El caballero de la armadura oxidada

el caballero de la armadura

Es habitual que tengamos un concepto personal sobre nosotros mismos que supere la realidad. Pero también es posible llegar a superarnos invirtiendo algo de tiempo y esfuerzo en conocernos un poquito más. En esta línea nos habla este pequeño libro de Robert Fisher escrito a modo de cuento “El caballero de la armadura oxidada” que hace unos días descubrí a través de una amiga y que hoy me gustaría compartir con vosotros:

Hace ya mucho tiempo, en una tierra muy lejana, vivía un caballero que pensaba que era bueno, generoso y amoroso. Hacía todo lo que suelen hacer los caballeros buenos, generosos y amorosos. Luchaba contra sus enemigos, que era malos, mezquinos y odiosos. Mataba a dragones y rescataba a damiselas en apuros. Cuando en el asunto de la caballería había crisis, tenía la mala costumbre de rescatar damiselas incluso cuando ellas no deseaban ser rescatadas y, debido a esto, aunque muchas damas le estaban agradecidas, otras tantas se mostraban furiosas con el caballero. Él lo aceptaba con filosofía. Después de todo, no se puede contentar a todo el mundo.

Nuestro caballero era famoso por su armadura. Reflejaba unos rayos de luz tan brillantes que la gente del pueblo juraba no haber visto el sol salir en el norte o ponerse en el este cuando el caballero partía a la batalla. Y partía a la batalla con bastante frecuencia. Ante la mera mención de una cruzada, el caballero se ponía la armadura entusiasmado, montaba su caballo y cabalgaba en cualquier dirección. Su entusiasmo era tal que a veces partía en varias direcciones a la vez, lo cual no es nada fácil.

Durante años, el caballero es esforzó en ser el número uno del reino. Siempre había otra batalla que ganar, otro dragón que matar y otra damisela que rescatar.

El caballero tenía una mujer fiel y bastante tolerante, Julieta, que escribía hermosos poemas, decía cosas inteligentes y tenía debilidad por el vino. También tenía un hijo de cabellos dorados, Cristóbal, al que esperaba ver algún día, convertido en un valiente caballero.

Julieta y Cristóbal veían poco al caballero porque, cuando no estaba luchando en una batalla, matando dragones o rescatando damiselas, estaba ocupado probándose su armadura y admirando su brillo. Con el tiempo, el caballero se enamoró hasta tal punto de su armadura que se la empezó a poner para cenar y, a menudo, para dormir. Después de un tiempo, ya no se tomaba la molestia de quitársela para nada. Poco a poco, su familia fue olvidando qué aspecto tenía sin ella.

He reproducido la introducción, el resto lo podreis descargar en word pulsando aquí

Maru Canales
Artículos relacionados:

feng shui

21 respuestas a El caballero de la armadura oxidada

  1. esthergo dice:

    Muy bueno el cuento. Lo curioso es que estos caballeros se ven estupendos, exitosos y maravillosos. Personas con suerte para las que los demás estamos para servirlos o ser rescatados por ellos.

    Si existen en la vida real, a nuestro alrededor, me pregunto ¿serán felices?.

    Un besazo Maru

  2. Maru Canales dice:

    Hola Esthergo,

    Me encanta tu pregunta. Además reconozco que hoy me he levantado con una osadía nada habitual, así que si no te parece mal te voy a contestar yo basandome en mi experiencia, dado que en más de una ocasión me he disfrado de caballero con armadura🙂

    Estamos por todas partes a vuestro alrededor y si existimos en la vida real, al menos eso creemos. Cuando tenemos la armadura puesta (no todas las armaduras modernas son tan evidentes como las de los caballeros medievales) nos sentimos muy orgullosos de salvar al resto del mundo y por ello nos sentimos muy felices. Como el caballero del cuento, empezamos a dudar cuando alguien que no pretendía ser salvado se queja o cuando vemos que algo no funciona y al no poderlo mejorar nos atrevemos a pensar que quizá hay algo que no hayamos hecho bien, nosotros mismos… Entonces empezamos a entrar en los “Castillos”, aunque tengamos que permanecer en ellos mucho tiempo, nos sentimos más felices todavía, aún a costa de ir perdiendo nuestra armadura y, aunque esto nos asusta, en general puede más la libertad que se siente sin ella.

    Un fuerte abrazo, Esthergo

  3. esthergo dice:

    Gracias por tus palabras Maru. Es verdad según lo planteas muchos de nosotros somos en más de alguna ocasión caballeros con armadura, y tienes razón, nos sentimos felices.

    Besos

  4. Querida Maru, entiendo que el caballero que refieres tenga la armadura oxidada.
    Pero también creo que existen auténticos caballeros y auténticos aspirantes a serlo. Que entre ellos exista alguno al que se le ha oxidado la armadura (por motivo evidente: su estupidez), no implica descartar de nuestras aspiraciones el noble ideal del caballero.
    Pensar que el ideal del caballero es “Luchar contra sus enemigos, que eran los malos, mezquinos y odiosos, matar a dragones y rescatar a damiselas en apuros”, es no saber de qué se trata asunto tan meritorio.
    Es muy probable que Mr. Robert Fisher no pudiera comprender nada de lo que en “El Quijote”, Miguel de Cervantes, quiso enseñar. Y si ha tomado como ejemplo de auténtico caballero al esperpento del que parece que expone, pues allá él. Lo único que demuestra es su pobre comprensión de tan alta labor.
    Pero, al menos a mi, no me sirve…

  5. Sursum dice:

    Hola Maru,

    Me alegra muchísimo comprobar que tienes buen@s amig@s que te recomiendan este tipo de lectura. Yo tambien lo leí hace unos meses y para mi fue una lección magistral. Efectivamente existimos por doquier y tenemos la mala costumbre de, obcecados por el deber y tanta batalla lejana, dejar pendiente o desatendidas algunas tareas de nuestro propio ser. Afortunadamente ya derramé mis lágrimas y pude liberarme de la armadura oxidada, es muy bello descubrir que no necesitas ninguna armadura.

    Para abraxas cadiz,
    Estimado caballero o aspirante a serlo, no se porque me da la sensación de que no ha leido el libro que estamos comentando. De haberlo hecho creo que tendría otra opinión al respecto. Yo no encuentro ninguna contradicción entre El Quijote y este caballero del que hablamos. De las enseñanzas de Miguel de Cervantes se pueden hacer muchas lecturas y todas ellas valiosas, pero no olvide vuesa merced que de todo lo que se lee tan solo sirve lo que aprendemos llevandolo a la práctica.

    “La experiencia no es lo que te sucede, sino lo que haces con lo que te sucede”. Aldous Huxley

    Un abrazo intenso (sin armadura)

  6. Que tal Maru, el caballero cuestión combatió a sus enemigos, pero no pudo doblegar al que llevaba dentro, quien a la postre el terminó derrotándolo.

    Saludos!
    C. W. Karl

  7. Maru Canales dice:

    Gracias a todos por vuestra participación, es lo más gratificante de mantener un blog.

    Sursum, tu abrazo sin armadura me ha recordado una frase, que hace tiempo que no oigo, “a pecho descubierto” , ya me gustaría a mi dar abrazos así, estoy en ello…🙂 También es cierto que tengo la suerte de contar con amig@s que me ayudan

  8. vanesa dice:

    Hola Maru ,me ha encantado el cuento,¡toda la vida queriendo ser princesa y todavia ando por caballero!quiero pensar que alguna armadura ya me he quitado y encontrar la manera de deshacer las que me quedan……….

    Gracias por las pistas……

  9. Mi querida Dama Sursum,
    recibe primero mi solemne declaración vital y, acorde con tu nombre, lo gritaré a los vientos de la blogosfera:
    ¡Sursum corda!
    Debe entonar, ¡a fe mía!, el mea culpa, ya que no leí el libro, y que mi escaso entender se dejó llevar, torpemente, por las letras escritas en la introducción transcrita en este fecundo blog. Juro por mi espada que leeré las letras todas del autor, y aplazaré, como exige la prudencia, mi juicio sobre la exposición que haga sobre la caballería.
    Entiendo que es mi deber de así reparar la ligereza de mis apreciaciones sobre los escritos ajenos.
    Tengo, a fe mía, dolor de corazón y así mesmo, firme propósito de la enmienda.
    Un beso, y colgaré tu seda en mi lanza…

  10. Hermoso cuento, a fe mía, y muy cierto, a mis entendederas. Me ha hecho recordar los descomunales gigantes que enfrenté, y que derroté, cuando mi ignorante, pero fiel y bueno, escudero Sancho, me advertía una y otra vez que eran molinos… ¡molinos! ¿Y sabré yo de silencios y soledades en la vela de mis armas, en la noche, solo acompañado de la hermana luna por compañera? ¿Sabré yo de oscuridades, cuando me molieron a palos sin saber de donde me venían, en la noche aquella de la venta?
    Pero nada me desanimó. Siempre seguí adelante, con osadía y con valor, a enfrentar todo aquello que se interponía en mi camino. Pero, aunque creo que nadie pareció entenderme, seguí mi camino, mi camino a… a… Mí Mismo.

  11. Sursum dice:

    Estimado Abraxas Cadiz,

    Es de caballeros desfacer entuertos, y creo que es mi deber aplicarme a tamaña gesta.

    En primer lugar me siento muy alagado por su tratamiento de dama y, aunque me llena de satisfacción pensar que haya conseguido plasmar en mis escritos tan alta imagen de sensibilidad y sentimiento como para hacerle pensar eso, debo decir que Dios no me dió más privilegio que el de ser hombre en esta vida. Y desde ese rol trato de conquistar la singular condición de Ser Humano, que a la par, acaba uniendo en la excelencia a damas y caballeros en este eterno transitar de las almas por la vida.

    Ruego a Dios que esta leve confusión en su primera apreciación no perturbe el juramento a su espada y lea detenidamente el libro que ha atraido su cabalgar sobre este nuevo puente o cruce de caminos. En él, como en tantos otros, no hay más reto, más enemigo que uno mismo.

    Seguro que a todos los lectores de este blog les agradará saber su parecer tras la victoria de leerlo.

    “En la pelea, se conoce al soldado; sólo en la victoria, se conoce al caballero”

    Lo del beso y la seda en su lanza, lo dejamos para una verdadera dama que así lo merezca.

    Pero a cambio aquí dejo mi manos abiertas y mis brazos extendidos al Sol ofreciendo ese abrazo intenso que tambien puede fundir el reconocimiento de caballero a caballero.

  12. Pues bien dices, vive Dios, Sursum. No sé porqué se me infundió la idea de que eras dama y no caballero, pero como proclamas y yo proclamo también, las almas no tienen sexo, pues ambos roles se unen en la cima de las cumbres.
    Por lo tanto, en lugar de colgar tu seda en mi lanza, te juraré que mi espada siempre estará presta a unirse con la tuya en la desigual batalla que libramos contra monstruos y dragones, en defensa y liberación, como conoces, de damas, ancianos y niños, así como de todos aquellos maltratados por la fortuna y la maldad.
    ¡Sursum corda, hermano!

  13. susana dice:

    Hola, yo tengo un local el cual debo dejar porque me es imposible pagar y me traslado a otro que el alquiler es mucho mas bajo, todavia no he echo nada en el pero la gente que lo ha visto dice que tiene muy mal feng shui, la verdad es que ahora estoy muy desanimada porque no se que debo hacer, si me pudieran dar alguna idea.
    Gracias

  14. Maru Canales dice:

    Hola Susana,

    Lo primero que puedes hacer es animarte, que un local nuevo tenga mal Feng Shui aunque posible, es difícil. Pero aún mucho más difícil es saberlo sin aplicar la técnica.

    Como dice un buen amigo mío, ante una preocupación la mejor medicina es ocuparse del asunto. Se me ocurre que puedes intentar practicarlo a través del artículo en el que se facilitan algunos pasos para empezar y también puedes contratar a un profesional que te ayude.

    Te facilito el enlace: https://marucanales.wordpress.com/2007/07/25/practicando-feng-shui-1/

    Saludos,

  15. susana dice:

    Gracias por la contestacion tan rapida. Ya se que estas en Madrid pero es posible hacerte una consulta sobre plano?.
    Gracias
    Susana

  16. Maru Canales dice:

    Lo que me pides es como querer que un médico diagnostique a un paciente a distancia, sin poder verle. Pero no seré yo quien se limite, depende de la consulta quizá pueda ayudarte.

    En la web de OCTO, encontrarás mi email en Contacto

    Saludos,

  17. Otro buen libro a tener en la biblioteca y leer de vez en cuando.

    La razón por la que alguien se pone una armadura y no se la quita es porque le aporta algo. Sólo se la quitará cuando sea consciente de que no le aporta lo que desea, lo que busca.

  18. […] La actitud. – El guión de vida – El caballero de la armadura oxidada. – Sobre el olvido: Poder o Querer? – Y la luz… se […]

  19. Semilla Resonante dice:

    Hoy me he dado cuenta que soy un caballero con la armadura oxidada, que prefiero la voz del silencio a las mentiras; que prefiero mostrarme tal como soy con mis neurosis y convivir a medias con mi guion de vida (sin atributos ni mandatos); que mi sombra al tapar el plan de alma prefiere esconderse y retirarse del mundo activo, para poder saborear el sol cada mañana o cada atardecer…

    Tal vez alguna que otra vez mi falta de voluntad me deja paralizada por el miedo y las dudas. Pero, así y todo, prefiero ser una viviente discreta que una muerta viviendo.

    Hoy que una niña se recupera del traumatismo craneoencefálico por accidente e intenta aceptar el trauma. Hoy que una amiga empieza la quimioterapia y se enfrenta a su enfermedad… Hoy doy gracias por el PODER de la PALABRA tanto hablada como escrita que con su vibración hacen un mundo más humano, más real, más harmónico…

  20. Maru Canales dice:

    Muchísimas gracias por esta Semilla que nos regalas, que ha inundado tu palabra de una fuerza que me ha ablandado la armadura:

    “prefiero ser una viviente discreta que una muerta viviendo”

    Un fuerte abrazo,

  21. Bothautocaigo dice:

    Great post – Just subscriped to your RSS feed.. Thanks|This is my first time I have visited this site. I found a lot of interesting information in your blog. From the tons of comments on your articles, I guess I am not the only one! keep up the impressive work.

    gaming seat

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: