Dormitorios Feng Shui

17,febrero 2008

Una de las estancias más importantes de la casa es el dormitorio, se trata de nuestra zona más íntima y privada, en la cual necesitamos descansar. De ahí, que la práctica de Feng Shui en los dormitorios tenga como objetivo primordial la búsqueda del equilibrio para alcanzar un ambiente cálido y sereno. 

Algunos de los principios básicos de Feng Shui en dormitorios se han hecho muy famosos, casi todos hemos oido que se debe evitar la televisión o los espejos reflejando la cama. Sin embargo, hay otros principios como las imágenes y la simbología religiosa que cobran importancia en la decoración de nuestro dormitorio. En los siguientes artículos hemos analizado como influye la decoración del dormitorio en nuestras relaciones íntimas, (haciendo click en el título se accede directamente):

Asimismo, hemos hecho referencia de manera más específica a los dormitorios infantiles:

Algunas de las variables más importantes a tener en cuenta en la práctica de Feng Shui son la belleza y el orden:

Hemos analizado algunos ejemplos gráficos de como debe o no debe ser un dormitorio:

Y también hemos bromeado sobre como practicar Feng Shui en un dormitorio:

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la vida”

Aprende a practicar Feng Shui

Vacaciones en pareja

Relación de artículos publicados en este blog

feng shui


San Valentín

9,febrero 2008

Cuando le digas a alguien: «Te amo», sé cons­ciente de si es sólo un pensamiento o si es un sen­timiento. Si es sólo un pensamiento, entonces te estás perdiendo algo. Un sentimiento es de la to­talidad: todo tu cuerpo, tu mente, todo lo que eres está involucrado en ello.

Al pensar, sólo tu cabeza está involucrada y tampoco totalmente, sólo un fragmento de ella. Sólo hay un pensa­miento que pasa; puede que ya no esté al momen­to siguiente. Sólo está involucrado un fragmento y eso crea mucho sufrimiento en la vida; porque con un pensamiento fragmentado, haces prome­sas que no puedes cumplir.

Puedes decir: «Te amo y te amaré siempre». Sin embargo, la segun­da parte es una promesa que no puedes cumplir, porque la hace un pensamiento fragmentado. Todo tu ser no está involucrado en ella.

¿Y qué harás mañana cuando el fragmento se haya ido y ese pensamiento ya no exista? La promesa se convertirá en una atadura.

Osho, “El Libro de los Secretos”

portavelas-corazon

Me he encontrado este porta vela con forma de corazón. Se trata de una serie de piezas de cerámica barnizadas, “Corazón: llama libertad”, diseñada por el arquitecto Luis Victory. Se me ocurre que es un regalo muy Feng Shui para este día de San Valentín y, en general para la representación de la aspiración del compromiso.

Me parece que simboliza muy bien el amor activo, a través de la llama del corazón. (Estas piezas se pueden adquirir a través de la Galería de Arte Encant)

Para los que prefieren otro tipo de regalos, les facilito el enlace al artículo “Feng Shui y amor romántico”, pulsando aquí

Maru Canales

Artículos relacionados:

feng shui


Feng Shui y amor romántico

7,febrero 2008

 

 

feng shui amor 

Nuestra cultura, principalmente a través del cine, nos bombardea con la idea del amor romántico que surge a primera vista y que permanece intacto para siempre. Así aparece en nosotros la idea de que debe existir alguien, en algún lugar que ha de ser nuestra “media naranja” y nos dedicamos a buscarlo, reconozcámoslo sin demasiado éxito.

Según la ley de atracción si buscamos una “mitad” será precisamente lo que encontremos; pensemos entonces en una “naranja entera”…

Creernos todo lo que vemos nos lleva también a confundirnos, respecto a nosotros mismos y a nuestra pareja y, nos lleva a crear un “papel” que hay que desempeñar. Representar un papel las 24 horas del día es muy difícil, la convivencia y el paso del tiempo nos van descubriendo. Además tendríamos que descubrir cual es “el amante perfecto” de nuestra pareja, cual es la lista de atributos y características que el otro valora y ha intuido que encontrará en cada uno de nosotros. Se me hace arto difícil cuando realmente solemos ser incapaces de saber nosotros mismos lo que queremos. 

 Así surge el desencanto, cuando la persona idealizada, de la que nos habíamos enamorado no responde a nuestras expectativas. En el mejor de los casos, cambiamos de relación para volver a repetir los mismos patrones. Otras veces seguimos insistiendo en intentar cambiarla, si hace falta hasta practicamos Feng Shui…, nos encontramos un libro que dice que poniendo un cuadro de peonías en tal lugar todo se arregla… Pero pasa el tiempo y todo sigue igual. Entonces, puede que nos demos por vencidos y decidamos que nuestra frustración es lo que nos toca vivir…

Ni el Feng Shui ni el amor es una cuestión de peonías, ni de pareja de patos mandarines, otro clásico. En el camino hacia el amor, podemos utilizar la técnica Feng Shui como ayuda para recordarnos a través de la elección de un objeto concreto, cual es nuestra determinación, nuestra aspiración, lo que “si” queremos.

Como comentábamos en un artículo previo, la fórmula de Feng Shui es:

INFORMACIÓN + ACCIÓN = RESULTADOS

La Información no solo ha de nutrirse de la técnica de Feng Shui y, en este sentido, es interesante la cuestión que plantea Erich Fromm en “El Arte de amar”:

  • ¿El amor es una sensación placentera, cuya experiencia es una cuestión de azar, algo con lo que uno tropieza si tiene suerte?
  • ¿El amor es un arte, en tal caso requiere conocimiento y esfuerzo?

Fromm afirma que el amor es un arte y como tal ha de aprenderse, a través del conocimiento de la teoría y, por supuesto, de ponerla en práctica. En varios artículos hemos intentado conseguir información sobre la técnica de amar:

También hemos visto como llevar a cabo la practica de Feng Shui en este sentido:

Creo que con las propuestas anteriores podemos conseguir celebrar un San Valentin inolvidable, hemos abarcado la importancia del tiempo disponible, como crear el clima propicio y la elección del espacio físico. 

“El espacio físico es capaz de bloquear o facilitar la dimensaión emocional que marca la diferencia”

Teresa Amabile, Universidad de Harvard 

Se trata de algo que todos conocemos muy bien y practicamos de forma casi automática, los que vamos saliendo de la adolescencia sabemos que las propuestas románticas en un McDonald empiezan a dejar de funcionar, por lugares más cálidos y acogedores que facilitan una conversación intima…

Otros prefieren demostrar su amor a través de un regalo, les recomiendo leer el cuento titulado “El papel de regalo”. Los que prefieran un regalo al uso, en el artículo “San Valentín” damos una idea.

Maru Canales

Curso de Feng Shui

Relación de artículos publicados en este blog 

feng shui


La formula del amor

20,noviembre 2007

Nuestro afán por querer controlarlo todo no tiene limites, no entendemos como puede existir algo que sentimos (entonces existe…) pero no controlamos (entonces es producto de nuestra imaginación…) así nos dedicamos a investigar sobre el amor para llegar a comprobarlo “científicamente”.

Son dichas conclusiones científicas sobre el amor, las que Eduardo Punset nos comenta en su libro Viaje al Amor. Aquí tenemos la formula del amor:

A=(a+i+x)K

El amor es igual al apego afectivo (amor materno, escolarización…), más la inversión parental (construcción del nido), más la resistencia metabólica (vida emotiva y sexualidad) todo ello afectado por el entorno institucional (soporte social).

“Los circuitos activados por el amor materno, fraternal o romántico son los mismos. Es más, son los mismos circuitos para el amor que para el desamor”

A estas alturas todos sabemos que todo lo que nos sucede y sentimos se refleja en nuestro organismo, pero dudo que esta repercusión sea condición suficiente para confundir dicho reflejo con el objeto.  En este sentido me inquietan tres cuestiones o quizá le estamos llamando amor a cosas diferentes:

  • Según Punset se trata de un instinto de supervivencia que reside en el cerebro, desde hace mucho tiempo…

Por un lado, eso significa que hemos descubierto que Adán y Eva acabaron amándose, porque cuando fueron expulsados del paraíso no lo hacían y eso lo demuestra el hecho de que Adán acusó a Eva y no se defendieron. Según Fromm este es el origen de nuestro no saber amar.

