Dinero: energía en movimiento

“El dinero no se acaba,
cambia de manos”
Olga Palacio

dinero

Es agosto, una pequeña ciudad de la costa española, en plena temporada. Cae una lluvia torrencial desde hace varios días, la ciudad parece desierta.
Todos tienen deudas y viven a base de créditos. Por fortuna, llega un ruso y entra en un pequeño hotel con encanto. Pide una habitación.
Pone un billete de 500€ en la mesa de la recepcionista y se va a ver las habitaciones.

El jefe del hotel agarra el billete y sale corriendo a pagar sus deudas con el carnicero. Este coge el billete y va a pagar su deuda con el criador de cerdos. A su turno, éste se da prisa para pagar lo que le debe al proveedor de pienso para animales.

El del pienso coge el billete al vuelo y corre a liquidar su deuda con la prostituta a la que hace tiempo que no paga. En tiempos de crisis, hasta ella ofrece servicios a crédito.

La prostituta coge el billete y sale para el pequeño hotel donde había traído a sus clientes las últimas veces y al que todavía no había pagado y lo pone encima de la mesa del recepcionista.

En ese momento baja el ruso, que acaba de echar un vistazo a las habitaciones, dice que no le convence ninguna, coge el billete y se va de la ciudad.

Nadie ha pagado ni un Euro, pero ahora toda la ciudad vive sin deudas y mira al futuro con confianza.

Fuente: “Vivir en la luz”

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui

About these ads

5 respuestas a Dinero: energía en movimiento

  1. Un cuentecito muy curioso e idílico, pero irreal desde que el mundo es mundo.
    Lo más acorde con la realidad es que el señor ruso sea banquero, y que al final requerirá del dueño del hotel los 500 más 50 de sus intereses.

    El carnicero y los demás, entre impuestos municipales y estatales, deberán pagar como unos 100 de esos 500, o sea, 600, y probablemente entre ellos se pedirán unos a otros como unos 25 de recargo por la tardanza en el pago.

    El banquero, de sus 50 pagará intereses a sus clientes depositarios del banco, y se quedará con su parte, amén de los 500.

    Los municipios y el estado pagarán a un montón de gente dedicada a la administración y mantendrán las obras públicas, las universidades y los colegios, la seguridad médica, las pensiones y otras innumerables cosas, amén de lo embolsado en bolsillos diversos.

    De esta manera, cuando alguien de la cadena necesite dinero, no esperará a un ruso despistado y confiado, sino que irá a pedirlo al banco.Pagarán más tarde lo que le dieron mas los intereses y sus impuestos. De lo que se cobran unos a otros comerciantes también todos pagarán impuestos para los bienes de carácter sociales y públicos. Amén de las multas de tráfico y otras zarandajas.

    La economía que has planteado, la tan antigua del trueque, se está intentando implantar en lugares pequeños, sobre todo en el sector de los servicios, donde solo interviene la mano de obra profesional. Pero si se extendiera a nivel mundial ¿quién pagaría las autopistas, los colegios públicos, los hospitales públicos, los aeropuertos, etc., etc.? Estas cosas no aparecen por la mañana como los hongos, hay que pagarlos entre todos.

    Así que los 500 euros del cuento, al final son casi 1000, sumándole los añadidos. Pero no hay problema. Lo que nadie sabe es que el Banco Mundial tiene una maquinita de hacer billetes. Y los presta con su correspondiente interés, así que el billetito, una vez que sale de la puerta ya vale su correspondiente tanto por ciento más.

    Y, colorín colorado, este cuento se ha acabado.

    Quien lo quiera comprobar de manera fehaciente, que examine su nómina, o el balance anual de cuentas de su empresa.

    • Maru Canales dice:

      Buenos días Abraxas,

      Muchas gracias por aportarnos una nueva interpretación del cuento. (Me pregunto cuantas posibles interpretaciones podríamos hacer, posiblemente tantas como lectores…).

      Tu historia me ha gustado, aunque ahora mismo solucionar el problema de no tener dinero pidiéndoselo al banco parece que no funciona… Para mí lo mejor ha sido comprobar que el dinero no se acaba, cada día hay más (el BM tiene una máquina de hacer billetes).

      Un abrazo,

  2. Querida Maru,

    es evidente que hay tantas opiniones como lectores, pero la realidad es muy tozuda, y es solo una, por muchas opiniones que haya sobre ella.

    El día en que la realidad se adapte a la opinión de cada quien, avísame.

    • Maru Canales dice:

      Hola Abraxas,

      ¿Cual es la verdad, la tuya o la mia, o la de Juan, Pepe, Carolina, Pelayo…? Hay quien cree que la realidad es tozuda, otros que es maravillosa… En mi opinión, la verdad es la suma de todas las verdades de cada uno, es cuestión de interpretación y perspectiva. Así es como tú y yo lo hemos escenificado de maravilla, en las dos versiones del cuento (hasta hemos sido capaces hasta de cambiar de profesión al protagonista…)

      La realidad en la vida diaria no es muy diferente. Dicen que la situación económica es difícil, desde luego lo será para aquellos que se queden sin trabajo o se arruinen. Pero esta misma realidad es muy distinta para aquellos que puedan beneficiarse económicamente de la situación. Depende de la perspectiva la crisis es un problema o una oportunidad, ambos casos igual de reales…

      Como tú dices, estás avisado, :)

      Un abrazo,

  3. Querida Maru,
    te contaré un pequeño cuento hindú.

    Cuatro ciegos de nacimiento fueron a conocer qué clase de animal era un elefante, que nunca habían oido cómo podría ser.
    Todos se acercaron a tocarlo para imaginar como era.

    Uno de ellos palpó largamente la trompa.
    Otro estuvo examinando una de las patas.
    Otro tocó y tocó una oreja.
    El último se centró en el examen del rabo.

    El primero dijo que un elefante era largo y sinuoso, como una gran serpiente.
    El que examinó las patas dijo que era como el tronco de un gran árbol.
    El siguiente que, por contra, era grande como una gran hoja del bosque que, además se movía a veces con violencia.
    El último dijo que todos estaban locos, que el animal era largo y fino, y que se movía con suaves movimientos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 50 seguidores

%d personas les gusta esto: