Las ocho aspiraciones: “el poder”

25,febrero 2007

Cuadro de Takeshi Motoniya

En todos los libros que encontremos sobre Feng Shui traducidos al castellano nos encontraremos con que en el sector Noroeste de un espacio se representa la aspiración denominada “el poder”. Sin embargo, personalmente me gusta traducirlo como el poder de nuestras capacidades, por dos razones: en primer lugar, creo que refleja mucho mejor la connotación intrínseca al individuo a la que realmente se refiere esta aspiración y en segundo lugar, creo que es más coherente con la filosofía Feng Shui. Asimismo, en el análisis de negocios haría también referencia al liderazgo.

En este sentido, he tenido el placer de disfrutar de la lectura de la última novela de Matilde Asensi, “Todo bajo el cielo” a través de la cual podemos descubrir las claves de la filosofía china y su cultura, incluyendo el Feng Shui. En este libro me he encontrado con un principio taoísta que creo encierra la clave de esta aspiración:  

“Solo con la moderación se puede estar preparado para afrontar los acontecimientos. Estar preparado para afrontar los acontecimientos es poseer una acrecentada reserva de virtud. Con una acrecentada reserva de virtud, nada hay que no se pueda superar; cuando todo se puede superar, nadie hay que conozca los límites de su fuerza.” 

Ya comentábamos en la columna sobre el éxito que es la suerte del hombre, la referida al desarrollo de nuestras propias capacidades, la más poderosa de las suertes. Por supuesto, también podemos entender esta aspiración sobre el poder en términos de liderazgo y/o autoridad. En este caso, deberíamos reflexionar sobre las características del mismo para poderlas representar.  

Bettina Gleiss, NWAsimismo, el sector Noroeste también es el lugar en el que representar nuestras creencias, a nuestros mentores o nuestra espiritualidad, entendiendo estos factores  como una ayuda al desarrollo de nuestras capacidades…

La forma de representar esta aspiración en el entorno es a través de objetos del elemento metal que se identifica con el color blanco, gris, dorado…  o con imágenes que para nosotros signifiquen el apoyo al que nos referíamos anteriormente.  Por ejemplo, esta es la esquina de la casa en la que los chinos ponen un Buda o los cristianos un Cristo. 

Maru Canales

(Para volver al artículo sobre la practica de Feng Shui, pulsar aquí)

Artículos relacionados: 

logo-octo-xs.jpg


Las ocho aspiraciones: “la creatividad”

11,febrero 2007

Miquel BarberEn el sector Oeste de un espacio se representa la creatividad, seguramente la aspiración menos valorada, pero responsable directa de la innovación. De alguna manera, la innovación podría ser considerada como uno de los factores claves del cambio y el cambio del progreso.

Ahora podemos encontrar en el mercado un documental sobre física quántica realizado por un grupo heterogéneo de investigadores americanos, se llama ¿¡Y tú, qué sabes!?.  En él nos explican que “el cerebro no conoce la diferencia entre lo que ve y lo que recuerda”, porque se activan las mismas redes neuronales para ambas funciones. Cuentan una anécdota increíble, parece que los indígenas del Caribe no veían los barcos de Cristóbal Colón cuando estaban en el horizonte y esto era debido a que nunca antes habían visto un barco. Solo el chaman de la tribu fue capaz de verlos a través de la observación diaria del horizonte, cuando fue consciente de lo que veía aviso al resto, los cuales debido a su confianza en él y a la observación repetida empezaron a ver los barcos.

Así la creatividad se plantea como un verdadero reto. Según el diccionario, la creatividad es el acto de producir algo de la nada o establecer algo por primera vez. Sin embargo, si repasáramos la historia de grandes creadores universales nos daríamos cuenta que ninguno de ellos fue capaz de crear nada valioso antes de diez años de intensa dedicación a su tarea. Ni Aristóteles, ni Leonardo, ni Einstein empezaron su obra de la nada: todos ellos utilizaron los conocimientos desarrollados anteriormente por otros y dedicaron largos años de su vida a aprenderlos para posteriormente experimentar recombinando los datos disponibles en formas insospechadas.

Según, el experto en coaching Germán Nicolásen su libro “Remando Juntos”, en el que habla de la optimización de la gestión empresarial, la creatividad se compone de cuatro ingredientes: la pericia, la perseverancia, la motivación y la existencia de un contexto creativo. Y explica:

“Es en dicho contexto creativo donde cobra importancia el tiempo disponible, un clima propicio y el espacio físico, facilitándonos o bloqueando nuestra capacidad de pensamiento e innovación“.

Bettina Gleiss, creativityEn términos de Feng Shui es el sector Oeste el responsable de representar la capacidad creadora a través del elemento metal: pero lo que es más importante ha de reflejar la creatividad. De ahí que la mejor forma de ensalzar esta aspiración que hoy nos ocupa sea decorando esta zona de la manera más innovadora y creativa posible. No obstante esta es la zona en la que también se representan los hijos. Personalmente me gusta colocar en esta zona cuadros o esculturas abstractas que den lugar a diversas interpretaciones, según nuestro estado de ánimo o quien lo mira.

Para representar en esta zona nuestra aspiración de los hijos, recomiendo leer los artículos escritos en este sentido, pulsando aquí.

Asimismo, se entiende que la energía creativa es la que rige nuestra sexualidad, de ello también hemos hablado en los artículos recopilados en “Feng Shui y sexo”.

Maru Canales

(Para volver al artículo sobre la practica de Feng Shui, pulsar aquí)

Acceso directo a otros artículos:

feng shui


Las ocho aspiraciones: “el compromiso”

4,febrero 2007

Esta semana nos adentramos en el sector suroeste, que según el Feng Shui representa la aspiración del compromiso, del matrimonio. Desde mi punto de vista profesional, la aspiración más difícil de gestionar no solo por ser la que más emociones y sentimientos implica, sino también porque en el fondo cada pareja es un enigma y ¿quién tiene la formula mágica?.

Leyendo un artículo en El Jardín Cerrado encontré un ejemplo sobre la subjetividad que rodea a esta cuestión de la relación de pareja.  En “El simple arte de escribir” de Raymond Chandler,  se publicaba una recopilación de cartas personales dedicadas a su mujer, ya desaparecida: “Durante treinta años, diez meses y dos días fue la luz de mi vida, mi única ambición. Fue la música oída apenas en el borde del sonido. Fue el latido de mi corazón. Todo lo demás que hice fue calentar el fuego en el que ella pudiera calentarse las manos…”

Rosa Montero escribió un articulo que titulaba “Un par de reflexiones sobre la vida a dos”, en el que comentaba este libro y decía: “… Estoy segura que no estuvieron comiendo perdices todo el tiempo. Seguro que se enfadaron, que discutieron, que se hirieron. Quizá incluso se enamoraron de otros y probablemente hubo momentos en los que se odiaron (…). La convivencia es así. Una larga travesía llena de accidentes. Tal vez sea precisamente esa travesía la que termine uniendo a las personas. Es la construcción de un pasado común, de una vida a dos. Es el recuerdo de los instantes dulces, pero también, y quizá sobre todo, la superación de los malos momentos (…). Uno sigue amando si insiste en amar, si decide seguir queriendo al otro, si persevera en ello pese a todo…” 

Personalmente me llama mucho la atención las dos visiones tan distintas de un mismo amor, la primera tan romántica frente al pragmatismo de la segunda. Pero supongo que todos imprimimos nuestro carácter, nuestras experiencias y lamentablemente nuestros miedos, cuando amamos. Os invito a utilizar la técnica de feng shui para ir un poco más allá, simplemente con el ánimo de mejorar aunque solo sea un poquito, en la aspiración que hoy nos ocupa. En este sentido, intentemos representar nuestros deseos, aquello a lo que aspiramos más que lo que tenemos (creo que las propuestas del artículo “El Buen Amor” pueden ser útiles).

Asimismo, a aquellos que tienen la suerte de vivir una situación extraordinaria en este sentido, ¡les invito a que no toquen nada!

El elemento que representa esta aspiración del compromiso, no parece casualidad, es la tierra, que se asocia entre otras cosas al número dos. En el mundo empresarial esta aspiración se traduce en los socios y clientes.

La manera más habitual de representarla es a través de un elemento decorativo doble o de una pareja, que nos sugiera de alguna manera esos atributos que para nosotros son importantes. Ejemplos: una escultura de una pareja, dos esculturas independientes, un cuadro con una pareja, una pareja de cuadros… Podemos ver algunos ejemplos gráficos, aunque en un tono algo jocoso, en estos dos artículos publicados:

Para terminar una pequeña anécdota, en el sector suroeste de las estancias del Emperador se representaba esta aspiración a través de numerosos objetos dobles, como forma de representar el mayor número posible de concubinas que su rango requería…

Para ver la escena de la película “El Secreto” en la que se explica como representar esta aspiración, pulsar aquí  

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la vida”

Acceso directo a otros artículos:

Artículos Feng Shui

feng shui


Las ocho aspiraciones: “La fama y el reconocimiento”

28,enero 2007

“Alcanzarás buena reputación esforzándote en ser lo que quieres parecer”

Tradicionalmente en psicología, reconocimiento social representa la percepción de estima que el sujeto experimenta de los demás hacia uno mismo. A la mayoría nos gusta negar la importancia que para nosotros tiene como nos ven los demás. Sin embargo, bien sea directa o indirectamente, la apreciación que los demás tienen sobre nosotros nos afecta, tanto a nivel personal como profesional. En un momento dado, todos nos movemos por necesidades de reconocimiento. Por ello, es fundamental tratar de conseguir a nuestro alrededor que la gente se sienta reconocida porque es fuente de motivación y satisfacción, así el progreso de una persona es el progreso de todos nosotros.

En este sentido, Teresa Amabile, profesora de Marketing de Harvard, ha investigado sobre el impacto del entorno en las personas y, aunque ella lo aplica al entorno laboral, es lógico pensar que nos afecte en todos los ámbitos de la vida: “el contexto predispone a los individuos a liberar o bloquear la dimensión emocional que marca la diferencia en el trabajo”. Por ejemplo, manteniendo el despacho desordenado difícilmente podremos ser muy organizados en la ejecución de nuestro trabajo, pero aún más difícil será convencer a nuestros jefes de que somos la persona idónea para un ascenso, teniendo en cuenta que los puestos más elevados requieren mayor capacidad de organización.

A nivel personal pasa algo parecido, si queremos demostrar que somos románticos, nuestras posibilidades de éxito serán infinitamente mayores llevando a la pareja a un buen restaurante, con velas, flores y violines. Sin embargo, ¡las propuestas románticas en un McDonalds, suelen dar peores tasas de éxito!

Parece ser que en los anuncios publicitarios hay información que captamos de forma consciente y hay otros detalles que se dirigen a nuestro inconsciente. Según el Feng Shui, nuestro entorno funciona de la misma manera, tal vez de una manera inconsciente, los demás elaboran su concepto sobre nosotros a través de lo que ven no solo en la totalidad del espacio, sino sobre la situación de  una zona específica, la que corresponde al sector Sur. Así, además de cuidar la imagen general de nuestra casa o lugar de trabajo, hemos de tener especial cuidado con la zona Sur del mismo, porque es a través de lo que representemos aquí, como nos proyectamos a los demás.

sur-1.jpgEl elemento que representa la fama y el reconocimiento social es el fuego, que se asocia al sol, es decir, a la luz, al calor, a todos sus colores desde el amarillo brillante, naranjas, rojos, rosas… El objeto más fácil para utilizar aquí sería una lámpara, encendida. Como en el resto de aspiraciones, para elegir el objeto que nos represente en términos de feng shui hemos de pensar en primer lugar como queremos que nos vean y como dijo Sócrates, ¡esforzarnos en ser lo que queremos parecer!

