Divorcio e hijos

“Hay miles de estudios que demuestran que

la atmósfera de infelicidad dentro de la familia

 es más nociva para los niños que una ruptura franca,

que les enseña, por lo menos,

que el hombre es capaz de poner fin  a una situación intolerable

por medio de una decisión valiente”

El Arte de Amar, Erich Fromm

Divorcio- hijos

– Estoy realmente preocupada por ti, ¿estás segura que la única solución es el divorcio?

– Se trata de una decisión muy meditada. Las estadisticas dicen que tardamos una media de siete años en divorciarnos, desde que lo empezamos a pensar hasta que lo ejecutamos. Te aseguro que yo estoy por encima de la media.

– Bueno, pero es una decisión muy importante, se trata de romper una familia…

– Perdona, no te entiendo.

– Dejareis de vivir juntos, los niños tendrán que compartir diferentes casas…

– Si pensara que la familia es compartir un espacio físico, estaría de acuerdo contigo. Pero, creo que la familia trata de muchas otras cuestiones, mucho más importantes y profundas que compartir casa. Por ejemplo, el ambiente que se respira en el hogar. Por otro lado, vivimos en un cambio constante, creo que el gran reto de los padres en la actualidad es enseñar a nuestros hijos a enfrentarse a dichos cambios. Los modelos de una vida una empresa o una vida una pareja no parece que sean probables en su experiencia. 

– Pero tus hijos son tan pequeños…

– Hace algún tiempo pensaba que no debería divorciarme hasta que mis hijos fueran mayores. Entonces me dí cuenta que mi manera de actuar en la vida, mi ejemplo, era mi verdadera enseñanaza. Aprendemos a amar en casa, lo que me enfrentaba a mi responsabilidad, tenía que dicidir que quería trasmitirles. Y, ví las siguientes opciones:

  • Cuando tomes una decisión en la vida, aguanta hasta el final. Aunque un día descubras que fue equivocada o simplemente llegue el día en que deje de ser adecuada para ti. La vida no permite un margen de error.
  • Cuando nos equivocamos o simplemente las situaciones dejan de ser las adecuadas, siempre podemos cambiar. Cuando nuestro matrimonio deja de funcionar hay solución, solo depende de nosotros llevarla a cabo. 

– Nunca lo había visto así… Me estoy dando cuenta que incluso los hijos pueden ser una gran excusa para no tomar las riendas de nuestra vida, en lo referente a los problemas de pareja…

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui

16 respuestas a Divorcio e hijos

  1. Hola, Maru, soy tu Pepito Grillo…

    Verás, E. Fromm, y en especial su “El arte de amar”, formaron parte de mi primera juventud, justo cuando se empieza a amar, o, más bien, a aprender a amar.

    Y creo que has sacado frases de Fromm fuera del contexto general de su obra. Cualquiera pensaría que Fromm recomienda, para amar bien, una ruptura franca sin antes aprender y ejercitar “el arte de amar”.
    El amor es algo que tratamos de aprender, comprender, y ejercitar durante toda una vida, y nos falta siempre tiempo. Por eso hay tanto escrito sobre el amor. Si todos ya supiéramos lo que es no harían falta más libros…

    Has escrito frases como las siguientes, apoyándote en Fromm:

    “- Si pensara que la familia es compartir un espacio físico, estaría de acuerdo contigo. Pero, creo que la familia trata de muchas otras cuestiones, mucho más importantes y profundas que compartir casa.”

    “Entonces me dí cuenta que mi manera de actuar en la vida, mi ejemplo, era mi verdadera enseñanaza. Aprendemos a amar en casa, lo que me enfrentaba a mi responsabilidad”

    “Los modelos de una vida, una empresa, o una vida en pareja no parece que sean probables en su experiencia.”

    Todas ellas descansan sobre una base, que no has citado: que ella domina y ejerce el arte de amar, y que su pareja lo ignora por completo, y actúa en consecuencia. Si esto es así, y no existe ninguna otra solución, si ella no es capaz, con su amor, de hacérselo aprender a él, de que lo comprenda y lo viva en su familia, la solución es la correcta, si no la mejor, la menos mala, pero nunca buena. Sería el mal menor.

    Pero he aquí la cuestión:
    Ella ama, sabe hacerlo, y lo hace.
    El no ama, no sabe hacerlo y no lo hace.

    ¿Y si no es así? ¿Y si ella no ha aportado nada a que la familia sea algo más que compartir un espacio físico, en cuestiones mucho más importantes y profundas que compartir?

