Feng Shui: la formula mágica

30,septiembre 2007

 

“No es que no nos atrevamos porque las cosas son difíciles.

Más bien las hacemos difíciles cuando no nos atrevemos”

Séneca

Creo que esta frase de Séneca describe muy bien lo que muchos opinan sobre la aplicación del Feng Shui, es una técnica tan complicada que es imposible de aplicar… Sin embargo, esta técnica nos ofrece infinitas posibilidades, eso sí, todas ellas comportan acción y cambio.

La fórmula del éxito en la aplicación de la técnica de Feng Shui es bien sencilla:  
 

I + A = R

INFORMACIÓN + ACCIÓN = RESULTADOS

 INFORMACIÓN

Se nutre de dos vías:

  • El Profesional de Feng Shui nos proporciona información sobre como funciona nuestro entorno, para sacarle el máximo partido y que nos sintamos apoyados por lo que nos rodea. En mi opinión, esta información debe de llegar al fondo de las cuestiones que nos ocupen, aunque nosotros creamos que no tenemos posibilidades reales de cambio.
  • Necesitamos conocer nuestras aspiraciones, qué es lo que realmente queremos conseguir. Lógicamente, cuanto mejor nos conozcamos más fácil nos será representar nuestras aspiraciones en el entorno y conseguir nuestros objetivos. De ahí que en este blog hablemos a menudo de lo que algunos llamáis “ideas relacionadas”.

ACCIÓN

De nuevo, hay dos vías:

  • El Consultor de Feng Shui nos informa y valora con nosotros las posibilidades de acción de acuerdo con lo que queremos conseguir. Cuando no tenemos posibilidades inmediatas de cambio, podemos analizar las prioridades y desarrollar un plan de acción a lo largo del tiempo.

En este sentido, creo que es importante que el Maestro de Feng Shui se preocupe por pensar en buscar las opciones que más se adapten a las posibilidades reales del cliente.

  • Nosotros elegimos cuales serán las acciones que llevaremos a cabo y nosotros somos los que nos pondremos los límites, ficticios o no, sobre la ejecución de dichas acciones. En último término, no hay mayor suerte que aprovechar nuestras capacidades.

Y ya que estamos de fórmulas, me gustaría compartir una que ayer le oí a Alex Rovira exponer en una conferencia: 

Buena suerte = Preparación x Oportunidad

Oportunidad = f (Azar)

Buena Suerte = Preparación x Azar

Azar = 1 / Preparación

Buena Suerte = Preparación x 1 / Preparación

Buena Suerte = 1

Buena Suerte = 1 mismo

RESULTADOS

En mi experiencia, puedo afirmar que los resultados de la aplicación de la técnica son inmediatos, es decir, desde el momento que hemos llevado a cabo las acciones elegidas empiezan a surgir cambios en la dirección que buscábamos. Cuando no es así, es necesaria una revisión en la que caben dos posibilidades:

  • Que el Maestro de Feng Shui se haya equivocado
  • Que no tengamos claro lo que queremos conseguir, con lo cual los resultados no nos convencen. También es habitual, en este caso, que no hayamos llevado a cabo las acciones requeridas…

Os animo a ver un video muy divertido de Monty Python sobre la diferencia entre actuar y no actuar, pulsando aquí 

 Maru Canales

Acceso directo a otros artículos:

feng shui