Maru Canales

(Para volver al artículo sobre la practica de Feng Shui, pulsar aquí)

Acceso directo a otros artículos:

logo-octo-xs.jpg


Las ocho aspiraciones: “el éxito y la prosperidad”

22,enero 2007

“La confianza en uno mismo es el secreto del éxito” 

Según la filosofía china, la suerte de una persona se divide en tres: la suerte divina (hay quien nace con estrella), la suerte del entorno (en la que trabaja directamente el feng shui) y la suerte del hombre, nuestras capacidades. Es, sin duda, la suerte de uno mismo la más importante de las tres y estoy segura que es también la que mayor influencia tiene en nuestras vidas, sin desarrollar nuestras capacidades difícilmente podremos acceder a las otras suertes.

Por fin hemos llegado al sector sureste, probablemente uno de los más esperados, porque es aquí donde se representa la aspiración de la riqueza, el éxito y la prosperidad. Paradójicamente, es el elemento madera a través del cual se representa la prosperidad que en su forma más yang, como dirían los chinos, o en su expresión viva es un elemento que puede crecer, que también nos sugiere evolución.

En este sentido me gustaría comentar las claves que para conseguir el éxito o la buena suerte proponen Trías de Bes y Rovira en su libro La Buena Suerte: “Si ahora no tienes buena suerte tal vez sea porque las circunstancias son las de siempre. Para que la buena suerte llegue, es conveniente crear nuevas circunstancias; por ello la buena suerte solamente depende de ti”. De nuevo, vuelve a salir el cambio en una aspiración como forma de progreso y en este caso de éxito.

Uno de los aspectos que más me apasionan de la técnica del feng shui es la aplicación de la misma como vehículo ideal para iniciar una dinámica positiva de cambio. No en vano, el primer libro de Feng Shui del que se tiene constancia es el “I Ching” cuya traducción literal es “El Cambio”. Como decíamos en el análisis de la aspiración de la carrera profesional, cuanta más aversión existe al cambio, menos oportunidades se presentan.

feng shuiPues bien, la forma de ensalzar la suerte de la prosperidad y éxito en un espacio es reflejando la riqueza en la decoración de la estancia o de la esquina sureste del salón o del despacho. Esta es la zona en la que colocamos lo más valioso, el mejor cuadro de la casa, la mejor escultura, el mejor jarrón… Os voy a dar mi truco personal sobre esta aspiración: no solo utilizo el elemento propio de la zona, la madera, también añado el elemento que le alimenta, el agua. De esta forma, si quiero poner un cuadro busco uno que tenga campo (madera) y un río (agua), un jarrón con flores…

Para ayudarnos a decidir el objeto a colocar, os recomiendo los artículos escritos sobre la obtención de dinero, a los que podéis acceder pulsando aquí

(Para volver al artículo sobre la practica de Feng Shui, pulsar aquí)

Maru Canales

Acceso directo a otros artículos relacionados:

feng shui


Las ocho aspiraciones: “La salud”

15,enero 2007

“No hay buena fortuna, si no hay salud”

En el sector Este de un espacio se representa la aspiración de la salud, quizá la más importante de las ocho aspiraciones, porque es la única que incide directamente en el resto, especialmente cuando nos falta.

Todas las prácticas tradicionales chinas, desde la acupuntura hasta los ejercicios físicos, el masaje y por supuesto el feng shui, se concentran en nutrir la energía (el “chi”), tanto en lo externo relativo al ambiente que nos rodea, como en lo interno, mediante la meditación y los ejercicios respiratorios, por ejemplo. Estas técnicas se basan en la creencia de que todas las cosas del universo, lo tangible y lo intangible, lo vivo y lo inanimado, poseen la conciencia de la energía. De ahí que cada habitación de una casa, exactamente igual que cada célula del organismo humano, tiene su propia energía intrínseca y es manteniendo esta energía en buen estado como logramos la buena salud.

Pero también existen estudios más recientes llevados a cabo por la Universidad de Medicina de Wayne (USA) según los cuales el espacio en el que trabajamos y vivimos incide directamente en nuestra salud. De esta forma, a través de una buena disposición del espacio podemos reducir los niveles de estrés, de colesterol e incluso desciende el riesgo de accidentes cardiovasculares. Este estudio ha sido conducido por el profesor Bengt Arnetz, reconocido mundialmente por su trabajo sobre cómo deben ser diseñados los hospitales para favorecer la curación de los enfermos.

Además del entorno, hay otra serie de factores internos que inciden en nuestra salud y, que en términos feng shui identificaríamos como el resto de las aspiraciones que cada domingo tratamos en esta columna: cuando nuestra situación económica es favorable, nos va bien en el trabajo, en la familia y con las amistades nos es más fácil mantener una actitud positiva y por ello, solemos tener menos problemas de salud. En el fondo estamos hablando de la parte psicosomática que parece incidir directamente en la curación o mejora de algunas enfermedades. 

El sector Este está representado en términos de Feng Shui por el elemento madera. De ahí que la mejor forma de ensalzar la suerte de la salud sea a través de las plantas y las flores, las cuales han de ser naturales y deben mantenerse en buen estado. Se entiende que las plantas artificiales acumulan polvo, por lo cual no son favorables. En el despacho, las plantas representan la buena salud y el crecimiento del negocio. En el caso de los dormitorios, el feng shui coincide con nuestra costumbre de no utilizar plantas naturales, pudiendo ser reemplazadas por objetos decorativos como cuadros o telas que representen la madera (árboles, bosques, flores, madera, el color verde…)     

(Para volver al artículo sobre Practicando Feng Shui, pulsar aquí)

Maru Canales 

Acceso directo a otros artículos:

logo-octo-xs.jpg


Las ocho aspiraciones: “La Carrera Profesional”

8,enero 2007

Takeshi Motomiya, CPCada sector en un espacio tiene una serie de significados en términos de Feng Shui, qué nos ayudan a ensalzar y representar nuestras aspiraciones en aspectos concretos. En esta ocasión vamos a analizar el sector Norte, podemos hacerlo de la casa en su totalidad, del salón y/o del despacho.

El Norte es conocido como el sector que representa la Carrera Profesional y en él hemos de reflejar nuestras aspiraciones en este sentido. En primer lugar, hemos de tener en cuenta que en los lugares de descanso de la casa es mejor no ensalzar aspiraciones tan activas como esta, de tal forma que si el sector norte coincide con nuestro dormitorio es mejor practicar Feng Shui en la esquina norte del salón y/o del lugar de trabajo.

El primer paso que hay que dar es reflexionar sobre los atributos de nuestra aspiración, es decir, como queremos que sea nuestra carrera profesional, analizar nuestras fortalezas y debilidades, hasta donde queremos llegar y qué estamos dispuestos a dar a cambio… Lógicamente este análisis es muy personal, cada uno tenemos aspiraciones diferentes en este sentido, dependiendo de muchos factores, entre ellos el momento en que se encuentra nuestra carrera. Una vez que tengamos claro los atributos, podemos empezar a buscar de que manera representarlos a través de un objeto decorativo que los refleje como una escultura, un cuadro…

Hace unos días, pensando en escribir este articulo le pregunté a un amigo headhunter qué era lo que más valoraban ellos en la Carrera Profesional de un individuo y me contestó: “muchas horas de vuelo y cierta experiencia en aterrizajes de emergencia. Cuanta más aversión existe al riesgo menos oportunidades se presentan”.  Pensando en términos de Feng Shui, me pareció muy curioso que el elemento a utilizar para representarla Carrera Profesional fuera el agua, porque encuentro que hay muchos paralelismos entre las oportunidades, el movimiento, el progreso y el agua.

Así, podemos concluir cual es el objeto que podríamos colocar en el Norte:

  • cuadro del mar, de un lago, de un río…
  • fuente de agua o acuario
  • colores: azul y negro

Entenderemos que eligiendo la imagen de un lago atribuimos a nuestra Carrera aspectos como tranquilidad, estabilidad; mientras que en la imagen de la bajada de un río podremos estar representando progreso, objetivos… Todo es válido, depende solamente de aquello a lo que aspiramos.

(Para volver a los artículos de Practicando Feng Shui, pulsar aquí)

Maru Canales

Acceso directo a otros artículos:

feng shui