Valoraciones

“Lo importante es la acción, no es el resultado de la acción.

Debes hacer lo correcto, tal vez no esté dentro de tu capacidad,

tal vez no esté dentro de tu tiempo que haya algún resultado.”

Gandhi

fama y reconocimiento

Si nosotros no somos capaces de valorar nuestras acciones, buscamos el reconocimiento en los demás. Cuando así lo hacemos, implícitamente estamos reconociendo el valor de la opinión de otros, que quizá tampoco sepan reconocerse a sí mismos, por lo que difícilmente podrán valorarnos a nosotros.

Me recuerda a la historia de la Madre Teresa. Estaba tan convencida de lo que quería hacer y de cómo hacerlo, que se enfrentó a su congragación, que no sólo no reconocía su labor, sino que no la aprobaba e intentó en más de una ocasión frenarla enfrentándola a Roma. Fue su convencimiento personal, el valor que ella supo dar a sus acciones, lo que la llevó a conseguir que no sólo no la excomulgaran, sino que finalmente la permitieran crear una nueva congregación.

El reconocimiento social y la fama vinieron después, como consecuencia de su labor, aunque esto no fuera importante para ella porque sabía que no cambiaba en absoluto su valor, su entrega. Entonces parece que lo importante es el valor que nosotros damos a nuestras acciones: ¿cómo queremos actuar? 

Feng Shui en la empresa

Maru Canales

Artículos relacionados:

libro feng shui
conferencias feng shui

feng shui

8 respuestas a Valoraciones

  1. Creo que al realizar cualquier acto nuestro fin es que se produzca el resultado que pretendimos con él.
    Una cosa es no apegarse al resultado de nuestras acciones y otra no dar ninguna importancia al resultado.
    Eso sí, puede que ni veamos ese resultado, y a veces que ni siquiera seamos conscientes de él, pero actuar sin ningún fin no es sensato.
    Puedo martillar un clavo en una tabla, pero si no lo hago con eficacia y nunca le atizo al clavo no estoy actuando sensatamente.
    Al respecto de la acción y sus resultados es muy iluminador el Bhagavad Gita en sus primeras estancias.
    Un saludo.

  2. Maru Canales dice:

    Hola Abraxas,

    Al hilo de tu comentario, se me ocurre que en numerosas ocasiones tampoco somos conscientes del resultado que perseguimos. Es decir, puede que nuestro fin a nivel consciente sea uno y, a nivel inconsciente otro… Dado que el poder de nuestro inconsciente es bastante mayor, podría ser que la sensatez sea más escurridiza de lo que parece e incluso poco importante, sobre todo si nos paralizase en la acción.

    Los humanos aprendemos de la experiencia, propia. Y, en muchas ocasiones el aprendizaje de la acción llega con el paso del tiempo. Quizá sea este el fin, descubrir para qué se me presentó tal situación y lo que podría aprender con ella …

    Un abrazo,

  3. Rafael dice:

    Querida Maru:
    Muy sabias las palabras de Gandhi pues toda accion tiene una concecuencia (la ley de causa y efecto). Puede que el resultado no sea el favorable o el esperado por uno mismo, pero tarde que temprano dara sus frutos. En mi pais (Mexico) es comun decir “lo que siembras cosechas” refiriendose al resultado de nuestras acciones. Asi que debemos estar concientes de las decisiones que tomamos en la vida.
    Lo que vivimos hoy es el resultado de las acciones tomadas en el pasado, cada quien debe valorar de sus experiencias para definir sus acciones futuras. Creo que al evaluar el resultado de nuestras acciones debe servirnos para evolucionar en nuestras vidas.
    Saludos para quien nos motiva con sus articulos tan positivos.

  4. Evidentemente, toda acción debe tener un propósito y debe pretender un fin. Y antes de actuar deben conocerse ambas cosas conscientemente.

    Si yo no sé qué relación hay entre un martillo y un clavo, ni si quiero clavarlo o no, ni para qué he de hacerlo, estaré dando martillazos en cualquier sitio, porque me lo han dicho, porque estoy aburrido, o por cualquier cosa.

    Efectivamente, el poder de nuestro inconsciente es mayor que el de nuestro consciente, de ahí la necesidad de desarrollar este último. Actuar inconscientemente solo lleva, o a ningún sitio, en el mejor de los casos, o al desastre, en muchos otros.
    La clave para mí es el desarrollo del discernimiento, que como lo dice la misma palabra, es el separar lo útil de lo inútil, lo conveniente de lo inconveniente,lo humano de lo no humano,a fin de tomar los propósitos y las decisiones acertadas.

    Y respecto a lo que dices de la sensatez, es escurridiza en quien no la tiene desarrollada. Quizá la sensatez sea el principal logro del ser humano con vistas a su progreso.

    Y si se paraliza la acción por falta de sensatez es buena cosa, ya que actuar inconscientemente e insensatamente no puede llevarnos a nada bueno, con lo que más no vales quedarnos quietos.

    Y si hablas de la experiencia como motor del aprendizaje, en lo que estoy totalmente de acuerdo, ¿que va a aprender el que no sabe ni lo que hace, ni porqué ni para qué? ¿Como va a evaluar luego sus acciones si no sabe lo que se propone, actúa por impulsos y no tiene claro el resultado que pretende?

    Admiro el Feng Shui, pero me parece, por tus palabras, que lo interpretas de manera excesivamente trivial.

    Un beso.

  5. Maru Canales dice:

    Hola Abraxas,

    Muchas gracias por tu comentario, creo que me pones en mi sitio como nunca lo habían hecho antes. Quizá, ser la autora del blog haga parecer que lo sé todo y, como bien apuntas, nada más lejos de la realidad.

    Con el tiempo voy aprendiendo a encajar las críticas, grandes oportunidades de recordar mi inconsciencia o mi falta de sensatez e incluso de descubrir algo nuevo, mi posible trivialidad. Aún preguntandome que es la vida sin un punto de locura, cuando la sensatez habrá dado fruto a algún progreso, o como he llegado hasta aquí y ahora con esta inconsciencia mia, lo tendré en cuenta.

    Un abrazo,

  6. No quiero que te ofendas por lo que dije. Lo dije solo para hacerte reflexionar sobre algunas cosas, no para descalificar tu trabajo. Solo sacudiendo a un gran olivo caen las sabrosas aceitunas.

    Creo que la locura, la insensatez y la inconsciencia son defectos que atribuimos a los sabios, los que somos ignorantes y vivimos una vida muelle, y solo porque no podemos entender sus actos.

    Pero, mientras no seamos sabios, debemos atenernos a lo que nos toca, que es trabajar para serlo un poco más cada día, con nuestro esfuerzo, con el desarrollo progresivo de nuestra consciencia, de nuestro discernimiento y de nuestra sensatez. Después de eso ya hablaremos. Recuerda que no se empieza una casa por el tejado…
    Un beso.

    • Maru Canales dice:

      Abraxas,

      Te reitero de corazón las gracias por tu participación y por expresar tu opinión, me guste a mí o no. Espero y deseo que sigas haciendolo libremente. La crítica o el desacuerdo son grandes oportunidades y no suelen ser casualidad, al fin y al cabo no somos más que el espejo del otro. (Personalmente, sigo teniendo mis dudas sobre la importancia de la sensatez…, meditaré sobre ello e intentaré explicarme en un artículo).
      Un abrazo,

  7. Es cierto lo que dices. El enriquecimiento mutuo creo que se consigue compartiendo las diferentes visiones de la vida que tiene cada uno.

    Me suscribiré a tu blog, y estaré al tanto de tus artículos.

    Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: