Deseos…

22,marzo 2009

deseos

El emperador salía del palacio para dar un paseo matutino, cuando se encuentra con un mendigo en la puerta.

Suponiendo que le pediría una limosna, le preguntó:

– ¿Qué quieres?

El mendigo lo miró y le dijo:

– Me preguntas de una manera… como si tú pudieras satisfacer mi deseo.

El emperador le respondió:

– Por supuesto que puedo satisfacer tu deseo… ¿Cuál es?

Y el mendigo mirándole a los ojos contestó:

– Piensa dos veces antes de prometer.

El emperador, comenzando a molestarse, pero insistió:

– Te daré cualquier cosa que pidas. Soy una persona muy poderosa, y extremadamente rica… ¿qué puedes tú desear que yo no pueda darte?

El mendigo sonrió:

– Se trata de un deseo muy simple… ¿ves esta bolsa que llevo conmigo?… ¿puedes llenarla con algo valioso?

– Por supuesto – dijo el emperador. Llamó a uno de sus sirvientes y le ordeno que llenara de dinero la bolsa.

El sirviente así lo hizo, pero según echaba el dinero en la bolsa, este desaparecía. Así que echó más y más y todo iba desapareciendo al instante. Es decir, que la bolsa del mendigo siempre permanecía vacía.

El rumor de esta escena corrió rápidamente por toda la ciudad y entonces una gran multitud se reunió en el lugar, poniendo en juego el prestigio del emperador.

  • – Estoy dispuesto a perder mi reino entero, pero este mendigo no se va a salir con la suya, ya que me dejará en ridículo frente al pueblo.

Diamantes, perlas, esmeraldas… uno a uno, todos los tesoros del emperador iban desapareciendo en la bolsa, la cual no parecía tener fondo. Todo lo que se colocaba en ella desaparecía inmediatamente.

Era el atardecer y habiendo quedado el emperador ya sin ninguna cosa que colocar en la bolsa del mendigo (habiendo llegado incluso a desprenderse de joyas que habían pertenecido a su familia por siglos), se tiró a los pies del mendigo y, admitiendo su derrota, le dijo:

– Has ganado tú, pero antes que te vayas, satisface mi curiosidad: ¿cuál es el secreto de tu bolsa?

El mendigo contestó:

– ¿El secreto? Simplemente está hecha de deseos humanos.

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui

Anuncios

Feng Shui y sexo .2

28,abril 2007

“Haz que cuando tocas al otro, los cinco sentidos ya estén funcionando. Porque el sexo tiene vida propia. A partir del momento en que comienza ya no lo puedes controlar, es él el que pasa a controlarte. Y lo que tú cargaste sobre él, tus miedos, tus deseos, tu sensibilidad, permanecerá todo el tiempo. Por eso las personas se vuelven impotentes. En el sexo, lleva a la cama solo el amor y los cinco sentidos ya funcionando, solo así experimentarás la comunión con Dios.”

Brida, Paulo Coelho

Los comportamientos sexuales de los humanos son producto de su cultura, su inteligencia y de sus complejas sociedades. Sin embargo, el motor del comportamiento sexual humano siguen siendo los instintos, aunque su forma y expresión dependan de la cultura y de elecciones personales.

Los primeros estudios científicos sobre el comportamiento sexual corresponden al informe Kinsey. En ellos observaron grandes diferencias entre el comportamiento deseable exigido socialmente y el comportamiento real. 

Desde el punto de vista emotivo y de la relación entre las personas, la sexualidad es muy importante en la vida cotidiana ya que, va mucho más allá de la finalidad reproductiva y de las normas sociales, desarrolla facetas profundas de la afectividad y la conciencia de la personalidad.

Es evidente que el entorno nos ayuda a liberar o bloquear la dimensión emocional, por ello juega un papel esencial a la hora de estimular nuestros cinco sentidos. Aunque es cierto que la técnica Feng Shui busca el equilibrio dentro de un espacio y que para ello existen fórmulas muy específicas para cada lugar, hay una serie de consideraciones generales que debemos de tener en cuenta:

  • La vista,

Hemos de crear un ambiente cálido a través de los objetos, lo que representan y lo que nos inspiran, los colores y la iluminación.

En la decoración cobran importancia los ambientes recreados en el dormitorio como zona de trabajo o máquinas de ejercicio, que lógicamente el feng shui no los considera oportunos en esta estancia.

Lo mismo sucede con la televisión y los espejos que reflejan la cama, son considerados duplicadores y ya comentamos en el artículo anterior, refiriéndonos a las imágenes y a las fotos que en el dormitorio más de dos es multitud… 

  • El oído,

A través de una música agradable o del silencio…

  • El tacto

Este sentido debemos tenerlo en cuenta a la hora de elegir los materiales que utilizaremos en la decoración. Asimismo, no hemos de olvidar las formas de los muebles y objetos, teniendo cuidado con las “famosas esquinas”

  • El olor,

El gran olvidado en la decoración pero de gran importancia a la hora de liberar emociones. El olfato altera las percepciones cerebrales y las emociones influyendo en los deseos, entre ellos el deseo sexual. Actualmente existen en el mercado numerosas fragancias que nos facilitan crear el ambiente que consideremos oportuno.

  • El sabor,

Como dice la psicóloga Isabel Menéndez en su libro “Alimentación Emocional”, los sabores nos despiertan emociones que se vinculan a estados anímicos…

En el momento del orgasmo, los cinco sentidos desaparecen, y penetramos en un mundo mágico; ya no somos capaces de ver, de escuchar, de sentir el sabor, el tacto, el olor. Durante aquellos largos segundos todo desaparece, un éxtasis ocupa su lugar. Un éxtasis absolutamente igual al que los místicos alcanzan tras años de renuncia y disciplina. Lo que empuja a la persona hacia este éxtasis son los cinco sentidos. Cuanto más fuertemente sean estimulados, más profundo será el éxtasis.”

Brida, Paulo Coehlo 

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la vida”

Acceso directo a otros artículos:

feng shui