Física cuántica: creando la realidad

22,noviembre 2007

¿¡Y tú, que sabes!? Este es el título de un famoso documental sobre las ultimas investigaciones en física cuántica, la física de las posibilidades, aborda que nos parece el mundo, como lo vemos y como es en realidad:

“¿Cómo podemos ver el mundo como algo real, si el yo que establece que es real es intangible?”

En el documental, en el que participan numerosos ciéntificos, explican que el cerebro no distingue entre lo que ve y lo que recuerda, es decir, no distingue entre lo que pasa en el interior del mismo y lo que pasa en el exterior. De ahí, que cada uno contemos una misma situación vivida de maneras bien diferentes: solo vemos aquello en lo que creemos…

Según la física cuántica, el universo está casi vacío, en la materia no hay nada, es como un pensamiento: ¿alguien ha visto alguna vez un pensamiento? El mundo material que nos rodea no son más que movimientos, todo son posibilidades de la conciencia. La conciencia es el alma, es el observador, de ahí que podamos crear nuestra propia realidad…

El cerebro nos puede ayudar a trascender, en él hay una parte espiritual accesible por nosotros, es la posibilidad de dejarse sorprender por la vida. Formular y centrarnos en lo que queremos hasta perder la noción de nosotros mismos y del tiempo, según la física cuántica eso es la realidad: La conciencia universal, todos somos uno

Nuestra cultura no valora el poder del pensamiento, por eso no cesamos de recrear las mismas realidades constantemente. ¿Podría ser que estemos tan condicionados que aceptamos no tener el control?, sobre esto hablamos en el artículo sobre determinismo o libre albedrío. ¿Existen todas las realidades de forma simultánea?

Todo lo que hemos escuchado hasta ahora es muy interesante, pero ¿cómo llevarlo a la práctica?. Si lo que hacemos afecta directamente a nuestra realidad, será mejor que actuemos conscientemente. Para tomar conciencia, de nuestro cuerpo, mente y espíritu no se me ocurre mejor ejercicio que la meditación (en el artículo “La Meditación” hablamos sobre como se practica). A continuación, un experimento sobre el poder de la meditación: 

 

Las personas que hablan en este documental son científicos de reconocido prestigio, en la web oficial de ¿¡Y tú, qué sabes!?, está publicado su curriculum.

  • Para ver la escena sobre el poder de la palabra, pulsar aquí  
  • Para ver escenas de ¿¡Y tú, qué sabes!? I, pulsar aquí
  • Para la práctica de la meditación, pulsar aquí

Cuanto más conscientes somos de aquello a lo que aspiramos, con más conciencia lo representaremos en el entorno, asegurándonos que éste nos favorece. De esta forma, nuestra práctica de Feng Shui nos aportará mejores resultados. 

Maru Canales

Artículos relacionados:

logo-octo-x.jpg


En busca de la felicidad

8,noviembre 2007

Es el título de la película de Gabriele Muccino, protagonizada  por el famoso Will Smith. Esta película te deja con la sensación de que todo es posible, solo hay que confiar, creer en uno mismo. Hay dos momentos que me gustan especialmente:

  • El cuento que el niño narra a su padre:

Un señor se está ahogando en el mar. Pasa un barco y le quiere salvar, pero el hombre lo rechaza: -muchas gracias pero no es necesario que me socorran. Dios vendrá a salvarme.

Al cabo de un rato, el hombre sigue ahogandose y pasa otro barco que también quiere socorrerlo. Pero el hombre vuelve a contestar que no es necesario, que él es creyente y que está esperando a Dios, El vendrá a salvarlo.

Finalmente el hombre se ahoga. Cuando llega al cielo y se encuentra con Dios le pregunta: – Dios, yo he sido un gran creyente y te rogue que me salvases, ¿por qué no lo hiciste?

A lo que Dios le contestó: Te mande dos barcos…

  • El momento en que el protagonista le pide perdón a su hijo, le acaba de romper su sueño… , así empieza el trailer. Me recuerda a lo que nos proponia Cury en Padres e Hijos:

“si no pedimos disculpas no podremos enseñar como no ser arrogantes…”

Realmente la actitud ante la vida del protagonista recuerda a lo que comentamos en el artículo Feng Shui en “El Secreto”, sobre la práctica de la ley de atracción.

Maru Canales

Artículos relacionados:


Padres e hijos

17,septiembre 2007

“Los hijos no necesitan padres impresionantes, sino seres humanos que hablan su lenguaje y sean capaces de penetrar en su corazón”

Anualmente archivamos millones de experiencias, negativas o positivas, involuntariamente. El aprendizaje depende del registro diario de miles de estímulos externos (visuales, auditivos, táctiles) e internos (pensamientos y emociones).

Así como en los ordenadores podemos decidir que guardar, en la memoria humana se registra todo involuntariamente, lo que captamos queda registrado automáticamente.
feng shui hijos

Como los medios de comunicación saben muy bien, todas las experiencias que contienen un alto tono emocional originan un almacenamiento privilegiado en nuestra memoria. De ahí, que el amor o el odio, la alegría o la angustia provoquen un registro intenso.

Nuestros hijos fotografían cada momento y todo aquello que han registrado ya no puede borrarse, como mucho puede ser reeditado por nuevas experiencias basadas en las viejas. Por ello, es muy importante que pensemos en la educación que queremos darles, en que nuestras palabras y acciones diarias sean coherentes. Además, si lo creemos oportuno, podremos reflejarlo en nuestra vivienda a través de la técnica de Feng Shui (la aspiración de los hijos se representa en el mismo lugar que la creatividad).

Este es el planteamiento del famoso psiquiatra Augusto Cury en el libro “Padres brillantes, maestros fascinantes”, que nos propone siete hábitos de ayuda:

  • Los buenos padres dan regalos, los padres brillantes ofrecen su propio ser

Dar a nuestros hijos aquello que no se puede comprar con dinero: nuestro ser, nuestra historia, nuestras experiencias, nuestro tiempo… Dejemos que nuestros hijos compartan nuestra vida, ninguna técnica psicológica funcionará si el amor no funciona

  • Los buenos padres nutren el cuerpo, los padres brillantes nutren la personalidad

Todo lo que toca la emocionalidad afecta drásticamente a la memoria y constituirá la personalidad. Nuestros hijos están en contacto diario con miles de estímulos seductores que tratan su memoria como un cubo de basura. Así encontramos jóvenes angustiados por sus resultados escolares, su aspecto físico, su falta de afectividad… toda una serie de condicionantes que reflejan su falta de autoestima y como resultado su falta de alegría

“Prepara a tus hijos para ser, el mundo los preparará para tener”

Actualmente ser unos padres inteligentes, de éxito y sanos no es garantía para que nuestros hijos desarrollen una personalidad sana.

  • Los buenos padres corrigen errores, los padres brillantes enseñan a pensar

Insistimos en educar a nuestros hijos como si fueran aparatos lógicos que solo necesitan seguir un manual de reglas: nosotros nos pasamos años diciendo lo mismo y ellos repitiendo los mismos fallos.

“Educar no es repetir palabras, es crear ideas, es encantar”

Necesitamos utilizar la creatividad y la sinceridad para llegar a sus emociones, para superar sus expectativas.

“Si educas la inteligencia emocional de tus hijos con elogios cuando esperan un enfado, con aliento cuando esperan una reacción agresiva, con una actitud afectuosa cuando esperan un ataque de rabia, se quedarán encantados y verán en ti a una persona con grandeza. Los padres se vuelven así agentes de cambio.”

Inteligencia Emocional, Goleman

  • Los buenos padres preparan a sus hijos para los aplausos, los padres brillantes preparan a los hijos para los fracasos

Si los padres no sabemos aceptar nuestros errores no podremos enseñar a nuestros hijos a aceptar los suyos y crecer con ellos. Si no pedimos disculpas no podremos enseñar como no ser arrogantes, si no admitimos nuestra inseguridad no podremos enseñarlos a trascender en sus fracasos…

“La capacidad de quejarse es el abono de la miseria emocional, y la capacidad de agradecer, el combustible de la felicidad”

Tenemos que enseñar a nuestros hijos que la felicidad no es casualidad, que se puede perseguir y que se encuentra en las pequeñas grandes cosas de la vida, en las flores, en la luna, en los abrazos amigos, en las sonrisas…

  • Los buenos padres conversan, los padres brillantes dialogan como amigos

Muchos padres e hijos conviven en el mismo techo pero viven en mundos lejanos, el condimento indispensable para unir esos dos mundos y construir una relación sana es el diálogo.