Por otro lado, hay muchos estudios que cuestionan el instinto humano, (entendido como una pauta hederitaria de comportamiento que posee una finalidad adaptativa y de supervivencia) y creen que los humanos tenemos “reflejos”. Utilizamos los reflejos para suplir nuestra falta biológica del instinto, es decir, lo suplimos utilizando la inteligencia.

  • “Los métodos son diferentes entre hombres y mujeres, los de los hombres son más simples mientras que los utilizados por la mujer son más elaborados. Esto es debido a la evolución, mientras que el parecido entre un hombre y un chimpancé sigue siendo muy común, la mujer de hoy no se parece en nada al primer fósil femenino encontrado hace dos millones de años” 

Esto si que es una mala noticia, si lo que buscamos en nuestra pareja, según lo expuesto en el libro, es la simetría …

  • Cuando nos enamoramos se producen una serie de alteraciones en el organismo, por ejemplo sube la oxitocina. Aquí reside el campo de investigación para el futuro, encontrar un fármaco que nos permita regular nuestros procesos amorosos…

Esta cuestión me da escalofríos, me recuerda al famoso “orgasmatron” que presentó Woody Allen en la película “El dormilón”. El orgasmatron es una máquina para conseguir orgasmos, previendo que en un futuro no seríamos capaces ni de hacer el amor…

orgasmatron_sleeper.jpg

Cuidado con lo que pensamos, por que al final sucede… Personalmente me quedo con el planteamiento de Sergio Sinay que se reflejaba en el artículo del Buen Amor, para leerlo pulsar aquí

Maru Canales

Artículos relacionados:

logo-octo-xs.jpg


Feng Shui y la Ley de Atracción

14,noviembre 2007

La Ley de Atracción ha funcionado y he encontrado la escena de la película “The Secret” en la que se habla de un caso práctico de Feng Shui. A partir del minuto 4 del siguiente video podreís ve como practicar Feng Shui a través de un caso narrado por Marie Diamond, Maestra de Feng Shui:

 

“Su casa estaba siendo una contradicción de si mismo todo el tiempo”

Marie Diamond, Maestra de Feng Shui

¿No os recuerda a lo que comentábamos en el artículo “Dormitorios de solter…”

  • Para leer la explicación práctica de como hacerlo, aquí
  • Para acceder al artículo “Aprende a practicar Feng Shui”, pulsar aquí

Maru Canales

Autora del libro “Feng Shui en la vida”

Artículos relacionados:

logo-octo-xs.jpg


El Buen Amor

9,septiembre 2007

 feng shui amor

… quizá no se trate de encontrar el gran amor de nuestra vida, sino simplemente un buen amor… 

Solemos desear lo que no tenemos, cuando estamos en pareja la vivimos como un mal necesario y cuando no la tenemos creemos que el remedio para nuestras inquietudes llegará al encontrar una pareja. Así, vamos de desencuentro en desencuentro, siguiendo nuestras ilusiones apasionadas que nos suelen llevar a la frustración y al dolor, aunque insistamos en echarle la culpa al destino, a la mala suerte, a los defectos de los demás… 

Como dice Sergio Sinay, “se trata de encontrar un Buen Amor, dejando de ser marionetas del azar y de la ignorancia emocional, para convertirnos en amados y amantes, por derecho propio y elección”. Para ello, para encontrar el buen amor, nos propone nueve condiciones:

  • La primera persona,

“El buen amor es posible a partir de dos que se aman en primera persona del singular”

Es impresionante el daño que nuestra cultura y educación nos ha inculcado en este sentido, no hablamos de egoísmo ni de narcisismo. Estamos hablando de aprender a querernos a nosotros mismos como punto de partida para amar al prójimo. En este sentido, es muy práctico el ejercicio que proponemos en el artículo titulado “Corazón”

  • El otro,

En el mismo momento en que tomo conciencia del “yo”, aparecen las nociones de diferencia y separación, aparece inmediatamente el “tú”.

“El buen amor es posible cuando cada uno de dos que son únicos, singulares, irremplazables e irrepetibles, en sus historias, en sus orígenes y en sus destinos pueden reconocer en el Otro la condición imprescindible de su amor y pueden presentarse ante él como Otro. Entonces el verbo amar puede conjugarse, gracias al encuentro de ambos, en la primera persona del plural.”

  • Las diferencias,

La mitología amorosa está alimentada por la creencia del “alma gemela”, la existencia de alguien igual a mí, que algún día el destino o el azar, hará que nos encontremos. Sin embargo, este concepto de alma gemela anula la noción del “yo” y del “tú”, de nuestra propia identidad y singularidad.

“Gracias a las diferencias entre los amantes, el amor se convierte en una forma de conocimiento. Si el sujeto de mi amor es mi igual, nada sabría de él ni a través de él, que no fuera lo que ya sé de mí.”

  • El misterio,

Todos tenemos una parte de nosotros mismos que no sé da a conocer, no se trata de ningún secreto, simplemente se trata de nuestra esencia y de aprender a aceptarla en nosotros mismos y en el Otro.

“Si pretendo llegar a conocer hasta el último aspecto de mi amante, abrigando la esperanza de convertirnos en uno, de tener control sobre su ser, de prever sus reacciones, de adivinar sus sentimientos, leer sus pensamientos… todo lo que le hace distinto de mí, ¿en qué me diferencio del que cree que “tú” y “yo” somos iguales?”

  • La aceptación,

“Si amo a la que eres, ¿qué me impide amarte como eres?

Si amas al que soy, ¿por qué no me amas como soy?

Si nos amamos para cambiarnos, ¿por qué no cambiamos de amado?”

La aceptación entendida como un ejercicio de desapego y desprendimiento y no como sinónimo de la tolerancia ni de la resignación. Nos aceptamos el uno al otro en nuestras diferencias, sin entrar en el círculo tóxico de las exigencias, las culpas, las disculpas, las reprimendas, los premios, los castigos, los reproches, las promesas…

  • El tiempo,

El mito del amor eterno y el del amor a primera vista se imponen a los amantes sin permitirles ser los verdaderos protagonistas de su amor. El amor que no tiene tiempo, tampoco tiene espacio. El buen amor se nutre de momentos, dedicación, estados de ánimo, disponibilidad…

  • El encuentro,

Si busco a un amante preconcebido, solo podré ver lo previsto…, veré lo que quiero ver.

“Los que se encuentran lo hacen en un único tiempo y lugar posible, no como consecuencia del azar ni de la estrategia, sino de sus propias transformaciones y aceptaciones.”

  • La responsabilidad,

Solemos confundir responsabilidad con obligación y dependencia, creemos que nuestra felicidad depende de nuestra pareja y, viceversa, así cada uno de nosotros queda condenado a suplir las carencias ajenas. La responsabilidad bien entendida me permite darme cuenta de mis emociones, de mis sentimientos, de mis pensamientos, de mis palabras y de mis acciones para hacerme cargo de ellos.

Aquí entra el concepto del compromiso, que suele derivar en toda una serie de reproches y desilusiones: uno se puede comprometer con conductas pero no con sentimientos. Debemos distinguir entonces que no somos responsables de lo que sentimos, sí lo somos de lo que hacemos con lo que sentimos.

  • La compañía,

Al contrario que las almas gemelas, se trata del encuentro de las “almas complementarias”, capaces de marchar por sí mismas, no forzadas a seguir una dirección, estas almas habitan en seres que eligen, que se eligen.

Personalmente, aderezaría esta receta del “Buen Amor” con dos ingredientes que me parecen imprescindibles: la sinceridad y el respeto. Y creo que ambos deberían añadirse en todas y cada una de las condiciones y en dos vías, hacia nosotros mismos y hacia el otro. 

Creo que estas once condiciones propuestas son realmente interesantes para ayudarnos a reflexionar sobre nuestra situación actual de pareja y aquella relación a la que nos gustaría aspirar. Es en la estancia que ocupa la zona Suroeste de nuestra vivienda en la que se representa la aspiración del compromiso y del matrimonio, según la técnica de Feng Shui.

Maru Canales

Acceso directo a otros artículos:

feng shui