    Si sus hijos aprendían a amar en casa, ¿enfrentó su responsabilidad de mostrarles qué cosa era el amor? ¿Cómo la enfrentó? ¿Hizo todo lo necesario?

    ¿Los modelos de una vida, de una empresa, de una vida en pareja, no son parte de su experiencia? Te refieres, sin duda a su experiencia actual, pero ¿y a su vida futura? ¿Es que crees que no influirá en su vida futura, condicionando su vida en pareja?

    Te digo todo esto porque me parece muy simple y peligroso animar, además apoyándote en Fromm, a renunciar al esfuerzo de amar hasta el final, y tomar la solución más fácil, abandonar. Y renunciar a ejercer de manera auténtica “El arte de amar”

    Tuyo, siempre.
    Pepito Grillo

  2. Maru Canales dice:

    Buenos dias Abraxas🙂 ,

    Hace unos dias discutía con unos amigos sobre la importancia de controlar lo que decimos en los medios de comunicación para evitar interpretaciones erróneas de nuestro mensaje. Mi teoría era que es imposible controlar las interpretaciones del lector y, además así es como debe ser, cada cual interpretamos según nuestras experiencias y retos pendientes a superar. Ninguna interpretación es correcta o incorrecta, es la propia y la perfecta para cada uno.

    Además, ¿qué mayor gratificación puede haber para el que escribe, que sus mensajes hagan este efecto de indagación personal…? o en tus palabras, convertirte en el Pepito Grillo del lector (por aquello del efecto espejo…).

    No obstante, me gustaría hacer un pequeño apunte a tu interpretación, por respeto al autor. Solamente la primera frase está sacada de un texto de E Fromm, tal y como está indicado. El resto del texto, pertenece a mi propia experiencia y, desde ésta entiendo que tanto la renuncia como el divorcio son actos de amor. Es cierto que en este texto solo he hablado de una parte del divorcio, la excusa de los hijos…, queda pendiente abordar el asunto desde otras perspectivas.

    Encantada de tener un Pepito Grillo a mi disposición, muchas gracias.

    Un profundo abraxo,

  3. Querida Maru,
    ya me di cuenta de que solo la primera frase estaba extraída de “El arte de amar”, y que el resto eran las consecuencias personales que extraías de ella. De ahí que te dije que, de una frese de Fromm sacada de contexto habías concluido la conveniencia del divorcio, olvidando, precisamente en qué consiste el arte de amar. De ahí surgieron mis palabras.

    Respecto a lo que hablabas con tus amigos, entiendo que se trataba de la responsabilidad del escritor sobre las interpretaciones del lector, te diré que para mí sí que existe.

    De hecho, el que lea tu post concluirá que E. From recomienda el divorcio como la mejor manera de amar, lo cual es un absurdo. A mí me encantaría que la gente leyera a Fromm para aprender a amar, no para aprender a divorciarse. El divorcio, finalmente, es la consecuencia de la muerte del amor en una relación de familia, y por lo tanto no es un final feliz, es más bien un fracaso. Al menos eso creo.

    Me parece que piensas que todo es válido, que cualquier interpretación es buena y positiva, que las opiniones sustituyen a las realidades, y que, finalmente, no hay nada que concluir sobre nada, porque todo es bueno.

    Yo creo que habría que matizar un poco.

    Escuché que la opinión es un estado intermedio entre la ignorancia y el conocimiento de alguna cosa.
    Y creo recordar que dijiste en un post anterior lo siguiente:
    “En mi opinión, la verdad es la suma de todas las verdades de cada uno”
    Pues, en mi opinión, y en mi caso, no me dejaría operar a corazón abierto sumando las opiniones de todos mis vecinos, que poco saben de ese asunto. Más bien tomaría en cuenta la opinión de un par de buenos cirujanos.

    ¿Y qué te hace pensar en que la realidad, lo verdadero, lo bueno y lo justo está al alcance de cualquiera, de quien no se ha tomado la molestia de investigar, estudiar, reflexionar, comparar conocimientos de gente sabia, y finalmente llegar a un conocimiento, si no perfecto, sí muy profundo de alguna cosa?

    Si le decimos a la gente que basta con tener su opinión, sea cual sea y tenga la autoridad que tenga sobre esa materia, estamos diciéndoles que sobra el estudio, la reflexión, el discernimiento, las universidades, los grandes filósofos, los grandes sabios, el trabajo sobre uno mismo y sobre el mundo y el universo… y todo lo demás que puedes imaginar fácilmente.

    Y si todo el mundo llega a creer eso, tenemos lo que tenemos… un montón de gente que se conforma con su ignorancia, y que por ello son tratados y manejados como borregos, dificultándoles así su progreso como ser humano y su camino a la sabiduría.
    Ten en cuenta que los borregos no tienen el menor interés en tomarse la molestia y el trabajo de hacer ninguna indagación personal, ya que, como le dices, ya tiene su opinión, que por descabellada que sea, vale tanto como cualquiera. Y si, como dices:
    “Ninguna interpretación es correcta o incorrecta, es la propia y la perfecta para cada uno.” pues eso, él ya tiene la suya, y es perfecta. ¿A qué molestarse en nada más?

    Un abrazo de tu Pepito Grillo.

    • Maru Canales dice:

      Buenos días Abraxas,

      Gracias de nuevo por tu comentario que me da la oportunidad de reafirmarme en la aceptación de la libre interpretación (pensamiento) de las personas, aunque no esté de acuerdo con ellos.

      Es evidente que nuestras interpretaciones sobre la frase de Fromm no coinciden. Pero aún más, si alguien se anima a participar quizá podríamos ver otras muchas y todas igual de válidas. Imagínate la de alguien que vive un matrimonio desdichado y no se atreva a divorciarse, pensará que esta frase es intolerable por que le enfrenta directamente con su miedo al cambio. Sin embargo, alguien dispuesto a hacerlo pero con dudas sobre el bienestar de sus hijos es probable que le resulte liberadora…

      Tú ya has contado la tuya, la mía es fruto de mi experiencia personal (aquí es donde entiendo que radica mi responsabilidad, hablar de lo que sé en primera persona).

      “Hay miles de estudios que demuestran que la atmósfera de infelicidad dentro de la familia es más nociva para los niños que una ruptura franca, que les enseña, por lo menos, que el hombre es capaz de poner fin a una situación intolerable por medio de una decisión valiente” (E. Fromm)

      Cuando la situación familiar es nefasta debido a la infelicidad del matrimonio, es un acto de amor poner fin a la situación. Acto de amor con uno mismo que se libera de una situación que le resulta intolerable y como consecuencia acto de amor hacia el cónyuge y hacia los hijos, liberándoles de ese ambiente de infelicidad.

      Los problemas se pueden solucionar de muchas maneras, cada cual tendrá que descubrir su fórmula válida. El divorcio es una opción, no la única. Es más, probablemente la última que barajamos aquellos que en algún momento nos hemos divorciado. Por que, como también apunta Fromm, requiere de una gran valentía.

      Abraxos,

  4. Hola, querida Maru, soy tu Pepito Grillo “particular”, y te advierto, que por serlo, pronto voy a cobrarte. Aunque parezca inimaginable hay gente que cobra por ser el Pepito Grillo de otro.
    Pero no temas, yo no cobro por dar. Como decía Séneca, “la recompensa de haber hecho un buen acto es la de haberlo hecho” Bueno… eso pensando que hago un buen acto escribiéndote…

    Te comento tu último comentario:

    Vaya por delante que estoy conforme con lo que dice Fromm, no por los miles de estudios que avalan lo que dice, ni porque lo diga él, sino porque estoy de acuerdo.

    Otra cosa es que esté de acuerdo con tus conclusiones sobre esa frase.

    Veras:

    tengo muchos amigos y conocidos divorciados, lo que me da cierto conocimiento de causa. No solo porque los conozco, sino porque he reflexionado mucho sobre el asunto. Ya sé, ya sé, es mi opinión, y no vale más que la de cualquier otro que nunca se lo haya planteado, pero bueno… es mi visión de la cosa, por si te sirve, o por si le sirve a alguien.

    Comenzaré por citarte una frase de Confucio, que es la siguiente:

    “Cuando veáis a un hombre sabio, pensad en igualar sus virtudes. Cuando veáis un hombre desprovisto de virtud, examinaos vosotros mismos.”

    ¿Por qué traigo a colación a Confucio, y antes a Séneca? Bueno, tu has sacado a colación a E. Fromm, así que puedo hacerlo para apoyar mis palabras. Ya sé, ya sé… la opinión de Fromm, la de Séneca o la de Confucio valen lo mismo que la del albañil de la esquina, pero bueno… no he hablado con él, así que no te puedo citar la suya.