“Conversar es hablar sobre el mundo que nos rodea, dialogar es hablar sobre el mundo que somos”

“Dialogar es contar experiencias, es hablar de lo que está oculto en el corazón, es penetrar más allá de la cortina de los comportamientos, es desarrollar inteligencia interpersonal”

Inteligencias múltiples: La teoría en la práctica, Gardner

  • Los buenos padres dan información, los padres brillantes cuentan historias

El Maestro de los maestros fue un excelente educador porque era un narrador de parábolas. Todas las que contó hace dos mil años eran ricas historias que abrían el abanico de la inteligencia, destruían prejuicios y estimulaban el pensamiento. Ese es uno de los secretos por los cuales vivía rodeado de jóvenes.

Todos necesitamos un sueño por el que vivir, los contadores de historias son vendedores de sueños…

  • Los buenos padres dan oportunidades, los padres brillantes nunca desisten

Este punto recuerda a la parábola del hijo pródigo. A veces, los padres somos los únicos que podemos ver el potencial escondido de nuestros hijos. Sembramos semillas con la esperanza de que algún día estas germinarán. Mientras esto sucede sufrimos por ellos y necesitamos cargarnos de una gran dosis de paciencia que nos aporta el gran amor que sentimos por ellos.

Lamentablemente no existen escuelas para que los padres aprendamos a educar con total garantía de éxito. La situación actual es bastante complicada, nunca en la historia habíamos visto a niños y jóvenes dominando de tal manera a los adultos. Hemos de aprender a decir no sin miedo, a no ceder a sus chantajes, a poner límites… Si no lo hacemos nosotros como podrán afrontar la vida en la sociedad actual…

Educar requiere tiempo de dedicación y esfuerzo por nuestra parte, aunque seguramente pocas actividades sean tan gratificantes. Enchufar a los niños a la televisión es cómodo, pero no es rentable a medio-largo plazo, nos aporta demasiados problemas.

Espero que esta información nos ayude a ser padres excelentes:

“Un educador excelente no es un ser humano perfecto, sino alguien que tiene serenidad para darse y sensibilidad para aprender”

Maru Canales

Artículos relacionados:

  logo-octo-xs.jpg

 

 


Los niños nos imitan

15,julio 2007

Decía Steve Jobs que todo el mundo necesita un sueño, un objetivo que le ayude a mejorar, a realizar aquello que realmente quiere. Para los que somos padres, encontrar este objetivo en  nuestros hijos suele ser fácil, encontramos en ellos nuestra gran motivación para superarnos.

La mayor parte de nuestro pensamiento es involuntario, repetitivo y automático. Pero además, ese pensamiento provoca una reacción de nuestro cuerpo, las emociones. Estas son las dos dimensones del “ego”: el pensamiento y las emociones.

Cuando nos identificamos con nuestro pensamiento y emociones, dejamos que el ego y la inconsciencia diriga nuestra vida. Antes de ceder semejante responsabilidad deberíamos saber como funciona el ego, entre otras cosas, se alimenta de inflingir y provocar sufrimiento a nosotros y a los que nos rodean.

Lamentablemente ese es el futuro de millones de niños en nuestra sociedad, sufrir el ego incontrolado de sus padres y aprender como alimentar el suyo propio… El siguiente video, pertenece a una campaña que se hizo en Australia para concienciar a la población de la importancia de la educación infantil. Es, sin duda, un claro ejemplo de la actuación inconsciente del ego:

Probablemente la mejor fórmula para controlar nuestro ego sea conociendo su funcionamiento y reconociéndolo después en nosotros. En este sentido, a mí me ha ayudado mucho la lectura de dos libros de Eckhat Tolle , “El Poder del Ahora” y “Un Nuevo Mundo Ahora”.

Al publicar “Padres e Hijos” he repasado este artículo y me ha parecido oportuno reeditarlo con la aportación de alguno de los comentarios que surgieron entonces. Se trata de un corto español titulado “Papás y mamás”, en él se refleja la dureza del día a día de niños rodeados de la inconsciencia de algunos adultos.

