que debajo de tus raíces había un enorme tesoro que le impedía crecer.

El árbol le pidió que sacase el tesoro de sus raíces y que por supuesto se lo podría llevar. Pero el hombre disculpándose empezó a correr, tenía prisa por llegar a casa y ver si habría cambiado su suerte realmente.

Finalmente se encontró de nuevo con el lobo y le explicó todo lo que había pasado hasta entonces. Cuando acabó su relato e l lobo le preguntó:

– ¿Y para mí…., para mí no te dio un consejo?

¡Ah, si!, me dijo que para ponerte de nuevo fuerte sólo tenías que hacer una cosa, comerte a la criatura más estúpida de la tierra, entonces te irá todo bien.

Así el lobo hizo un gran esfuerzo por levantarse, se abalanzó sobre el hombre y lo devoró.

Maru Canales

Artículos relacionados:

19 respuestas a El hombre que tenía mala suerte

  1. Ita dice:

    Qué bonita moraleja. Al final somos responsables de nuestro destino… solo se requiere tener la consciencia despierta😉 que se dice rápido. Gracias, me ha encantado el cuento.

  2. SAUL CORTEZ dice:

    Me encantó, todo lo tenemos, somos dueños de nuestro destino y no nos damos cuenta.

  3. angela dice:

    Todos podemos elegir ser como el lobo o como el hombre. Creo que es mucho más fácil ir a favor, lo difícil es hacer como el hombre del cuento, ¡no es que tenga mala suerte es que huye de la buena suerte!. Estoy de acuerdo en que se trata de prestar atención ¿cuando lo hacemos a lo largo del día?

  4. lucas dice:

    mira la verdad es q me encanto me la puse a leer te juro q me hizo olvidar por un tiempito todos mis problemas ahora estoy mas relajado mi vida no es facil tengo 15 años y vivo y veo la pobreza desde q naci vivo en un barrio de clase media-alta pero no somos de mucho dinero y la verdad es q cada vez no endeudamos mas y esto me prohibe vivir la vida tranqilo pensando q cada dia q llego a casa sufro

  5. Maru Canales dice:

    Hola Lucas,

    Me alegra saber que te ha venido bien y te envio un fuerte abrazo con la esperanza de que te llegue mi energía

    Maru

  6. Derliz Guzman Tejada dice:

    Inspirado y aleccionador, realmente muy enseñable

  7. Lucila dice:

    somos arquitectos de nuestro destino

  8. ofelia avila dice:

    me encanto, porque nos dice que no vemos lo que realmente vale de la vida , lo que tenemos enfrente no nos detenemos a valorar la belleza del universo y creo que la mala suerte no existe y como dice paulo coelho, cuando deseas algo con toda tu energia y todo tu amor, el universo cospira para que suceda, eso es alquimia.

  9. Jackeline Castro dice:

    Al principio me rei pensando en lo tonto que era este hombre que huyo de cada oportunidad que se le presento para cambiar su suerte, pero despues m e di cuenta que la mala suerte de este hombre era su falta de compromiso, estaba demasiado ocupado consigo mismo para pensar en los demas, si el hubiera ayudado al arbol, si hubiera pensado en la mujer habria encontrado su propio tesoro, su buena suerte estaba ligada a la suerte de otros, al final el lobo se lo comio,parece chistoso pero hay un mensaje muy profundo en el.

  10. roberto dice:

    muchas veces no valoramos lo que tenemos, pensamos que la suerte es tener riquezas, placeres y vanidades. pero eso no es lo que Dios quiere para nosotros, la suerte no existe, las oportunidades para ser feliz si, y se logran con esfuerzo y siempre que Dios asi lo crea conveniente.

    • Jacqueline Molina dice:

      Me gustó tu comentario, es correcto, pasamos la vida sólo añorando las vanidades y placeres, y perdiendo de vista lo realmente importante la familia, los amigos y los buenos momentos…

  11. NATALIA dice:

    EL CUENTO ESTUVO BUENISIMO LA VERDAD ES UNA MUY BUENA MORALEJA TAMBIEN TE ENSEÑA A QUE HAY QUE AYUDAR A LAS PERSONAS LA VERDAD ESTE CUENTO ESTA MUY MUY BUENO.EL HOMBRE ESTABA TAN APRESURTADO PARA COMPROBAR SU SUERTE QUE NO SE DIO CUENTA QUE PODIA TENER UN TESORO Y UNA MUJER UNA FAMILIA ESTA MUY BUENO

  12. Mari Cruz dice:

    No lo conocía Maru y me ha encantado. Interesantísimo.

    un abrazo. Mari Cruz

  13. carpal dice:

    excelente me identifique con el personaje,a veces pensamos que nuestra vida solo depende del factor tiempo.y realmente en mucho de los casos ignoramos lo que tenemos al frente sin darnos cuenta que es lo que nos conviene

  14. Adalberto Efraín Benavides dice:

    El cuento es una bella parábola. El ser humano en su innato deseo de perfección, ser semejante a Dios, acude a él y de él recibe la dirección del camino junto con la adevertencia de si no lo sigue a voluntad desintegrará su personalidad.

  15. sd dice:

    que estupido cuento

  16. Excelente por demas.. no solo por la simpleza.. sino la capacidad que tiene en despertar algunas reflexiones profundas..1 la percepcion sobre la suerte y el destino.. creemos que somos un producto derivado y no artifices escenciales de nuestra vida. 2. somos ciegos ante las innumerables bendiciones que dia a dia nos relaga Dios, la vida, nuestra familia. 3. somos egoistas ante los problemas de los demas, pensamos que con solo escuchar y orar por los demas hacemos lo suficiente..4. olvidamos que la felicidad es una desicion de vida.. no un acto de suerte o destino.. Maru tu eres la autora del cuento?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: