La meditación, 2

“La meditación es un misterio tal que puede calificarse de ciencia, arte o habilidad sin ninguna contradicción.

Desde cierto punto de vista es una ciencia porque tiene que ejecutare un tipo de técnica muy definida. No hay excepciones a ello, es casi como una ley científica.

Pero desde otro punto de vista, también se puede decir que es un arte. La ciencia es una extensión de la mente, es matemática, es lógica, es racional. La meditación pertenece al corazón, no a la mente; no es lógica, está más cerca del amor. No es como otras actividades científicas, sino más bien como la música, la poesía, la pintura; por eso puede calificarse de arte.

Pero la meditación es un misterio tan grande que calificarla de “ciencia” o “arte” no la agota. Es una habilidad que o la descubres o no la descubres. Una habilidad no es una ciencia, no puede enseñarse. Una habilidad tampoco es un arte. Es la cosa más misteriosa del entendimiento humano.”

Osho, Meditación la primera y última libertad

V. Ejercicios de concentración

VI. Mirando fijamente un objeto

VII. Con sonidos o imágenes

VIII. Con mantras

  • Para ver las imágenes anteriores, en La meditación, 1, pulsar aquí
  • Para acceder al audio libro de meditación, El sendero del mago, pulsar aquí

Maru Canales

Artículos relacionados:

logo-octo-xs.jpg

Anuncios

3 Responses to La meditación, 2

  1. ever dice:

    la meditación es un arte que comprenderlo es lo mejor que puede ocurrir a cualquier ser humano, nos permite explorar nuestro limites con detenimientos llevándonos a respuestas que contribuyen a nuestra iluminación.

  2. juanarmas dice:

    Hola Maru,

    Al ser la meditación una experiencia tan íntima, variada y personal, hay tantas definiciones de lo que es, como meditadores intentan realizarse a través de ella.

    Meditar comienza como una herramienta, como cualquier “actividad” en nuestra rutina. Su misión es ayudarnos a ahondar en el sentimiento de ser (sin etiquetarnos, sin identificarnos, sin “dialogarnos”: limitarnos a profundizar en sentirnos, por pura dicha, sin mover ni un solo dedo). Como cualquier práctica repetida, la meditación va extendiéndose a nuestra forma de ser, como una forma de vivir y encarar la vida.

    No es necesario creer en Dios, ni pertenecer a ninguna idología o religión; ni tan siquiera tener creencias sobre el “más allá”. Creo que hay que abordarla como la misma inocencia con que un niño aborda un juego: con expectativas pero serenamente.

    Luego, paciencia, paciencia y paciencia.

    Saludos y enhorabuena por la calidad de contenidos que estás ofreciendo en tu blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: