… por todos aquellos que se atreven

30,marzo 2009

“Acusar a los demás de los propios infortunios es un signo de falta de educación.

Acusarse a uno mismo demuestra que la educación ha comenzado.

No acusarse a uno mismo, ni acusar a los demás demuestra que la educación ha sido completada.”

Epícteto

Varias amigas me han enviado este fantástico video publicitario realizado con Miguel Bosé, ¡Qué vivan las mueres!.

Escuchando el mensaje me he acordado de la importancia de conseguir el equilibrio, es cierto que las mujeres nos habíamos quedado rezagadas. Aprendamos de nuestra experiencia y apoyemos a los hombres para que no les suceda lo mismo, qué vivan los hombres también:
qué vivan los hombres que se atreven a ser románticos
qué vivan los hombres que se atreven a soñar y sueñan
qué vivan los hombres que apagan 60 velas porque cumplieron 60 años
qué vivan los hombres que tienen hijos con nosotras
qué vivan los hombres que dejaron de preocuparse por lo que piensa el resto, y sin embargo, siguen preocupándose por los demás
¡qué vivan los hombres, nuestros queridos compañeros de viaje!

Qué vivan los hombres y las mujeres, todos aquellos que se atreven a  vivir, que se mojan. Que se comprometen con la vida, que intentan despertar, que hoy caen y aún doloridos se vuelven a levantar, que aceptan sus fallos y aunque les cueste aceptarlos luchan por superarlos. Qué vivan todos aquellos que lo han conseguido y nos sirven de ejemplo. En este blog, a través de algunos artículos hemos conocido grandes ejemplos:

  • La disciplina
  • El entorno de Nick
  • El espiralismo: Teresa Perales
  • La ultima conferencia: Randy Pausch
  • Un ejemplo de superación: Tony Melendez
  • El equipo Hoyt
  • Sonrisas de admiración por Sonrisas de Bombay: Jaume Sanllorente

  • Maru Canales

    feng shui