Educados en la culpa

11,marzo 2010

“Solo hay un bien: el conocimiento. Solo hay un mal: la ignorancia.”
Sócrates

Desde que somos bien pequeños nos educan en lo que supuestamente está bien o está mal. Primero nuestra familia en casa, luego el sistema educativo y, después se encargará de ello la sociedad. El caso es encontrar culpables para todo lo que acontece y no es de nuestro agrado. Cómo si señalar un culpable solucionase en alguna manera la situación. No hay más que ver a nuestra clase política, la de tiempo que pierden en debates sobre culpabilidad en vez de hacer propuestas para solucionar situaciones.

Una cosa es ser responsable de mis acciones y otra es ser culpable. La responsabilidad me da libertad, la culpabilidad me la quita. Una cosa es hacer las cosas mal y otra es ser culpable. El error es susceptible de ser paliado, la culpabilidad es más difícil de sanar.

Lo cierto es que somos inocentes porque somos ignorantes. Erramos cuando no sabemos, acertamos cuando conocemos.

El sistema basado en la culpa nos hace mucho daño a nivel individual y social. Puede que ante las circunstancias difíciles empecemos por buscar culpables externos a lo que nos acontece, lo que no suele solucionar nada. Por ello, solemos seguir analizando hasta llegar a nuestra propia culpabilidad, lo que no mejora la situación. Entiendo que el reto está en aceptar la realidad tal cual es e intentar sacar la enseñanza que lleva implícita.

Reconozcámoslo, las facilidades no suelen enseñarnos nada porque no nos hacen pensar, las aceptamos con gusto. Sin embargo, enfrentarnos a una dificultad es diferente. En ocasiones puede que hasta paralicen nuestra vida como si fuera una forma de decirnos “mira esto”. Tarde o temprano no nos queda más remedio que enfrentarnos a la situación, ver lo que encierra y aprender el mensaje que nos trae. Este proceso siempre se llevará a cabo a través de la búsqueda del conocimiento, no de la posible culpabilidad de los hechos.

Y, no necesitamos llegar a enfrentarnos a situaciones drásticas para decidir cómo interpretarlas, desde la búsqueda de culpables o desde la perspectiva de aprender algo nuevo. Es más, decidirlo en las pequeñas circunstancias diarias nos da la experiencia para cuando llegan los momentos más complicados.

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la vida”

Artículos relacionados:

     

feng shui