Sólo son palabras

palabras.jpg 

¿Por qué nos duelen tanto las palabras?,
dejamos que entren en nosotros,
apenas ya hayan sido escuchadas,
provengan de donde provengan nos afectan,
se clavan en nuestra cabeza como un eco,
que se expande y no para de darnos vueltas,
que murmulla y retumba a sus anchas,
hasta que cansado y victorioso se aleja,
dejando tras de sí los rastros de su presencia,
desmantelando el poco orden ya habituado,
a deshacerse con cada nueva esporádica tormenta.

Las cogemos y parece que ya no podemos soltarlas,
sobre todo a las que nos hieren,
a esas no nos basta con aceptarlas,
tenemos que repetírnoslas hasta que nos sangran,
siempre ajenas e insospechadas,
las que menos piensas son las que más te calan.

No hay porqué defenderse contra estas estacas,
la mayoría de las veces se alardea más de su dureza,
que de la profundidad y sentido con la que están hechas,
a través de ellas conocemos a quien las expresa,
sino sabe tratarlas ese es su problema,
insultos, desquites, rabias, ofensas,
nuestros oídos con éstas tienen que estar llenos de cera,
no han de merecer ni la más mínima respuesta.

Porque… y si en el fondo no fuesen más que nada,
impresiones, las escogemos o las ignoramos,
depende de nosotros que sean invitadas bienvenidas,
o huéspedes intrusos que pasean por nuestra morada,
y es que casi siempre parece que acaban por olvidarse,
ya sean promesas irrompibles juradas con el alma,
sueños soñados sedientos de un futuro que no se alcanza,
ilusiones alimentadas llenas de la mejor esperanza,
se quedan en humo si al final la acción no las acompaña,
si todo esto sólo existe tras coartadas de palabras.

Por eso prevalecerá un solo abrazo sobre un “te deseo”,
una sincera compañía sobre un “qué tal el día”,
un compartido silencio sobre historias vacías,
una simple caricia sobre miles de frases repetidas.

Alfredo Cuervo Barrero ©

Esta es una pesía que conocí en el blog de Alfredo Cuervo, Centro y Contorno, que amablemente me ha permitido traerla a mi blog, para que la podamos disfrutar.  

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui

5 respuestas a Sólo son palabras

  1. Maru, las palabras siempre son importantes porque es nuestro principal modo de comunicación, pero también cuentan las actitudes y, los momentos en las cuales dichas palabras fueron pronunciadas. Muchas veces la ira momentáneamente puede jugarnos una mala pasada y decir algo inapropiado de lo cual posteriormente, las personas que tratamos de ser justas, debemos arrepentimos y pedir las disculpas del caso.
    Nadie es perfecto y cualquiera puede equivocarse, lo importante es saber reconocerlo.

    Besos!

  2. Concha Barbero dice:

    Aunque un poco extenso, pego aquí, el artículo “Errores”, de Juan José Millás, que fue galardonado, en el año 2002, con el premio Nacional de Periodismo, Miguel Delibes.

    “Estamos hechos, sobre todo, de palabras”, dice Millás.

    “Si el mundo estuviese hecho de harina, querríamos conocer los secretos de la harina; si de huevo, los secretos del huevo; si de plastilina, los de la plastilina. Nosotros estamos hechos, sobre todo de palabras. Cuando nacemos, alguien toma en sus brazos ese trozo de carne fresca y comienza a amasarlo con palabras. Somos niños o niñas, altos o bajos, feos o guapos, porque nos cuecen en una salsa de adjetivos, pronombres, verbos, adverbios y preposiciones. Un hombre hecho, incluso a medio hacer, es el hijo de, el novio de, el padre de, el amigo de, del mismo modo que es ingeniero o médico o mendigo, además de español, inglés o lituano. Por eso, conviene conocer el funcionamiento de las palabras con la precisión con la que conocemos el de los pulmones.
    El corazón mata, pero las palabras también. Si a usted, por ejemplo, le asignan la palabra mujer, corre el peligro de perecer a manos de un marido (llevamos 38 mujeres muertas en lo que va de año). Y si se le asignan el término inmigrante, tiene bastantes posibilidades de ahogarse al cruzar el Estrecho en una balsa. Vamos al cardiólogo cuando nos duele el corazón, pero no se nos ocurre acudir al gramático cuando nos duele la vida. Y hacemos bien, porque lo cierto es que cada uno debería ser su propio gramático. Acabo de comprar una novela titulada Cuando éramos mayores, de Anne Tyler (Alfaguara), cuya primera frase dice así: “Érase una vez una mujer que descubrió que se había convertido en la persona equivocada”. No puedo decirles cómo sigue porque llevo varios días intentando digerir ese comienzo tan terrible como esperanzador.
    Es cierto: a veces no eres capaz de sacar adelante el proyecto que tenías de ti y te sale un individuo detestable. Pero si dispones de los recursos verbales necesarios para darte cuenta, quizá puedas rectificar. Me pregunto si no nos habremos convertido en las sociedades y en las naciones y en los países equivocados. Y si todavía estamos a tiempo de construir una frase tan sencilla, pero tan eficaz, como la de esa novela: érase un mundo que descubrió que se había convertido en un mundo equivocado. Hay que hacer un pequeño esfuerzo sintáctico, pero vale la pena. Viva la gramática”

  3. Maru Canales dice:

    Hola Concha,

    Muchas gracias de nuevo por tus aportaciones. Esta última muy al hilo de lo que hablabamos sobre la no identificación que propone Tolle.

    Me he permitido resaltar la frase del libro del que habla Millás “érase una vez una mujer que descubrió que se había convertido en la persona equivocada”. La buena noticia es que siempre podemos reinventarnos, solo hay que decirdirlo. Hoy comiendo en un restaurante chino me ha tocado en la galletita de la suerte: “el peor error que podemos cometer es no atrevernos a cometer ninguno”. (ultimamente me fascina la comunicación con la vida, el contenido y la forma…)

    Saludos “yo soy tú”

    Hola Charly,

    Tu comentario me ha recordado algo que me dijo Jodorowsky: “Los golpes matan el cuerpo, las palabras matan el alma”.
    Un abrazo,

  4. Gloria dice:

    Hola Maru. Qué cosa más bonita y más verdadera. Cómo herimos y nos herimos con las palabras… Yo, en ocasiones, quisiera no quererlas tanto…

    Usémoslas, pues, con amor, para que de verdad sean el medio adecuado para la maravilla de la comunicación.

    Un beso,

    Gloria

  5. dipu dice:

    Le hago saber que la imagen que está usando sin permiso tiene copyright, le ruego la elimine de su blog.
    gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: