Feng Shui 2010

27,diciembre 2009

“Todo lo que se manifiesta en el exterior,

es un reflejo de lo que nos sucede en el interior”

Maru Canales

Esta es mi propuesta para el 2010, una proyección intimista y personalizada de llevar a cabo la práctica de Feng Shui. Así lo he expuesto en el libro “Feng Shui en la vida”, en el que os propongo varios métodos de trabajo, sencillos, para poder aplicar la técnica en cualquier situación y espacio físico. El objetivo es claro, mejorar nuestro bienestar personal. Os adelanto la introducción:

Podemos elegir si lo que queremos es vivir aquello que la vida nos presenta en el espacio que tenemos o si preparamos el escenario con la intención de vivir aquello que anhelamos. Estamos tan inmersos en la rutina diaria que nos hemos ido acostumbrando a vivir con el sistema automático puesto. De esta forma nuestra mente va adquiriendo tal velocidad que poco a poco empieza a solventar no solo los problemas actuales, sino los venideros, aquellos que ella misma se ha encargado de ir creando. Por ello, empezamos a tener la sensación de que el tiempo pasa cada día más deprisa, se nos escapa de las manos. Nos hemos apuntado a la velocidad, a la cantidad olvidando la calidad, queremos vivir mil situaciones a lo largo del día y en realidad no vivimos ninguna, porque cada vez que estamos en una estamos pensando en llegar a la siguiente. 

Lo mismo sucede con nuestro entorno, nos hemos acostumbrado a sus formas y colores de tal manera que podemos movernos en él tranquilamente, en automático. Y si algo no nos gusta o interfiere en nuestros propósitos no somos conscientes de ello o nos inventamos una excusa para no afrontarlo, el día que cambie de casa seré feliz… (o de trabajo o de pareja o de amistades o de … ) 

Estar centrados en lo que hacemos es lo que nos proporcionará intensidad a nuestra vida. Vivimos una vida nueva, llena de nuevos retos y de innumerables posibilidades para alcanzarlos. Para disfrutar de ello necesitamos concentrarnos en lo que hacemos, decidimos y elegimos y, el escenario es una de las piezas claves donde llevarlo a la práctica. 

Porque el escenario en el que nos movamos se adhiere a nosotros creando un todo, afectando en cómo nos sentimos, como nos proyectamos a los demás e incluso como nos comunicamos. Y, por supuesto en como los demás nos perciben. 

El entorno habla, aprendamos su lenguaje y asegurémonos que contamos con su apoyo en la consecución de nuestros anhelos, en el día a día. 

Seguir leyendo…

Maru Canales

Enlaces relacionados:

feng shui