Determinación

4,febrero 2009

determinacion

 

Un río, desde sus orígenes en lejanas montañas, después de pasar a través de toda clase y trazado de campiñas, al fin alcanzó las arenas del desierto. Del mismo modo que había sorteado otros obstáculos, el río trató de atravesar este último, pero se dio cuenta de que sus aguas desaparecían en las arenas tan pronto llegaba a éstas.

No obstante, estaba convencido de que su destino era cruzar el desierto y sin embargo, no encontraba la manera de hacerlo. Entonces una recóndita voz, que procedía del mismo desierto  le susurró:

- El Viento cruza el desierto y así puede hacerlo el río

El río objetó que se estaba estrellando contra las arenas y solamente conseguía ser absorbido, que el viento podía volar y ésa era la razón por la cual podía cruzar el desierto.

- Arrojándote con violencia como lo vienes haciendo no lograrás cruzarlo. Desaparecerás o te convertirás en un pantano. Debes permitir que el viento te lleve hacia tu destino.

-¿Pero cómo podría suceder esto?

- Consintiendo en ser absorbido por el viento.

Esta idea no era aceptable para el río. Después de todo, él nunca había sido absorbido antes. No quería perder su individualidad. ¿Y, una vez perdida ésta, cómo puede uno saber si podrá recuperarla alguna vez?

- El viento, dijeron las arenas, cumple esa función. Eleva el agua, la transporta sobre el desierto y luego la deja caer. Cayendo como lluvia, el agua nuevamente se vuelve río.

-¿Cómo puedo saber que lo que me cuentas es verdad?

- Así es, y si tú no lo crees, no te volverás más que un pantano y aún eso tomaría muchos, pero muchos años; y un pantano, ciertamente, no es la misma cosa que un río.

-¿Pero no puedo seguir siendo el mismo río que ahora soy?

- Tú no puedes en ningún caso permanecer así, continuó la voz. Tu parte esencial es transportada y forma un río nuevamente. Eres llamado así, porque no sabes qué parte tuya es la esencial.

Cuando oyó esto, ciertos ecos comenzaron a resonar en los pensamientos del río. Vagamente, recordó un estado en el cual él, o una parte de él ¿cuál sería?, había sido transportado en los brazos del viento. También recordó –¿o le pareció?– que eso era lo que realmente debía hacer, aún cuando no fuera lo más obvio. Y el río elevó sus vapores en los acogedores brazos del viento, que gentil y fácilmente lo llevó hacia arriba y a lo lejos, dejándolo caer suavemente tan pronto hubieron alcanzado la cima de una montaña, muchas pero muchas millas más lejos. Y porque había tenido sus dudas, el río pudo recordar y registrar más firmemente en su mente, los detalles de la experiencia.

- Sí, ahora conozco mi verdadera identidad.

El río estaba aprendiendo pero las arenas susurraron:

- Nosotras conocemos, porque vemos suceder esto día tras día, y porque nosotras las arenas, nos extendemos por todo el camino que va desde las orillas del río hasta la montaña.

Y es por eso que se dice que el camino en el cual el Río de la Vida ha de continuar su travesía está escrito en las Arenas.

Awad Afifi

Este cuento es uno de los tesoros que encontré en el blog “La mariposa cardui” y lo he traído aquí porque creo que explica muy bien uno de los valores necesarios para la práctica de Feng Shui.

La técnica milenaria de Feng Shui es un válido instrumento de apoyo en la consecución de nuestros anhelos y proyectos, como las arenas ha conocido a lo largo de muchas historias la posibilidad de la transformación y para ello recomienda la determinación, el valor y la firmeza necesarias para llevar a cabo la acción. Se me ocurre que la determinación pueda ser un ingrediente esencial para la “pócima mágica” que nos haga invencibles…

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Feng Shui para la crisis

16,noviembre 2008

“En esta vida hay que morir varias veces para después renacer. Y las crisis, aunque atemorizan, nos sirven para cancelar una época e inaugurar otra.”

Eugenio Trias

crisis

Parece que últimamente la palabra crisis se ha ido filtrando poco a poco en nuestras vidas, inundándonos a casi todos y en diferentes áreas de actuación, no solo la económica. Dicen los expertos que estamos ante la crisis más profunda conocida hasta hoy. Entonces, entiendo que se trata de un fenómeno que nos toca a un mayor número de personas, dado que lo social no es más que la suma de lo individual.

Curioso el significado etimológico de la palabra crisis, separar o decidir, “replantear la cuestión” o “puesta en marcha”. Y, curioso también el ideograma chino que ilustra este concepto compuesto por dos figuras: peligro y oportunidad. Puede que la crisis sea necesaria para obligarnos a cuestionar viejos paradigmas, aquellos que ya no funcionen.

“En los momentos de crisis la imaginación es más importante que el conocimiento”

Albert Einstein

La crisis será una realidad social, pero la manera en la que nosotros la enfoquemos es totalmente individual y de este enfoque dependerá nuestro éxito al atravesarla. Hoy me contaba un amigo que su hijo adolescente le había propuesto “disfrutar de la crisis” y le ponía como ejemplo las vacaciones, este año no podremos hacer un viaje en navidades, planteémonos estar más tiempo juntos. Esta situación puede demostrarnos que para divertirnos juntos no necesitamos hacer nada extraordinario.

Creo que este joven ha apuntado de maravilla a la clave de la cuestión, la crisis nos invita a redescubrir lo esencial, a mirarnos a nosotros mismos, a viajar a nuestro interior, lo demás es solo turismo. En este sentido, hay una metáfora que a mí me gusta especialmente, cuando nos quedamos en la orilla las olas nos zarandean, cuanto más profundo entramos en el mar, menos nos perturban.

¿Por donde empezar?, sin duda la técnica de Feng Shui es una guía magnifica para realizar este viaje. Os facilito mis propuestas y los enlaces correspondientes, a los que se accede pulsando encima de cada titulo:

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 50 seguidores