La energía en el trabajo

7,septiembre 2008

”felicidad en el trabajo”

“Administre su energía, no su tiempo” es la propuesta publicada en Harvard Business Review realizada por Tony Schwartz, presidente y fundador de Energy Project. Es habitual encontrar en las empresas personas exhaustas por trabajar largas jornadas que no les permiten tener tiempo ni para ellos mismos ni para dedicar a sus familias. Interesante planteamiento, mientras que el tiempo se entiende como un recurso finito, nuestra propia energía no lo es.

Según Schwartz la mayoría de las grandes empresas invierten en el desarrollo de sus empleados en términos de conocimientos y competencias, pero muy pocos se interesan por el desarrollo de sus capacidades, de su energía, dando por sentado que saben gestionarla. Sin embargo, es la inversión en el desarrollo de las personas, a través de técnicas o herramientas que incluso puedan beneficiarles en su vida privada, la que mejores resultados aporta en términos de motivación y efectividad.

Trabajando con líderes de grandes empresas como Ernst & Young, Sony, Deutsche Bank, Nokia, ING Direct, Ford o Mastercard, entre otras, los resultados han sido realmente positivos: 

    • 68% ha mejorado en la relación con los clientes
    • 71% ha mejorado en productividad y eficiencia

Podemos hablar de cuatro energías principales en los humanos: intelectual, emocional, espiritual (aunque me gusta más el concepto de Jodorowsky, creativo-sexual) y material (atañe al cuerpo). Creo que la energía espiritual es una consecuencia del equilibrio y uso de las cuatro anteriores. En otra ocasión hablaré de mi experiencia y visión, hoy me centraré en las propuestas de este estudio:

  • Corporal,

Es necesaria la incorporación de hábitos más saludables en cuestiones de alimentación, ejercicio y horas de sueño

  • Emocional,

Es importante mantener un estado de ánimo positivo, dado que esto no es posible por largos periodos de tiempo, podemos hacer un paréntesis en nuestra actividad, cuando notemos que nuestro ánimo empieza a decaer. El objetivo es restablecer emociones positivas lo que se puede conseguir, por ejemplo, expresando nuestro aprecio a alguien, o a su labor.

  • Intelectual,

Uno de los grandes desafíos a los que nos enfrentamos todos los trabajadores es la posibilidad de no ser interrumpidos en nuestra concentración. La tecnología nos ha aportado muchas ventajas pero algún que otro inconveniente en este sentido. Revisar nuestros hábitos en cuanto a la atención del correo electrónico o contestación del móvil, puede permitirnos trabajar más eficazmente y en menos tiempo.

  • Espiritual,

Cuando somos capaces de hacer aquello que mejor se nos da y divertirnos en el trabajo, organizar nuestro tiempo y dedicación a las diferentes áreas de nuestra vida (trabajo, familia, deportes, amigos …) de la manera que nos agrade, desarrollamos nuestra energía espiritual. No existe mayor herramienta de auto motivación que lograr que nuestro sentido último, aquello que realmente anhelamos, case con nuestra actividad.

Propuestas interesantes que podemos intensificar o apoyar a través de la práctica de Feng Shui, para que nuestros espacios laborales nos sirvan de herramienta de motivación e inspiración.

Este es uno de los temas en el que he estado investigando ultimamente, como aprender a utilizar la energía personal y, será la actividad central del Seminario que se imparte dentro del programa de Coaching Aspiracional (para más información pulsar aquí).

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui

Anuncios

La felicidad

21,julio 2008

”felicidad”

Lo siento, no conozco la dirección de esta tienda, pero si los enlaces de algunos artículos que nos hablan de otras maneras de encontrar la felicidad: ¡buen hallazgo!

En busca de la felicidad

En defensa de la felicidad

La felicidad aplazada

Buscando la felicidad

La felicidad en la empresa

Tropezar con la felicidad

Estás aquí para ser feliz

El hombre más feliz de la tierra

“Felicidad”, la asignatura con más éxito en Harvard

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la vida”

feng shui


En defensa de la felicidad

18,mayo 2008

“Vivir las experiencias que nos ofrece la vida será obligatorio, pero sufrirlas o gozarlas, es opcional”

Al encontrarme esta frase, inmediatamente he pensado en Jaume Sanllorente y sus Sonrisas de Bombay…, él que vive en el lado de la pobreza nos habla de la felicidad que allí se siente.  Nos dicen que la felicidad está en el interior de nosotros mismos, me pregunto si será más fácil encontrarla cuando no tenemos con que distraernos en el exterior…

En defensa de la felicidad es un libro escrito por Matthieu Ricard, interesante saber lo que dice teniendo en cuenta que ostenta el titulo de hombre más feliz del planeta:

“No se trata de decidir ver la vida en rosa de un día para otro, sino de trabajar sistemáticamente en debilitar esos músculos de infelicidad que tanto hemos fortalezido creyéndonos víctimas del pasado, de los padres o del entorno y paralelamente, comenzar a ejercitar los músculos mentales que nos hacen absoluta y directamente responsables de nuestra felicidad”

Algunas ideas:

  • Alegría,
  • Está dentro de cada uno de nosotros. Sólo hay que mirar en nuestro interior, encontrarla y transmitirla
    Conflictos de pareja,
  • Podemos minimizarlos, muy difícil pelearse con alguien que no busca la confrontación
    Deterioro físico,
  • Hay que aprender a valorarlo positivamente, aprender a entenderlo como el principio de una nueva vida y no el principio del fin
    Familia,
  • Requiere el esfuerzo constante de cada uno de sus miembros, siendo generosos y reduciendo nuestro nivel de exigencia
    Felicidad,
  • Si la buscamos en el sitio equivocado, estaremos convencidos de que no existe cuando no la encontremos allí
    Identidad,
  • No se trata de la imagen que tenemos de nosotros mismos, ni tampoco la que proyectamos. Es nuestra naturaleza más profunda, ésa que nos hace ser buenos y cariñosos con quienes nos rodean
    Muerte,
  • Forma parte de la vida, rebelarse es ir contra la propia naturaleza de la existencia. Sólo hay un camino: aceptarla
    Relaciones sociales,
  • Es más fácil estar de buen humor que discutir y enfadarse. Lo ideal es seguir siendo como somos y utilizar siempre que podamos la franqueza y la amabilidad
    Soledad,
  • Existe una manera de no sentirse abandonado, percibiendo a todos los hombres como parte de nuestra familia
    Vejez,
  • Cuando la agudeza mental y la acción disminuyen, es tiempo de experimentar y manifestar cariño, afecto, amor y comprensión

Me pregunto como enfocar el encuentro de la felicidad en mi vida, como un objetivo o como una consecuencia …
Maru Canales 

Artículos relacionados:

Feng Shui


El hombre más feliz de la tierra

11,mayo 2008

“La felicidad es algo que se puede aprender, desarrollar, entrenar, mantener en forma y alcanzar definitivamente y sin condiciones”
Matthieu Ricard

Científicos del Laboratorio de Neurociencia Afectiva de la Universidad de Wisconsin llevan años estudiando sobre la felicidad, dirigidos por el profesor Richard J. Davidson, se basan en el descubrimiento de que la mente es un órgano en constante evolución y, por lo tanto, moldeable. Los científicos han logrado probar que la corteza cerebral izquierda concentra las sensaciones placenteras, mientras el lado derecho recoge aquellas que motivan depresión, ansiedad o miedo. La relación entre el cortex izquierdo y el derecho del cerebro puede ser medida y la relación entre ambas sirve para representar el temperamento de una persona.

Al comparar los resultados obtenidos en cientos de voluntarios, cuya felicidad fue clasificada en niveles que iban del 0.3 (muy infeliz) a -0.3 (muy feliz), obtuvieron un resultado que desbordaba los límites previstos en el estudio, el de Matthieu Ricard. Se trata del asesor personal del Dalai Lama, quien logró -0.45, superando todos los registros anteriores y ganándose el título de «el hombre más feliz de la tierra»

Los neurocientíficos americanos no creen que sea casualidad que los mayores registros de felicidad fueran detectados siempre en monjes budistas que practican la meditación diariamente. La idea de Ricard de ofrecerse para los estudios de la mente que llevaba a cabo la Universidad de Wisconsin estuvo influenciada por el propio Dalai Lama, que durante años ha colaborado con científicos occidentales, facilitando el análisis cerebral de los monjes y su capacidad de aislar la mente durante las sesiones de meditación. Uno de los aspectos que más ha fascinado a los investigadores es la capacidad de los monjes de suprimir sentimientos que hasta ahora creíamos inevitables en la condición humana: el enfado, el odio o la avaricia. El estudio de sus cerebros demuestra una capacidad extraordinaria para controlar sus impulsos basados en el principio de que Buda no prometió a sus seguidores la salvación en el cielo, sólo el final de sus sufrimientos en la tierra si lograban controlar sus deseos.

Ricard es autor de numerosos libros y artículos sobre el camino a seguir, como “En defensa de la felicidad”, aunque descarta que su lectura garantice el éxito: “Al igual que un logro en atletismo o en la vida laboral, el cambio sólo es posible con esfuerzo y tenacidad”. Pero cree que nuestra vida puede ser transformada incluso a través de variaciones mínimas en la manera en que manejamos nuestros pensamientos y percibimos el mundo que nos rodea. Seguramente lo dice por propia experiencia, el dejó una prometedora carrera en Francia (hizo su doctorado en genética celular en el Instituto Pasteur de París y trabajó con el premio Nobel de medicina François Jacob) y se fue en busca de si mismo, al Himalaya.

Ricard cree que el problema es que nuestros sentimientos negativos hacia otras personas no están a menudo justificados, sino que los hemos creado nosotros en nuestra mente de forma artificial como respuesta a nuestras propias frustraciones. Y ése es uno de los impulsos que el monje francés piensa que hay que aprender a controlar si se quiere ser feliz. Para el escritor, la felicidad es «un tesoro escondido en lo más profundo de cada persona». Atraparla es cuestión de práctica y fuerza de voluntad, no de bienes materiales, poder o belleza. Los que llegan al final del viaje y logran la serenidad que lleva a la dicha, sienten lo mismo que «un pájaro cuando es liberado de su jaula».

 

Maru Canales

 

 


La ciudad lenta

22,octubre 2007

Cada vez que salgo de Madrid y visito una provincia me doy cuenta del alto precio que pagamos en calidad de vida los que vivimos en las grandes ciudades. En las ciudades pequeñas todavía se come en casa a diario, la tan saludable costumbre de la siesta sigue existiendo… Me pregunto si realmente necesitamos construir estas macrociudades, llenas de cemento, en las que no nos podemos ni mover, porque para disfrutar de los alrededores tenemos que pensar en el gran atasco que nos espera a la vuelta…

Quizá nos hemos dejado seducir por otras culturas o pensamos que no nos queda más remedio si queremos progresar.

O quizá nos hemos olvidado de disfrutar de lo cotidiano, dejando paso al estrés o al sindrome de la felicidad aplazada. Entonces me pregunto para qué queremos progresar, dónde vamos, seríamos capaces de dejar que sea la vida la que nos marque su propio ritmo, de vivir sin la presión del reloj…

take_back_your_time.gifEl próximo miércoles, día 24 de Octubre, será el día oficial sin relojes. Hace seis meses que publiqué el artículo “La tiranía del reloj, la filosofía slow”, por lo que hace seis meses que me quite el reloj de la muñeca. Desde entonces, sigo sin llegar tarde a los sitios (tengo reloj en el coche, en el ordenador, en el móvil…) pero no tengo un reloj encima que me presione y siento que me entrego a lo que estoy haciendo en cada momento de una forma más relajada.  

800px-slowfoodthera06676.jpegEsto es lo que predica el movimiento slow. Debe su origen (1989) a la protesta llevada a cabo por el periodista Carlo Petrini, por la apertura de un restaurante de comida rápida junto a la escalinata de la Plaza de España en Roma. En ese momento nació la conciencia de proteger la alimentación tradicional, frente al imperio de la comida rápida. Ese mismo año, en París se dio nombre al movimiento y se diseño su logo, a partir de la imagen de un caracol. El nombre de este movimiento fue Slow Food y supuso el germen a partir del cual más tarde surgirían las Slow Cities.

Las Slow Cities o Convivias, se han convertido en toda una filosofía de vida: sus habitantes disfrutan de la naturaleza y valoran mucho pequeños placeres tales como comer o dialogar. En ellas no hay lugar para la prisa y se trata de fomentar la creación de una conciencia más humana.

Para que una ciudad se pueda convertir en Slow City, la población no puede sobrepasar los 50.000 habitantes, no puede ser una capital, ha de tener el centro cerrado al tráfico y además se deben cumplir una serie de requisitos en seis planos diferentes:

  • legislativo medioambiental
  • infraestructura política
  • calidad urbana
  • productos locales
  • hospitalidad con los visitantes
  • conocimiento sobre las actividades de la localidad

Lo que todas las Slow Cities tienen en común es la voluntad de construir un espacio más humano, con medidas que van desde sistemas de aire que controlan la polución a iniciativas para animar a la protección de los productos y la artesanía local.

traje-716954.jpegUna Slow City también debe contar con una educación en consonancia con su estilo de vida. En las Slow Schools no importa cuándo va a sonar el timbre, sino cuándo los alumnos han comprendido la lección.

Y después de una Slow Food nada mejor que una siesta, que podría acompañarse de Slow Sex. Esta disciplina del movimiento Slow está basada en el Tantra Sexual, no tener prisa es indispensable para esta práctica.

En España, el Movimiento Slow llegó en 1994, podemos encontrar 11 Convivias dispersas en toda la Península. Además en la primera edición de los Slow Food Awards, Jesús Garzón fue uno de los ganadores gracias a su labor de identificar los caminos de rebaños y revivir las actividades de trashumancia como medio de protección del medio ambiente de las montañas.

Además, en estas ciudades se practica el Slow Feng Shui, estrategía que ya ha puesto en marcha una empresa constructora en Argentina, Feng Shui Homes. Como decía mi abuela,

“Vísteme despacio que tengo prisa”

Maru Canales

Artículos relacionados:

logo-octo-xs.jpg


Vacaciones en pareja

18,julio 2007

Siguiendo las estadísticas, las vacaciones parecen ser “la prueba del algodón” a superar por la pareja. Como dice mi amiga Maria, en vacaciones hay que dejar el ego en casa… 

“Me dediqué a perderte” es el título de una canción de Alejandro Fernández, cuya letra explica muy bien el papel del ego en la pareja. La canción es preciosa y esta versión con Amaya (La oreja de Van Gogh) es un lujo.

… me dediqué a no verte…

…me encerré en mi mundo…

… te dejé para luego…

… este maldito ego…

En la letra de la canción se hace referencia a temas que hemos hablado en el blog y de los que a continuación facilitamos enlace directo:

  • Identificar nuestras prioridades 

“La felicidad aplazada”

  • Aceptar los regalos que la vida nos ofrece

¿Soñamos?

  • Dedicar a cada cosa el tiempo que nosotros creemos que se merece

La tiranía del reloj, la filosofía slow

  • No olvidarnos de vivir el presente…

Tiempo y Feng Shui: ahora

  • Aprender a superar nuestros miedos “tóxicos”

“El miedo en Feng Shui”

… Por supuesto, podemos practicar Feng Shui, a través de la aspiración del compromiso o la pareja. Los que todavía no tienen pareja, también pueden practicar la “Ley de la Atracción”, como dice la canción: siempre que ¡tengamos ganas!

Canción “Tengo Ganas” de Alejandro Fernández

¡FELICES VACACIONES, EN PAREJA!

Maru Canales

Acceso directo a otros artículos:

logo-octo-xs.jpg


La felicidad aplazada

21,junio 2007

“La felicidad aplazada” es un término que ha surgido en Australia tras un gran debate nacional sobre el intento de conciliación entre la vida laboral y familiar.

Los resultados de una encuesta realizada a nivel nacional fueron alarmantes, denotaban una tendencia creciente de los australianos, el 30%, a mantener situaciones difíciles y estresantes con la creencia de que dicho esfuerzo les merecería la pena a largo plazo. La mayoría de estos sacrificios se refieren a las relaciones de pareja, familiares y de amigos así como a no encontrar aquello que de un sentido a nuestra vida.

184540_smiling_series_2.jpgQuizá la felicidad aplazada ha surgido como consecuencia de la crisis de valores que llevamos años achacando a nuestra sociedad. Nuestra forma de vida ha ido cambiando los papeles del trabajo convirtiéndolo en nuestra familia y al mismo tiempo haciendo de la pareja y la familia una empresa. A mí esta “crisis australiana” me recuerda a la “crisis de los cuarenta española”.

De esta forma cambiamos la situación real y presente por un futuro mejor, que por cierto nadie nos asegura, aún a costa de nuestra salud. Además del miedo al cambio, las motivaciones individuales para aplazar la felicidad se refieren a las siguientes cuestiones:

  • Mayor calidad de vida, en el sentido material

Los progenitores se dedican a trabajar al máximo con el objetivo de proveer a sus familias de las mejores cosas a nivel material. Sin embargo, los hijos valoran más el “tiempo compartido” con sus padres …

  • Asegurarse un buen retiro

Otra vez el futuro! Nos preocupa enormemente la situación financiera que tendremos en la vejez. Sin embargo, olvidamos que llegar a la vejez es más una cuestión de salud que de economía…

La cuestión es “que” y “cuanto” estamos dispuestos a sacrificar en la actualidad por un futuro “mejor”. Así, un cuarto de los australianos han decidido poner fin al aplazamiento de su felicidad por las siguientes razones:

  • 35% Para pasar más tiempo con la familia
  • 23% Para asegurarse una vida más sana
  • 16% Por razones personales
  • 16% Por una forma de vida más equilibrada

Este concepto está muy unido a la Filosofía Slow, que nos propone dedicar a cada cosa el tiempo que merece. Asimismo, creo que es importante decidir como queremos vivir, crearnos una vida determinista o libre Las buenas noticias son que siempre estamos a tiempo de cambiar y, para ello podemos apoyarnos en instrumentos de ayuda como el Feng Shui, reforzando nuestra determinación en nuestro entorno inmediato.

Pero seamos realistas: ¡TODO ES POSIBLE, AHORA!

Maru Canales

Acceso directo a artículos relacionados:

logo-octo-xs.jpg