“Hay miles de estudios que demuestran que la atmósfera de infelicidad dentro de la familia es más nociva para los niños que una ruptura franca, que les enseña, por lo menos, que el hombre es capaz de poner fin  a una situación intolerable por medio de una decisión valiente”

El Arte de Amar, Erich Fromm

 

 

Después siempre podremos practicar Feng Shui, a través de algún objeto que nos recuerde nuestro nuevo modelo de comportamiento. La aspiración del compromiso y del matrimonio se representa en el Suroeste y la aspiración de los hijos se representa en el Oeste, coincidiendo con la creatividad.

Maru Canales

Acceso directo a artículos relacionados:

logo-octo-xs.jpg


Feng Shui para el día del padre

13,marzo 2007

Próximamente nos encontraremos con una de esas “fechas obligatorias”: el día del padre. Reconozco que este año lo espero con gran ilusión, porque se me ha ocurrido un regalo fantástico y como le pasa a mi hijo pequeño: ¡no puedo aguantarme las ganas de dárselo a mi padre!

Aunque no os puedo contar exactamente de que se trata, porque a mi padre le gusta leer este blog, os voy a contar como se me ha ocurrido. Leyendo el libro que acaba de publicar Jorge Bucay, “20 pasos hacia adelante”, en el que me encontré la siguiente historia:

“En la época de la gran recesión económica americana, un hombre pensó que, para las fiestas de Navidad de ese año, no habría dinero para grandes regalos. Así que se gastó lo que tenía en comprar un rollo entero de papel metalizado con dibujos, pensando que un elegante envoltorio podría sustituir un costoso contenido.

Cuando decidió dedicarse a envolver los regalos, fue a buscar el papel que cuidadosamente había guardado y descubrió que solo quedaba el tubo de cartón vacío, explotó de furia.

 ¿Quién ha usado el papel  metalizado?, ¿quién ha sido? ¡Ese papel es carísimo! ¿Para qué lo habéis usado? – empezó a gritar.

Fui yo, papi, yo lo he usado – dijo su pequeña hija de cuatro años a punto de llorar.

Ese papel era carísimo, señorita. Y no era para jugar, era para envolver los regalos de Navidad… ¡Tendrías que haber preguntado si podías usar ese papel!

No podía preguntar, papá…, porque… era una sorpresa.

¿Cuál era la sorpresa? ¿qué ya no habría papel para envolver regalos?

No papá, es que lo usé para envolver un regalo sorpresa

Todo el papel para un solo regalo… ¿Y para quién era ese regalo sorpresa? – preguntó el padre gritando

Era… para ti, papá – dijo la niña lloriqueando

El hombre enmudeció. Se sintió un monstruo reprendiendo a su hija que había envuelto un regalo para él. Después de un rato, entre culpable y avergonzado por su furiosa reacción, dijo:

Perdón si te he gritado hija, pero es que ese papel era demasiado caro para gastarlo todo en un solo regalo.

Sí, papi… pero la caja era muy grande y quedó tan bonita…

Esta bien, vamos a ver esa caja, quizá podamos aprovechar un poco de papel para envolver los regalos de todos

La niña le entregó el regalo.

Invadido por la ternura de la niña, el padre trató inútilmente de salvar el papel que lo envolvía. Sin embargo, volvió a explotar cuando abrió la caja y descubrió que no había nada en ella.

¿No sabes que cuando uno hace un regalo y envuelve una caja, usando todo un rollo de papel, debe poner algo dentro? ¡Nunca te enseñó tu madre que no se regala una caja vacía!

La pequeña bajo la cabeza y con lágrimas en los ojos dijo:

Es que la caja no está vacía, papi… Yo soplé ochenta besos dentro de la caja… Así cuando te vas de viaje, como no puedes llevarme contigo, te llevas los besitos que yo te regalaré para Navidad…

Se dice que el padre guardó esa caja y su envoltorio debajo de su cama. Que allí la tuvo durante años, y que cada vez que se sentía triste, desanimado o agobiado por las dificultades de la vida, cogía de la caja uno de los besos que su hija le había regalado y recordaba el amor con el que su niña los había puesto allí…”

El Feng Shui es el arte de estudiar nuestro entorno, que no es más que el reflejo de lo que sentimos… ¡cuando materializamos los sentimientos en un objeto, este nos ayuda a recordarlos!

Maru Canales

Artículos relacionados:

logo-octo-xs.jpg