    Bueno, estamos ahora con Confucio. Lo cito porque, curiosamente, cuando he charlado con gente divorciada sobre las causas del mismo, siempre he recibido la misma impresión: la culpa de todo fue de él, o de ella, es decir, del otro. No falla. Por eso Confucio nos recomienda que cuando veamos a alguien que falla, nos examinemos a nosotros mismos. Esto último nos resulta odioso de realizar, porque huimos de la introspección, cuando sería la única manera de conocernos, valorarnos y cambiar a mejor nuestro carácter y nuestra personalidad. Pero casi siempre nos da miedo, aún más, terror. Y así caemos siempre en lo mismo, una vez tras otra.

    De esta forma, el/la divorciada se queda tan ancho y tan pancho, porque la culpa de todo lo ocurrido era del otro. Nosotros solo fuimos “los sufridores” de su crueldad e ignominia. Y si encontramos alguna buena frase de alguien de renombre para justificarnos, pues… mejor que mejor.

    Así, resulta que forman nueva pareja, esperando que “les haga feliz”, cosa imposible, porque el único que puede hacer feliz a un ser humano es él mismo. Y a partir de ahí podrá hacer feliz a su pareja, a su vecino, a su amigo, etc. etc.
    Y, lógicamente, nos vuelve a ocurrir lo mismo. Conozco casos que van por el quinto divorcio…

    Desafortunadamente, todos pensamos en que “alguien” o “algo” tiene el deber de hacernos felices, y cuando vemos que no lo consigue, le cargamos con la culpa de nuestra infelicidad.

    Pero yo creo que es preciso invertir la cosa. No estamos aquí para que nos hagan felices, estamos aquí para hacer felices a los demás.

    Una vez me dijeron un bello pensamiento, que te regalo:
    “El pájaro no canta porque sea feliz,
    el pájaro es feliz porque canta”

    Un fuerte abrazo de tu Pepito Grillo… “particular”

    • Maru Canales dice:

      Muchas gracias Abraxas por todos tus regalos. Yo voy por el sexto divorcio, así que parece que la pareja es un tema que me interesa en este viaje…

      Ahora que lo pienso, no recuerdo cuantas veces me caí antes de aprender a montar en bicicleta… incluso alguna vez me volví a caer después de saber hacerlo…

      Abraxos,

  5. No te preocupes, querida Maru. Dicen que hay más días que ollas, y yo digo que hay más vidas que días.
    Todos estamos aprendiendo lo que nos toca por ahora.
    Creo que solo basta con aportar nuestro esfuerzo, nuestra voluntad, inteligencia y amor en este aprendizaje, y por supuesto la práctica consecuente y constante de lo que aprendamos.

    Suerte y al toro, que es una mona…
    Estamos en el camino.

  6. patricia dice:

    Estaba leyendo los comentarios a este artículo del blog, que leo de forma habitual, y estoy sorprendida por una afirmación de “abraxas”. Dice que todo el mundo que se divorcia lo hace culpabilizando al otro.Curiosamente, yo conozco varios casos en los que ocurre precisamente al contrario: la gente divorciada que conozco, en su mayoría lo hace como ejercicio de coherencia hacia uno mismo y hacia el otro. Me parece lógico que, cuando dos personas ya no se encuentren bien juntas, se digan adiós. Continuar sólo aporta dolor. Especialmente si se tienen hijos.

  7. Semilla Resonante dice:

    Hola Maru, estoy separada y no divorciada desde hace 4 años, ya que nunca me casé, aunque sí compartí unos 20a con la misma persona; de esa relación tenemos 2 hijos. Precisamente esta semana la niña de 8 años afirmaba que tan solo con “el mal trago” que ha pasado, que el dia que ella se case será para siempre, porque sabrá elegir la persona indicada, que la ame toda la vida. Intenté explicarle que las relaciones cambian como las hojas que caen de los árboles, que caducan… En cambio el mayor de 17a afirmaba que, a este paso nunca se casaria… Es decir, los dos extremos bajo el mismo techo.
    Particularmente me hubiera gustado que ambos hubiesen vivido las caricias de pareja, la complicidad, el compartir, y muchos otros aspectos que considero normales y que nunca vieron desde su infancia…
    Según Robert Burney que dice:”Mientras creamos que alguien más tiene el poder de hacernos felices, estaremos poniéndonos a nosotros mismos como víctimas”
    No hay nada malo con desear una relación natural y saludable que dure para siempre, pero si ,tener la expectativa de que dure toda la vida es lo que induce a la disfuncionalidad. Las expectativas nos colocan en el papel de la víctima, provocando que nos abandonemos a nosotros mismos en la búsqueda de nuestra meta. Las relaciones son oportunidades para crecer, el divorcio o la separación no es un fracaso o un castigo,sino más bien, una lección. Siempre que creamos que debemos tener al otro en nuestra vida para ser felices, somo realmente solo un adicto tratando de proteger nuestro inventario, es decir, AMOR TÓXICO.

    • Maru Canales dice:

      Muchisimas gracias Semilla por compartir tu experiencia, es un honor para todos los que podemos aprender de ella.

      Por otro lado, tengo la sensación que todos vivimos las experiencias que necesitamos para aprender, que suelen coincidir con las que menos nos agradan a priori. Analizando mi experiencia en divorcios, me dí cuenta que llevo seis, algunos sucedieron en mi infancia, como les ha sucedido a tus hijos y a los mios. Y, como tu hija, pensé que me casaría para toda la vida. Con el tiempo y las vivencias mis creencias fueron cambiando…

      Un profundo abrazo,

  8. J dice:

    Muy buen post. No sabía esto del promedio de tiempo que uno llega a divorciarse… esto de los 7 años en suma. Sacando cuentas, yo voy como 3 años en esto.

    Un encanto no solo leerte a ti, sino a tus visitantes, que han dejado pensamientos y reflexiones muy importantes.

    Saludos desde el Perú!

  9. Maru Canales dice:

    Gracias a ti por tu comentario y el enlace a tu blog, interesante. A mi el divorcio es un proceso que me merece un gran respeto, requiere su tiempo, cada cual el suyo… hay muchas variables en juego. Es un gran ejercicio de autoconocimiento, momentos de gran dolor pero siempre seguidos de liberaciones excepcionales. Una gran oportunidad de crecimiento personal.

    Un abrazo,

  10. Dany dice:

    Hola a todos, me gustaria hacer una gran aclaracion de esta situacion y mas basada en “Los Efectos del divorcio” o como algunos sicologos lo llaman: “Los hijos del divorcio” y creeme MARU que estas en un grave error (aunque respeto todas las opiniones) pero hay un dato muy curioso y te lo afirmo por que yo vivo separado de mi esposa que me pide el divorcio como solucion a todo, tengo dos hijos pequeños y aunque dices en una de tus explicaciones que usamos a los hijos como pretexto es de ahi de donde tome la iniciativa de leer e investigar y me encontre con la gran realidad de que una sicologa de E.U. despues de 31 años de estudio sobre el tema del divorcio y continuar como investigacion dando seguimiento a 23 hijos del divorcio curiosamente en la sociedad, en su desarrollo, autoestima,etc.. son mas afectados, menos productivos y en general afecta mas el divorcio a ellos que a los padres y esta situacion empeora cuando los padres rehacen sus vidas a futuro con otras personas. En esa investigacion que ha llegado al congreso de los E.U, la sicologa lo que solicita despues de tantos años de investigacion es solicitar que en ese pais se elimine el divorcio y se solucionen los problemas dentro de la pareja y mas si hay hijos ya que despues de todo estamos generando un futuro a la sociedad terrible y es mas costoso remendar los daños que evitarlos. No se cuales sean los motivos por los cuales hay personas que deciden separarse pero en realidad PEPE GRILLO tiene razon en algo que explica arriba y es lo siguiente: “renunciar o abandonar un matrimonio no esta bien…”, aclaro que esta OPINION es propia y me baso en estudios reales por profesionales, por opiniones de expertos y creanme que yo llegue a la conclusion de no divorciarme… algunos dicen que es mejor divorciarse cuando ya no hay un ambiente sano… pero mi pregunta que dejo en este foro es la siguiente: “Por que continuar con ese ambiente insano o relacion insana?, si de nosotros depende que eso se convierta en sano o no?” (yo a todo esto lo llamaria “egoismo”), si llevas tantos divorcios no te has preguntado por que te ha sucedido esto?, o mas claro y sin afan de ofenderte o cuestionarte y espero todos me comprendan: “Si en tu primera bicicleta te caiste la primera vez, cambiaste de bicicleta o te subiste a la misma para aprender a montarla?”.. Sin ofender a todos creo que ese libro del arte de amar esta interesante (yo no lo he leido pero creo ciegamente que no se necesita cambiar de bicicleta para no caerse… mas bien necesito aprender en la misma y disfrutar de ella siempre). gracias

    • Maru Canales dice:

      Estimado Dany,

      Muchas gracias por aportar tu punto de vista. Desde mi experiencia, divorciarse no es nada fácil, en el fondo se trata de divorciarse de uno mismo, de aceptar el cambio que a uno mismo le sucede y que en ocasiones puede conllevar el fin de la pareja existente. Además como bien apuntas, si hay hijos has de gestionar su bienestar. Y, muy probablemente te toque trabajarte tu papel de madre o padre, todo un trabajo de interiorización y cambio, más difícil todavía!!

