Feng Shui y amor romántico

7,febrero 2008

 

 

feng shui amor 

Nuestra cultura, principalmente a través del cine, nos bombardea con la idea del amor romántico que surge a primera vista y que permanece intacto para siempre. Así aparece en nosotros la idea de que debe existir alguien, en algún lugar que ha de ser nuestra “media naranja” y nos dedicamos a buscarlo, reconozcámoslo sin demasiado éxito.

Según la ley de atracción si buscamos una “mitad” será precisamente lo que encontremos; pensemos entonces en una “naranja entera”…

Creernos todo lo que vemos nos lleva también a confundirnos, respecto a nosotros mismos y a nuestra pareja y, nos lleva a crear un “papel” que hay que desempeñar. Representar un papel las 24 horas del día es muy difícil, la convivencia y el paso del tiempo nos van descubriendo. Además tendríamos que descubrir cual es “el amante perfecto” de nuestra pareja, cual es la lista de atributos y características que el otro valora y ha intuido que encontrará en cada uno de nosotros. Se me hace arto difícil cuando realmente solemos ser incapaces de saber nosotros mismos lo que queremos. 

 Así surge el desencanto, cuando la persona idealizada, de la que nos habíamos enamorado no responde a nuestras expectativas. En el mejor de los casos, cambiamos de relación para volver a repetir los mismos patrones. Otras veces seguimos insistiendo en intentar cambiarla, si hace falta hasta practicamos Feng Shui…, nos encontramos un libro que dice que poniendo un cuadro de peonías en tal lugar todo se arregla… Pero pasa el tiempo y todo sigue igual. Entonces, puede que nos demos por vencidos y decidamos que nuestra frustración es lo que nos toca vivir…

Ni el Feng Shui ni el amor es una cuestión de peonías, ni de pareja de patos mandarines, otro clásico. En el camino hacia el amor, podemos utilizar la técnica Feng Shui como ayuda para recordarnos a través de la elección de un objeto concreto, cual es nuestra determinación, nuestra aspiración, lo que “si” queremos.

Como comentábamos en un artículo previo, la fórmula de Feng Shui es:

INFORMACIÓN + ACCIÓN = RESULTADOS

La Información no solo ha de nutrirse de la técnica de Feng Shui y, en este sentido, es interesante la cuestión que plantea Erich Fromm en “El Arte de amar”:

  • ¿El amor es una sensación placentera, cuya experiencia es una cuestión de azar, algo con lo que uno tropieza si tiene suerte?
  • ¿El amor es un arte, en tal caso requiere conocimiento y esfuerzo?

Fromm afirma que el amor es un arte y como tal ha de aprenderse, a través del conocimiento de la teoría y, por supuesto, de ponerla en práctica. En varios artículos hemos intentado conseguir información sobre la técnica de amar:

También hemos visto como llevar a cabo la practica de Feng Shui en este sentido:

Creo que con las propuestas anteriores podemos conseguir celebrar un San Valentin inolvidable, hemos abarcado la importancia del tiempo disponible, como crear el clima propicio y la elección del espacio físico. 

“El espacio físico es capaz de bloquear o facilitar la dimensaión emocional que marca la diferencia”

Teresa Amabile, Universidad de Harvard 

Se trata de algo que todos conocemos muy bien y practicamos de forma casi automática, los que vamos saliendo de la adolescencia sabemos que las propuestas románticas en un McDonald empiezan a dejar de funcionar, por lugares más cálidos y acogedores que facilitan una conversación intima…

Otros prefieren demostrar su amor a través de un regalo, les recomiendo leer el cuento titulado “El papel de regalo”. Los que prefieran un regalo al uso, en el artículo “San Valentín” damos una idea.

Maru Canales

Curso de Feng Shui

Relación de artículos publicados en este blog 

feng shui


amar y querer…

30,enero 2008

El español es uno de los pocos idiomas que hace una distinción entre los verbos amar y querer. Pero, ¿cual es la verdadera diferencia entre ambos términos?  El diccionario de la Real Academía Española no nos ayuda mucho a clarificarlo, ambos significan desear e incluso querer es amar…

Pero todos sabemos que existe una diferencia, aunque sútil, importante entre amar y querer. Me pregunto si el hecho de que ni siquiera nuestra Real Academia se aclare en el significado de los conceptos, es reflejo de que nosostros tampoco lo hagamos…

Quizá, a través de la sensibilidad especial de los artistas nos podamos aclarar un poco. En este sentido se me ocurren dos propuestas:

  • “Las condiciones del Buen Amor”, libro de Sergio Sinay que hemos comentado en un artículo, para acceder pulsar aquí
  • “Amar y querer” es el título de la canción que escribió Manuel Alejandro y popularizó José José:

 

Casi todos sabemos querer
pero pocos sabemos amar
y es que amar y querer no es igual
amar es sufrir, querer es gozar.

El que ama pretende servir
el que ama su vida la da
y el que quiere pretende vivir
y nunca sufrir y nunca sufrir

El que ama no puede pensar
todo lo da, todo lo da
el que quiere pretende olvidar
y nunca llorar y nunca llorar
el querer pronto puede acabar
el amor no conoce el final.
Casi todos sabemos querer,
pero pocos sabemos amar.

El amor es el cielo y la luz
el amar es total plenitud
es el mar que no tiene final
es la gloria y la paz,
es la gloria y la paz.

El querer es el fuego y la flor
es buscar el obscuro rincón
es morder, arañar y besar
es deseo fugaz,
es deseo fugaz.

¡Pero todos podemos aprender!

“El querer busca y el amar encuentra. El que quiere busca amarse y el que ama ya se encontró”

Vanesa Saavedra

Maru Canales

Artículos relacionados:

logo-octo-x.jpg