      … me subí a la misma bicicleta pero según fuí creciendo tuve que ir cambiando de tamaño. Luego, además de paseos me gustó ir al monte, cambié de modelo… hoy no podría manejarme con aquella que aprendí.

      Un cálido abrazo,

  11. Viento de otoño dice:

    No dudo que en ciertas circustancias lo mas sano para todos los integrantes de una familia sea el divorcio, sin embargo ha habido una gran confusión sobre todo con las parejas jovenes, donde predomina una comodidad insasiable, un egoísmo con cero inteligencia interpersonal y un pragmatismo desmedido, que en palabras de mi abuela sería “no les gusta batallar en lo más mínimo” y es precisamente ese abuso que ha llevado a una tendencia alarmante.

    Nos guste o no, la base de la sociedad es la familia, como quiera que esta sea concebida y si proporcionamos una buena base familiar con los integrantes bien definidos y cumpliendo con su parte que les corresponde, pues sera obvio que el día de mañana esos niños seran y tendran tendencia ha conformar matrimonios fuertes, bien sustentados y con buenas bases para mejorar nuestra sociedad.

    Cuento resumido:

    Un floricultor en su gran campo de rosales le enseñaba a su aprendiz sobre el cuidado del rosal y los tipos de poda para maximizar la floración y en una ocasión el aprendiz se encontró con una planta de rosal que por cuestiones de su naturaleza no quería crecer de forma horizontal como la mayoría de los rosales, al solicitar el consejo y ayuda al floricultor con gran experiencia este le dijo:

    “Cuando observes que un rosal no tiende a crecer horizontalmente, TIENES LA OPCION DE CORTARLO TAJANTEMENTE a una cuarta desde la tierra hacia arriba, esto permitirá que desarrolle tallos algo desordenados promoviendo la floración, aunque no igual de bellas, ni tan cotizadas como el resto de las flores”

    Tiempo despues surgió la necesidad de que el floricultor confiando en su aprendiz, le pidió hacerse cargo por el lapso de 1 mes del campo de rosales, en tanto visitaba al otro lado del país a su hija para conocer a su nuevo nieto.

    Pasado el mes, retornó el floricultor y con gusto lo primero que hizo fue ir a ver su campo de rosales, pero la gran sorpresa fue que mas del 65% de sus rosales habían sido podados bajo la técnica del “rosal cortado a una cuarta desde la tierra hacia arriba” al cuestionar a su aprendiz del ¿Porqué de esa situación? este le respondió “Tu me indicaste que en caso de que una planta batallara para crecer horizontalmente, aplicara dicha técnica” El floricultor mas triste que molesto respondió:

    “Es mas culpa mía que tuya, pues sólo te enseñe la técnica y olvide evaluar con sencillas preguntas de cuando es realmente necesario hacerlo, las preguntas son”:

    ¿Y cuanto tiempo esperaste para ver si realmente no crecería hacia horizontalmente, 3, 4 ó 5 días? pues se requiere de paciencia para realmente saber hacia donde tiende a crecer.

    ¿Que hiciste para intentar que la planta creciera horizontalmente, agotaste todas las demás opciones?

    Esa tecnica es la mas práctica, sencilla y rápida, sin embargo en algun momento ¿te preguntaste a consta de que?

    Ese año las ganancias por venta de flores de primera calidad y la reputación de su producto con los proveedores bajo abruptamente.

    Conclusión: El divorcio es una opción perfectamente entendible en ciertos casos, sin embargo no se confunda como una excelente y única solución para una meta en la cual dos individuos desean A LARGO PLAZO convivir, desarrollarse, PROCREAR y disfrutar de sus alegrias, respetando su individualidad como seres humanos. Pues el fruto y esfuerzo sera mas que placentero.

  12. donde invertir mi dinero…

    […]Divorcio e hijos « Blog de Maru Canales[…]…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: